Empezaste tu cultivo de marihuana con grandes expectativas. Pero ahora una de tus plantas tiene un aspecto desmejorado, y quizá te preguntes: "¿Por qué se está muriendo mi planta?

¿Qué debes hacer al respecto? Para empezar, ¡que no cunda el pánico! Encontrarse con problemas es una parte inevitable del cultivo. Tras calmarte y aceptar la situación, es el momento de arreglar las cosas. Hay muchos motivos por los que tu planta podría parecer enfermiza, y cada problema tiene una solución única. A continuación, te explicamos cómo revivir una planta de marihuana, centrándonos en 8 pasos cruciales.

Devuelve la vida a tu planta de cannabis moribunda

Para poder identificar la causa que hizo enfermar a tu planta, y ponerle remedio, te recomendamos llevar un diario de cannabis. Ir escribiendo tus observaciones puede ayudarte enormemente a la hora de relacionar los síntomas con sus causas y soluciones. Utiliza esta práctica herramienta para apuntar el crecimiento y comportamiento de tu planta a medida que pasan las semanas, así como cualquier síntoma que aparezca, o cualquier plaga o posible deficiencia.

Dicho esto, vamos a guiarte por una lista de pasos para identificar y revivir una planta de marihuana enfermiza. Al final de esta guía, sabrás todo lo que necesitas saber para revivir plantas enfermas.

Paso 1: analizar los síntomas

Las plantas de marihuana enfermizas o estresadas presentan una gran variedad de síntomas.

La rapidez con la que aparecen los síntomas ya es sintomática de por sí. ¿Surgen de la noche a la mañana, o es algo que se va desarrollando con el tiempo?

A continuación, encontrarás algunos de los síntomas principales de las plantas de cannabis enfermas, así como formas rápidas y sencillas de remediarlos.

  • Hojas amarillas

Las hojas amarillas pueden aparecer por diversos motivos, como problemas de riego, de fertilización o de iluminación.

Riego excesivo

Los cultivadores novatos suelen cuidar excesivamente de sus plantas. En un intento de satisfacer todas sus necesidades, las riegan demasiado a menudo, sobresaturando el sustrato cada vez que riegan. Esto puede asfixiar las raíces y hacerlas susceptibles a patógenos como la podredumbre de la raíz.

Hojas amarillas

Riego deficiente

Al contrario que el punto anterior, el riego deficiente se debe principalmente a la dejadez o descuido. Las plantas suelen secarse demasiado cuando los cultivadores se van de vacaciones, o cuando llega una ola de calor. En condiciones de calor extremo, la falta de 1-2 días de riego puede afectar gravemente a la vitalidad de una planta.

Hojas amarillas

Deficiencia de nitrógeno

Este macronutriente esencial es un elemento clave de los aminoácidos (los componentes de las proteínas) y una parte importante de la molécula de clorofila (el pigmento que hace posible la fotosíntesis). La falta de este nutriente debido a una mala fertilización provoca una deficiencia de nitrógeno, lo que da lugar al amarilleamiento de las hojas. Este color empieza a aparecer en la parte inferior de la planta y luego va subiendo.

Por suerte, hay muchas fuentes de nitrógeno para elegir. Para empezar, puedes aplicar una pulverización foliar en las hojas con un abono líquido de algas, siguiendo las instrucciones del producto. Y en el futuro, puedes usar las pastillas Easy Grow Potenciador Del Crecimiento para obtener una fuente equilibrada de nutrientes durante toda la fase vegetativa.

Hojas amarillas

Quemaduras por nutrientes

Las quemaduras por nutrientes se deben a un exceso de fertilización de las plantas de cannabis. Mientras que la falta de abono puede causar deficiencias nutricionales, aplicar de golpe una cantidad excesiva de fertilizante crea un efecto tóxico que da lugar a hojas de color verde muy oscuro con las puntas amarillas y marrones. Este problema ocurre cuando los cultivadores mezclan los fertilizantes con una dosis mayor de la recomendada, o añaden compost que no está bien descompuesto en la tierra de sus cultivos de exterior.

Para solucionar las quemaduras por nutrientes, tendrás que lavar las raíces inmediatamente con agua limpia de pH equilibrado. Deja de aplicar abono hasta que desaparezcan los síntomas, para forzar a las plantas a consumir el exceso de nutrientes. Entonces, deberás revisar tu rutina de fertilización. Sigue las instrucciones del producto al pie de la letra para no repetir el mismo error. Si ya las seguiste desde el principio y son ellas las que te han metido en este lío, reduce a la mitad las cantidades recomendadas.

Hojas amarillas
  • Estiramiento

El estiramiento puede hacer que las plantas de cannabis se vuelvan débiles estructuralmente, con lo que corren el riesgo de desplomarse. Aunque algunas cepas se estiran más que otras de forma natural, este síntoma se debe principalmente a factores ambientales. Si tus plántulas están creciendo enclenques y larguiruchas, o tus plantas de marihuana empiezan a estirarse demasiado, lo más probable es que simplemente tengas que cambiar la posición de las luces.

La falta de exposición a la luz hace que las plantas se dirijan hacia la fuente de luz disponible en un acto de desesperación.

El calor excesivo también puede hacer que las plántulas se vuelvan demasiado larguiruchas. Coloca un termohigrómetro en tu cuarto de cultivo, que es una herramienta muy útil para medir la temperatura y la humedad. Debes procurar que las temperaturas diurnas sean de 19-20°C y las nocturnas de 13°C. Utiliza ventiladores para regular la temperatura, o aparatos de aire acondicionado en ambientes más extremos.

Ten en cuenta que, en las primeras semanas de la fase de floración, la mayoría de plantas de marihuana experimentan el "estiramiento de la floración", aumentando considerablemente su tamaño. Esto de por sí no es malo, pero las plantas que ya estén delgadas y larguiruchas durante la fase vegetativa corren un mayor riesgo de desplomarse cuando empiecen a florecer. Así que, si es necesario, monta unas estructuras de soporte.

Video id: 265566531
  • Crecimiento atrofiado

El crecimiento atrofiado puede hacer que las plantas parezcan enfermas, y también puede afectar a la productividad del cultivo. El desarrollo de una planta puede detenerse por varias razones. Aquí tienes una solución rápida para cada una de ellas:

Falta de abono También verás otros signos de deficiencias nutricionales. Aplica dosis periódicas de Easy Boost y riega las raíces con una mezcla de agua y hongos micorrícicos.
Deficiencia de calcio La falta de este nutriente, en concreto, puede provocar un retraso en el crecimiento. También verás que los brotes jóvenes de la planta están descoloridos, y que el nuevo crecimiento está enrollado. Aplica un suplemento de Cal-Mag siguiendo las instrucciones del producto.
Falta de luz Durante la fase vegetativa, procura mantener un ciclo de luz de 18/6 (18 horas con las luces encendidas y 6 horas apagadas). Asegúrate de que tus lámparas de cultivo estén colocadas adecuadamente.
Estrés del trasplante Minimiza el número de trasplantes durante el ciclo de cultivo. Lo ideal es trasplantar las plántulas sanas directamente a sus macetas definitivas.
Crecimiento atrofiado
  • Cogollos subdesarrollados

También conocidos como cogollos “popcorn”, o cogollos “palomita”, estas flores subdesarrolladas no son precisamente espectaculares. Sigue los siguientes consejos para evitarlos y reducir la probabilidad de que aparezcan:

Defoliar Defoliating your flowers increases light and air exposure to buds that would otherwise become overshadowed by a dense canopy.
Fertilizar adecuadamente Mantén tus plantas bien nutridas con un fertilizante que contenga altos niveles de fósforo y potasio, diseñado específicamente para la fase de floración, como las pastillas Easy Bloom Estimulante Floración.
Repeler las plagas El estrés causado por las plagas puede provocar la formación de cogollos de baja calidad. Utiliza técnicas de control biológico para reducir al mínimo la presión de las plagas.
Cogollos subdesarrollados
  • Las hojas se vuelven hacia arriba

¿Has notado que las hojas se retuercen hacia arriba en tus plantas de cannabis? Algunos cultivadores describen esto como si la hoja tuviera forma de canoa, adoptando el aspecto cóncavo de estas embarcaciones tradicionales.

Las temperaturas demasiado altas o demasiado bajas pueden provocar que las hojas se vuelvan hacia arriba, y un desarrollo más lento. Procura mantener temperaturas de 22-28°C durante la fase vegetativa, y de 20-26°C durante la floración.

Las hojas se vuelven hacia arriba
  • Manchas blancas polvorosas

Las manchas de polvo blancas en las hojas de abanico y las hojas de azúcar indican la presencia de mildiu polvoroso, una enfermedad fúngica que puede dañar las plantas en las últimas fases de la infestación. Los síntomas de este patógeno incluyen un crecimiento atrofiado, hojas deformadas e infección de los tejidos recién formados. Para eliminar este moho antes de que la situación se descontrole, puedes recurrir a las siguientes opciones:

  • Limpia regularmente las hojas con un papel de cocina humedecido
  • Aplica un espray foliar de neem
  • Mezcla 1 cucharada sopera de bicarbonato sódico en 4,5 litros de agua y pulveriza esta mezcla sobre las hojas
Manchas blancas polvorosas

Paso 2: Revisa tu plan de riego

Aunque ambos estados pueden hacer que las plantas parezcan al borde de la muerte, hay varias cosas que puedes hacer para revivirlas.

  • Haz un diario de cultivo

Usar un diario de cultivo puede ayudarte a llevar un control del riego. Al apuntar cuándo fue la última vez que regaste y cuánta agua diste a las plantas, te harás una buena idea de cuánto toleran. Si tus plantas muestran síntomas de exceso o falta de riego, tendrás que cambiar la cantidad o la frecuencia del riego.

  • Cómo revivir una planta regada en exceso

Los principales síntomas del exceso de riego son:

Hojas caídas Crecimiento lento
Hojas amarillas

Para empezar, mejora el drenaje en la medida de lo posible. Si las macetas están sobre platos llenos de agua acumulada, quita los platos y coloca las macetas sobre una capa de grava o guijarros de arcilla para ayudar a drenar el exceso de agua por la parte inferior.

A continuación, ¡deja de regar tus plantas con tanta frecuencia! Consulta tu diario para ver en qué te has equivocado, y anota cuánto tiempo suelen tardar las plantas en alcanzar este estado en tu ambiente de cultivo.

También puedes pesar las plantas en maceta cuando están completamente secas y cuando están completamente saturadas, y luego utilizar esta información para medir el grado de saturación de las macetas en un momento dado. Apunta estas cifras en tu diario y consúltalas para calcular cuándo es el momento de volver a regar.

Cómo revivir una planta regada en exceso
  • Cómo revivir una planta poco regada

Las plantas con falta de agua adquieren un aspecto bastante enfermizo, pero puedes revivirlas fácilmente si lo detectas a tiempo. Presta atención por si aparecen estos síntomas principales:

Suelo extremadamente seco Hojas marchitas
Hojas crujientes y secas

La solución es bastante obvia: ¡tus plantas necesitan más agua! Revisa tu diario de cultivo y apunta un par de riegos más a lo largo de la semana. Para empezar, satura todo el sustrato, de modo que alrededor del 15% del agua se drene por la base. Y de ahí en adelante, usa la "prueba del dedo" para saber cuándo regar. Si no tienes tiempo para regar cuando sea necesario, puedes montar un sistema de riego por goteo para proporcionar un riego constante.

Si tus plantas siguen sufriendo por falta de agua, tendrás que reconsiderar el tamaño de las macetas. Las plantas maduras en tiestos de tamaño insuficiente absorben rápidamente todo el agua. Si esto sigue ocurriendo, trasplanta a macetas más grandes.

Cómo revivir una planta poco regada

Paso 3: Revisa tu plan de fertilización

Las plantas de cannabis necesitan ciertas cantidades de macronutrientes y micronutrientes para sobrevivir y prosperar. Pero darles demasiado fertilizante, o demasiado poco, puede provocar una toxicidad o una deficiencia nutricional. Si sospechas que tus plantas muestran síntomas de alguna de estas afecciones, tendrás que revisar tu plan de fertilización.

  • Revisa tu diario

Si usas un diario, simplemente puedes abrirlo y revisar el programa de fertilización y la cantidad de abono que has utilizado hasta ahora. ¿Has apuntado algún cambio en tu plan de fertilización? ¿Te has saltado alguna dosis?

  • Comprueba bien la proporción NPK

Si tu plan de fertilización parece normal, tendrás que revisar el fertilizante que usas para comprobar que se ajusta a las necesidades de tu planta. La marihuana necesita una serie de nutrientes para mantenerse sana, pero la mayor parte de su nutrición depende de tres macronutrientes: nitrógeno, fósforo y potasio (NPK).

Las plantas de cannabis necesitan distintos niveles de macronutrientes según la fase de cultivo. Durante la fase vegetativa, necesitan mayores cantidades de nitrógeno para impulsar el crecimiento de las hojas; y en la floración, requieren más fósforo y potasio para desarrollar los cogollos.

Sin embargo, los síntomas de una deficiencia pueden aparecer incluso cuando estás fertilizando tus plantas con los nutrientes adecuados. El bloqueo de nutrientes se produce cuando el pH de la tierra se vuelve demasiado ácido o alcalino y las raíces no pueden absorber los nutrientes esenciales.

Los síntomas del bloqueo de nutrientes son similares a los de una deficiencia nutricional. Las plantas adquieren un aspecto amarillo y marrón, y las hojas podrían enroscarse. Para identificar la causa del problema es necesario usar un medidor de pH. Utiliza este aparato para analizar una muestra de tierra, y después usa un producto para ajustar el pH hasta situarlo entre 6,0 y 6,5.

  • Cómo remediar el exceso de fertilización

Aplicar demasiado fertilizante a tu planta puede provocar quemaduras de nutrientes. Dado que el nitrógeno es uno de los principales ingredientes de la mayoría de productos, la quema de nutrientes suele parecerse a la toxicidad por nitrógeno. Los principales síntomas de este problema son:

Hojas de color verde muy oscuro Puntas de las hojas dobladas
Tallos y ramas de color púrpura o rojo intenso Las puntas del cáliz se marchitan

Lo primero que hay que hacer es reducir inmediatamente la fertilización. Enjuaga el sustrato haciendo un lavado de raíces con agua de pH equilibrado para eliminar el exceso de sales; y a continuación, utiliza un limpiador de enzimas. En adelante, te recomendamos usar un medidor de TDS para medir las partes por millón (PPM) de la escorrentía de tu solución nutritiva, y así asegurarte de no estar aplicando demasiado abono.

Cómo remediar el exceso de fertilización

Paso 4: Analiza tu sustrato

Si tus plantas parecen enfermizas, debes revisar el sustrato. Los síntomas de las deficiencias nutricionales y el exceso de riego pueden deberse a una tierra pobre.

Algunas mezclas de tierra y compost están formuladas para especies concretas de plantas. ¡Asegúrate de no haber cogido por error una bolsa de tierra ácida!

Algunos compost y mezclas de tierra son simplemente de mala calidad. Si la tierra se compacta demasiado, dificulta que las raíces puedan penetrar hacia abajo y desarrollarse. También reduce el drenaje y la aireación, y aumenta las probabilidades de infección por hongos. Si tu tierra parece demasiado compacta, puedes considerar la opción de trasplantar la planta a otra maceta usando una mezcla de tierra de buena calidad.

Si vas a trasplantar una cepa fotoperiódica para intentar revivirla, puedes hacer tu propia mezcla de súper tierra para devolverle la vida. Pero, si tienes plantas autoflorecientes, tendrás que adoptar una estrategia diferente ya que estas cepas prefieren menos fertilización. Utiliza nuestra receta de tierra para autoflorecientes, que contiene una mezcla perfecta de musgo de turbera, compost, perlita y vermiculita.

Si tienes espacio en tu jardín, hacer tu propio compost es una gran forma de reutilizar los desechos del jardín y los restos de la cocina. Transforma estos materiales en un abono rico en nutrientes a lo largo de varios meses, para fertilizar tu cultivo. Si no tienes jardín, puedes instalar un pequeño contenedor de lombrices bajo el fregadero para transformar los restos de comida, las bolsitas de té y las cáscaras de huevo en humus de lombriz, y aplicarlos como abono nutritivo a las plantas que sufren deficiencias.

  • Cuidado con el aminopyralid

Has elegido el mejor compost que has podido encontrar. Tiene una proporción NPK perfecta para la fase vegetativa, mucha materia orgánica para alimentar a los microbios beneficiosos, y perlita para mejorar la estructura. Pero tu planta sigue pareciendo enferma. Si has comprobado el pH y sabes que estás regando y fertilizando correctamente, podrías estar lidiando con un enemigo oculto.

El aminopyralid (conocido simplemente como AP) causa problemas a miles de horticultores cada año. Este herbicida atraviesa el aparato digestivo de vacas y caballos, y a menudo contamina los suministros de estiércol. Si tus plantas parecen amarillas, atrofiadas y las nuevas hojas parecen deformadas, lo más probable es que se trate de AP.

Para evitar esta situación, ponte en contacto con tu proveedor de compost. Pregúntales de dónde sacan el estiércol y si hacen pruebas de AP. O mejor aún, empieza a hacer tu propio compost para no correr riesgos. Afortunadamente, los microbios descomponen el AP al cabo de un año aproximadamente. Además, este herbicida no afecta a los miembros de la familia de las gramíneas. Puedes plantar un poco de maíz dulce y usarlo con normalidad la siguiente temporada.

