Guía completa de los pros y los contras de las autoflorecientes.

Índice:

Los cultivadores modernos son muy afortunados. En el mercado hay más variedades que nunca, y muchos se han aficionado a los recientes lanzamientos de autoflorecientes mejoradas.

La genética autofloreciente tiene mucho que ofrecer. Hay variedades ricas en CBD, en THC, y con un buen equilibrio entre ambos cannabinoides. Y eso sin mencionar la impresionante diversidad de los perfiles terpenoides.

Pero no todo es de color de rosa. Las variedades autoflorecientes ofrecen muchas ventajas, pero también tienen inconvenientes que desaniman a algunos cultivadores.

¿QUÉ ES LA MARIHUANA AUTOFLORECIENTE?

¿Qué hace que el cannabis autofloreciente sea distinto del de otro tipo? La principal diferencia está en el nombre. En pocas palabras, estas variedades florecen de forma automática.

El crecimiento del cannabis tiene dos etapas principales: la fase vegetativa y la de floración. Otro tipo de cannabis, conocido como fotoperiódico o fotodependiente, necesita un cambio en el ciclo de luz para empezar a florecer.

Las variedades autoflorecientes ponen fin a este inconveniente. No dependen de estímulos externos para empezar a producir cogollos resinosos. En su lugar, florecen una vez transcurrida cierta cantidad de tiempo.

Pero el rasgo autofloreciente no surgió por casualidad, sino que se produjo como una adaptación a las condiciones ambientales. Seguro que has oído hablar de la marihuana índica y sativa. Pues el gen autofloreciente se originó en la marihuana ruderalis.

Esta subespecie se adaptó al frío y entorno hostil de Asia Central, Europa Oriental y Rusia. Estas zonas tienen una temporada de cultivo bastante corta y unas temperaturas bajas.

Por eso, el Cannabis ruderalis abandonó la estrategia de esperar al cambio de estación para empezar a florecer. Y en su lugar, desarrolló un gen autofloreciente que garantiza la reproducción antes de que desciendan las temperaturas.

Gracias a esta adaptación, hoy en día los cultivadores disfrutan del rápido crecimiento de la genética autofloreciente.

¿QUÉ ES LA MARIHUANA AUTOFLORECIENTE?

AUTOFLORECIENTE VS FEMINIZADA

Probablemente hayas visto el término "feminizado" en relación a las semillas de cannabis. Ambas variedades autoflorecientes y fotoperiódicas pueden ser feminizadas. Esto significa que un criador ha modificado una variedad para que produzca solamente plantas hembra. Técnicamente, las probabilidades de obtener una planta hembra son del 99.9%, ¡bastante impresionante!

Los criadores producen semillas feminizadas con diversas técnicas que se pueden ver con más detalle aquí. Recuerda: si solo quieres recoger cogollos, elige un paquete de semillas feminizadas.

PROS

Las variedades autoflorecientes cuentan con una larga lista de ventajas frente a las variedades fotodependientes. Su corto ciclo de vida atrae a cultivadores que buscan resultados rápidos, y su carácter robusto las hace ideales para cultivadores novatos y expertos por igual.

CICLO DE VIDA MÁS RÁPIDO

El cannabis autofloreciente es el rey de la velocidad. Este rasgo es otra consecuencia de sus habilidades adaptativas. La mayoría de autos terminan su ciclo de vida en la misma cantidad de tiempo que las variedades fotoperiódicas tardan en florecer, entre 7 y 10 semanas. Esta velocidad es el resultado de una etapa vegetativa breve y una floración rápida.

Las variedades ruderalis no se suelen cultivar salvo que el objetivo de la plantación sea la cría, ya que no son muy productivas. Sin embargo, al cruzar variedades fotoperiódicas clásicas con genes ruderalis, se pueden crear versiones autoflorecientes y, por lo tanto, más rápidas, de esas cepas míticas.

Por ejemplo, la genética Haze es conocida por su excelente efecto sativa, pero el largo período de floración puede ser desalentador. La fusión de genes Haze y ruderalis significa que los cultivadores pueden disfrutar de ese efecto en mucho menos tiempo.

La velocidad de las auto es muy atractiva para quienes buscan resultados casi instantáneos. Esperar a que maduren tus plantas es un inconveniente en el mejor de los casos y desesperante en el peor. Si eres impaciente, las autoflorecientes son para ti.

