Cómo remediar las hojas de marihuana secas y quebradizas.


Las redes sociales están llenas de imágenes de plantas de marihuana sanas y vibrantes. Estas plantas tienen unas hojas de abanico robustas de color verde oscuro, con un brillo ceroso, sobresaliendo de unos tallos fuertes y resistentes. Todo cultivador se esfuerza para que sus plantas parezcan la mitad de saludables que estas. Pero las cosas no siempre salen según lo planeado.

¿Alguna vez has encontrado hojas secas y crujientes en tus plantas de marihuana? Es desalentador, y dista mucho del follaje exuberante que se puede ver en Instagram. Si tus hojas tienen este aspecto deteriorado, consulta la guía a continuación, donde cubrimos todas las posibles causas de este problema y cómo arreglarlo.

Cómo evitar y tratar las hojas de marihuana secas y quebradizas

¿Cuáles son las causas de las hojas de marihuana secas y crujientes?

En el corazón de cualquier cultivador de cannabis hay un solucionador de problemas. Poder cosechar un montón de cogollos sanos implica, en gran parte, saber resolver los problemas que surgen por el camino: desde deficiencias nutricionales, hasta invasiones de plagas. Las hojas secas y quebradizas son uno de estos posibles problemas. Esto sucede cuando las plantas pierden su contenido de humedad y entonces las hojas se enrollan, volviéndose frágiles y crujientes al tacto. Este problema puede estar causado por varios factores ambientales: los problemas nutricionales, el exceso de agua y el exceso de calor son solo algunos de los culpables más habituales.

Afortunadamente, tenemos soluciones para todos ellos. Utiliza la siguiente guía para conocer las causas exactas de las hojas secas y crujientes del cannabis, y qué puedes hacer para salvar a tus plantas.

Vejez

Las plantas de marihuana no se mantienen jóvenes eternamente. Las hojas secas y crujientes se producen de forma natural a finales del ciclo de vida de una planta. Hacia el final de la etapa de floración, cuando las plantas dirigen la mayoría de sus recursos a producir cogollos resinosos, verás que algunas hojas de abanico empiezan a secarse y decolorarse.

La vejez afecta principalmente las hojas de la parte inferior de la planta, pero las hojas de la parte superior también pueden perder su contenido de humedad y su magnífico aspecto verde. Si tus plantas tienen las hojas secas y crujientes, pero al mismo tiempo están sanas, libres de plagas y disfrutando de temperaturas ideales, es probable que simplemente estén envejeciendo.

Las hojas de abanico tendrán un aspecto especialmente seco y frágil durante el "lavado de raíces", que consiste en dejar de fertilizar las plantas unas 2 semanas antes de la cosecha para mejorar el sabor de los cogollos. La falta intencional de nutrientes esenciales afectará al follaje y a menudo provocará que muchas hojas de abanico caigan al suelo.

Vejez

Solución

Al ser un fenómeno natural, no tienes por qué preocuparte. Deja que la naturaleza siga su curso. Coge un par de tijeras de podar limpias, y corta las hojas secas y marchitas para mejorar la aireación de la canopia y el aspecto de tus plantas.

Problemas nutricionales

Las plantas de marihuana necesitan un equilibrio de nutrientes esenciales para sobrevivir y prosperar. Estos compuestos naturales cumplen funciones vitales en la fisiología del cannabis: desde contribuir a la fotosíntesis, hasta facilitar el desarrollo de los tejidos y la floración.

Las plantas necesitan dos tipos de nutrientes esenciales: macronutrientes y micronutrientes. Como su nombre sugiere, los primeros son necesarios en grandes cantidades, mientras que los segundos se requieren en concentraciones más pequeñas. La mayoría de cultivadores logran proporcionar los nutrientes adecuados para sus plantas, utilizando suplementos o compost de alta calidad.

Pero, a pesar de esto, las plantas pueden presentar síntomas de deficiencias nutricionales debido a las fluctuaciones del pH. Si el pH del medio de cultivo es demasiado bajo o demasiado alto, las plantas pierden la capacidad de absorber los nutrientes. Por ejemplo, si las plantas no disponen de suficiente hierro y magnesio (importantes para la formación de clorofila y la síntesis de enzimas), las hojas pueden volverse secas y frágiles.

El exceso de fertilizante también puede provocar que las hojas de abanico se sequen y dañen. El exceso de nitrógeno puede quemar las raíces, causando que las hojas de abanico adquieran un color verde extremadamente oscuro y se vuelvan crujientes.

Problemas nutricionales

Solución

Ajusta el pH del medio de cultivo para restablecer un equilibrio saludable. Las plantas de marihuana se desarrollan con un pH entre 6,0 y 7,0, mientras que los cultivos de cannabis hidropónicos prefieren un pH entre 5,5 y 6,5. Utiliza un medidor de pH para conocer el estado del sustrato. Primero, enjuaga el medio de cultivo con agua de pH equilibrado, y después vuelve a medir el pH del sustrato. Si el valor del pH sigue siendo incorrecto, aplica productos de corrección de pH disponibles en cualquier tienda de jardinería.

Además, también puedes añadir hongos micorrícicos a la tierra. Estos hongos beneficiosos forman una relación mutuamente favorable con las raíces de las plantas, ayudándolas a obtener nutrientes a cambio de azúcares.

Riego excesivo

No es ningún secreto que la marihuana necesita agua para sobrevivir. Las plantas usan este valioso recurso durante la fotosíntesis, así como para transportar nutrientes y mantenerse fuertes y turgentes. Pero, como sucede con todas las cosas, el exceso de agua hace más daño que bien.

El riego excesivo suele producirse cuando los cultivadores menos experimentados cuidan demasiado de sus plantas: en cuanto ven un trocito de tierra seca, entran en pánico y riegan las plantas. Pero un suministro constante de agua significa que este líquido empieza a acumularse en la tierra. Cuando las plantas absorben demasiada agua, las células de las hojas se hinchan y finalmente se rompen. Esto provoca la formación de costras en las puntas y un aspecto crujiente. Por no hablar de que el exceso de agua crea un caldo de cultivo para hongos dañinos, y arrastra nutrientes valiosos del suelo.

Riego excesivo

Solución

Riega tus plantas con cuidado. Es bueno que la tierra se seque ligeramente. Como regla general, riega únicamente cuando los primeros 5cm del suelo estén secos. Para controlar mejor el riego, puedes pesar las macetas cuando estén secas y pesarlas de nuevo cuando estén completamente regadas; entonces, deberás esperar a que tus macetas se aproximen a su peso seco, antes de volver a regar.

Plagas y hongos

Los humanos no somos las únicas criaturas de la Tierra con predilección por la marihuana. Muchas especies de microbios, insectos y hongos disfrutan del sabor de esta planta. A los pulgones, orugas y babosas les gusta zamparse las hojas de cannabis, mientras que los nematodos fitoparásitos prefieren el sabor de las raíces. Los hongos se asentarán en prácticamente cualquier parte de la planta, siempre y cuando dispongan de sus condiciones favoritas: humedad.

Las plantas de cannabis pueden tolerar cierto grado de daños por plagas, y la presencia de algunos insectos refleja una gran biodiversidad en el jardín. Pero los ataques de plagas intensos y prolongados pueden causar mucho estrés a las plantas, posiblemente resultando en hojas secas y crujientes.

Plagas y hongos

Solución

¡Protege tus plantas! Las diferentes especies requieren diferentes tácticas. Utiliza insectos depredadores (como mariquitas, avispas parasitarias y mantis religiosas) para mantener a raya las plagas. Como segunda línea de defensa, puedes plantar cultivos asociados como eneldo, albahaca, girasol y lavanda a principios de la temporada para repeler y distraer a los insectos dañinos.

¿Tienes la sensación de que las raíces de tus plantas están siendo atacadas? Inocula la tierra con hongos micorrícicos; sus filamentos delgados (hifas) atrapan a los nematodos dañinos. ¿Y qué hay de ese moho desagradable? Es muy simple; mantén tus plantas aireadas con ventiladores o una brisa natural. Evita regar excesivamente la tierra y cubre tu cultivo para protegerlo de las lluvias intensas durante la floración.

Calor excesivo

El calor suele hacer que las cosas queden crujientes: el bacon, las tostadas, e incluso nuestra piel después de pasar demasiado tiempo en la playa. Si dejas tus plantas de marihuana bajo un sol abrasador en el invernadero o jardín, verás que las hojas de abanico se vuelven secas y qubradizas. El calor intenso hará que las hojas pierdan humedad, se sequen y marchiten.

Calor excesivo

Solución

Si cultivas al aire libre en una región especialmente calurosa, prepárate para proteger tus plantas de las olas de calor. Consigue un poco de malla de sombreado y algunas estacas, y úsalo para cubrir tus plantas si el sol pega con fuerza durante demasiado tiempo.

Por otro lado, si el cuarto de cultivo se vuelve insoportablemente caluroso, utiliza ventiladores y aire acondicionado para bajar la temperatura. También puedes automatizar esta función usando un sensor y un controlador conectado a un extractor.

Quemaduras por luz

La luz, otro pilar de la vida vegetal, permite a las plantas crear su propia energía. Sin luz, podrías despedirte completamente de los cogollos de marihuana. Pero demasiada luz quemará las partes superiores de la planta, haciendo que las hojas se vuelvan crujientes, e incluso dañando las colas más elevadas. Si dejas que la canopia se eleve demasiado, podría producirse decoloración, sequedad y una reducción de la cosecha.

Quemaduras por luz

Solución

Vigila atentamente tu cultivo de interior. Sube las lámparas de cultivo a medida que las plantas adquieren mayor altura. Si tienes espacio limitado, utiliza técnicas como el LST y ScrOG para que la canopia se mantenga más baja, sin sacrificar la productividad.

Las luces LED son cada vez más populares entre los cultivadores de marihuana. Además de ser más baratas de usar, estas luces emiten menos calor y ofrecen un margen de error mayor si tus plantas crecen demasiado.

Remedia las hojas secas y crujientes de las plantas de marihuana

Si observas que las hojas de abanico se vuelven secas y crujientes, ¡no te asustes! Afronta el problema con serenidad y recuerda lo que acabas de aprender. Revisa nuestra guía, identifica el problema y aplica el tratamiento correcto. Si actúas de forma eficiente, podrás rescatar tus plantas, solucionar un problema de cultivo y mejorar tus habilidades como cultivador, todo al mismo tiempo.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.