Resumen general del cultivo de cannabis en interior.

Índice:

“¡Tío, debería cultivar mi propia marihuana!”

Si te encanta el cannabis, probablemente hayas dicho o pensado esto al menos en un par de ocasiones. Si por fin has decidido ponerte manos a la obra y sumergirte en el apasionante mundo del cultivo de marihuana, estás de suerte.

A continuación, encontrarás un repaso completo a los conceptos básicos para cultivar una hierba excelente en interior.

¿POR QUÉ CULTIVAR MARIHUANA EN INTERIOR?

Cultivar cannabis en interior tiene muchas ventajas:

• Puedes cosechar durante todo el año
• Consistencia del cultivo
• Control sobre el ambiente de cultivo
• Control de la floración (para las cepas fotoperiódicas)
• Privacidad
• Menos plagas

¿QUÉ HERRAMIENTAS Y MATERIALES NECESITAS PARA CULTIVAR CANNABIS EN INTERIOR?

Para cultivar buena hierba en interior, necesitas:

UN ESPACIO DESIGNADO PARA EL CULTIVO

Puede ser una habitación libre, un armario de cultivo casero, el armario de las escobas, un mueble adaptado para el cultivo, ¡o incluso una vieja nevera!

DESIGNATED GROW SPACE

TERMÓMETRO/HIGRÓMETRO

Estos aparatos te ayudarán a controlar la temperatura y la humedad de tu espacio de cultivo.

THERMOMETER/HYGROMETER

TIJERAS DE PODA

Podar, entrenar y manipular las plantas de cannabis favorece su desarrollo, ayudándolas a producir flores más grandes, densas y potentes.

SCISSORS AND SHEARS

MEDIDORES DE PH Y PPM

Estas herramientas te ayudarán a controlar el pH y la conductividad eléctrica del medio de cultivo, para asegurar que tus plantas puedan acceder a todos los nutrientes que les estás suministrando.

PH AND PPM METERS

LUXÓMETRO

A las plantas de marihuana les encanta la luz, y los luxómetros te ayudan a medir y optimizar la luz en tu cuarto de cultivo.

LUX METER

TEMPORIZADORES

Para automatizar el ciclo de luz.

TIMERS

CUERDA

Para atar las plantas cuando aplicas técnicas de entrenamiento. Para evitar dañar a tus plantas, debes usar un alambre de jardinería adecuado, o algo similar.

STRING

CUBOS/TAZA MEDIDORA

Para medir el fertilizante.

BUCKETS/MEASURING CUP

LUPA

Para inspeccionar los tricomas de las plantas mientras florecen, y para analizar las hojas en busca de plagas u otros problemas.

JEWELLER'S LOUPE

ESTACAS O CAÑAS DE BAMBÚ

Para dar soporte a las ramas pesadas durante la floración.

GARDEN STAKES

FERTILIZANTE

Hay muchos tipos de abono disponibles. Tus plantas necesitarán suficientes nutrientes para producir una cosecha productiva.

NUTRIENTS

MACETAS

Las macetas de plástico blanco de 11 litros suelen ser las más usadas en cultivos de interior. Sin embargo, también puedes usar macetas de tela y otras smart-pots. En un metro cuadrado, caben unas 9 macetas de 11 litros.

CONTAINERS

KIT DE GERMINACIÓN PARA PLÁNTULAS

Nuestros Starter Kits incluyen semillas feminizadas o autoflorecientes y un propagador, creando el entorno perfecto para tus plántulas.

SEEDLING STARTER KIT

CÓMO PREPARAR TU ESPACIO DE CULTIVO INTERIOR

A la hora de montar tu cuarto de cultivo, tienes varias opciones. Lo más fácil es comprar un armario de cultivo (listo para usar) en internet o en una grow-shop. Estos armarios están disponibles en varios precios y tamaños, desde 60x60cm; así que el precio depende principalmente del tamaño y la calidad del armario. Obviamente, lo mejor es invertir en un armario hecho con materiales duraderos, de buena calidad.

Si no quieres comprar un armario de cultivo, puedes montar tu propia versión casera. O si tienes espacio, puedes convertir el cuartito de las escobas, o una habitación pequeña, en un espacio de cultivo. Pero ten en cuenta que, cuanto más grande sea el espacio, más caro será iluminarlo, calentarlo/refrescarlo, etc. Si quieres echarle creatividad, también puedes convertir una nevera o un mueble viejo en un magnífico espacio de cultivo.

Sea cual sea el espacio elegido para cultivar, procura tener en cuenta las siguientes variables al preparar el espacio:

Olor: tenemos una primicia – ¡las plantas de cannabis en floración huelen mucho! Si te preocupa que la gente sepa que cultivas marihuana, invierte en un sistema de ventilación con filtros de carbono.

