Si quieres conseguir los mejores cogollos posibles en tu cultivo, unas prácticas de riego adecuadas te serán de gran ayuda. Y en un sistema hidropónico, la solución de agua que utilices es fundamental para el crecimiento y la salud de tus plantas. Existen múltiples opciones. Hay métodos donde se aporta a las raíces un flujo continuo de una solución fertilizante, o incluso sistemas aeropónicos sin ningún medio de cultivo, en los que la planta se riega a través de un vapor fino o de la humedad del aire.

Las prácticas de riego idóneas para ti dependerán de tu presupuesto, tiempo disponible y nivel de experiencia. Todos estos factores influenciarán la manera de conservar el agua y mantener los nutrientes cerca del sistema radicular de tus plantas.

Sistema Hidropónico Y Sistema Aereopónico

EL SISTEMA DE RIEGO POR GOTEO

Este sistema es muy popular en los cultivos hidropónicos. Al controlar la cantidad y la frecuencia de riego de tus plantas, también controlas el aporte de fertilizante. Gracias a esto, el cultivador puede ajustar el suministro de la solución de nutrientes al número de gotas que recibe cada planta.

El sistema de riego por goteo consiste de una serie de tubos pequeños y goteros, que conectan el depósito de agua con cada una de las plantas del cultivo. Realmente no tiene límites. Con un sistema de riego por goteo puedes regar desde un par de plantas, hasta una instalación de tamaño industrial. La cantidad de solución y la frecuencia de administración se controlan mediante un temporizador; las plantas no reciben ni una gota de más, ni una gota de menos. Ni siquiera necesitas estar presente para fertilizarlas. Esto te ahorrará tiempo y dinero, dejándote más tiempo disponible para ocuparte de los procesos no automatizados.

En los cultivos más convencionales, normalmente se riega en exceso. Se supone que el agua sobrante se drenará. Esto no es lo mejor para el crecimiento de la planta, ni lo más respetuoso con el medio ambiente. La conservación del agua es especialmente importante para quienes viven en zonas extremadamente secas, donde puede que no sea un recurso muy abundante. El riego por goteo asegura que siempre tengas suficiente agua para tus plantas.

DESVENTAJAS

El sistema tiene sus desventajas. Su montaje no es el más fácil. Tener una manguera en la habitación de cultivo facilitará mucho las cosas al cultivador casero corriente. Los tubos deberán limpiarse de vez en cuando para evitar que se atasquen. La acumulación de algas y minerales puede taponar el flujo de agua. Esto supondría que algunas de tus plantas podrían no recibir el riego necesario. Por otro lado, si el sistema suministra el agua por debajo de la tierra, no hay forma de saber si tu planta está siendo fertilizada. Solo notarás las señales de una deficiencia nutricional después de unos días.

El riego por goteo también requerirá un lavado mensual. Esto solucionará el problema de taponamiento mencionado. Al lavar el sistema regularmente, limpiarás cualquier residuo que haya quedado atrás a un flujo de agua tan lento. La frecuencia del lavado dependerá de la limpieza de tu kit y de la calidad de tu agua y solución fertilizante. Y finalmente, aunque este sistema en general necesita menos supervisión, cuando lo manejes requerirá una mayor atención. Deberás revisar tus plantas constantemente, por si aparecen señales de enfermedades o mala salud. Esta es la única manera de poder solucionar un problema a tiempo.

Riego Por Goteo Cannabis Hidropónico

MATERIALES NECESARIOS PARA MONTAR TU PROPIO SISTEMA DE RIEGO POR GOTEO

Para poder montar tu propio sistema de riego por goteo, necesitarás un emisor para cada planta. Este emisor controla el aporte de agua por planta. Este tipo de producto existe en varios formatos. Algunos simplemente son tubos perforados, que permiten la liberación de agua. Otros vienen unidos a una poste de plástico y dispersarán el agua sobre una mayor superficie. Tú decides qué método es mejor para ti. Lo que sin duda deberías buscar son emisores con compensación de presión. El motivo de esto es que si tu habitación de cultivo tiene diferentes niveles, las plantas del nivel inferior acabarán recibiendo más agua debido a la gravedad. La compensación de presión garantiza el mismo aporte de agua para cada planta, independientemente de la diferencia de altura.

Necesitarás unas mangueras tipo espagueti para conectar a cada emisor. Estas mangueras asegurarán que el agua llegue a cada planta. Posteriormente se unirán a un colector de PVC, que hará la función de centro de distribución del agua. El tamaño de estos variará dependiendo del número de plantas. En un cultivo a gran escala, necesitarás tubos de PVC de mayor longitud y grosor. Una vez montado todo esto, la siguiente incorporación es la bomba de agua. La mayoría de bombas disponibles servirán perfectamente, bombeando más de 1000 litros de agua por hora, lo cual es bastante.

Por último, uno de los materiales que más se pasa por alto es el cubo. Es muy importante, ya que es donde fluirá el exceso de agua. La bomba reutilizará este agua, y así es como ahorrarás dinero y contribuirás a mejorar el medio ambiente.

Ahora vamos a juntar todos estos materiales para montar un práctico sistema de riego por goteo.

PREPARANDO LOS MATERIALES PARA TU SISTEMA DE RIEGO POR GOTEO

Lo bueno del riego por goteo es que añadir una planta a tu cultivo no requiere casi ningún coste ni esfuerzo extra. Hoy vamos a enseñarte un montaje muy simple. Teniendo en cuenta que es un sistema fácil y rápido, no es apto como instalación industrial para cultivadores profesionales. En cambio, es perfecto para gente como tú o como yo, que solo queremos unas cuantas plantas para cultivar nuestros propios cogollos y compartirlos con nuestros amigos y familiares.

Para empezar, necesitarás algún tipo de cubo o recipiente, como acabamos de mencionar. Busca uno con tapa. El tamaño del cubo determinará el número de plantas que puedes cultivar. Tendrás que ajustar las macetas de rejilla, así que corta agujeros del tamaño adecuado en la tapa del cubo. Deberían tener un diámetro de aproximadamente 12cm.

Perfora un agujero en el centro de la tapa, con un diámetro de aproximadamente 10cm. Haz otro agujero lo suficientemente grande para pasar el enchufe de la bomba. Esto dependerá de si quieres cambiarle los cables o no. Perfora otro agujero más junto al de 10cm. Este no debería tener un tamaño mayor que la mitad del primer agujero.

Ahora que ya lo tienes todo organizado, vamos a empezar con el proceso de montaje.

MONTAR TU SISTEMA DE RIEGO POR GOTEO

El siguiente paso será reducir los tubos de 1,2cm que utiliza la bomba, a un tamaño que no inunde las plantas. Necesitarás un reductor, que limite el tamaño de las tuberías a la mitad. Esto sin duda se ajustará mucho mejor a tus necesidades. Una vez que el reductor esté al final del tubo más grueso, conecta 10cm del tubo más fino en el otro extremo. A continuación, coloca la bomba en el fondo del cubo, y pasa el cableado a través del agujero lateral.

Después pasa el reductor a través del agujero más pequeño de la tapa. Coloca la tapa sobre el cubo. Empuja los tubos de nuevo hacia el agujero, para que el reductor quede plano por encima. Relájate, lo más difícil ya ha pasado.

Ahora solo necesitas poner tus macetas en los agujeros designados y llenarlos con el sustrato, como por ejemplo guijarros de arcilla o lana de roca. Finalmente, puedes plantar tu planta o esqueje. Asegúrate que los tubos llegan hasta la planta, y ya está todo listo.

Enchúfalo y espera los resultados. Pero no olvides poner un temporizador al enchufe para que no esté funcionando las 24h del día. La situación ideal sería unas 3 veces al día, durante 6 minutos.

No te olvides de ir revisando los emisores para detectar posibles taponamientos, y el producto final no te decepcionará. Este es un sistema de muy bajo mantenimiento, que puede ofrecerte cosechas de grandísima calidad. Diviértete, y no olvides aprender de tus errores.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar