La existencia de la marihuana es mucho anterior a la nuestra. Como cultivadores, solo podemos intentar imitar las condiciones en las que esta planta está acostumbrada a crecer. En la naturaleza hay muchos factores que influencian el buen desarrollo de las plantas. Pero cuando cultivamos medicina para personas que podrían necesitarla para sobrevivir, no podemos dejar que la naturaleza siga su curso libremente.

Por lo tanto, intentamos controlar cada uno de los aspectos de un cuarto de cultivo, hasta tal punto que a veces puede que tomemos medidas innecesarias. Este tipo de cosas pueden consumir mucho tiempo y resultar agotadoras, llevándose parte de la pasión y la diversión de cultivar marihuana. Así que hoy vamos a devolver un poco de naturaleza a tu cultivo, dejando que se encargue de algunas cosas por ti.

¿QUÉ ES EL ACOLCHADO?

El suelo está compuesto por diferentes capas. Algunas capas contienen más minerales y otras más materia orgánica. El acolchado sería la primera capa. Al caminar por un bosque, el acolchado es lo que ves en el suelo a tu alrededor. Esta capa cubre el suelo, nutriéndolo y protegiéndolo.

Hay diferentes tipos de acolchado, también llamado mantillo o mulching, que funcionan de forma diferente. Tendrás que informarte y decidir cuál se adapta mejor a tu situación. Pero vamos a ofrecerte una introducción rápida para arrancar tu búsqueda.

El mantillo contribuye a fomentar la vida microbiana del suelo. El acolchado “verde” es ideal para aportar las bacterias beneficiosas que necesitan las plantas. Este tipo de mantillo es muy atractivo para estas bacterias y consiste básicamente de hojas e insectos muertos. Esto regula el pH de la tierra de forma natural y puede mejorar la absorción de ciertos nutrientes en la zona radicular. A las bacterias les encanta el pH neutro.

El acolchado “seco” consiste de restos de plantas como ramitas o virutas de madera. Este tipo de mantillo no se mezcla tan bien con la tierra, lo que puede suponer una ventaja. Este acolchado es un ambiente muy atractivo para los hongos, y a estos organismos les encantan los entornos más ácidos. Por lo tanto, un mantillo bien equilibrado es fundamental para conseguir un pH adecuado.

Tipos De Acolchado Mantillo Para El Cultivo De Cannabis

CÓMO FUNCIONA EL ACOLCHADO

Para entender cómo funciona, primero debemos comprender un concepto básico: el ciclo de vida del cannabis. Cuando la planta está viva, absorbe nutrientes del suelo para crecer, desarrollarse y mantenerse. Estos nutrientes retornan al suelo cuando la planta se muere y descompone. Al cultivar marihuana y cosechar la planta, básicamente estamos eliminando estos nutrientes del suelo de forma permanente.

Con el acolchado natural, devuelves a la tierra parte de los nutrientes que tu planta necesita. Y no solo eso; además estás creando una capa protectora que ayuda a mantener las condiciones ideales del suelo. Este volumen extra de material vegetal mantiene la tierra fresca y húmeda, ya que con el mantillo el agua no se evapora tan fácilmente. Esto también permite que las raíces de las plantas puedan acercarse más a la superficie que antes. La zona más superficial, que previamente evitaban por estar demasiado seca, caliente o expuesta al sol, ahora podrá ser explorada por las raíces de tus plantas. Otra ventaja del acolchado es que evita la aparición de malas hierbas, que estarían compitiendo con tus plantas por agua y nutrientes.

USANDO EL MANTILLO PARA LA MARIHUANA

Ahora que entiendes lo que el acolchado puede hacer por las plantas, veamos cómo usarlo correctamente con nuestra querida marihuana. Teniendo en cuenta cómo afecta al pH, una mezcla inadecuada podría hacer más daño que bien.

Durante la fase vegetativa, la mejor opción es el acolchado verde. Llevar el pH a un valor de 6,7 potenciará el crecimiento bacteriano. Esto es importante para los nutrientes adecuados para el crecimiento vegetativo, que la planta necesita en estos momentos. Pero no te pases. Una capa de 5cm será suficiente. Al entrar en la fase de floración, tal vez quieras disminuir el valor del pH. Si el pH es ligeramente más ácido, con un valor ideal de 6,4, el acolchado marrón mejorará la absorción de macro y micronutrientes. Esto es exactamente lo que buscas para obtener una cosecha jugosa.

Un último aspecto a considerar es el contenido del acolchado. Tanto si lo haces tú mismo, como si lo compras en una tienda de jardinería, ten en cuenta que te estarás fumando su contenido en el producto final. Evita usar maderas tratadas o pintadas, así como cualquier material no natural.

Mantillo O No Mantllo En El Cultivo De Cannabis

ACOLCHADO DE PLÁSTICO

Hablando de materiales no naturales, hay una excepción: el plástico. Puede que suene contradictorio, pero el uso de plástico en agricultura no es nada nuevo. Hasta tiene su propio nombre: plasticultura. Como seguramente ya sabrás, el plástico se usa para cubrir invernaderos, ya que es mucho más barato que el vidrio y puede ser más efectivo. Una sola capa de plástico puede aislar mejor el calor.

Pero en lo que se refiere al acolchado, simplemente se trata de cubrir la tierra que rodea a las plantas con plástico. De modo similar a un invernadero, cubrir el suelo con plástico permite que la tierra retenga más humedad. Esto se debe a que el suelo queda protegido del sol directo y del viento, evitando la evaporización del agua.

Los cultivadores usan plásticos de diferentes colores para lograr efectos diferentes. El más usado es el negro. Su única función es retener el máximo nivel de humedad. Pero como ya habrás imaginado, el mantillo de plástico no aporta nutrientes al suelo, como hace el acolchado natural. No es un sustituto, pero puede ser una solución muy práctica si tu principal problema es la falta de retención de agua. Si el pH y el nivel de nutrientes de tu tierra son correctos, puede que no quieras empezar a jugar con materiales orgánicos y correr el riesgo de liarla.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar