Los cultivadores siempre buscan formas de aprovechar al máximo cada una de las partes de una planta de marihuana. Esto incluye usar los restos del manicurado con varios fines, que básicamente implican extraer los cannabinoides para consumirlos. Pero hay partes de la planta de cannabis que caen en el limbo, ante la duda de si deberían considerarse restos de poda o si se pueden fumar. -Una de esas partes son las hojas de azúcar.

Puede que por su nombre no sepas lo que son, ¡pero seguro que las has visto en tus plantas de marihuana! Algunos cultivadores las cortan todas de los cogollos, pero otros las dejan por razones que pronto entenderás. Vamos a conocer mejor las hojas de azúcar y para qué se usan.

QUÉ SON

Las hojas de azúcar son las pequeñas hojitas que crecen en los cogollos. No son las hojas grandes tipo abanico que brotan de las ramas. Pueden distinguirse fácilmente. Para empezar, en las hojas tipo abanico probablemente seas capaz de localizar el tallo. En cambio, las hojas de azúcar están más escondidas, y únicamente asoman las puntas de las hojas. Se llaman así debido a la capa blanca de exquisitos tricomas que las cubre al final de la fase de floración. Aunque las hojas de abanico también tienen tricomas, su concentración es mucho menor y por tanto son menos potentes. Sin embargo, las hojas de abanico pueden usarse para hacer comestibles.

Cada variedad tiene cantidades diferentes de hojas azucaradas, con cantidades de tricomas variables. Y estos rasgos no se correlacionan. Que haya muchas hojas de azúcar no significa que haya más tricomas, ni las flores resinosas produzcan automáticamente más hojas de azúcar. Su tamaño también es muy variable. A veces cubren el cogollo, mientras que otras veces apenas se asoman fuera de la flor. Esto también depende del tamaño de la hoja comparado con el tamaño del cogollo.

Por otro lado, parece haber una relación entre el número de hojas y el tamaño de los cogollos. Cuando los cogollos son más grandes, suelen tener menos hojas de azúcar. Pero cuando son más pequeños, tendrán más hojas azucaradas. El motivo de esto sigue siendo un misterio, pero los cultivadores han observado esta clara tendencia.

Hojas de Abanico vs Hojas de Azúcar

¿SE PUEDEN FUMAR?

Lamentablemente, no hay una respuesta definitiva a esta pregunta. La decisión es tuya, como cultivador. Hay quienes deciden dejarlas para obtener un peso extra. En ciertas variedades, las hojas de azúcar incluso harán que los cogollos sean más atractivos visualmente, debido a su abundancia de tricomas. También contribuyen a que el proceso de secado ocurra de forma más natural.

Por otro lado, las hojas de azúcar ciertamente producen un humo más áspero. Si te fumas un bong o porro cargado solo con estas hojas, no tendrá muy buen sabor, ni será muy suave para tu garganta. A pesar de contener THC, las hojas azucaradas tienen una concentración menor que las flores, y contienen cantidades excesivas de clorofila y restos de otros elementos que les aportan su sabor a planta. Además, tendrías que moler una cantidad superior a la habitual para obtener el mismo colocón con estas hojas. Así que, si decides fumarlas, es mejor dejarlas en los cogollos y triturarlas junto con las flores. De esta manera, aumentas el volumen de tu hierba sin provocar demasiados efectos desagradables al fumarla.

QUÉ PUEDES HACER CON TUS HOJAS DE AZÚCAR

La elección entre fumar o no fumar tus hojas de azúcar dependerá de la cantidad que tengas. Si tras el proceso de curado crees que tus cogollos no tienen muchas hojas de azúcar, puedes dejarlas; no valdrá la pena seguir manicurándolas. Pero si crees que fumar estas hojas supone más desventajas que ventajas, aquí tienes algunas ideas para usarlas.

Hojas De Azúcar y Hojas De Abanico

HAZ MANTEQUILLA DE MARIHUANA

Aunque las hojas de azúcar por sí solas no son demasiado fuertes, al extraer y condensar sus tricomas, ofrecen un colocón potente.

Esta mantequilla puede usarse para preparar cualquier receta imaginable, desde pasteles y galletas hasta un plato de pasta o un aliño para ensalada. Estos son los pasos a seguir para prepararla:

INGREDIENTES

· 28g de hojas de azúcar sobrantes del manicurado
· 250g de mantequilla con sal
· 300ml de agua (añade 50ml más por cada hora que la mezcla esté hirviendo a fuego lento)

MATERIAL

· Cuchillo de cocina (o batidora)
· Estopilla
· Recipiente para guardar
· Jarra de medición

INSTRUCCIONES

PASO 1

Antes de empezar con la receta, tenemos que activar las hojas de azúcar. Ya tienen un alto contenido del ácido cannabinoide THCA, pero necesitamos convertirlo a THC para lograr un efecto psicoactivo. Podemos hacer esto fácilmente aplicando calor, un proceso conocido como descarboxilación.

Para descarboxilar las hojas de azúcar secas, ponlas sobre una tabla de cortar. Córtalas lo más finamente posible usando un cuchillo de cocina afilado, o tritúralas con la batidora para ahorrar tiempo.

Una vez troceadas, espárcelas en una bandeja de horno y precalienta el horno a 100°C; hornea durante 40 minutos.

PASO 2

Derrite la mantequilla en una olla, añade el agua y mezcla bien. Incorpora la materia vegetal y pon la olla a fuego lento. Cuece la mezcla a fuego lento durante ocho horas. ¡No olvides añadir 50ml más de agua cada hora!

Echa un vistazo a la mezcla a menudo para asegurarte de que no está hirviendo demasiado y sigue cociéndose a fuego lento, removiendo de vez en cuando.

PASO 3

A continuación, tienes que filtrar la mezcla. Sujeta la estopilla al borde de la jarra para medir, usando una cuerda o una goma elástica, y cuela la mezcla. Deberías obtener un líquido verde y viscoso.

Echa la mezcla en varios recipientes (puedes usar tarros de vidrio de cierre hermético) y guárdalos en la nevera. La mantequilla de marihuana se solidificará, mostrando un precioso color verde claro. ¡Ahora ya estás preparado para cocinar todo tipo de comestibles psicoactivos!

Haz Mantequilla De Marihuana

USA TUS HOJAS DE AZÚCAR PARA HACER KIEF

El kief es el subproducto que se obtiene al tamizar los cogollos y restos del manicurado del cannabis. Tenemos que usar un tamiz para separar los tricomas de las hojas de azúcar. Los tricomas son unas glándulas en forma de seta que producen cannabinoides, como THC y CBD. Cuantos más tricomas logres separar, más fuerte será el colocón.

Para hacer kief, puedes usar un grinder de tres partes. Este es el método más sencillo, aunque es algo laborioso. Llena tu grinder con hojas de azúcar secas y tritúralas. Primero, los tricomas caerán a través de unos pequeños agujeros junto con las hojas molidas; y después pasarán a través de un filtro, que separará los tricomas de la materia vegetal, de manera que los tricomas quedarán recogidos en el compartimento inferior.

Si quieres procesar una mayor cantidad de hojas de azúcar a la vez, lo más fácil es usar una caja de polen, que básicamente es una caja de madera con un tamiz incorporado y una bandeja para recolectar el polen. Mete las hojas de azúcar secas dentro de la caja y agítala. El kief se irá depositando en la parte inferior. Tendrás que agitar la caja durante al menos 10 minutos para conseguir unos resultados decentes.

Cuando tengas suficiente kief, es hora de ponerse creativos. Puedes usarlo para forrar el exterior de los porros (usando aceite o wax como adhesivo) o puedes espolvorearlo en los blunts o cazoletas para aumentar su potencia.

Si quieres guardar el kief para más tarde, puedes convertirlo en un trozo de hachís usando una prensa de polen.

PREPARA UN TÉ DE HOJAS DE AZÚCAR

¿A quién no le gusta una taza de té que nutre el alma? Puedes usar tus hojas de azúcar para darle un toque psicoactivo a tus infusiones.

Pon alrededor de un gramo de hojas de azúcar descarboxiladas en un filtro de acero inoxidable y añádelo a tu taza favorita. Añade una cucharadita de mantequilla a la taza (la grasa se unirá a los cannabinoides). Echa agua hirviendo sobre las hojas y la mantequilla, remueve y deja reposar. Cuando el té esté lo suficientemente frío como para tomar un sorbo, ya podrás disfrutar de tu reconfortante bebida. O también puedes añadir una cucharada de mantequilla de marihuana, para lograr el mismo efecto de forma instantánea.

USOS TERAPÉUTICOS

Si quieres usar estas hojas para fines más saludables, puedes convertirlas en una especie de superalimento. Para esto, recomendamos preparar una tintura de hojas de azúcar, y añadirla a tus batidos de frutas y verduras saludables. Prueba con dosis diferentes para optimizar tu ingesta de cannabinoides.

Hacer una tintura es bastante fácil. El primer paso es descarboxilar la marihuana y a continuación dejar las hojas en remojo con alcohol al 90%, durante mínimo un mes. Después, se deja el frasco abierto durante una semana, más o menos. Esto permite que se evapore el alcohol y la tintura se vuelva más concentrada. Y, básicamente, eso es todo. Si quieres conocer más sobre este proceso, también tenemos un gran artículo sobre el tema para ayudarte. Te proporcionará una explicación más detallada para que puedas preparar tu propia tintura.

Y aquí lo tienes. Esperamos que ahora tengas suficiente información para decidir qué hacer con las hojas de azúcar tras tu próxima cosecha. ¡Buena suerte!

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.