Cuidado con el aminopyralid

Paso 5: revisa tu entorno

Hay varios factores ambientales que influyen en la salud de las plantas. Las plantas de marihuana prosperan dentro de un rango específico de temperatura y humedad. Cuando estos factores fluctúan, las plantas pueden empezar a parecer enfermizas e improductivas. Puedes utilizar un termohigrómetro digital para medir simultáneamente la temperatura y la humedad en tu espacio de cultivo.

  • Humedad

La humedad relativa (HR) se refiere a la cantidad de agua presente en el aire a una temperatura determinada. Las enfermedades fúngicas aparecen cuando el nivel de humedad es demasiado elevado, y les gusta especialmente el ambiente húmedo y pegajoso de los cogollos. Para evitar estas enfermedades, y los síntomas que las acompañan, procura mantener los siguientes niveles de HR:

Plántulas y esquejes: 65-70%
Fase vegetativa: 40–70%
Fase de floración: 40–50%

En cultivos de interior, puedes controlar la humedad utilizando ventiladores, aireación y humidificadores/deshumidificadores. Al aire libre no es posible controlar el clima, pero puedes regular la humedad en los invernaderos usando las mismas técnicas que en los cultivos de interior.

  • Temperatura

Las plantas de marihuana crecen mejor cuando están expuestas a un rango de temperatura determinado. Si hace demasiado frío o demasiado calor, pueden estresarse y atrofiarse. Procura alcanzar las siguientes temperaturas diurnas:

Plántulas y esquejes: 20–25°C
Fase vegetativa: 22–28°C
ase de floración: 20–26°C
  • ¿Pueden recuperarse las plantas del estrés térmico?

Las plantas de cannabis se estresan considerablemente cuando se exponen a altas temperaturas durante períodos prolongados. Los síntomas del estrés térmico incluyen un crecimiento atrofiado, un aspecto seco y marchito y/o hojas enrolladas. Puedes salvar tus plantas estresadas y regular la temperatura del espacio de cultivo con los siguientes métodos:

  • Coloca ventiladores oscilantes en el espacio de cultivo
  • Instala un sistema de aire acondicionado
  • Instala un sistema de extracción
  • Traslada tus plantas al exterior a un lugar más fresco, con una brisa de aire.

Si quieres ahorrarte trabajo, puedes conectar los ventiladores o el aire acondicionado a un sensor de temperatura para automatizar el control de la temperatura.

¿Pueden recuperarse las plantas del estrés térmico?

Paso 6: revisa tu instalación de cultivo

Para rescatar una planta de aspecto enfermizo, podría ser necesario hacer cambios en tu instalación de cultivo. A continuación, mostramos dos de los fallos más comunes.

  • Luces

Las plantas de cannabis necesitan luz para crear energía, y producirán resultados pobres si no reciben una exposición adecuada a la luz. Las plantas de aspecto enclenque y larguirucho probablemente no están recibiendo suficiente luz. Además de mantener las luces a una distancia adecuada respecto a la parte superior de las plantas (30-70cm para LED de 200-400W, y 50-80cm para LED de 450-600W), tienes que considerar cuántas plantas puedes tener en tu espacio de cultivo.

120W ≈ 0.5m² ≈ 1 planta
200W ≈ 0.8m² ≈ 2 plantas
280W ≈ 1m² ≈ 4 plantas
350W ≈ 1.5m² ≈ 6–8 plantas

Revegetación

A veces, el exceso de luz puede causar problemas. Las plantas fotoperiódicas necesitan un ciclo de oscuridad de 12 horas o menos, para hacerles creer que están cambiando las estaciones. Si se exponen a fugas de luz, las plantas en floración pueden volver a la fase vegetativa; algo que asusta a muchos cultivadores. Si la revegetación se produce de forma accidental, puede afectar negativamente a la cosecha y estresar a las plantas; por tanto, para evitarla debes revisar el armario de cultivo y cubrir cualquier punto por donde penetre la luz.

  • Tamaño de la maceta

El tamaño de la maceta puede limitar el potencial de una planta de marihuana. Los tiestos más pequeños significan plantas más pequeñas. Además, una maceta más pequeña aumenta enormemente la posibilidad de que la planta sufra falta de agua, ya que no hay suficiente sustrato para retener la humedad necesaria. Si tu planta parece descontenta, puedes ayudar a revivirla simplemente poniéndola en una maceta más grande.

Tamaño de la maceta

Paso 7: inspecciona tus plantas en busca de plagas

Las plagas son una de las principales razones por las que las plantas de cannabis empiezan a parecer enfermas. Los síntomas de una infestación pueden ser muy variados, desde agujeros en las hojas hasta amarillamiento y marchitamiento.

  • Pulgón

El pulgón es una plaga común del cannabis que chupa la savia de las hojas y se multiplica rápidamente.

Pulgón
Síntomas
  • Gran cantidad en el envés de las hojas
  • Fugas de savia
  • Plantas amarillas y atrofiadas
Soluciones
  • Introduce mariquitas en el espacio de cultivo
  • Aplica aceite de neem
  • Aplica jabones insecticidas
  • Minadores de hojas

Los minadores de hojas son unos bichos diminutos que hacen un túnel en el interior de las hojas de cannabis, comiéndose tejido interno.

Minadores de hojas
Síntomas
  • Rastros blancos y sinuosos en las hojas
Soluciones
  • Elimina las hojas afectadas
  • Aplica aceite de neem
  • Utiliza redes en el exterior
  • Utiliza avispas parasitarias como control biológico
  • Moscas del mantillo

Las moscas del mantillo son unas moscas de vida corta que atacan las raíces del cannabis.

Moscas del mantillo
Síntomas
  • Hojas amarillentas y marchitas
  • Crecimiento atrofiado
  • Síntomas de deficiencias nutricionales a pesar de una fertilización adecuada
Soluciones
  • Riega con menos frecuencia
  • Coloca trampas adhesivas amarillas
  • Aplica aceite de neem
  • Espolvorea tierra de diatomeas en el suelo
  • Utiliza la bacteria "Bacillus thuringiensis"
  • Ácaros araña

Los ácaros araña se encuentran en la parte inferior de las hojas, donde perforan el tejido de la planta para alimentarse.

Ácaros araña
Síntomas
  • Huevos visibles en la parte inferior de las hojas
  • Hojas amarillas
  • Cogollos subdesarrollados
Soluciones
  • Lava las plantas con una manguera
  • Poda las zonas afectadas
  • Pulveriza las plantas con jabón insecticida
  • Aplica aceites esenciales diluidos, como romero, eucalipto y menta

Paso 8: aplica suplementos y nutrientes esenciales a tus plantas

Salvo que tu marihuana parezca enferma por un exceso de fertilizante, aplicar una serie de suplementos puede impulsar el desarrollo de las plantas tras un período de crecimiento atrofiado.

Materia
orgánica
Compost, estiércol, humus de lombriz y acolchados. Añádelos a la tierra como un abono de liberación lenta para las comunidades de microbios beneficiosos.
Melaza La melaza de caña es una gran fuente de nutrientes para los microorganismos del suelo. Si te esfuerzas en alimentarlos, se creará una población estable que, a su vez, beneficiará a tu planta.
Enzimas Estas proteínas microscópicas ayudan a catalizar las reacciones. Aplicar enzimas a la tierra ayuda a acelerar el crecimiento de las plantas, mejorar la cosecha y fomentar unas raíces más sanas.
Hongos micorrícicos Estas especies de hongos forman una simbiosis con las raíces de las plantas, ayudándolas a acceder a los nutrientes del suelo. Ayudan a evitar que las plantas enfermen, y pueden ayudar a que las plantas no fertilizadas se recuperen enérgicamente.
Rizobacterias Estas especies de bacterias habitan en las raíces. Ayudan a reducir la posibilidad de que se produzcan enfermedades radiculares, y también pueden contribuir a mejorar la cosecha de cannabis.

¿Tus plantas de marihuana parecen enfermizas? ¡No pierdas la esperanza!

¿Crees que tu planta de marihuana se está muriendo? Preocuparse no hará más que empeorar las cosas. Ahora ya dispones de un montón de conocimientos y estás más que preparado/a para afrontar el reto.

Utiliza la información mencionada en este artículo para ayudar a revivir tus plantas enfermizas. Al hacerlo, sabrás exactamente cómo prevenir una situación similar en el futuro, y afrontarla fácilmente si vuelve a surgir. Los cultivadores de marihuana son muy protectores con sus plantas, por lo que entendemos la sensación de decepción que puedas estar experimentando al ver tus plantas con aspecto enfermo. Pero, realmente, ¡un par de hojas amarillas y unas cuantas hojas enrolladas no perjudicarán mucho tu cosecha!

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.