La marihuana autofloreciente es increíble. Crece rápido y sin problemas, y cabe prácticamente en cualquier sitio gracias a su tamaño compacto. Aunque las auto son excelentes para el interior, también se pueden cultivar al aire libre con un poco de cariño de la madre naturaleza.

Hace unos años, muchos cultivadores no se tomaban las autoflorecientes en serio. Las veían como plantas para principiantes, porque las primeras variedades auto no eran capaces de competir con las cosechas, aroma y potencia de las fotoperiódicas. Pero esto ha cambiado mucho en los últimos años. Las autoflorecientes modernas producen grandes cosechas, y la calidad de sus cogollos está a la altura de las plantas fotodependientes. Por ello, es natural que los cultivadores planten estas variedades en exterior, para sacar el máximo partido de sus rasgos principales. Estas son algunas de las ventajas del cultivo de variedades autoflorecientes en exterior:

  • La luz del sol produce cosechas más abundantes y cogollos más gordos
  • Se pueden obtener varias cosechas en una sola temporada
  • Se pueden cultivar al aire libre en cualquier época del año (dependiendo del clima)
  • Son menos susceptibles a las plagas debido a su rápido crecimiento
  • Caben en lugares minúsculos de balcones, terrazas o jardines
  • Son ideales para el cultivo discreto o de guerrilla gracias a su pequeño tamaño

ANTES DE EMPEZAR, PLANIFICA TU CULTIVO

Una de las principales ventajas de las auto es su rápido crecimiento. Algunas variedades autoflorecientes producen sus frutos en tan solo 50-55 días a partir de la siembra. Aunque esta rapidez suele ser una ventaja, también significa que las plantas son menos tolerantes a ciertos errores, ya que no hay tiempo suficiente para corregirlos como ocurre con las variedades fotoperiódicas. Del mismo modo, si tienen algún problema durante su corta vida, como una enfermedad, exceso de riego, plagas, etc., afectará considerablemente a su rendimiento.

Para evitar que esto ocurra, tendrás que planificar con cuidado tu cultivo, con el fin de que tus señoritas puedan alcanzar todo su potencial en el breve espacio de tiempo del que disponen. Antes de nada, analiza la viabilidad de la zona en la que vives. ¿Qué clima tiene? ¿Estás pensando en sembrar las semillas directamente en el jardín o en un recipiente? ¿Qué tipo de fertilizantes vas a utilizar? ¿Van a recibir tus plantas suficiente luz? ¿Podrás atender a tus plantas, o vas a cultivar en un lugar alejado que no podrás visitar con frecuencia?

Si vives en una zona de frío y lluvia, deberás elegir una variedad autofloreciente que soporte las temperaturas bajas y que sea resistente al moho. Estos sencillos detalles te ayudan a optimizar tu cultivo y a evitar que ocurra un desastre.

CÚANDO PLANTAR LAS AUTOS EN EXTERIOR

El cannabis fotoperiódico depende de las horas de luz natural para pasar de la etapa vegetativa a la floración. Por lo general, las semillas se siembran a finales de la primavera, y las plantas vegetan hasta finales del verano, cuando la reducción de horas de luz natural las obliga a florecer. Estarán listas para la cosecha entre finales de verano y principios de otoño.

Lo bueno de las autoflorecientes es que no dependen de los ciclos de luz diurna, lo que significa que las puedes sembrar y cosechar en cualquier momento. Si habitas en un clima en el que no hay heladas, como el Mediterráneo, en principio, podrás cultivar autos durante todo el año.

Pero el cannabis, incluyendo el autofloreciente, crece mejor cuando recibe al menos 10-12 horas de luz solar. Por eso, lo mejor es sembrar las semillas en primavera, entre finales de abril y principios de mayo en Europa, cuando los días son más largos, lo que beneficiará al crecimiento de las plantas. De esta forma, podrás cosecharlas a finales de julio y empezar otro cultivo a principios de agosto, que a su vez estará listo en octubre. Si vives en una zona cálida y sin heladas, podrás tener hasta cuatro cosechas en un solo año.

Si vives más al norte, deberás evitar los meses más fríos y lluviosos y plantar tus autos en algún momento del final de la primavera, cuando sepas que ya no hay peligro de heladas. El momento exacto dependerá del lugar en el que vivas, y puede ir de abril a principios de junio. Los veranos cortos también son un factor que hay que tener en cuenta. Tampoco debes sembrar demasiado tarde, para evitar que tu hierba florezca en mitad de la temporada de lluvias. Si vives en un lugar con otoños lluviosos, es buena idea sembrar a principios de junio, de forma que puedas cosechar a finales de agosto. De esta manera, te adelantarás al mal tiempo y tus cogollos no serán víctimas del moho.

Conclusión: la mejor época para la siembra dependerá del clima del lugar en el que vas a cultivar. Asegúrate de que tus plantas reciban mucha luz solar, y evita las heladas y las lluvias continuas.

HOW TO GROW YOUR OUTDOOR AUTOFLOWERS

CÓMO CULTIVAR AUTOS EN EXTERIOR

Hoy en día, hay muchas variedades de semillas autoflorecientes de calidad. Echa un vistazo a la Royal AK Automatic, la Amnesia Haze Automatic, o la Northern Light Automatic, y al resto de alucinantes autos de Royal Queen Seeds. Cuando encuentres una que te guste - y que sea adecuada para el clima de tu zona - podrás empezar a cultivar al aire libre.

1. GERMINA TUS SEMILLAS AUTOFLORECIENTES

Germina tus semillas autoflorecientes como lo harías con las semillas fotoperiódicas. Algunos cultivadores prefieren germinar con el "método del papel absorbente", o poniendo las semillas en un vaso con agua. Pero también puedes sembrar tus semillas directamente en el recipiente final. Ten en cuenta que no es recomendable trasplantar el cannabis autofloreciente, ya que el cambio de maceta podría retrasar su crecimiento. Dado que el ciclo de vida de las autos ya es bastante limitado, deberás evitar el trasplante, porque podría causar una reducción de la cosecha.

Para conseguir los mejores resultados, te recomendamos germinar tus semillas con el Starter Kit Autofloreciente. Este pack viene con todo lo que necesitas para que tus plantas de cannabis tengan el mejor comienzo posible en la vida.

2. PREPARA EL RECIPIENTE O ZONA DE CULTIVO

Si vas a cultivar tu auto en un recipiente, asegúrate de que sea lo suficientemente grande. Aunque las autoflorecientes suelen desarrollarse bien en macetas pequeñas en comparación con algunas plantas fotoperiódicas grandes, es mejor no restringir su crecimiento. Una maceta con una capacidad de 7-15 litros será suficiente. Una vez más, ten en cuenta que la maceta elegida será también el recipiente final.

Si no vas a usar macetas y quieres sembrar las semillas directamente en el suelo, ten presente que la tierra del lugar elegido podría no ser la adecuada. Lo más probable es que le falten nutrientes, o que tenga un drenaje deficiente y/o contenga microorganismos perjudiciales que afecten al crecimiento de las plantas. Por estas razones, los cultivadores de exterior suelen cavar hoyos para sus plantas, que luego rellenan con un sustrato adecuado antes de plantar las semillas.

3. RIEGO Y FERTILIZANTES

Dado que las auto suelen tener un tamaño pequeño, no necesitan tanta agua como, por ejemplo, una sativa fotoperiódica, pero aun así, deberás asegurarte de que tu planta tenga agua suficiente. La cantidad y la frecuencia con las que riegues dependerán, una vez más, del clima de la zona y de las necesidades de las plantas. Al igual que con cualquier otro tipo de cultivo de cannabis, deberás evitar especialmente regar en exceso, aunque la falta de riego tampoco es buena.

