Ningún cultivador quiere ver hojas amarillentas. Las plantas marchitas en una plantación son un paisaje desolador. Por desgracia, no todos los cultivos de cannabis salen como se planean. Pueden surgir multitud de imprevistos. Desde un error del cultivador hasta microorganismos invasores. Obviamente, no podemos proporcionarte un remedio definitivo para cada problema que tus plantas se puedan encontrar. Somos escritores cannábicos, no clarividentes.

Pero sin duda podemos ayudarte. Sobre todo a identificar correctamente la mayoría de las causas habituales para las hojas amarillas. Además, hemos incluido consejos útiles para tratar plantas enfermas, junto con trucos sencillos que los profesionales ya tienen dominados. Cualquier cultivador casero puede aplicar nuestros consejos para evitar que las hojas de sus plantas de marihuana se vuelvan amarillas. Pasemos entonces a los detalles.


Video id: 265566793

DIAGNÓSTICO ACERTADO

El primer paso es un diagnóstico acertado. ¿Por qué motivo las hojas amarillas están arruinando tu cultivo de cannabis? La clorosis, en términos simples para el cultivador corriente, supone una pérdida de clorofila. Para aplicar un tratamiento de forma efectiva, debes saber contra qué estás luchando. No saques conclusiones precipitadas. No entres en pánico. Las hojas de tus plantas de cannabis son como paneles solares biológicos. Son esenciales para la fotosíntesis. Quitar todas las hojas amarillas no es una medida aconsejable, especialmente en plantas jóvenes. Una correcta identificación del origen del problema y una acción rápida para remediarlo pueden conseguir que tu marihuana se recupere.

La senescencia se produce cuando las plantas se marchitan y mueren de forma natural. Durante las últimas semanas de la floración, no te alarmes. Es normal que caigan más hojas y se pongan amarillas. Lavar las raíces de las plantas con agua o una solución de lavado al final de la floración también eliminará nutrientes residuales del medio y a menudo causará que las hojas se marchiten.

CAUSAS HABITUALES DE LAS HOJAS AMARILLENTAS

Este apartado no es una lista definitiva de las causas de la clorosis. Es un síntoma tan común entre plantas enfermas que podríamos escribir un libro, pero no será hoy. Dicho esto, nos hemos centrado en las causas más habituales para el amarilleamiento de las hojas basándonos en las experiencias de cultivadores profesionales en primera persona. Si te estás enfrentando a la clorosis y buscas una solución, lee las siguientes secciones atentamente. Tu cultivo podría depender de ello.

LOS ERRORES MÁS FRECUENTES ENTRE LOS CULTIVADORES

EXCESO O CARENCIA DE RIEGO

Las plantas de cannabis sólo prosperan con un ciclo de riego efectivo. Esto significa que tendrás que regar siempre la cantidad de agua exacta en el momento adecuado. Entonces, ¿cuál es la mejor forma de saber que tu marihuana tiene sed? Levanta las macetas cuando estén secas. Luego haz lo mismo una vez hayas regado y así comprobarás la diferencia.

Aunque quizás no sea tan fácil levantar las macetas. En ese caso puedes comprar un medidor de humedad para meter en el sustrato. Los cultivadores con sistemas hidropónicos necesitarán comprobar que bombas, difusores, depósitos y programadores están configurados correctamente desde el principio del cultivo. Revisa todo dos veces, y luego revisa otra vez, por si acaso.

Exceso o carencia de riego

Tratamiento: Vigila de cerca el comportamiento de la planta tras el riego. Usa una de las técnicas mencionadas para decidir cuándo regar y evitar recaídas. Demasiada agua puede provocar podredumbre en las raíces. Muy poca agua limitará el crecimiento. Si lo consideras necesario prueba a llevar un diario de cultivo e intenta encontrar una rutina adecuada a medida que el cultivo progresa.Exceso o carencia de riego

PH Y BLOQUEO DE NUTRIENTES

Los cultivadores de sustrato tienen la ventaja de cultivar en un medio que actúa como amortiguador para las raíces. Los sistemas hidropónicos y con coco no son tan benévolos con los desequilibrios de pH. Incluso los cultivadores de sustrato necesitan como mínimo acercarse al pH ideal de entre 6 y 7, de lo contrario sus plantas sufrirán. Un pH entre 5,5 y 6,5 se considera en general como el intervalo recomendado para hidro y coco. Las hojas amarillentas pueden ser una señal de advertencia de que no has conseguido un buen equilibrio de fertilización y el pH se ha desviado.

Básicamente, cuando el pH de tu solución nutritiva es inferior o superior al valor ideal para tu sustrato, impedirá la absorción completa de todos los elementos de la solución. Las raíces no pueden recibir ciertos nutrientes y micronutrientes porque el pH incorrecto causa un bloqueo.

pH

Tratamiento: Invierte en un medidor de pH o abonos para cannabis con soluciones para un pH perfecto, que se pueden ajustar automáticamente a un intervalo de pH más amplio. Lava las raíces de tus plantas con agua limpia y luego reinicia la fertilización con una solución ligera que se ajuste a tu medio de cultivo. Además, deberás asegurarte de que los abonos básicos que utilices contengan todos los microelementos esenciales, puesto que en caso contrario tendrás que añadir los suplementos necesarios a tu presupuesto.

