Guía de cultivo de marihuana de Royal Queen Seeds

By Max Sargent

Cosechar marihuana: Encuentra el momento adecuado

Harvest Time


Para sacar el máximo provecho de tus plantas de marihuana, es fundamental saber cómo cosecharlas correctamente. Tras pasar varios meses cuidando de tus plantas con esmero, atención e incluso devoción, te mereces unos buenos resultados en esta etapa (casi) final del cultivo. Aunque cuando llegue el momento de cosechar pueda parecer que ya está todo hecho, todavía queda mucho por hacer y hay muchas cosas que pueden salir mal. 

Video id: 540076385

¿Cuándo cosechar la marihuana?

Para cosechar correctamente el cannabis es fundamental saber cuándo hacerlo. Si cosechas las plantas demasiado pronto, el THC no se habrá desarrollado completamente. Y si las cosechas demasiado tarde, el THC habrá empezado a degradarse y convertirse en CBN. Por tanto, para conseguir la máxima cantidad posible de THC y unas fumadas más potentes, ¡debes cosechar en el momento adecuado!

En los siguientes apartados encontrarás las distintas formas de saber si tus cogollos están listos para cortar.

Ficha técnica de la variedad

En primer lugar, cuando compras semillas de marihuana, cada variedad debería incluir información sobre cuándo estará lista para cosechar. Para los cultivos de interior, esta información suele expresarse en días o semanas (por ejemplo, 55-60 días o 8-9 semanas), mientras que para los cultivos de exterior se suele indicar el mes de la cosecha o un momento concreto del mes (por ejemplo, a finales de septiembre).

Pero estos datos son orientativos y no indican con exactitud el momento de cosechar. Por tanto, no coseches tus plantas 9 semanas después de que empiecen a florecer simplemente porque así lo indique el paquete de semillas, ya que algunas plantas son más rápidas o más lentas que otras. Aun así, esta información debería servirte como guía y ayudarte a saber si todo va como debería.

Las hojas se vuelven amarillas

Yellow Leaf

Las hojas de abanico pueden amarillearse a lo largo del cultivo. Sin embargo, cuando el ciclo de vida de una planta se acerca a su fin, cada vez más hojas empezarán a amarillearse a medida que la planta deja de producir clorofila y se prepara para morir.

También en este caso, esta característica no indica exactamente cuándo cosechar, sino que puede interpretarse como una señal de que se acerca (o ya ha pasado) el momento de cosechar.

Pistilos

Pistils

Los pistilos son una forma más fiable de saber si los cogollos están maduros y listos para cortar. Inicialmente, estos pelillos (que sirven para atrapar el polen) son de color blanquecino/transparente. A medida que maduran, se vuelven opacos y adquieren un color marrón/rojo oscuro. Por lo general, cuando cerca del 90% de los pistilos han adquirido este color, la planta estará lista para cosechar.

Aunque esta es una forma viable para saber cuándo cosechar los cogollos, no es la mejor opción. Varios factores pueden hacer que las plantas no dejen de producir pistilos inmaduros, aunque el resto de la planta esté madura, lo que puede confundir al cultivador haciéndole creer que la planta no está lista.

Tricomas

Trichomes

La mejor forma de saber cuándo cosechar la marihuana es observando el color de los tricomas. Al fin y al cabo, en los tricomas es donde se produce el THC. Para verlos bien, necesitarás un microscopio de bolsillo, que puedes conseguir por un precio asequible.

Idealmente, deberías cosechar una planta de cannabis cuando tenga la siguiente proporción:

  • 70% de tricomas blancos
  • 15% de tricomas ámbar
  • 15% de tricomas transparentes

Este es un método infalible, ya que los tricomas no pueden mentir.

Para más detalles, consulta nuestro artículo sobre el mejor momento para cortar tus plantas de marihuana.

Preparación para cortar la marihuana

En la medida de lo posible, deberías adecuar el espacio de cultivo para convertirlo en un espacio de cosecha/postcosecha. Para ello, debes ajustar la temperatura a unos 20°C y el nivel de humedad al 50% aproximadamente.

El mejor momento para empezar la cosecha es a primera hora del día, en un día seco. Si cultivas al aire libre, tienes menos control sobre los factores ambientales, así que consulta el pronóstico del tiempo y elige el momento más oportuno.

Consigue las herramientas necesarias para cosechar los cogollos

Para cosechar el cannabis, no hacen falta muchas herramientas. Pero hay algunos utensilios que te ayudarán para que todo salga a la perfección:

  • Lupa: para inspeccionar de cerca los cogollos puedes usar un microscopio de bolsillo, una lupa o la cámara de un smartphone.
  • Tijeras de podar: las plantas maduras son duras y leñosas, por lo que para cortarlas necesitarás unas tijeras de podar afiladas y robustas.
  • Guantes: para manipular las ramas resinosas puedes usar guantes de jardinería.
  • Bandeja o caja: a medida que vayas cortando las ramas, necesitarás un lugar donde ponerlas, como una bandeja o una caja grande.
  • Zona/mesa de trabajo: tener una zona/mesa limpia y despejada donde poder trabajar te ayudará en las diferentes etapas de la cosecha.
  • Ventilador: utiliza un ventilador oscilante para hacer circular el aire al secar la marihuana.
  • Perchas: para secar correctamente las ramas, puedes colgarlas de una percha.
  • Secador de hierba (opcional): en lugar de colgar las ramas para secarlas, puedes usar un secador de hierba.
  • Tarros: utiliza tarros de vidrio herméticos para curar tu cosecha.

Cómo cosechar marihuana: paso a paso

En el siguiente apartado, te explicamos exactamente cómo cosechar tu planta de cannabis. Según la cantidad de plantas que tengas y su tamaño, puede ser un proceso bastante complicado, así que prepárate para trabajar un poco.

1. Corta las ramas

Cut the branches

Corta cada rama cerca de los nudos (la zona donde las ramas se unen al tallo principal). No hace falta coger las ramas que no tengan cogollos. Coloca las ramas sobre la bandeja con delicadeza, para no dañar los cogollos.

O corta toda la planta

Dependiendo del tamaño de tu planta, puedes cortar las ramas una a una, o puedes cortar toda la planta de golpe. Si la planta es bastante pequeña, quizá sea mejor cortarla entera y luego cortarle las ramas.

Pero si la planta es muy grande, será más fácil cortar las ramas individualmente mientras la planta sigue en pie.

Para cortar una planta entera, corta el tallo unos 12cm por encima de la tierra, en un ángulo de 45º.

2. Manicura las hojas de abanico

Trim Fan Leaves

Las hojas de abanico son las hojas grandes que crecen por toda la planta. Córtalas y guárdalas junto con los restos del manicurado para hacer té o mantequilla de marihuana.

3. Manicura las hojas de azúcar

Trim Sugar Leaves

Ahora, antes de colgar las ramas, tienes que manicurar las hojas de azúcar para reducir las probabilidades de que se pudran los cogollos. Estas hojas se llaman “de azúcar” porque están cubiertas de tricomas; ¡así que guárdalas y aprovéchalas!

Corta las hojas de azúcar cerca de los cogollos, pero evitando cortar los propios cogollos. Manicurar el cannabis es todo un arte. Principalmente, esta técnica afecta a la forma en que se seca y cura la hierba, lo que influye en su calidad final. Además, un buen manicurado puede dar a los cogollos un aspecto de primera categoría. Algunos cultivadores no se preocupan demasiado por esto, mientras que otros se lo toman muy en serio.

4. Cuelga las ramas

Hang your branches

Por último, cuelga las ramas boca abajo, dejando suficiente espacio entre cada rama. Debes hacerlo en una habitación oscura (ya que la luz puede dañar el THC), a 20°C y con una HR del 50%. Usa un ventilador oscilante para que circule el aire por la habitación, ya que así reducirás las probabilidades de que se pudran los cogollos.

Procura que el espacio esté libre de plagas y sustancias contaminantes.

5. Recoge los restos

Si has colocado las ramas sobre una bandeja o sobre una mesa de trabajo, probablemente habrán caído tricomas sobre la superficie. Recógelos y úsalos para hacer mantequilla de marihuana, o añádelos a tus reservas de kief. ¡No desperdicies ni una pizca!

Cosechar diferentes variedades

Si cultivas marihuana, tienes que aprender a reconocer cuándo las plantas están listas para cortar. Todas las variedades maduran a ritmos diferentes, por lo que no puedes basarte en suposiciones. Por ejemplo, las autoflorecientes más rápidas pueden estar listas 7 semanas después de la germinación, mientras que las sativas más lentas podrían tardar 15 semanas en llegar a la cosecha una vez que hayan empezado a florecer. ¡Conocer cada una de tus plantas y entender sus señales es fundamental para ser un buen cultivador!

Haz una cosecha progresiva cuando los cogollos inferiores no estén totalmente maduros

Si las flores cercanas a la copa de las plantas tienen un número considerable de tricomas de color lechoso y ámbar, indicando que están maduras y listas para cosechar, pero los cogollos de la zona inferior aún tienen los cristales de color claro y no han alcanzado la madurez, puedes usar una técnica llamada “cosecha progresiva” para cortar cada flor cuando esté en su punto óptimo de maduración.

Este método también se conoce como cosecha parcial o escalonada, y es tan simple que te sorprenderá no haberlo pensado antes. Solo tienes que cortar los cogollos que hayan alcanzado la madurez, podar las ramas y hojas según sea necesario para aumentar la exposición a la luz de las flores menos maduras, y estar atento a las señales que indican que las flores están listas para cortar.

La mayoría de plantas de interior solo requieren dos ciclos de cosecha progresiva separados por un intervalo de 2 semanas aproximadamente, mientras que las plantas más grandes podrían necesitar más.

Ten en cuenta que la mayoría de plantas empiezan a madurar antes por la parte superior, dado que la canopia recibe la mayor cantidad de luz, y un mayor número de lúmenes suele equivaler a una maduración más rápida. Pero cada planta es diferente y podrías encontrar un fenotipo concreto que empiece a madurar antes por la parte inferior. Y algunas plantas maduran uniformemente a lo largo de toda la planta, por lo que no son adecuadas para la cosecha escalonada.

¿Cuándo cortar tu marihuana?

Es el momento de manicurar tus flores

El siguiente paso es el manicurado. Se trata de un proceso necesario para limpiar las flores y evitar que tus tarros de cogollos acaben llenos de hojas de azúcar. Para ello solo necesitas una mesa, una bandeja, guantes de látex y tijeras. Hay dos formas de manicurar tu cosecha: puedes manicurar antes del secado o después del secado.

El manicurado previo al secado significa manicurar las flores inmediatamente después de cosecharlas, cuando todavía tienen un alto contenido de humedad. Esto reduce la probabilidad de que se forme moho, ya que las hojas de azúcar se eliminan antes del secado, evitando que la humedad quede atrapada en el cogollo. El único inconveniente es que es una labor muy pegajosa, por lo que es necesario usar guantes. Pero esto tiene su lado positivo; puedes hacer un poco de hachís con la resina que quede pegada en las tijeras.

El manicurado después del secado significa manicurar las flores cuando ya están secas. Este método es más adecuado si estás en un ambiente de baja humedad, donde es menos probable que las flores desarrollen moho. Además, el manicurado en seco da como resultado unos cogollos más compactos, una característica apreciada por muchos cultivadores.

Independientemente del método elegido, la tarea es la misma. Puedes cortar las hojas de azúcar mientras los cogollos siguen unidos a la rama, o puedes cortar los cogollos de las ramas y manicurarlos por separado. Y no olvides guardar tus hojas de azúcar, ya que puedes usarlas para hacer hachís y concentrados.

¿Cuándo cortar tu marihuana?

Seca tus cogollos

El próximo paso es llevar tu botín a la sala de secado. Secar la marihuana es esencial para eliminar la humedad del exterior de los cogollos y evitar la formación de moho. Además, no es agradable fumar los cogollos cuando no están secos. Antes de secarlos, tendrás que preparar un espacio para el secado, que puede ser una habitación libre o incluso la tienda donde has cultivado las plantas. Si has dejado las flores unidas a las ramas, tendrás que colocar una cuerda para colgarlas. Pero si has cortado los cogollos de las ramas, solo tienes que colocarlos sobre una rejilla de secado.

Para unos resultados ideales, el cannabis debería secarse lentamente. Podría parecer más fácil secar los cogollos dentro del horno, pero esto solo reduciría su sabor. Los terpenos (los compuestos químicos que aportan sabor al cannabis) son volátiles y se degradan con las altas temperaturas. El espacio de secado debería tener una temperatura aproximada de 21ºC y una humedad relativa del 50%. Usa un higrómetro para controlar estos factores. Si la temperatura y la humedad tienen niveles muy elevados, usa ventiladores, aire acondicionado y un deshumidificador. Pero, si sus niveles son bajos, usa un calefactor y un humidificador.

El secado suele tardar entre 2 y 7 días. Observa las flores atentamente cada día y tócalas para comprobar su nivel de humedad. Entonces llegará un momento en que, al intentar doblar las ramas, estas se romperán en lugar de doblarse. Cuando suceda esto, es el momento de avanzar al siguiente paso.

Video id: 441346585

Cura tu marihuana para que resulte más suave

¿Alguna vez has fumado una hierba de aspecto delicioso, y luego descubres que su humo te destroza la garganta? Esto es lo que pasa al no curar la marihuana. El curado alarga considerablemente el final del proceso de cultivo, pero hace que la cosecha sea más valiosa. Es un proceso de secado prolongado que elimina la humedad del interior de las flores, algo que no puede lograrse únicamente con el secado.

El curado realza el sabor de tus cogollos y hace que produzcan un humo más suave y agradable. Esto se consigue mediante la descomposición de moléculas como la clorofila, que irritan las vías respiratorias.

El curado también aumenta la potencia de tu cosecha. Antes de calentar los cogollos – ya sea fumándolos, vaporizándolos o cocinándolos – el THC existe en forma de THCA. Este ácido cannabinoide se convierte en THC con las altas temperaturas (descarboxilación), o con el paso del tiempo. El curado fomenta este proceso y aumenta gradualmente los niveles de THC.

Es un proceso bastante sencillo. Solo necesitas unos tarros de vidrio con cierre hermético, la cantidad suficiente para poder guardar toda tu cosecha.

Video id: 510270053

Llena todos los tarros hasta cerca del 75% de su capacidad, sin apretar los cogollos; cierra los tarros y guárdalos en un lugar fresco y oscuro. Inicialmente, la humedad restante del interior de los cogollos se moverá hacia el exterior de estos, por lo que parecerá que tu cosecha está rehidratada. Al abrir los tarros durante unos minutos, varias veces al día, permitirás que salga la humedad y se produzca un intercambio de aire. Repite este proceso cada día durante la primera semana.

Durante la segunda y tercera semana, solo tendrás que abrir los tarros una vez al día durante unos minutos, ya que el contenido de humedad habrá bajado. Pasadas tres semanas, tus flores estarán lo suficientemente curadas y producirán un humo suave. Algunos cultivadores, cargados de paciencia, alargan el proceso de curado hasta un total de 8 semanas para maximizar el sabor y la potencia. Si estás planeando guardar tus cogollos a largo plazo, ten en cuenta que puedes curarlos durante más de seis meses sin dañar el producto.


Over and under-watering

¿Cuándo cortar tu marihuana?
¿Cuándo cortar tu marihuana?
¿Cuándo cortar tu marihuana?
¿Cuándo cortar tu marihuana?

¿Tienes más de 18 años?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.

Buscador de temas de la Guía de cultivo

Categorías
eKomi silver seal
4.7 sobre 5
de un total de 37801 valoraciones