La brevedad de las auto también atrae a cultivadores que cultivan bajo presión. Ya que pueden agilizar la producción con objetivos comerciales y tener cosechas constantes en interior.

Una vez más, la mayoría de las auto van de la siembra a la cosecha en un plazo de 7 a 10 semanas, así que sus cultivadores pueden combinar el cultivo del siguiente lote de plantones con la cosecha anterior.

También se puede maximizar su productividad con la técnica mar de verde (sea of green o SOG en inglés). Este método consiste en plantar muchas autos juntas y manipularlas para que formen un dosel grande y productivo.

Estas son algunas de las auto más rápidas del mercado:

QUICK ONE
Ciclo de vida: 8-9 semanas
Plazo de floración: 5-6 semanas
EASY BUD
Ciclo de vida: 8-9 semanas 
Plazo de floración: 5-7 semanas
ROYAL COOKIES AUTO
Ciclo de vida: 8-10 semanas 
Plazo de floración: 5-7 semanas
ROYAL DWARF
Interior: 40-70cm
Exterior: 50-90cm
ROYAL BLUEMATIC
Interior: 60-75cm
Exterior: 70-100cm  
ROYAL CREAMATIC
Interior: 60-80cm
Exterior: 80-100cm

La contaminación lumínica tiene el potencial de arruinar por completo un cultivo de plantas fotodependientes. Las farolas de la calle pueden impedir que las plantas de exterior empiecen a florecer.

Los cultivadores de interior también experimentan este inconveniente. Deben asegurarse de que sus plantas fotoperiódicas crezcan sin luz innecesaria. Solo hace falta un agujero en un armario de cultivo para estropear todo el programa de iluminación.

Afortunadamente, a las autoflorecientes no les ocurre esto. No obedecen las órdenes de la iluminación externa, florecen cuando están listas.

NECESITAN MENOS FERTILIZANTES

Las variedades autoflorecientes se desarrollan en suelos con menos nutrientes. Su rápido crecimiento y pequeña estatura significan que no necesitan demasiados fertilizantes.

Las auto no tienen tanta hambre como sus compañeras fotoperiódicas, otra consecuencia de su naturaleza robusta. Mientras que las plantas fotodependientes necesitan una compleja estrategia nutritiva durante el ciclo vegetativo, las auto se las arreglan con lo mínimo.

Aquí tienes una receta básica para hacer una buena mezcla de suelo para el cannabis autofloreciente:

  • 3 partes de turba
  • 3 partes de compost
  • 2 partes de perlita humedecida
  • 1 parte de vermiculita humedecida

MAYOR PORCENTAJE DE CBD

Las auto suelen tener un nivel elevado de CBD. Mientras que algunos consumidores de marihuana solo valoran el THC, otros prefieren una concentración igual o mayor de CBD.

El cannabinoide no psicotrópico proporciona un agradable efecto recreativo caracterizado por una mente clara y lúcida.

Muchos consumidores con fines medicinales también se benefician de un nivel alto de CBD, ya que este cannabinoide proporciona efectos que alivian los síntomas de numerosos trastornos.

Además, los criadores han conseguido aumentar el contenido de CBD de muchos híbridos famosos mediante su cruce con Cannabis ruderalis.

Echa un vistazo a estas autos ricas en CBD:

SOLOMATIC CBD
CBD: 21%
THC: 1%
FAST EDDY
CBD: Alto
THC: 9%
STRESS KILLER AUTO
CBD: Alto
THC: 11%

CONTRAS

Lo cierto es que nada es perfecto. A pesar de sus impresionantes cualidades, la genética autofloreciente no escapa a esta realidad.

MENOR PRODUCCIÓN

El tamaño pequeño y ciclo de vida corto de las autoflorecientes viene acompañado de una parte negativa: cosechas menos abundantes. Su estatura compacta significa que no pueden generar tantos puntos de floración como las plantas fotoperiódicas altas. Las cosechas de exterior suelen generar entre 80 y 180g por planta.

Algunas sativas fotodependientes se convierten en verdaderos árboles, mientras que las índicas proporcionan unos doseles increíblemente densos y fructíferos. La mayoría de las autoflorecientes no superan el metro de altura, y sus doseles producen menos cogollos.

Además, no pueden producir muchas flores en tan poco espacio de tiempo. Las variedades fotoperiódicas tienen más tiempo para madurar y convertirse en plantas productivas. Las auto, por otro lado, hacen lo que pueden antes de que su corto ciclo de vida llegue a su fin.

COSTES DE ILUMINACIÓN

Ahorrarás dinero en fertilizantes, pero es posible que acabes gastando más en iluminación. Este aspecto no molesta a algunos cultivadores, que proporcionan a sus plantas auto un ciclo de luz de 24 horas.

Otros intentan gastar lo menos posible en lámparas. Las variedades autoflorecientes necesitan un mínimo de 12 horas de luz y 12 de oscuridad. Aunque puedes ahorrar dinero haciendo esto, lo pagarás en forma de cosechas más pequeñas.

En contraposición, las variedades fotoperiódicas solo necesitan 12 horas de luz y 12 de oscuridad para empezar a florecer. Los cultivadores deberán ceñirse a este programa durante el período de floración, con lo que ahorrarán dinero y conseguirán mejores cosechas.

BAJO CONTENIDO DE THC

Algunos cultivadores se niegan a cultivar autos por sus bajos niveles de THC. Es cierto, las variedades autoflorecientes de la vieja escuela siempre han tenido dificultades para competir con cepas fotodependientes altamente psicoactivas.

Sin embargo, Royal Queen Seeds ha lanzado una nueva generación de genéticas autoflorecientes. Estas variedades ofrecen un nivel de THC que rivaliza con el de muchas de sus compañeras fotoperiódicas.

Echa un vistazo a estas autos ricas en THC:

HULKBERRY AUTO
THC: 21%
GREEN GELATO AUTO
THC: 24%
FAT BANANA AUTO
THC: 22%

ESQUEJES DE MALA CALIDAD

Por desgracia, las autoflorecientes no producen clones de buena calidad. Dado que los esquejes son copias exactas de la planta madre, heredan la misma edad.

Imagina que un cultivador saca un esqueje de una planta madre de dos semanas. El clon tendrá que crecer, florecer y madurar en cuestión de unas 5-6 semanas.

El resultado final será una planta subdesarrollada que ni siquiera ha llegado al final de la fase de floración o alcanzado un buen tamaño o producción antes de finalizar su ciclo de vida.

NO TIENEN TIEMPO PARA RECUPERARSE

Las plantas autoflorecientes crecen de forma rápida y lineal, lo que resulta muy cómodo, pero también hace que experimentar con ellas sea arriesgado. Su brevedad les deja muy poco tiempo para recuperarse de errores importantes.

Los cultivadores de plantas fotoperiódicas pueden podarlas, entrenarlas o desfoliarlas a su antojo. Si cometen un error, solo tienen que mantenerlas en la etapa vegetativa hasta que se recuperen.

Las auto no se comportan de este modo. Aunque se pueden entrenar, es muy arriesgado. Si cortas a demasiada profundidad o dañas por accidente una rama o punto de floración, no tendrán tiempo de recuperarse. Dejarán de crecer cuando les parezca oportuno.

Por eso, hay que ser muy preciso a la hora de entrenar y manipular plantas autoflorecientes. Corta con cuidado, ya que no tendrán tiempo de reponerse.

¿DEBERÍAN EMPEZAR LOS NOVATOS CON CEPAS DE MARIHUANA AUTOFLORECIENTES?

Los cultivos autoflorecientes sin duda ofrecen una experiencia de cultivo más fácil. Como principiante, evitar complicaciones y disfrutar a fondo del proceso de cultivo te ayudará a desarrollar tus habilidades de jardinería más rápidamente. Las autos no solo son más discretas y más resistentes a las plagas y enfermedades, sino que también te permitirán una cosecha mucho más rápida.

¿El inconveniente? Menos cogollos y THC. Además, los cultivadores pueden decidir mantener las cepas fotoperiódicas en la fase vegetativa tanto tiempo como quieran. Esto les permite desarrollar plantas grandes y productivas. Aunque es posible que los principiantes cultiven sativas de gran tamaño, hay muchas más cosas que pueden salir mal en el proceso.

Si quieres seguir los pasos de muchos novatos que ahora son cultivadores consumados, encuentra algunas semillas y consulta nuestra guía de cultivo de autoflorecientes.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.