Cuando se cultiva cannabis, hay numerosas señales y síntomas que hay que saber detectar para poder mantener la salud y vitalidad de tu plantación. Si quieres obtener cosechas de la mayor calidad y cantidad posibles, uno de los principales síntomas que hay que tener en cuenta son las hojas secas y quebradizas.

La imagen de una planta frondosa y de hojas fuertes es un espectáculo maravilloso, y señal de una cosecha sana y potentes frutos. Las hojas secas y quebradizas, sin embargo, no representan un panorama muy alentador. Existen numerosas causas que pueden provocar este problema, por lo que determinar cuál es la correcta es clave para prevenir cualquier daño adicional.

Hojas De Marihuana Secas Y Quebradizas

PROBLEMAS DE FERTILIZACIÓN

Las plantas de cannabis necesitan que haya cierto equilibrio de nutrientes en el medio de cultivo para conservar la salud y alcanzar su máximo potencial. Demasiado o muy poco abono podría ser perjudicial para su salud y resultar en unas hojas secas y quebradizas.

El nitrógeno es un nutriente muy importante para el cultivo de cannabis, y desempeña un papel fundamental en la producción de la clorofila y, por lo tanto, en la fotosíntesis. El nitrógeno también es esencial para la formación de aminoácidos, que constituyen las proteínas de la planta.

Aunque su presencia es importante, si el cultivador se excede con la fertilización podría acabar provocando toxicidad por nitrógeno. Cuando hay demasiado nitrógeno en un cultivo, las hojas empiezan a presentar un tono verde muy oscuro y a volverse quebradizas y secas.

Otros dos nutrientes que hay que tener en cuenta cuando se experimenta sequedad foliar son el hierro y el magnesio. El magnesio también desempeña un papel clave en la fotosíntesis, mientras que el hierro contribuye en gran medida a la formación de clorofila y a las actividades enzimáticas.

La deficiencia de cualquiera de estos nutrientes puede conducir a un declive en la salud de las hojas. Sin embargo, se pueden adoptar ciertas medidas para restablecer el equilibrio. Los cultivadores de exterior suelen comenzar por un lavado del medio de cultivo con agua de pH equilibrado.

Lavado De Raices Marihuana Cannabis Cultivo

EXCESO DE RIEGO

El riego excesivo es un error muy común del cultivo de cannabis, aunque en realidad las intenciones sean buenas. Debemos asegurarnos de que nuestras plantas reciban un suministro de agua adecuado, pero regarlas en exceso puede acabar siendo demasiado de algo bueno.

El agua es esencial para la salud de la planta, pero la saturación del medio de cultivo puede hacer que sus hojas se vuelvan más quebradizas y empiecen a tornarse de color marrón.

El agua se abre camino a través de las plantas por medio de la ósmosis. Las células se esfuerzan para pasar el agua de una a otra. Pero si hay demasiada agua circulando a través de una planta y llega a las células del final de una línea, éstas estarán demasiado llenas y se romperán. Este fenómeno causa la formación de costras en las puntas de las hojas, acompañada de una decoloración marrón.

PLAGAS Y HONGOS

Las invasiones en forma de plagas de insectos y hongos pueden causar mucho estrés ambiental a las plantas afectadas. En algunos casos, esto hace que sus hojas se vuelvan quebradizas y secas. Para evitarlo, deberás aprender a defender tus plantas contra estas amenazas.

La mosca del mantillo es un ejemplo de plaga que puede atacar un cultivo, deteriorando la salud de sus hojas. Estos bichos suelen aparecer como consecuencia de un exceso de riego, ya que es el ambiente ideal para su multiplicación.

Muchas plagas se pueden evitar colocando una fina malla alrededor del perímetro de la cosecha. También puedes introducir insectos depredadores beneficiosos para librar a tus plantas de estas plagas.

En caso de formación de moho y hongos, asegúrate de vigilar de cerca el nivel de humedad de tu cuarto de cultivo. El moho prospera con la humedad y un flujo de aire limitado. Si crees que tu problema de hojas secas y quebradizas se debe a la presencia de moho, utiliza una combinación de ventiladores y deshumidificadores.

Humedad Y Temperatura Plantas Cannabis

EXCESO DE CALOR

Las plantas de marihuana necesitan mucha luz para desarrollarse plenamente en un corto período de tiempo. Esta necesidad se suele satisfacer por medio de un buen sistema de iluminación. Además de proporcionar una impresionante cantidad de luz, algunos sistemas también generan mucho calor. Aunque tus plantas estén a una distancia segura de la fuente de luz, siguen corriendo el riesgo de sufrir estrés térmico y quemaduras.

Con el paso del tiempo, el estrés térmico puede secar las hojas y hacer que se vuelvan frágiles. Este estrés suele empezar a producirse cuando un cultivo se expone a temperaturas superiores a 30°C.

Para solucionar el estrés térmico, aumenta ligeramente la distancia entre las plantas y la fuente de luz. Si funciona, lo más probable es que tu cultivo estuviera sufriendo ligeras quemaduras en lugar de estrés térmico.

Si no es suficiente, puedes colocar ventiladores y extractores para refrescar el ambiente. Los suplementos de sílice también ayudan a proteger a tus plantas de estresores ambientales como el calor.

HOJAS VIEJAS

A veces, unas hojas marrones, secas y quebradizas no son motivo de preocupación. Como parte del proceso natural de envejecimiento, las hojas tempranas comenzarán a marchitarse cuando hayan cumplido con su función biológica. No son señal de ninguna enfermedad subyacente.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar