¡Tiempo de cosechar tu Marihuana!

Aprende todos los pasos del proceso de cosecha y postcosecha del cannabis.

Índice:

La cosecha puede parecer el final de un largo viaje. Tus cogollos ya están maduros y ha llegado el momento de fumarlos, ¿verdad? Desafortunadamente, tendrás que esperar un tiempo. Aún queda bastante trabajo por hacer. Tendrás que manicurar, secar y curar tus cogollos para conseguir un humo suave como la seda. Todo este esfuerzo y trabajo te permitirá eliminar los sabores ásperos y poder guardar tu producto durante periodos de tiempo más largos.

Cosechar no se limita a cortar los cogollos y ponerlos a secar. Hay muchos matices a tener en cuenta y si logras calcular con precisión el momento de la cosecha conseguirás mejores resultados. Cosechar los cogollos en momentos diferentes resultará en niveles variables de THC, y curarlos con la humedad adecuada afectará a su resistencia al moho.

Esta guía te acompaña en cada paso del proceso de cosecha, para asegurarte una hierba sana y potente.

¿CUÁNDO ES EL MOMENTO ADECUADO PARA COSECHAR?

El primer paso del proceso de cosecha es cortar las ramas y flores de tus plantas. Pero ¿cuándo es el mejor momento para hacer esto? Bueno, depende. Cosechar en momentos diferentes alterará drásticamente las características de tus flores. Cosechar más temprano, o más tarde, puede modificar desde el sabor hasta el efecto psicoactivo del cannabis.

En general, cada cepa tiene su propio período de floración estimado. Este dato resulta útil para calcular el momento de la cosecha, pero no siempre es exacto. Los factores ambientales pueden alargar o acortar la fase de floración. Las variedades índica maduran con más rapidez y suelen florecer durante un período de 6-8 semanas, mientras que la floración de las sativas suele durar entre 8-12 semanas.

Pero hay otra forma de saber cuándo es hora de cosechar. Tener conocimientos básicos sobre la anatomía de la planta te ayudará a detectar las señales. A medida que el cannabis madura, ciertas partes de la planta empiezan a cambiar su aspecto. En lugar de depender únicamente de estimaciones, puedes usar estas señales botánicas como indicadores. Pero antes tendrás que familiarizarte con algunos tejidos, glándulas y órganos, para saber en qué tienes que fijarte.

LAS HOJAS DE ABANICO EMPIEZAN A AMARILLEARSE

Normalmente, las hojas amarillas indican una deficiencia nutricional o la presencia de patógenos. Sin embargo, es absolutamente normal que aparezcan a finales de la floración. Las hojas de abanico son las hojas grandes y anchas que brotan durante la fase vegetativa. Estas “placas solares” ecológicas transforman la luz en azúcares, necesarios para obtener energía. Cuando se acerca el momento de la cosecha, estas hojas empezarán a amarillearse y pueden incluso caerse. Pero no te asustes. Esto ocurre porque la planta está prescindiendo de estos tejidos para poder dirigir la mayor cantidad de energía posible hacia las flores.

LAS HOJAS DE ABANICO EMPIEZAN A AMARILLEARSE

LOS TRICOMAS CAMBIAN DE ASPECTO

Los tricomas son las pequeñas glándulas, con forma de seta, que brillan sobre las flores y hojas de azúcar. Estas pequeñas factorías químicas producen cannabinoides y terpenos en forma de resina viscosa. En la naturaleza, estas sustancias protegen a las plantas del calor, las plagas y los depredadores. Pero, para los cultivadores, esta resina es el principal motivo de plantar marihuana.

Vigilar los tricomas es una manera precisa de detectar si tus flores están alcanzando la plena madurez. Esto también permite a los cultivadores cosechar las flores en el momento que satisfaga sus preferencias personales.

Los tricomas pueden verse a simple vista, pero para examinarlos correctamente necesitarás una lupa. Muchos cultivadores con bajo presupuesto usan una lupa barata, que es suficiente para hacer esta tarea. Otra opción es hacer fotos de los tricomas con una lente macro; de este modo, puedes hacer un seguimiento del cambio de color con el paso del tiempo. Los cultivadores comerciales, y quienes disponen de un mayor presupuesto, pueden optar por usar un microscopio. Estos aparatos de laboratorio ofrecen una visión muy detallada de la estructura y el color de los tricomas.

En las primeras etapas de la floración, los tricomas son claros y translúcidos. Esto indica que todavía están inmaduros y solo producen niveles bajos de cannabinoides. Las flores tendrán un tamaño pequeño, una clara señal de que todavía no es hora de cosecharlas.

LOS TRICOMAS CAMBIAN DE ASPECTO

Cuando la floración está más avanzada, estas glándulas adquieren un color blanquecino o lechoso. Este cambio indica una mayor producción de cannabinoides. Cuando empiece a dominar este color lechoso, vigila atentamente los tricomas. Cuando más de la mitad de las glándulas tenga un color blanquecino, habrán alcanzado su máxima producción de THC. Si cosechas los cogollos en este momento, te proporcionarán un colocón mental potente caracterizado por un efecto eufórico y un aumento de energía.

Si prefieres una fumada más apacible y sedante, espera a que los tricomas se vuelvan de color ámbar. Esto indica un descenso del nivel de THC y un aumento del nivel de CBN, un cannabinoide producido cuando se degrada el THC.

LOS CÁLICES ENGORDAN

El cáliz es la primera parte de la flor de cannabis que brota del nudo. Estas estructuras inician su vida como una agrupación de pequeñas hojitas y con el tiempo se convierten en flores plenamente desarrolladas. Se encuentran en la base de cada cogollo y albergan los órganos reproductores. Los cálices son la parte más resinosa de una flor de cannabis y su función es ofrecer soporte estructural, asegurando que los cogollos no salgan volando con los fuertes vientos o sean picoteados por los depredadores alados.

Cuando los cogollos se acercan a la madurez, los cálices empiezan a hincharse. Esto es señal de que están preparándose para contener las semillas, en caso de ser polinizadas por una planta macho. Observa los cálices con la lupa, de forma rutinaria, para ir vigilando su tamaño.

LOS CÁLICES ENGORDAN

LOS PISTILOS ADQUIEREN UN COLOR MÁS OSCURO

Los pistilos, o estigmas, son los órganos sexuales (similares a antenas o pelillos) que sobresalen de los cálices. Estas estructuras son las responsables de capturar el polen liberado por los machos. Son la puerta de acceso a la fecundación y, una vez cumplida su misión, las hembras empezarán a producir semillas.

La mayoría de cultivadores intentan evitar la polinización de las flores, para producir cogollos de alta calidad. Pero los pistilos también son útiles para indicar la madurez de las flores. Las flores jóvenes tienen pistilos blancos que van oscureciéndose lentamente a medida que maduran, hasta adquirir un color naranja-marrón. La producción de THC suele alcanzar su nivel máximo cuando cerca del 70% de los pistilos haya cambiado de color. Cuando aproximadamente el 90% de los pistilos tenga un color más oscuro, los niveles de THC descenderán y los de CBN aumentarán. Pero ten en cuenta que estas cifras no son más que aproximaciones.

LOS PISTILOS ADQUIEREN UN COLOR MÁS OSCURO

ES EL MOMENTO DE MANICURAR TUS FLORES

El siguiente paso es el manicurado. Se trata de un proceso necesario para limpiar las flores y evitar que tus tarros de cogollos acaben llenos de hojas de azúcar. Para ello solo necesitas una mesa, una bandeja, guantes de látex y tijeras. Hay dos formas de manicurar tu cosecha: puedes manicurar antes del secado o después del secado.

El manicurado previo al secado significa manicurar las flores inmediatamente después de cosecharlas, cuando todavía tienen un alto contenido de humedad. Esto reduce la probabilidad de que se forme moho, ya que las hojas de azúcar se eliminan antes del secado, evitando que la humedad quede atrapada en el cogollo. El único inconveniente es que es una labor muy pegajosa, por lo que es necesario usar guantes. Pero esto tiene su lado positivo; puedes hacer un poco de hachís con la resina que quede pegada en las tijeras.

El manicurado después del secado significa manicurar las flores cuando ya están secas. Este método es más adecuado si estás en un ambiente de baja humedad, donde es menos probable que las flores desarrollen moho. Además, el manicurado en seco da como resultado unos cogollos más compactos, una característica apreciada por muchos cultivadores.

Independientemente del método elegido, la tarea es la misma. Puedes cortar las hojas de azúcar mientras los cogollos siguen unidos a la rama, o puedes cortar los cogollos de las ramas y manicurarlos por separado. Y no olvides guardar tus hojas de azúcar, ya que puedes usarlas para hacer hachís y concentrados.

