Guía del cultivador casero: la mejor tierra para plantar marihuana.

Índice:

Al cultivar cannabis, es crucial utilizar una tierra adecuada. Desafortunadamente, conseguir la mejor tierra no siempre es fácil. La gran cantidad de opciones disponibles, desde tierras específicas para cannabis, hasta mezclas de tierra universales y prefertilizadas, puede ser abrumadora para los novatos. Pero, ¿y si quieres preparar tu propia mezcla de tierra?

Veamos cuál es la mejor tierra para plantar marihuana.

¿CUÁL ES LA MEJOR TIERRA PARA CULTIVAR MARIHUANA?

No todos los suelos son adecuados para cultivar cannabis, y no todas las plantas de cannabis requieren el mismo tipo de tierra. Elegir el suelo idóneo depende del tipo de marihuana que cultives, el clima local, si cultivas en casa o en medio de la naturaleza, etc.

Además de estos factores, los suelos adecuados para plantar cannabis deben compartir una serie de características. Echemos un vistazo:

Textura

El cannabis prefiere una tierra ligera y poco compacta. Esta textura promueve el desarrollo del sistema radicular y garantiza que llegue más oxígeno a las raíces, contribuyendo a la salud y el buen desarrollo de las plantas.

Capacidad de drenaje

La tierra para cannabis debe tener buen drenaje. Cuando riegas tus plantas, el agua no debería acumularse encima del suelo. Si la tierra no se drena adecuadamente, las plantas enfermarán y podrían morirse o producir cosechas mediocres.

Retención de agua

La retención de agua (la capacidad del suelo para retener agua) es tan importante como el buen drenaje. La buena tierra para cultivar cannabis debe tener un equilibrio óptimo entre retención y drenaje de agua.

Valor de pH

El pH es una escala química que indica la acidez o alcalinidad. Este es un factor importante, ya que las plantas de marihuana solo se desarrollan bien dentro de un rango de pH limitado. Para cultivar cannabis, la tierra debería tener un pH de aproximadamente 6,0. Con un pH entre 5,8 y 6,3 también puedes conseguir buenos resultados. Pero si el valor del pH se sitúa fuera de este rango, se reducirá la cosecha; y si se aleja demasiado, las plantas morirán.

Nutrientes

La tierra para cannabis debe contener nutrientes, para que tus plantas puedan crecer. Afortunadamente, casi todas las mezclas de tierra que puedes adquirir en tiendas ya contienen fertilizante. Pero ten en cuenta que, a menudo, las plantas utilizan todos estos nutrientes en unas 3-4 semanas; y cuando las plantas empiecen a florecer, los nutrientes de las mezclas de tierra comerciales probablemente se habrán agotado. Este sería el momento de empezar a añadir fertilizantes.

Si cultivas sin aplicar fertilizantes adicionales, tu tierra debería contener materia orgánica, como compost, humus de lombriz, guano, etc. Los microorganismos del suelo convertirán estas sustancias en nutrientes disponibles para tus plantas.

¿CUÁL ES LA MEJOR TIERRA PARA CULTIVAR MARIHUANA?

CARACTERÍSTICAS DE LA TIERRA PARA CANNABIS DE BUENA CALIDAD

Si usas mezclas de tierra comerciales, normalmente ya vienen preparadas para el cultivo. Pero si quieres cultivar de forma más natural, es otra historia. El suelo natural se divide en cuatro tipos: arenoso, limoso, margoso y arcilloso. Pero, realmente, la mayoría de tierras consisten en una mezcla de estos tipos de suelo, en proporciones variables.

Por ejemplo, una tierra puede ser margosa-arcillosa o arenosa-limosa.

ARENOSA

La tierra arenosa tiene un gran drenaje, pero una mala retención de agua. Al regarla, los nutrientes como el nitrógeno también se eliminarán rápidamente. El suelo arenoso es fácil de trabajar (labrar, cavar, etc.) y es una opción viable para los cultivadores de cannabis.

• Textura gruesa
• pH bajo
• Pros: buen drenaje, buena aireación del suelo, altos niveles de oxígeno, fácil de trabajar
• Contras: mala retención de agua, necesita riego frecuente

ARENOSA

LIMOSA

La tierra limosa está compuesta por partículas de tamaño intermedio, y es rica en minerales y materia orgánica. Retiene bien el agua, pero también tiene un drenaje adecuado. Los suelos limosos son fáciles de trabajar. Gracias a su contenido de minerales y sustancias orgánicas, es uno de los tipos de tierra más fértiles.

• Partículas de tamaño intermedio
• Pros: contiene minerales y nutrientes, buena retención de agua
• Contras: drenaje justo

LIMOSA

MARGOSA

La tierra margosa es una mezcla de tierras arenosas, limosas y arcillosas, con compuestos orgánicos añadidos. Este es uno de los mejores tipos de tierra para cultivar marihuana, ya que tiene un gran drenaje y retención de agua, y es rica en nutrientes y oxígeno. Desventaja: este tipo de tierra puede ser cara.

