Guía de cultivo de marihuana de Royal Queen Seeds

By Max Sargent


Si estás dando tus primeros pasos en el mundo del cultivo de marihuana, probablemente ya habrás descubierto que las plantas de cannabis pasan de la fase vegetativa a la floración en algún momento de su vida. Y si ya conocías este cambio, puede que quieras aprender más sobre esta crucial etapa de transición. Saber cuándo es el mejor momento para que tus plantas de cannabis comiencen la floración es una decisión importante que puede influir enormemente en la salud de las plantas y la calidad de la cosecha.

Mucha gente se pregunta cuántas semanas debería durar la fase vegetativa, hasta qué punto deben desarrollarse los nudos, y si existe un enfoque universal para iniciar la floración. En este artículo trataremos de responder estas preguntas por medio de un resumen completo de los principales factores que influyen en esta etapa crucial.

Veg vs flowering

La transición de la fase vegetativa a la floración

Todas las plantas de marihuana que alcanzan la madurez han pasado de la fase vegetativa a la fase de floración en algún momento. Algunas lo hacen como consecuencia natural de crecer bajo la luz del sol, otras de forma automática en función de su reloj interno genéticamente codificado, y otras (las que se cultivan en interior) necesitan nuestra ayuda para realizar este cambio.

Explicación científica de la etapa de transición

La transición de la fase vegetativa a la floración es un proceso que está determinado principalmente por el fotoperíodo (el número de horas diarias de luz y oscuridad que recibe una planta); menos en el caso de las variedades autoflorecientes, que contienen genética ruderalis.

En entornos controlados, como los cultivos de interior, cambiar el ciclo de luz a 12 horas de luz y 12 horas de oscuridad activa el inicio de la floración en las plantas fotoperiódicas. En la naturaleza, las plantas de marihuana empiezan a florecer cuando hay menos de 12 horas de luz solar al día. Este cambio de iluminación natural marca el final del verano y la proximidad del invierno, momento en el que el frío acabará con las plantas. Por tanto, las plantas comienzan la fase de floración en ese momento, durante la cual las hembras producen flores (y semillas) y las machos saquitos de polen; y así es como se crean los bebés de marihuana.

Cuando mueren las plantas hembra, las flores se secan y las semillas recién formadas caen al suelo, donde, con un poco de suerte, la siguiente primavera brotarán algunas.

Índica, sativa y ruderalis: ¿cómo afecta la genética a la transición a la floración?

La genética de las plantas de cannabis desempeña un papel muy importante en cómo reacciona ante los cambios del ciclo de luz. Las variedades autoflorecientes (derivadas del Cannabis ruderalis) no necesitan ningún cambio en las horas de luz diarias para iniciar la floración; lo hacen automáticamente en función de su edad. Esto se debe a que proceden de regiones septentrionales de Siberia y alrededores, donde hay mucha luz durante todo el verano y después llega bruscamente el invierno. Por tanto, las plantas de estas regiones se adaptaron para florecer automáticamente, en lugar de depender de los niveles de luz. En las variedades modernas de cannabis, esta característica genética se ha aprovechado para crear plantas robustas y con un ciclo de vida corto: las variedades autoflorecientes, que no necesitan que las “cambies” a la fase de floración, ya que empezarán a florecer por sí solas.

En cuanto a las variedades fotoperiódicas índica y sativa, ambas necesitarán que hagas el cambio a la floración si cultivas en interior, o florecerán de forma natural en exterior según dicten las estaciones. Sin embargo, en lo que respecta a la transición a la floración, hay algunas diferencias notables entre la genética índica y sativa.

Las variedades índicas suelen estar listas para la floración antes que las sativas, y a menudo necesitan un periodo vegetativo más corto para alcanzar su forma y tamaño ideales. Esto se debe a que las índicas suelen proceder de zonas más frías del mundo, mientras que las sativas prefieren las regiones tropicales, donde pueden tomarse su tiempo para crecer. Sin embargo, en espacios de cultivo reducidos o cuando se desea un cultivo más rápido, es posible acortar la fase vegetativa de las sativas, aunque esto posiblemente suponga una reducción de la cosecha.

Switch ve to flowering

¿Cuándo cambiar a un ciclo de luz 12/12?

Al cultivar en interior, para activar la floración de las variedades fotoperiódicas es fundamental cambiar a un ciclo de luz 12/12 (12 horas con las luces encendidas y 12 horas con las luces apagadas). Por tanto, a continuación intentaremos responder a la pregunta de cuándo realizar este cambio. Básicamente, dependerá de factores relacionados con la variedad en cuestión, el espacio de cultivo y tus necesidades.

Genética y el estiramiento de la floración
Conocer la composición genética de tus plantas es vital, ya que algunas variedades se estiran bastante hacia arriba durante (más o menos) la semana posterior al cambio del ciclo de luz 12/12. Este “estiramiento de la floración” puede ser una ventaja o un problema, dependiendo del espacio de cultivo disponible y de tus objetivos. Si no planeas usar técnicas de entrenamiento para controlar la altura de las plantas, entonces deberías acortar la fase vegetativa para asegurarte de que las plantas no adquieran un tamaño excesivo tras el cambio a la floración.
Técnicas de entrenamiento
Como acabamos de comentar, usar técnicas de entrenamiento para las plantas también influye en la duración óptima de la fase vegetativa. Si usas técnicas como el LST (entrenamiento de bajo estrés) o el método ScrOG, podría ser recomendable iniciar la floración de forma temprana para controlar el tamaño de la planta y optimizar la exposición a la luz. En cambio, con métodos de alto estrés, como el topping o el supercropping, podría ser necesario alargar la fase vegetativa para que las plantas puedan recuperarse por completo antes de florecer.

Este último punto es crucial. Si usas técnicas de alto estrés, debes dejar las plantas al menos dos semanas más en fase vegetativa para que tengan tiempo de recuperarse adecuadamente. Si no les concedes este tiempo, les estarás haciendo más daño que bien. Por este mismo motivo, no se recomienda usar técnicas de entrenamiento de alto estrés en las variedades autoflorecientes, ya que no tendrán tiempo suficiente para recuperarse antes de empezar la floración.
Rapidez y discreción del cultivo
Para los cultivadores que priorizan la discreción o la rapidez del cultivo, es importante elegir variedades conocidas por su rapidez en ir de la siembra a la cosecha, ya que estas pueden alcanzar un tamaño considerable en poco tiempo sin hacer grandes sacrificios en lo que respecta a la cosecha.

Esto se puede conseguir de dos maneras. Puedes cultivar índicas de crecimiento rápido y pasarlas pronto a la floración para que mantengan un tamaño pequeño, o puedes cultivar plantas autoflorecientes que volarán de la siembra a la cosecha en siete u ocho semanas. Si tus máximas prioridades son llegar a la cosecha cuanto antes y que tu cultivo pase desapercibido, las autoflorecientes probablemente sean tu mejor opción.
Productividad óptima
Para conseguir la máxima cosecha posible, especialmente en espacios pequeños, es fundamental optimizar la altura y la estructura de las plantas. Cuantos más cogollos estén expuestos a la luz, mayor será la cosecha. Para lograr esto, puedes ajustar la duración de la fase vegetativa. Cuanto más tiempo estén las plantas en fase vegetativa, más grandes serán. Por ejemplo, esto se puede ver en las plantas que crecen al aire libre y tienen varios meses de crecimiento vegetativo, por lo que se convierten en plantas gigantescas con enormes cantidades de cogollos.
Espacio disponible
A menudo, el espacio de cultivo disponible puede dictar cuándo hacer el cambio a la floración, ya que cada planta debe tener espacio suficiente para crecer sin tener que competir con otras plantas, a fin de garantizar un crecimiento sano y unas cosechas óptimas.

En este sentido, es esencial mantener una buena ventilación para evitar los altos niveles de humedad y reducir las posibilidades de que aparezcan hongos y bacterias. Además, si no hay espacio suficiente, la luz tendrá dificultades para penetrar en la canopia y puede que tus plantas no reciban suficientes fotones. Recuerda que la mayoría de variedades dan un buen estirón justo después de empezar a florecer, así que no esperes a que las plantas llenen el espacio de cultivo para hacer el cambio a la floración.
Cannabis training techniques

Cómo preparar la transición de la fase vegetativa a la floración

Una preparación adecuada puede facilitar considerablemente el cambio de la fase vegetativa a la floración, favoreciendo a las plantas y mejorando la cantidad y la calidad de la cosecha. La preparación no te supondrá mucho trabajo, pero dará sus frutos, así que no te saltes este paso.

  • Cambia la iluminación

Modificar la iluminación para adaptarla a la fase de floración no solo implica cambiar la cantidad de horas de luz, sino también asegurarse de que la intensidad y el espectro lumínico sean los adecuados para favorecer el buen desarrollo de los cogollos.

Recomendamos usar luces de cultivo LED, con las cuales este paso es bastante sencillo. Las luces de buena calidad suelen tener diferentes configuraciones: una para la fase vegetativa (veg) y otra para la fase de floración (bloom). Si las configuras en modo “veg”, emitirán más luz azul, imitando la luz de primavera y verano; en cambio, si las configuras en modo “bloom” emitirán más luz roja, emulando la luz de finales de verano y otoño. Otras luces de cultivo, como las HID, tienen lámparas específicas para la fase vegetativa (halogenuros metálicos o MH) y lámparas específicas para la floración (sodio de alta presión o HPS).

  • Cambia el fertilizante para la floración

A medida que la planta transiciona a la floración, necesita diferentes concentraciones de nutrientes. Durante la floración, el fósforo y el potasio son esenciales ya que ayudan a producir flores sanas y robustas; en cambio, en esta fase no se necesita tanto nitrógeno. Los abonos para la floración contendrán las proporciones adecuadas de nutrientes, por lo que solo tendrás que seguir las instrucciones.

Como referencia, aquí tienes las proporciones de NPK adecuadas para las distintas etapas del cultivo:

  • Fase vegetativa: 3:1:1
  • Fase inicial de la floración: 1:3:2
  • Fase final de la floración: 0:3:3
NPK ratio in cannabis
  • Control del estiramiento

Controlar el estiramiento de las plantas mediante técnicas como la defoliación o el ajuste de la intensidad lumínica puede ayudar a mantener las plantas con un tamaño compacto y manejable. Esto también se puede lograr usando técnicas de entrenamiento.

Todas las técnicas para controlar el estiramiento deben aplicarse con antelación, antes de que la planta se estire. Hacerlo cuando la planta ya se ha estirado no es ideal. Además, si aplicas alguna técnica que estrese a la planta, tendrás que dejarla más tiempo en fase vegetativa antes de pasarla a la floración.

  • Controlar la humedad

Durante la fase de floración, es necesario reducir el nivel de humedad para evitar el moho y favorecer una transpiración óptima, que es esencial para la absorción de nutrientes y el crecimiento de las plantas. El nivel de humedad se puede mantener bajo usando un simple ventilador y/o un sistema de ventilación. El aire estancado se humedecerá, aumentando las probabilidades de la aparición de patógenos. Con una buena instalación, controlar la humedad debería ser bastante sencillo.

  • Defoliación

Defoliar las plantas puede mejorar la penetración de la luz y la ventilación en las ramas más bajas, contribuyendo a un desarrollo más uniforme de los cogollos y reduciendo el riesgo de problemas relacionados con la humedad. Esta técnica es beneficiosa en la preparación previa a la floración, y también es muy útil durante la floración, ya que puede ayudar a redirigir la energía hacia la producción de cogollos.

Cannabis defolation

Errores a evitar al pasar la marihuana de la fase vegetativa a la floración

A continuación, te mostramos algunos de los errores más habituales que se cometen al pasar las plantas de la fase vegetativa a la floración.

  • Exceso o falta de luz

Proporcionar la cantidad adecuada de luz es vital. La falta de luz puede dar lugar a pocos cogollos, y que estos sean muy ligeros, mientras que el exceso de luz puede estresar a las plantas y causar problemas como estrés térmico o el blanqueamiento (decoloración) de las plantas debido a quemaduras por luces.

Para conseguir una buena iluminación hay que seguir dos pasos. En primer lugar, debes conseguir el tipo adecuado de luces, que sean lo suficientemente potentes y emitan el espectro lumínico adecuado. Todas las luces de cultivo de buena calidad cumplen estos requisitos. En segundo lugar, y esto depende totalmente de ti, deben estar colocadas correctamente. Si las luces están demasiado cerca de las plantas, serán demasiado potentes; y si están demasiado lejos, serán demasiado tenues.

Los focos LED pueden estar bastante cerca de las plantas, ya que es poco probable que las quemen o blanqueen; sin embargo, deben estar lo suficientemente lejos para conseguir una buena dispersión de la luz. Las distancias varían un poco entre los distintos modelos de lámparas, así que consulta las instrucciones del fabricante para saber cómo colocarlas.

Las luces HID suponen un mayor riesgo de quemaduras y blanqueamiento de las plantas. Estas lámparas deben colocarse a una distancia de entre 25cm y 55cm, dependiendo de su potencia.

  • Exceso de nitrógeno

Durante la transición a la floración, es esencial reducir el nitrógeno y aumentar el fósforo y el potasio. Si no haces este cambio, estarás fertilizando en exceso y al mismo tiempo fertilizando insuficientemente. Tus plantas correrán el riesgo de sufrir un bloqueo de nutrientes o quemaduras por exceso de nitrógeno, pero la producción de cogollos también se verá afectada por la falta de potasio y fósforo. ¡Así que recuerda cambiar el abono para la floración!

  • Pasar las plantas a floración demasiado pronto o demasiado tarde

Elegir el momento adecuado para pasar de la fase vegetativa a la floración es fundamental para maximizar la cosecha y la eficacia del cultivo. Si lo haces demasiado pronto, puede que las plantas no estén lo suficientemente maduras para florecer óptimamente; y si lo haces demasiado tarde, puede que las plantas alcancen un tamaño excesivo para el espacio de cultivo o malgasten su energía en un crecimiento vegetativo innecesario.

El momento adecuado para hacer el cambio dependerá del tamaño de tu espacio de cultivo, del tiempo total que quieras que dure el cultivo, de las características de las variedades cultivadas y de la cantidad de cosecha que quieras conseguir.

¿Qué hacer si las plantas no responden al cambio?

A veces, por mucho que nos esforcemos, las plantas no hacen el cambio a la floración adecuadamente. Si esto ocurre, revisa las condiciones de tu cultivo y consulta nuestros artículos sobre el tema para obtener más información:

Aprende a hacer el cambio a la floración al cultivar marihuana

Comprender bien el cambio de la fase vegetativa a la floración te permitirá manejar tu cultivo para conseguir los mejores resultados. Al adaptar las técnicas de cultivo en función de la genética de las plantas, las características del espacio de cultivo y las necesidades de cada planta, podrás mejorar eficazmente la salud de tu cultivo y aumentar al máximo la cosecha. Así que sé flexible, vigila atentamente tus plantas y prepárate para cambiar tu forma de proceder a medida que se desarrollan las plantas.

¿Tienes más de 18 años?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.

Buscador de temas de la Guía de cultivo

eKomi silver seal
4.7 sobre 5
de un total de 37801 valoraciones