ES EL MOMENTO DE MANICURAR TUS FLORES

SECA TUS COGOLLOS

El próximo paso es llevar tu botín a la sala de secado. Secar la marihuana es esencial para eliminar la humedad del exterior de los cogollos y evitar la formación de moho. Además, no es agradable fumar los cogollos cuando no están secos. Antes de secarlos, tendrás que preparar un espacio para el secado, que puede ser una habitación libre o incluso la tienda donde has cultivado las plantas. Si has dejado las flores unidas a las ramas, tendrás que colocar una cuerda para colgarlas. Pero si has cortado los cogollos de las ramas, solo tienes que colocarlos sobre una rejilla de secado.

Para unos resultados ideales, el cannabis debería secarse lentamente. Podría parecer más fácil secar los cogollos dentro del horno, pero esto solo reduciría su sabor. Los terpenos (los compuestos químicos que aportan sabor al cannabis) son volátiles y se degradan con las altas temperaturas. El espacio de secado debería tener una temperatura aproximada de 21ºC y una humedad relativa del 50%. Usa un higrómetro para controlar estos factores. Si la temperatura y la humedad tienen niveles muy elevados, usa ventiladores, aire acondicionado y un deshumidificador. Pero, si sus niveles son bajos, usa un calefactor y un humidificador.

El secado suele tardar entre 2 y 7 días. Observa las flores atentamente cada día y tócalas para comprobar su nivel de humedad. Entonces llegará un momento en que, al intentar doblar las ramas, estas se romperán en lugar de doblarse. Cuando suceda esto, es el momento de avanzar al siguiente paso.

SECA TUS COGOLLOS

CURA TU MARIHUANA PARA QUE RESULTE MÁS SUAVE

¿Alguna vez has fumado una hierba de aspecto delicioso, y luego descubres que su humo te destroza la garganta? Esto es lo que pasa al no curar la marihuana. El curado alarga considerablemente el final del proceso de cultivo, pero hace que la cosecha sea más valiosa. Es un proceso de secado prolongado que elimina la humedad del interior de las flores, algo que no puede lograrse únicamente con el secado.

El curado realza el sabor de tus cogollos y hace que produzcan un humo más suave y agradable. Esto se consigue mediante la descomposición de moléculas como la clorofila, que irritan las vías respiratorias.

El curado también aumenta la potencia de tu cosecha. Antes de calentar los cogollos – ya sea fumándolos, vaporizándolos o cocinándolos – el THC existe en forma de THCA. Este ácido cannabinoide se convierte en THC con las altas temperaturas (descarboxilación), o con el paso del tiempo. El curado fomenta este proceso y aumenta gradualmente los niveles de THC.

Es un proceso bastante sencillo. Solo necesitas unos tarros de vidrio con cierre hermético, la cantidad suficiente para poder guardar toda tu cosecha.

CURA TU MARIHUANA PARA QUE RESULTE MÁS SUAVE

Llena todos los tarros hasta cerca del 75% de su capacidad, sin apretar los cogollos; cierra los tarros y guárdalos en un lugar fresco y oscuro. Inicialmente, la humedad restante del interior de los cogollos se moverá hacia el exterior de estos, por lo que parecerá que tu cosecha está rehidratada. Al abrir los tarros durante unos minutos, varias veces al día, permitirás que salga la humedad y se produzca un intercambio de aire. Repite este proceso cada día durante la primera semana.

Durante la segunda y tercera semana, solo tendrás que abrir los tarros una vez al día durante unos minutos, ya que el contenido de humedad habrá bajado. Pasadas tres semanas, tus flores estarán lo suficientemente curadas y producirán un humo suave. Algunos cultivadores, cargados de paciencia, alargan el proceso de curado hasta un total de 8 semanas para maximizar el sabor y la potencia. Si estás planeando guardar tus cogollos a largo plazo, ten en cuenta que puedes curarlos durante más de seis meses sin dañar el producto.


Parte 1: La Germinación. Guía completa para la germinación de semillas de marihuana.

Parte 2: La Fase De Vegetación. La fase de vegetación o crecimiento.

Parte. 3: La fase de floración. La fase de floración del cannabis

Parte. 4: Últimas semanas de floración. El momento tan esperado de la cosecha finalmente está al alcance de nuestras manos.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.