Sonido: los balastros, ventiladores y extractores hacen ruido. Si quieres mantener tu cultivo en secreto, compra ventiladores y extractores de buena calidad, y sella tu cuarto de cultivo.

Ventilación: el aire estancado es un gran problema para los cultivos de interior, ya que puede aumentar la temperatura y la humedad en el espacio de cultivo, lo que a su vez puede fomentar la aparición de plagas, moho y todo tipo de problemas.

CO₂: aportar CO₂ al cuarto de cultivo durante la floración puede afectar positivamente al tamaño y la calidad de tus cosechas. Si tienes suficiente presupuesto, puedes invertir en un generador de CO₂ para ayudar a tus plantas a producir la mejor hierba posible.

Luces: en el mercado hay un montón de luces de cultivo diferentes, y saber qué marca/modelo es más rentable puede ser difícil para un principiante. Probablemente, las luces más usadas sean las HPS, aunque las LED son cada vez más populares. Debes asegurar que haya suficiente espacio entre las lámparas y la canopia, para evitar que las plantas se quemen. Si cultivas en un espacio súper pequeño, considera la opción de colocar las luces en los laterales.

ESCOGER EL SUSTRATO

En general, hay dos métodos/sustratos diferentes para plantar marihuana en interior:

Tierra: sin duda, cultivar en tierra es la forma más fácil de producir marihuana, especialmente para novatos. Compra una mezcla de tierra de buena calidad, o prepara tu propia súper tierra para cannabis.

Hidroponía: los sistemas hidropónicos o cultivos sin tierra usan agua o medios como turba, fibra de coco, o alguna otra mezcla de material inerte como principal medio de cultivo. Las plantas se fertilizan directamente por las raíces con una mezcla de agua y nutrientes. Esto te aporta más control sobre la ingesta de nutrientes de tus plantas, dado que no hay tierra para amortiguar el fertilizante. Para quienes tienen experiencia de cultivo, este mayor control puede resultar en unas cosechas más grandes y mejores, ya que las plantas pueden absorber más nutrientes, con más rapidez.

ASPECTOS BÁSICOS DEL CULTIVO INTERIOR DE MARIHUANA

Ahora que ya hemos cubierto los aspectos fundamentales y los materiales necesarios para montar un armario/cuarto de cultivo, es el momento de ver los aspectos básicos del cultivo de marihuana.

A continuación, te mostramos una idea general para que sepas qué esperar al cultivar cannabis en interior, incluyendo la elección de unas semillas adecuadas, la regulación de la temperatura y humedad, la germinación de las semillas, la fase vegetativa, la floración, la cosecha, etc.

ELEGIR UNA VARIEDAD ADECUADA

En el mercado hay multitud de variedades de marihuana. Los criadores continuamente dedican mucho tiempo y recursos para refinar y crear nuevas cepas de esta planta ancestral. Así que, si eres un cultivador principiante, ¿cómo puedes saber si deberías plantar una Blueberry o una Super Silver Haze?

Generalmente, para los novatos recomendamos variedades de dominancia índica; estas plantas florecen más rápido y son más compactas, y aun así producen resultados espectaculares. Aunque también nos encantan las sativas, su gran altura y su larga fase de floración pueden suponer un mayor reto, especialmente si tienes poca experiencia de cultivo o pocos recursos.

Si te cuesta elegir una sola variedad, puedes cultivar varias cepas de marihuana en un mismo cuarto/armario de cultivo. Pero, en este caso, ten en cuenta que tus plantas tendrán diferentes alturas y se cosecharán en momentos distintos, lo que puede ser un poco más complejo si tienes poca experiencia.

GERMINAR LAS SEMILLAS

Las semillas de marihuana se pueden germinar de varias maneras. Pero la mayoría de cultivadores usan el método del papel absorbente: envuelven las semillas en un poco de papel de cocina humedecido, y las dejan en un armario oscuro durante 2-3 días hasta que broten las semillas.

Para obtener los mejores resultados, utiliza uno de nuestros Starter Kits. Estos kits facilitan enormemente la germinación de las semillas y el desarrollo de plántulas sanas. El kit incluye: un propagador, unas macetitas para plántulas Easy Start y tres semillas (feminizadas o autoflorecientes). A las plántulas les gustan las temperaturas en torno a 20-25°C y unos niveles de humedad del 65-70%.

Video id: oBaoj2o8I84

MANTENER UN NIVEL DE TEMPERATURA Y HUMEDAD ÓPTIMOS

Como cualquier otra planta, la marihuana se desarrolla mejor en unas condiciones ambientales concretas. La temperatura y la humedad son, sin duda, los principales factores externos que influyen en el desarrollo de las plantas.

En la fase vegetativa, durante el día (luces encendidas) la temperatura debería mantenerse en 22-28°C y la humedad relativa en la franja del 40-70%. Las cepas sativa pueden tolerar temperaturas ligeramente más cálidas y más humedad que las índicas. Por la noche (luces apagadas), la temperatura debería rondar los 18-23°C durante la fase vegetativa.

Durante la floración, debes mantener la temperatura del cuarto de cultivo alrededor de 20-26°C. El nivel de humedad no debería superar el 50%, para evitar la podredumbre del cogollo y otros problemas fúngicos durante esta etapa tan crítica. En las últimas dos semanas de floración (mientras haces el lavado de raíces), baja aún más la temperatura entre 18-24°C y reduce el nivel de humedad al 30-40%.

LA FASE VEGETATIVA

Aproximadamente dos semanas después de germinar, las plantas de marihuana entran en la fase vegetativa. En caso de cultivar cepas fotoperiódicas, puedes elegir cuánto tiempo quieres dejarlas en fase vegetativa; pero la mayoría de cultivadores inducen la floración al cabo de 4 semanas de crecimiento vegetativo, para evitar que las plantas se vuelvan demasiado grandes.

Durante esta fase, las plantas necesitan mucho nitrógeno y potasio para desarrollar un follaje sano y unas raíces fuertes. A menudo, a las plantas en fase vegetativa se les aplica el siguiente programa de fertilización NPK:

4:2:3 durante la semana 1 de la fase vegetativa
10:5:7 durante la semana 2 y 3
7:7:7 durante la semana 4

Durante la fase vegetativa es cuando puedes aplicar métodos de entrenamiento como el LSTScrOG o la defoliación, para controlar la forma de las plantas y mejorar la exposición a la luz. Cuando finalmente estés satisfecho con el aspecto de tus plantas, podrás cambiar el ciclo de luz para activar la fase de floración.

LA FASE DE FLORACIÓN

La floración es un momento emocionante para los cultivadores. Durante el primer par de semanas de esta fase, las plantas experimentarán un crecimiento acelerado o estiramiento. Durante la segunda semana de floración, las plantas deberían empezar a desarrollar sus flores, mostrando su sexo (vigila los saquitos de polen macho para evitar la polinización). El tiempo requerido para madurar las flores depende de las diferentes cepas; algunas índicas tienen una fase de floración de 7-8 semanas, mientras que algunas sativas pueden tardar hasta 12 semanas en alcanzar la plena madurez.

Durante la floración, tendrás que fertilizar las plantas con más fósforo, para fomentar el desarrollo de más flores y de mayor grosor. Cada cultivador tiene su propia forma de fertilizar sus plantas, pero lo habitual es aplicar un programa de fertilización NPK similar a este:

5:10:7 a principios de la floración (semana 1 y 2)
6:15:10 a mediados de la floración (semana 3 y 4)
4:10:7 a finales de la floración (semana 5 y 6)

Durante esta fase, no debes trasplantar o entrenar las plantas. Puedes defoliarlas ligeramente; pero, si aplicas más estrés, podrías afectar a su capacidad para producir flores.

Artículo relacionado
La fase de floración

LAVADO DE RAÍCES Y COSECHA

El lavado de raíces es un paso muy importante para preparar la cosecha. Implica dejar de fertilizar las plantas durante 1-2 semanas antes de la cosecha, dándoles únicamente agua con pH ajustado. Esto fuerza a las plantas a aprovechar cualquier nutriente restante, resultando en unos cogollos más limpios y con mejor sabor.

Mientras haces el lavado de raíces, cada día inspecciona atentamente los tricomas usando una lupa. Las plantas estarán listas para cosechar cuando aproximadamente el 70% de los tricomas se haya vuelto de color blanquecino, y el resto haya adquirido un tono ámbar-marrón claro.

Si quieres tener un suministro constante de buena hierba, puedes usar el método de la cosecha perpetua. Esto implica tener dos cuartos de cultivo: una para la fase vegetativa y otra para la floración, moviendo las plantas a la sala de floración en cuanto cosechas una tanda de plantas. Aunque pueda parecer complicado, es la mejor forma para no quedarte nunca sin cogollos.

RECUERDA: ¡MANTENLO TODO LIMPIO!

¡Felicidades! Acabas de cosechar tu primer lote de cogollos cultivados en interior. Ahora, no olvides limpiar bien la sala de cultivo y ya podrás sembrar tu próxima tanda de semillas. La higiene es fundamental en el cuarto de cultivo, ¡y contribuye a que siempre obtengas buenas cosechas!

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.