Guía para cultivar marihuana en exterior en 2021.


El cultivo exterior de marihuana ofrece muchas ventajas. Aparte de ser una experiencia muy placentera, te permite obtener plantas más grandes con mejores cosechas. Sigue leyendo para aprender a cultivar marihuana en exterior.

Cultivo de marihuana interior vs exterior: diferencias

Cultivar en exterior menudo se traduce en más espacio para trabajar, mucho sol, agua de lluvia gratis, mejor ventilación, y el placer de cultivar en la naturaleza.

No obstante, el cultivo exterior también presenta varios desafíos. Las plantas son más vulnerables a las plagas, a los depredadores grandes, y a las olas de calor y frío.

El cultivo interior ofrece más protección para las plantas, y los cultivadores tienen un control total del entorno. Pueden cambiar los niveles de temperatura y humedad, y sus plantas están siempre ocultas.

Dicho esto, quienes cultivan en interior suelen disponer de menos espacio, tienen menos posibilidades de obtener cosechas enormes, y no les queda más remedio que gastar dinero en electricidad.

Cultivo de marihuana en exterior

Sol. Aire fresco. Suelo. El cultivo de cannabis al aire libre ofrece un montón de ventajas para los cultivadores y las plantas. Todo, desde unos recursos gratuitos a pasar más tiempo en la naturaleza, hace que sea una actividad muy provechosa.

Ventajas del cultivo exterior

- Plantas más grandes
- Más espacio
- Agua de lluvia gratis
- Sol (más barato que las lámparas)
- No hay que cambiar de ciclo de luz
- La ventilación ayuda a mantener el moho a raya
- Asociación de cultivos
- Insectos beneficiosos
- Suelos ricos en microorganismos nativos
- Oportunidad para practicar métodos regenerativos

Cómo elegir el lugar

Si vas a cultivar en exterior, tendrás que encontrar el lugar adecuado para tus plantas. Busca una zona con una temperatura estable, una cantidad adecuada de luz solar, y que esté protegida de las inclemencias del tiempo.

Asegúrate de que la zona del jardín/posición de las macetas cumpla con los siguientes requisitos a la hora de cultivar en Europa en 2021:

• Temperaturas que nunca bajen de los 12°C
• Temperaturas que nunca superen los 30°C
6-8 horas de luz solar directa al día (lo ideal es un lugar orientado al sur)
Protección de las lluvias torrenciales y las olas de calor (p.ej. con toldos temporales, invernaderos, etc.)

Cultivo de marihuana interior vs exterior: diferencias

Diferentes lugares donde cultivar

Al ser una planta robusta, la marihuana crece fácilmente en distintos lugares. Algunos cultivadores disponen de un amplio jardín, mientras que otros están limitados a espacios más pequeños.

  • Balcón

La accesibilidad de los balcones los convierte en un gran lugar para cultivar marihuana. Pero, en algunos casos, pueden presentar algunos inconvenientes que podrían afectar al tamaño de tu cosecha.

Pros Contras
Aire fresco y luz natural Los balcones orientados al norte casi no reciben luz solar directa
Los balcones orientados al sur reciben luz solar todo el día En los edificios más altos, las plantas se exponen a vientos fuertes
Reducción de la factura de agua y electricidad -
  • Azotea o terraza

Cultivar marihuana en una azotea o terraza ofrece algunas ventajas que no tienen los balcones. Sin embargo, también conlleva sus propios riesgos.

Pros Contras
Las azoteas reciben sol durante todo el día, al no quedar a la sombra de edificios más altos Más expuestas a la vigilancia policial desde el aire
Buena exposición al agua de lluvia Las plantas son más susceptibles a las tormentas y al calor intenso
Más discreto que los balcones para ocultar las plantas de los vecinos y el público -
  • Jardín privado

Un jardín privado es uno de los sitios más agradables para plantar marihuana. Los cultivadores suelen ensimismarse cuidando de sus plantas en exterior durante los meses de verano.

Pros Contras
Espacio suficiente Riesgo de plagas
Posibilidad de cultivar plantas asociadas, creando un policultivo Riesgo de sufrir hongos del suelo, como el Fusarium
Oculto a la vista del público -
  • Cultivo de guerrilla

El cultivo de guerrilla te permite cultivar plantas en algún lugar fuera de tu propiedad. Al elegir un sitio escondido en el campo o en la naturaleza, los amantes del cannabis pueden conseguir una cosecha arriesgándose al mínimo durante el proceso.

Pros Contras
Discreto Las plantas están expuestas al mal tiempo e inundaciones
Bajo riesgo Mayor riesgo de plagas y enfermedades
Barato, casi sin costes Algún excursionista podría encontrarse con tu cultivo
  • Invernaderos

Los invernaderos ofrecen lo mejor de ambos mundos. Aprovechan la luz natural del sol, a la vez que ofrecen el calor y el resguardo de un ambiente interior.

Pros Contras
Posibilidad de alargar la temporada de cultivo en exterior Las plantas podrían estresarse durante las olas de calor
Protección contra algunas especies de plagas Sin un sistema de ventilación adecuado, puede acumularse la humedad y el aire viciado

Factores a tener en cuenta al escoger un sitio para cultivar

Cada lugar de cultivo tiene sus ventajas y desventajas. Aunque algunos cultivadores están limitados a un único sitio, otros pueden elegir entre varias opciones.

  • Riego

El riego puede convertirse en una tarea considerable. Las plantas de exterior aprovechan el agua de la lluvia, pero también se exponen a la sequía. Regar a diario un jardín de cannabis o un invernadero podría convertirse en un reto, pero instalar un sistema de riego te facilitará esta labor.

En los cultivos de guerrilla, las plantas suelen recibir menos cuidados y atenciones en comparación con las plantas cultivadas en casa. Intenta elegir un lugar cerca de un río o arroyo para no tener que cargar todo el peso del agua hasta tu escondite.

  • ¿Bancales o macetas?

Las macetas te permiten mover las plantas fácilmente a un lugar seguro, en caso de que las condiciones se compliquen. Los smart-pots y air-pots también ayudan a minimizar las infecciones fúngicas y mantener aireadas las raíces.

Por otro lado, los bancales te permiten cultivar varias plantas asociadas en un mismo trozo de tierra. Esto no solo enriquece la biodiversidad del suelo, sino que además crea un escudo de plantas protectoras que puede ayudar a ahuyentar las plagas y atraer insectos beneficiosos.

  • Contaminación lumínica

El exceso de contaminación lumínica procedente de las farolas de la calle puede hacer que las plantas de marihuana permanezcan en fase vegetativa, o reviertan a ella. Si tu lugar de cultivo está expuesto a estas condiciones, deberías plantearte sembrar cepas autoflorecientes, ya que crecen rápidamente y no dependen de un ciclo de luz concreto para iniciar y mantener la floración.

  • Daños por viento

Si vives en una zona con vientos fuertes, deberías montar una barrera o cortaviento en el balcón, la azotea o el jardín. Si estás pensando en acolchar las plantas, usa un material más pesado fijado con piedras, en lugar de paja y serrín.

  • Horas de luz

Al escoger un sitio para tus plantas, procura que sea lo más soleado posible. Para producir buenas cosechas, la marihuana necesita un mínimo de seis horas de luz solar diarias ininterrumpidas.

  • Seguridad

Si cultivas en un jardín abierto, o tu balcón está en un primer o segundo piso, tus plantas estarán expuestas a otros amantes del cannabis. Protege tus plantas tanto de los ladrones como de animales hambrientos.

Factores a tener en cuenta al escoger un sitio para cultivar

Genética

Tras elegir el sitio, deberás decidirte por una variedad. Tendrás que tener en cuenta el medio de cultivo y qué efecto quieres obtener de tu marihuana.

Si vives más al norte y la temporada de cultivo es corta, opta por una genética robusta y de rápida floración, como las de las autoflorecientes. Para quienes vivan más al sur, la mejor opción son las sativas altas que tardan más tiempo en florecer, y los híbridos que prosperan en esas condiciones.

¿Buscas un sabor determinado? Indaga sobre el perfil terpenoide de las variedades que estés barajando. ¿Prefieres un sabor afrutado o terroso? ¿A cítricos o a caramelo?

También puedes utilizar la información del banco de semillas para calcular el tamaño, el período de floración y la producción de una variedad en concreto. Si puedes cultivar abiertamente, opta por un espécimen grande y productivo. Si tienes que cultivar en secreto, elige una variedad más pequeña y discreta.

Germinación

La primera etapa en la vida de la planta de marihuana es la germinación. Durante este proceso, la semilla desarrolla su raíz primaria y se convierte en un plantón. La germinación requiere de tres factores: oscuridad, humedad e hidratación. Juntos, estos elementos activan tu semilla. Y el suelo ofrece el lugar perfecto para ello.

Quienes cultivan en climas cálidos pueden germinar sus plantas directamente en macetas o parterres en exterior. Pero las plantas necesitan mucha humedad durante la etapa del plantón. Considera la posibilidad de hacerlo en un invernadero o polytunnel.

En climas fríos, se puede ganar tiempo germinando los plantones en interior, mientras duran las últimas heladas de la primavera. Cuando llegue el buen tiempo, trasplántalos directamente al suelo o en macetas grandes al aire libre.

Antes de germinar tus semillas, hazte con un suelo de calidad. Los suelos orgánicos proporcionan todo lo que tus plantas necesitan para salir adelante: nutrientes, bacterias y hongos beneficiosos.

Para germinar las semillas, haz un orificio en la capa superior del suelo el parterre o la maceta. Coloca la semilla en el agujero y cúbrela de tierra con cuidado. Añade un poco de agua. El primer brote aparecerá en un plazo de entre 2 y 7 días.

La etapa del plantón dura unas dos semanas. Proporciónale una iluminación constante, una humedad de alrededor del 70%, y un poco de agua.

Germinación

Mantenimiento de la planta

La fase vegetativa tiene lugar tras la etapa del plantón. Durante este tiempo, tus plantas se centrarán en hacer la fotosíntesis y en crear energía para su desarrollo. Las hojas de abanico grandes proliferarán durante esta fase. Para mantener bien tus plantas, deberás tener en cuenta los siguientes aspectos:

Riégalas solamente cuando los primeros 3-5cm del suelo estén secos. Si no esperas el tiempo suficiente, tus plantas podrían sufrir putrefacción de la raíz y otros problemas.

Comprueba tu suelo de vez en cuando para asegurarte de que tenga un pH de 6,0-7,0 (el intervalo óptimo para facilitar la absorción de nutrientes).

Un apunte sobre el riego

Procura regar las plantas solo cuando el primer centímetro de tierra esté completamente seco. Si lo haces más a menudo, corres el riesgo de provocar que las raíces se pudran. Si tienes previsto irte de vacaciones durante la temporada de cultivo, instala un sistema de riego automatizado para mantener las plantas hidratadas.

Prevención de plagas

Uno de los principales retos a los que se enfrentan quienes cultivan en exterior son las plagas, que podrás combatir y prevenir con los siguientes consejos:

Insectos depredadores: atrae insectos depredadores como mariquitas y avispas parásitas para proteger tus plantas contra las plagas.

Asociación de cultivos: planta albahaca, toronjil o eneldo para repeler insectos.

Hongos beneficiosos: un suelo que contenga hongos micorrícicos ayudará a detener y a acabar con los nematodos, unos microorganismos que atacan a las raíces del cannabis.

Barreras físicas: levanta una cerca de alambre u otra barrera para impedir que los animales grandes, como ciervos y aves, se coman tu cultivo.

Protección contra la polinización

Para conseguir buenos cogollos, tendrás que proteger las plantas de la polinización. Si las flores de cannabis se polinizan, serán más pequeñas, menos potentes y estarán llenas de semillas. Aunque la polinización de otras especies de plantas es beneficiosa para tu jardín, en el caso de la marihuana debes evitar las plantas macho en tu cultivo.

Si cultivas semillas de cannabis regulares (no feminizadas), tendrás que estar muy pendiente de determinar el sexo de las plantas a medida que maduran, para evitar la fecundación de las flores.

Calendario de cultivo exterior 2021

Este calendario gira en torno al clima medio de Europa. Si vives en una zona con un clima más extremo (o en otro hemisferio), tendrás que investigar las condiciones de cultivo.

Además, las distintas variedades crecen más rápido o más lento que otras. Ten en mente los rasgos de la variedad elegida.

También notarás que nuestro calendario tiene en cuenta la época del año y la posición de la luna y del sol. Muchos jardineros trabajan según el ciclo lunar debido a la forma en que este cuerpo celeste influye en los cambios de la humedad, la savia y las energías sutiles.

  • Germinación interior

Si vives en un clima frío, empieza a germinar tus semillas en interior alrededor del 27 de febrero. Esta fecha cae justo antes de la luna llena y potencia la producción de cogollos más grandes y aromáticos.

El equinoccio de primavera tiene lugar el 20 de marzo. En esta época, el sol atraviesa el ecuador celeste, lo que marca el primer día de la primavera. Los días más largos y el aumento de luz solar significan que ha comenzado la temporada de cultivo. La semilla tardará de 2 a 7 días en finalizar la germinación y empezar la etapa del plantón.

Calendario de cultivo exterior 2021

  • Fase del plantón/cultivo interior

La fase del plantón dura unas dos semanas antes de que comience la etapa vegetativa. En zonas frías, continúa cultivando tus plantas en el interior hasta mediados de abril, para satisfacer sus necesidades de temperatura y luz.

  • Siembra y traslado al exterior

Si vives en una zona cálida, ahora es el momento de germinar tus semillas directamente fuera. También puedes sacar tus plantas en exterior y trasplantarlas al suelo o en macetas grandes.

Si decides seguir el ciclo lunar, trata de trasplantarlas cuando la luna entre en su fase creciente.

Tras el trasplante, tus plantas se establecerán en el suelo y seguirán vegetando y aumentando de volumen. Con la llegada del verano recibirán mucha más luz. Seguirán estirándose mientras el eje de la tierra alcanza su inclinación máxima hacia el sol.

  • Topping y entrenamiento

Una vez que las plantas se hayan asentado, tendrás la opción de entrenarlas o aplicarles una poda apical. Así aumentarán sus cosechas, abrirán sus doseles y serán más fáciles de controlar.

Los métodos como el entrenamiento de bajo estrés pueden llevarse a cabo desde junio y julio hasta principios de agosto. Después, las plantas pasarán a la fase de floración, y el entrenamiento ya no será beneficioso.

Entrena a tus plantas cuando la luna esté en fase creciente, preferiblemente en una constelación relacionada con el agua.

  • Sexado

Antes de que aparezcan las flores, las plantas entrarán en la fase de prefloración. Utiliza este tiempo para sexar tus plantas con el fin de garantizar que ninguna planta macho acabe fertilizando a las hembras. La prefloración tiene lugar en los nudos, las zonas en la que las ramas se unen al tallo principal.

Si se trata de plantas hembra, en los nudos aparecerán unos bulbos pequeños con un pelo o pistilo saliente. Las prefloraciones macho no tienen pelos. Si tu intención no es obtener semillas, deshazte de todas las plantas masculinas.

  • Poda

Tus plantas ya están en fase de floración. A medida que se aproxima el equinoccio de otoño, los días comienzan a ser más cortos, y las plantas reciben la señal de florecer. Organízalas bien y asegúrate de que cada punto de floración tenga una cantidad adecuada de exposición a la luz.

Poda tu cultivo entre mediados de julio y finales de agosto con el fin de prepararlo para la cosecha. Corta todo exceso de hojas de abanico cuando la luna entre en fase menguante.

  • Cosecha

El momento más emocionante tiene lugar entre mediados de septiembre y mediados de noviembre. Es hora de recolectar tus preciosas flores y disfrutar del resultado de tu trabajo. Hace más frío, los días son más cortos, y el solsticio de invierno se va acercando.

Cosecha tus cogollos por la mañana, mientras la luna entra en fase menguante.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.