• Mezcla de arcilla, limo y arena 
• Ventajas: excelente retención/drenaje de agua, contiene nutrientes y altos niveles de oxígeno
• Contras: coste

MARGOSA

ARCILLOSA

La tierra arcillosa se compone de partículas minerales finas. Este tipo de tierra es más pesada y compacta, por lo que resulta más difícil labrarla. Es muy rica en nutrientes y minerales, lo que la convierte en una buena opción para incluir en cultivos ecológicos. El suelo arcilloso retiene bien el agua, pero su drenaje es pobre.

• Partículas finas
• pH alto
• Pros: rico en nutrientes, buena retención de agua
• Contras: mal drenaje, suelo pesado y compacto, difícil de trabajar

ARCILLOSA

ACONDICIONADORES PARA MEJORAR LA CALIDAD DEL SUELO

Si cultivas con tierra natural, probablemente no sea perfecta para cultivar marihuana, o como mínimo, no al principio. Por ejemplo, la textura podría no ser óptima o el drenaje podría ser deficiente. Pero puedes mejorar cualquier tipo de tierra añadiendo acondicionadores del suelo, y la mayoría de ellos pueden comprarse en grow shops.

FIBRA DE COCO

La fibra de coco está hecha a base de cáscaras de coco. Estas fibras ligeras proporcionan una excelente retención de agua y pueden aligerar los suelos compactos. Algunas personas cultivan marihuana usando un sustrato de fibra de coco, con nutrientes especiales. Pero, si quieres usarlo para mejorar la tierra, puedes añadir hasta un 30% de fibra de coco, dependiendo de la composición de tu tierra.

FIBRA DE COCO

PERLITA

La perlita es el acondicionador para tierra más utilizado. Consiste en unas pequeñas bolas a base de roca volcánica, de color blanco brillante, que mejoran enormemente el drenaje y la aireación del suelo. La perlita también retiene bien el agua. Para mejorar la tierra, puedes añadir un 10-15% de perlita. Si añades más, la tierra podría volverse demasiado ligera y los nutrientes podrían eliminarse con el agua de lluvia/riego. Las mezclas de tierra comerciales de buena calidad suelen incluir perlita.

PERLITA

VERMICULITA

La vermiculita, al igual que la perlita, es un mineral tratado térmicamente que puede usarse para mejorar la tierra. También ofrece una gran retención del agua. Aunque la perlita y la vermiculita comparten algunas características, tienen usos opuestos: la perlita se usa para aumentar el drenaje y la aireación del suelo, mientras que la vermiculita se usa para aumentar la retención de agua. Pero afortunadamente puedes combinarlas, ya que ambas funcionan bien juntas. Alrededor de un 10% de vermiculita es beneficioso para la tierra.

VERMICULITA

HUMUS DE LOMBRIZ

Generalmente, el humus de lombriz se considera un acondicionador para mejorar la fertilidad del suelo, ya que contiene gran cantidad de microorganismos beneficiosos que contribuyen al buen desarrollo de las plantas. Pero, además de aportar nutrientes, el humus de lombriz también mejora la textura, el drenaje y la retención de agua del suelo. Para mejorar tu tierra, puedes añadir un 25-30% aproximadamente.

HUMUS DE LOMBRIZ

ABONO

Si tu mezcla de tierra casera para cannabis ya es rica en materia orgánica, probablemente no necesites añadirle más fertilizantes. De hecho, algunos cultivadores cometen el error de añadir estiércol fresco, o restos de vegetales frescos, directamente a la tierra para "fertilizarla". Pero esto podría “quemar” las plantas, afectando a su desarrollo; si quieres utilizar estiércol o restos de verduras en tu cultivo, primero tienes que compostarlos para poder usarlos en forma de compost.

CEPAS FOTOPERIÓDICAS VS AUTOFLORECIENTES

Al escoger una tierra adecuada para la marihuana, un factor a considerar es si cultivas variedades fotoperiódicas o autoflorecientes. Las autoflorecientes prefieren una mezcla de tierra ligera, con menos nutrientes añadidos. Un gran sustrato para tus niñas autoflorecientes es una mezcla de un 50% de fibra de coco y un 50% de tierra ligera a base de turba, con un poco de perlita añadida para el drenaje.

Al cultivar autoflorecientes, no utilices tierras excesivamente fertilizadas ni ciertos acondicionadores como el guano de murciélago, ya que podrían “quemar” las plantas, sobrecargándolas de nutrientes. Lo mismo se aplica para las plántulas de cannabis, que no quieren niveles de nutrientes elevados.

CEPAS FOTOPERIÓDICAS VS AUTOFLORECIENTES

Siembra las autoflorecientes directamente en su maceta definitiva. Para ello, llena la maceta con la tierra adecuada y haz un agujero del tamaño de una copa en el centro de la maceta; a continuación, llena este agujero con una mezcla de tierra ligera o tierra para plántulas, y siembra la semilla dentro. De esta manera, la plántula podrá crecer sin estar rodeada por la tierra más rica en nutrientes, que podría quemarla.

En el caso de las cepas fotoperiódicas, siémbralas en macetas pequeñas o tacos para plántulas, usando una tierra con pocos nutrientes. Trasplanta al cabo de unas semanas, usando una tierra más rica. Las plantas más maduras toleran los altos niveles de nutrientes mucho mejor que las plántulas.

TIERRA COMPRADA VS TIERRA CASERA

Si acabas de iniciarte en el cultivo de marihuana, quizás sea mejor empezar usando una mezcla de tierra específica para cannabis, que puedes comprar tu grow shop. Esto se debe a que la tierra para cannabis de buena calidad suele contener todo lo que tus plantas necesitan para crecer de forma saludable, en proporciones óptimas. Si quieres, puedes mejorar aún más la tierra comprada, añadiendo un puñado de perlita para aumentar el drenaje; pero, más allá de esto, no debería ser necesario añadir nada más.

RECETA SIMPLE DE TIERRA PARA CANNABIS

Por otro lado, llegará un momento en que querrás preparar tu propia mezcla de tierra. Al fin y al cabo, ¿por qué gastar dinero en tierra, si tu mezcla casera es aún mejor? Aquí tienes una receta para hacer tu propia tierra para cannabis.

INGREDIENTES

• 1 parte de vermiculita
• 1 parte de fibra de coco
• 2 partes de compost
• ½ - 1 taza de humus de lombriz

INSTRUCCIONES

1. Tamiza el compost para eliminar los trozos más grandes.
2. Deja la fibra de coco en remojo, con agua tibia. Consulta las instrucciones del producto para saber cuánto volumen vas a preparar
3. En un cubo, mezcla la vermiculita y la fibra de coco.
4. Añade el compost.

¡Listo! Comprueba el valor de pH de tu tierra casera, que debería rondar entre 5,8 y 6,3.

Esta es una receta básica de tierra que te servirá para la mayoría de cultivos, ya sean interiores o exteriores. Y si quieres mejorar aún más tu tierra, puedes añadir fertilizantes ecológicos.

El guano de murciélago es un fertilizante ecológico económico, que resulta excelente para la floración de la marihuana. Puedes mezclarlo directamente con la tierra, o extenderlo sobre la superficie de la tierra para que vaya penetrando con el agua de riego. También puedes usar nutrientes de liberación lenta, como los gránulos Easy Boost Nutrición Orgánica. Si añades una taza de estos gránulos a la tierra, tus plantas tendrán alimento durante todo su ciclo de vida: 100g son suficientes para 2-3 plantas de cannabis. ¡Y lo único que tendrás que hacer será regar!

CULTIVO SIN LABRANZA

El cultivo sin labranza es un método agrícola, donde el suelo permanece intacto (sin cavar, labrar, girar la tierra, etc.). De este modo, los microorganismos que habitan el suelo pueden crear un ecosistema próspero y el suelo se llena de bacterias y hongos beneficiosos, y otros organismos. El cultivo sin labranza promueve la retención de materia orgánica y la absorción de agua, porque los nutrientes se reciclan constantemente en el suelo.

Para saber más sobre el cultivo sin labranza y sus ventajas, ¡echa un vistazo a este artículo!

MEDIDAS EN CONDICIONES ÁRIDAS/SEQUÍA

Si cultivas al aire libre en regiones cálidas, como el sur de España o lugares similares, no querrás "cocer" las raíces de tus plantas. Si cultivas en maceta, utiliza tiestos de plástico blanco, ya que ayudan a mantener la temperatura del suelo a un nivel razonable bajo el sol abrasador. También puedes usar macetas air-pot o smart-pot para que las raíces de tus plantas se mantengan frescas. Como medida adicional para proteger el suelo de las altas temperaturas, puedes poner capas de paja seca sobre la tierra.

Si cultivas en una región seca y tus plantas pueden pasar semanas sin lluvia, o no puedes hacer viajes diarios para regar tu cultivo de guerrilla, ¡puedes usar polímeros absorbentes de agua para mantener las plantas hidratadas! Estos polímeros pueden encontrarse en tiendas de cultivo hidropónico, o puedes sacarlos de pañales.

Para hacer un cultivo de guerrilla en condiciones secas, cava un hoyo de unos 60cm de profundidad y 30cm de diámetro. Añade algunas tazas de cristales de polímero en el fondo de la mezcla de tierra y rellena con la tierra restante. Introduce la planta en la tierra y riega abundantemente. A medida que crezca, las raíces alcanzarán los polímeros absorbentes de agua, para que la planta pueda beber incluso durante la sequía. Consejo: sumerge previamente los polímeros en una solución fertilizante ligera, ¡así podrás aprovechar este truco doblemente!

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.