En cuanto a los fertilizantes, también tendrás que tener cuidado con las cantidades. Siempre puedes empezar con ½ o ¾ de dosis, para asegurarte de que no estás sobrefertilizando a tus plantas. También puedes usar abonos de liberación lenta, que son muy útiles si cultivas en una zona alejada que no puedes visitar con frecuencia. Cuando modificas el sustrato con fertilizantes de liberación lenta, tus plantas recibirán todo lo que necesitan, y no hará falta que las alimentes. Lo único que tendrás que hacer es regarlas.

4. COSECHA

Algunas plantas autoflorecientes están listas en solo 50-60 días, pero otras pueden tardar hasta 80 días. Al igual que con las variedades fotoperiódicas, sabrás que ha llegado el momento de la cosecha cuando los primeros pistilos blancos de los cogollos empiecen a volverse marrones. Para saber con seguridad cuándo ha llegado ese momento, examina de ceca los tricomas de tus plantas. Los tricomas son unas protuberancias diminutas en forma de seta que aparecen en los cogollos y las hojas de azúcar. Durante el crecimiento, los tricomas son transparentes. A finales de la floración, adoptan un color blanco lechoso, y alrededor de la época de la cosecha, pasan del blanco al ámbar. Los tricomas no se pueden observar a simple vista, por lo que tendrás que usar una lupa de joyero para verlos bien. Los cultivadores a menudo cosechan sus plantas cuando cierto porcentaje de estas diminutas "cabezas de alfiler" se ponen ámbar. En ese momento, las hojas de la planta habrán empezado a volverse amarillas.

Cuando vayas a cosechar, corta las ramas con los cogollos y no pierdas tiempo llamando la atención. Cuando llegues a casa, podrás seguir recortando tus cogollos. Como alternativa, también puedes colgar las ramas con los cogollos para que se sequen.

Cannabis Autofloreciente

PROBLEMAS FRECUENTES DEL CULTIVO DE AUTOS EN EXTERIOR

El cultivo al aire libre puede venir con sus propios problemas. Uno de ellos es que alguien descubra tu hierba, pero también existe el riesgo de que animales o insectos se interesen por tu cultivo. Esto es lo que puedes hacer al respecto.

PLAGAS

Afortunadamente, las variedades autoflorecientes son menos susceptibles a las infestaciones de insectos. De hecho, algunas autos se crían para que tengan una fuerte resistencia al moho y a las plagas. Además, debido al corto ciclo de vida de las autoflorecientes, los insectos no tienen tiempo de convertirse en un problema grave. En cualquier caso, si notas una infestación, como pulgones o mosca blanca, no hay necesidad de utilizar pesticidas sintéticos, un jabón insecticida o el aceite de neem son suficientes para acabar con las plagas más comunes del cannabis de forma natural y segura.

ANIMALES

Si cultivas al aire libre, lo más probable es que tu cultivo también atraiga la atención de algunos animales, como aves, gatos o ciervos. Si cultivas en una zona donde habitan criaturas amantes del cannabis, quizás te convenga proteger tus plantas con jaulas hechas de alambre de gallinero o cañas de bambú.

OTRAS PERSONAS

Tu plantación también corre el riesgo de ser descubierta. Alguien podría robarte las plantas, o podrías meterte en líos por cultivar. El tamaño pequeño de las autoflorecientes contribuye a reducir el riesgo de ser descubiertas accidentalmente. Para reducir más este riesgo, elige una zona que esté apartada de caminos y otras zonas públicas, donde sea poco probable que pase la gente. Las variedades autoflorecientes con un olor casi imperceptible también ayudan a reducir el riesgo de que tu cultivo sea descubierto. Si plantas tu marihuana junto a cultivos asociados, como hierbas, flores o verduras, no solo camuflarás y mantendrás oculta tu plantación, también ahuyentarás las plagas a la vez que optimizas el suelo circundante.

Con estos consejos podrás conseguir grandes cosechas de cannabis autofloreciente en exterior.

¡Feliz cultivo!

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.