Ph y bloqueo de nutrientes

EXCESO O FALTA DE FERTILIZACIÓN

La falta de nutrientes esenciales hará que las hojas de marihuana se vuelvan amarillas y marchitas. Las deficiencias nutricionales pueden interrumpir el desarrollo del cannabis y evitar que las plantas realicen sus funciones vitales. Por otro lado, el exceso de abono puede causar quemaduras de nutrientes, lo que también provoca el amarillamiento de las hojas. Una fertilización deficiente hará que las hojas verdes adquieran un tono amarillo y acaben muriéndose, mientras que una fertilización excesiva hará que las hojas se vuelvan crujientes, enrolladas y de un color amarillo intenso.

El nitrógeno es un macronutriente esencial para las plantas de marihuana, por lo que su deficiencia o exceso suelen causar estos síntomas. La deficiencia de nitrógeno empieza a manifestarse con el amarillamiento de los márgenes de las hojas, antes de abrirse camino hacia el interior; las venas centrales de las hojas se mantienen de color verde oscuro a lo largo de este proceso. Por otro lado, el exceso de nitrógeno da lugar a la toxicidad, que se manifiesta en hojas brillantes con un color verde mucho más oscuro de lo habitual.

Exceso o falta de fertilización

Tratamiento: 

en el caso de una deficiencia nutricional, tendrás que aumentar cuidadosamente la cantidad de fertilizante hasta que desaparezcan los síntomas. El abono ecológico a base de algas proporciona una gran variedad de nutrientes esenciales que ayudarán a remediar el problema. Sigue las instrucciones de dosificación indicadas en el envase.

En caso de exceso de fertilización, deja de aplicar fertilizante y haz un "lavado de raíces" con agua pura; después, sigue fertilizando conforme a las instrucciones del producto elegido.

Exceso o falta de fertilización

QUEMADURAS POR LUZ Y DEFICIENCIAS

Las plantas de cannabis de interior que crecen bajo luz artificial deberán estar colocadas perfectamente y las lámparas tendrán que estar a la distancia adecuada de las copas para obtener resultados satisfactorios. Cuando los focos y los reflectores están demasiado cerca de las colas apicales, los cogollos y las hojas se volverán amarillas y marrones debido a la intensidad excesiva de la luz. Fundamentalmente, se trata de un problema que va de arriba a abajo.

En cambio, una luz insuficiente suele representar un problema que suele manifestarse de abajo a arriba. La carencia de luz provoca que las hojas a la sombra o que quedan muy por debajo de la capacidad de penetración del foco de luz se amarilleen y acaben cayendo.

Quemaduras por luz y deficiencias

Tratamiento: asegúrate de colgar tus luces de cultivo según las instrucciones del fabricante. Ajusta la altura según la planta se desarrolla y mide con cinta métrica para hacerlo de forma precisa. Hoy en día hay tantas tecnologías de luces de cultivo en el mercado, cada una con sus propias peculiaridades, que deberías limitarte a seguir las indicaciones del fabricante para colocar las luces en el punto ideal.

Quemaduras por luz y deficiencias

FUERZAS DE LA NATURALEZA

TEMPERATURAS FRÍAS

Temperaturas inferiores a 10ºC causarán que la mayor parte de las hojas de las plantas se vuelvan amarillas. Algunas incluso adoptarán tonalidades azuladas y violetas. Sin duda esto es un detalle muy interesante al final de la floración en algunas variedades, pero es algo que debemos evitar al principio del cultivo.

Temperaturas frías

Tratamiento: en interior simplemente ajusta la temperatura o añade más luz al cuarto de cultivo para convertir un problema en un empujón para tus cosechas. Los cultivadores de exterior tendrán que dejar las plantas a cubierto durante las noches o al menos invertir en un invernadero básico.

Temperaturas frías

OLAS DE CALOR

Las olas de calor pueden provocar que las hojas de la marihuana se vuelvan amarillentas y se sequen, tanto en interior como en exterior. Temperaturas por encima de los 28ºC impiden que las plantas puedan hacer la fotosíntesis de forma efectiva y harán que los cogollos adopten una consistencia menos densa.

Olas de calor

Tratamiento: los cultivadores de interior tendrán que encender el aire acondicionado y garantizar que los ventiladores de entrada y salida sean lo suficientemente potentes para el tamaño del cuarto de cultivo. En este caso también recomendamos consultar la página web del fabricante de los ventiladores para conocer sus especificaciones y rendimiento. En exterior, lo mejor que puede hacer el cultivador es construir una estructura para dar sombra y rezar para que la ola de calor pase pronto.

Olas de calor

PLAGAS Y ENFERMEDADES

Los humanos no son los únicos seres vivos que aprecian la marihuana. Muchas otras criaturas, grandes y microscópicas, disfrutan comiéndose esta planta. Los nematodos y patógenos fúngicos a menudo atacan las raíces, mientras que los trips y las moscas del mantillo prefieren las suculentas hojas de cannabis. Otros animales más grandes, como ciervos o mascotas domésticas, también disfrutan de los sabores terrosos de la marihuana.

Plagas y enfermedades

Tratamiento: los cultivadores deben hacer todo lo posible para proteger sus cultivos de las plagas y enfermedades. Dado que estos problemas pueden estar causados por muchas especies diferentes, es necesario adoptar un enfoque múltiple. En primer lugar, puedes añadir hongos micorrícicos a la tierra, para proteger tus plantas de las enfermedades fúngicas y otras criaturas que atacan las raíces.

Para defender las plantas de los insectos que habitan sobre la superficie del suelo, introduce especies predadoras en tu jardín y pon cultivos asociados alrededor de tu marihuana para repeler las plagas. También puedes instalar vallas o mallas de protección para evitar que los ciervos, pájaros y mascotas devoren tus plantas de cannabis. Si el problema con los insectos se descontrola y empiezas a encontrar huevos, haz una pulverización foliar con aceite de neem para proteger tu cultivo.

Plagas y enfermedades

SEPTORIOSIS

La septoriosis es una enfermedad fúngica prolífica, que suele provocar el amarillamiento de las hojas de cannabis. Este patógeno ataca las hojas de varias especies de plantas (cannabis, tomates, perejil), y primero aparece en forma de manchas negras. A medida que la enfermedad se propaga, estas manchas se extienden rápidamente de hoja a hoja, causando manchas marrones, amarillamiento y marchitamiento.

La septoriosis suele aparecer durante el principio de la fase de floración. Si no recibe tratamiento, este patógeno puede destruir gran cantidad de hojas. Y dado que las plantas de marihuana necesitan las hojas de abanico para impulsar su crecimiento y generar energía, un daño excesivo en el follaje puede causar un crecimiento atrofiado y una reducción de la cosecha.

Septoriosis

Tratamiento: en primer lugar, tendrás que eliminar las hojas infectadas. Desinfecta tus tijeras de podar y corta cuidadosamente cualquier hoja que muestre signos de septoriosis; quitar las hojas de abanico infectadas ayudará a evitar la propagación de la enfermedad. Y para terminar el tratamiento, haz una pulverización foliar de aceite de neem para eliminar cualquier rastro no visible del patógeno.

Después de aplicar el tratamiento a tus plantas, tendrás que modificar algunos factores ambientales para evitar que la septoriosis vuelva a aparecer. Para empezar, mejora la ventilación alrededor de las plantas infectadas; puedes añadir ventiladores al cuarto de cultivo, e instalar un deshumidificador si el ambiente tiende a ser extremadamente húmedo. Si cultivas en exterior, mueve las macetas a una zona ligeramente más elevada para que las plantas queden expuestas al viento.

Limpia la base de tus plantas. Elimina las hojas muertas que puedan estar transportando esporas, y añade una nueva capa de acolchado para evitar que las esporas penetren en la tierra.

Septoriosis

PODREDUMBRE DE LA RAÍZ

Las hojas amarillas son un síntoma clave de la podredumbre de la raíz, una enfermedad microbiana que ataca al sistema de raíces de las plantas. Cuando el sustrato se vuelve demasiado húmedo debido al exceso de riego y humedad, se convierte en un caldo de cultivo para hongos, bacterias y algas. Cualquiera de estos organismos puede atacar las raíces en estas condiciones, provocando que empiecen a pudrirse. Esto da lugar a: hojas amarillas, raíces marrones y viscosas, la caída de las hojas, y un aspecto marchito en general.

Podredumbre de la raíz

Tratamiento: hay varias formas de combatir la podredumbre de la raíz cuando ya se ha establecido en las plantas. Para empezar, puedes introducir microorganismos beneficiosos (como hongos micorrícicos) en el suelo para combatir a los enemigos. Después, deberías revisar tu rutina de riego. Deja de regar, y hazlo solo cuando la capa superficial del suelo (los primeros dos centímetros) esté completamente seca.

También tienes la opción de trasplantar las plantas afectadas a macetas de tela o air-pots para aumentar la aireación y mejorar el drenaje. Para obtener mejores resultados, cuando hagas el trasplante añade hongos micorrícicos al sustrato.

Podredumbre de la raíz

CUÁNDO NO DEBES PREOCUPARTE POR LAS HOJAS AMARILLAS

Las hojas amarillas del cannabis no siempre son motivo de preocupación, ya que en ocasiones forman parte del ciclo de cultivo natural. Las plantas de marihuana suelen desprenderse de las hojas de abanico más viejas (especialmente al final del ciclo de cultivo), que se vuelven amarillas antes de caer al suelo. Durante la fase de floración, las plantas desvían la mayor parte de su energía hacia las flores, lo que también suele causar un ligero amarillamiento de las hojas.

Hacer un lavado de raíces hacia el final de la fase de floración también provocará que las hojas se vuelvan amarillas y se caigan de las ramas. El lavado de raíces limita el aporte de nutrientes de forma intencional, haciendo que los cogollos de marihuana tengan mejor sabor.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.