Cuando la gente empieza a plantar marihuana, la mayoría tiene una visión idílica del cultivo. Se imaginan un proceso fácil y directo desde la semilla hasta la cosecha, sin muchos obstáculos en el camino. Y aunque haya cosas mucho más difíciles que cultivar marihuana, este hobby conlleva una larga lista de retos, como la quemadura de nutrientes (también conocida como quema de nutrientes del cannabis).

Afortunadamente, cada reto constituye una experiencia de aprendizaje, lo que acabará convirtiéndote en un mejor cultivador. A continuación, descubre todo lo que necesitas saber sobre la quema de nutrientes, incluyendo sus causas, cómo identificar este problema y consejos para prevenirlo.

Quemadura de nutrientes en la marihuana

Las quemaduras por exceso de fertilización en las plantas de marihuana podrían llamarse “el lamento de los novatos” o “la resaca del entusiasmo con el fertilizante”. La quema de nutrientes es un tipo de estrés que sufren las plantas causado por un exceso de fertilización o por una mezcla de abonos demasiado fuerte. Los cultivadores novatos suelen asumir la idea errónea que “más es mejor”, pero en el caso de la fertilización, esto no es cierto. A veces, la quema de nutrientes se produce por un simple error humano. Pero por suerte, el problema puede arreglarse antes de que destruya totalmente la cosecha. Dicho esto, la quema de nutrientes puede llegar a dañar la cosecha en cualquier momento del desarrollo de la planta.

A diferencia de los animales (incluido el ser humano), las plantas no “engordan” si reciben más fertilizante. Al fin y al cabo, las plantas pertenecen a un reino biológico totalmente diferente. Para poder sobrevivir y prosperar, necesitan una serie de reacciones químicas equilibradas y continuas. Por lo tanto, si intentas engordar tus plantas suministrándoles más fertilizante obtendrás resultados decepcionantes.

La quema de nutrientes del cannabis puede estar causada por varios factores, que incluyen:

Mezcla de fertilizantes Hacer una mezcla de fertilizantes con una potencia superior a la recomendada durante cualquier fase del crecimiento de la planta.
Exceso de riego Las plantas necesitan un período seco para poder funcionar correctamente y tener acceso a oxígeno.
Potenciadores de la floración Utilizar potenciadores de la floración con demasiada frecuencia o en concentraciones demasiado elevadas.
Estimulantes del crecimiento Utilizar estimulantes del crecimiento con mucha frecuencia, provocando enanismo o quemaduras debido al exceso de nutrientes.
Sustrato demasiado fertilizado El exceso de fertilizante puede hacer que el sustrato sea demasiado rico en nutrientes (o "caliente"). Cuando las cantidades son demasiado elevadas, las plantas de marihuana no pueden soportarlo y se produce la quema de nutrientes. Los culpables más habituales son el estiércol fresco (sin descomponer) o la tierra enriquecida con abonos sintéticos.
Tierra seca Dejar que la tierra se seque demasiado puede provocar la acumulación de sales nutritivas. Regar repentinamente el sustrato puede hacer que las sales se movilicen de golpe, con lo que se produce una gran absorción de nutrientes y las consiguientes quemaduras.
Poca luz Las plantas de cannabis necesitan luz para impulsar los procesos fisiológicos y generar energía. Un nivel deficiente de luz puede aumentar la posibilidad de quemaduras de nutrientes, incluso con concentraciones bajas de fertilizantes.

¿Por qué los síntomas de las quemaduras de nutrientes empiezan en las puntas de las hojas? Porque las plantas intentan distribuir el exceso de nutrientes por todos sus tejidos; y al no poder desplazar estas moléculas más allá de las puntas de las hojas, es ahí donde se empiezan a acumular.

Quemadura de nutrientes en la marihuana
  • ¿Se recuperarán las plantas de marihuana de una quema de nutrientes?

¡La buena noticia es que sí! Al menos, la mayoría de veces; todo depende de la gravedad de la situación. Si las plantas de marihuana están expuestas a una leve quemadura de nutrientes durante un período breve, tienen muchas posibilidades de recuperarse y producir buenas cosechas. Pero, si no se pone remedio, la quema de nutrientes puede acabar con la planta y eliminar por completo la posibilidad de obtener una cosecha.

Sigue leyendo para descubrir cómo solucionar este problema para obtener el mejor resultado posible.

Cómo identificar la quema de nutrientes en el cannabis

El nitrógeno es el principal compuesto de los fertilizantes para cannabis, sobre todo para la fase vegetativa. La toxicidad causada por el exceso de nitrógeno provocará rápidamente otros síntomas graves.

Algunos de los síntomas del exceso de nutrientes previos a la quema son:

Hojas de color verde oscuro
Puntas de las hojas de color verde brillante, casi fosforescente
Las puntas de las hojas se doblan a 90°
Los tallos y ramas se tornan de color rojo oscuro, magenta o lila
Las pequeñas hojas que brotan al lado de los cogollos y la punta de los cálices se volverán de color amarillo y luego morirán. A diferencia de la muerte normal de una hoja durante la floración, las hojas sobrefertilizadas se mantienen hinchadas mientras están amarillas, y posteriormente mueren rápidamente, quedando secas y crujientes

Otro indicio de la quema de nutrientes es que las puntas de las hojas aparecen amarillas o quemadas. Esto se irá extendiendo por la planta a medida que la sobrefertilización afecte a toda la planta. Las puntitas de las hojas pequeñas y quemadas son algo común y no son motivo de preocupación. Pero en cuanto el amarilleamiento se intensifique y avance, es hora de actuar. Una vez que las hojas comienzan a enrollarse y se tornan marrones, ya pueden darse por perdidas.

Si la sobredosis solo es ligeramente más fuerte a la dosis recomendada, la quema de nutrientes puede ser gradual. También es posible que aparezca rápidamente, progresando en pocos días. El peor de los casos sería una sobredosis crónica, que de la noche a la mañana provocara el amarilleamiento y la marchitez de la planta, con hojas enrolladas y falta de firmeza. Si esto sucede durante la fase vegetativa, será mejor que empieces de nuevo. La recuperación podría ser imposible o más lenta que empezar de nuevo.

Los cogollos también pueden verse afectados por la quema de nutrientes. Durante la fase de floración, las plantas de marihuana cambian la forma en que usan los nutrientes. La demanda de nitrógeno se vuelve casi nula, mientras que aumentan las necesidades de otros nutrientes como calcio y magnesio. Una sobredosis con cualquier tipo de aditivo podría causar el mismo tipo de efecto de quemadura.

Cómo identificar la quema de nutrientes en el cannabis

Cómo remediar la quema de nutrientes

Una vez has identificado el problema como quema de nutrientes, elimina cuidadosamente el material dañado, retirando todas las hojas afectadas. Rastrea los grupos de cálices hasta la rama y elimínalos, por si acaso. Las flores y hojas muertas se pudrirán. Realiza un lavado del medio de cultivo con agua de pH equilibrado lo antes posible. Si tienes un depósito, mide los niveles con un medidor de pH/EC y reajústalo con agua dulce.

Si preparas manualmente una mezcla de fertilizantes todos los días, relájate campeón, con el cannabis “menos es más”. Ten en cuenta que se pueden lograr buenos resultados simplemente dando agua pura a la planta durante todo su ciclo de vida.

Antes de volver a una rutina de fertilización normal, usa un tónico especial para las plantas para cuidarlas y que recuperen su salud. El sistema de raíces se habrá visto dañado, así como las partes verdes de la planta. Los tónicos con nitrato de plata, ácidos húmicos y fúlvicos, vitaminas y minerales, son ideales para que las plantas recuperen su salud.

Al volver a usar un fertilizante normal, hazlo solo a ¾ de la potencia para evitar que se produzca una nueva quemadura. Las plantas recuperarán su vigor rápidamente y empezarán a crecer con fuerza. Recuerda ajustar el período de crecimiento para recuperar el tiempo perdido mientras las plantas estaban enfermas. Añadir tiempo a la fase vegetativa no dañará a las plantas. Si la quema de nutrientes se ha producido durante la fase de floración o con una variedad autofloreciente, entonces tendrás que asumir que vas a recoger una cosecha más pequeña.

  • Cultivos hidropónicos

Ya conoces los síntomas y probablemente te estarás preguntando cómo solucionar la quema de nutrientes. Por suerte, quienes cultivan en sistemas hidropónicos suelen tener más facilidad para remediar este problema. A diferencia de un cultivo en tierra, la hidroponía ofrece la ventaja de poder cambiar fácilmente todo el medio acuático en cuestión de minutos. Si detectas síntomas de quemadura de nutrientes en tu cultivo hidropónico, basta con vaciar el depósito y cambiar la solución nutritiva por una mezcla que contenga menos nutrientes y un nivel de pH adecuado.

En este caso, resulta útil anotar la cantidad exacta de nutrientes que utilizas en tus mezclas. Revisa la cantidad de abono que usaste cuando tus plantas sufrieron quemaduras de nutrientes por primera vez, y empieza aplicando la mitad de esa cantidad. Enseguida deberías notar un cambio positivo en tus plantas. Una vez les proporciones niveles adecuados de fertilizante, los síntomas de la quema de nutrientes dejarán de extenderse casi inmediatamente; las hojas que ya han sido afectadas no se recuperarán, pero salvarás el resto del tejido sano de tu planta.

Cómo remediar la quema de nutrientes

Prevención de la quemadura de nutrientes

La prevención siempre es la mejor forma de actuar. Es recomendable adoptar buenas costumbres que reduzcan las posibilidades de errores. Para empezar, asegúrate de usar el fertilizante adecuado para la fase de crecimiento correspondiente. Incluso entonces, es mejor utilizar solo ¾ de la dosis recomendada en el producto. A veces, las recomendaciones del fabricante apuran las dosis al límite, dejando poco margen de error.

A continuación, echa un vistazo a algunas de las mejores técnicas para reducir el riesgo de quemadura de nutrientes.

  • Utiliza tablas de fertilización

Las diferentes plantas de cannabis pueden reaccionar de forma distinta a la misma cantidad de fertilizante. Por tanto, hay que experimentar un poco para averiguar cómo responden determinadas cepas. Como regla general, la dosis recomendada en las tablas de fertilización debe considerarse como la cantidad máxima. Si tus plantas tienden a sufrir quemaduras de nutrientes, comienza por utilizar una cantidad mucho menor. Empezar usando el 50% te ayudará a evitar que tus plantas se quemen.

  • Utiliza fertilizantes específicos para el cannabis

Asegúrate de utilizar abonos específicos para el cannabis, ya que están diseñados expresamente para esta especie, y muchos productos están formulados para usar en una fase concreta del ciclo de cultivo.

  • Ten en cuenta las diferentes necesidades durante la fase vegetativa y la floración

A medida que avanza el ciclo de cultivo, las plantas de marihuana tienen diferentes necesidades nutricionales. Durante la fase vegetativa, prefieren mayores niveles de nitrógeno para ayudarles a desarrollar unas hojas de abanico frondosas, mientras que durante la floración prefieren mayores niveles de fósforo y potasio. Si aplicas un montón de nitrógeno durante la floración, podrían aparecer síntomas de quema de nutrientes.

  • Controla las PPM

Para evitar la quema de nutrientes, puedes controlar las partes por millón (PPM) y la electroconductividad (EC) de tus soluciones nutritivas preparadas a mano y del agua de escorrentía. Ambos valores indican la cantidad de nutrientes presentes en tus mezclas nutritivas y en el medio de cultivo.

A continuación, te mostramos una breve referencia de cómo deberían ser estas cifras durante las principales fases de cultivo, en los diferentes sustratos. Si los valores del agua de escorrentía son demasiado altos, indican una acumulación de sales y un mayor riesgo de sufrir quemaduras de nutrientes.

Tierra Hidroponía
Plántula 350-400ppm | EC (mS/cm) 0,7-0,8 500-600ppm | EC (mS/cm) 0,8-1
Fase vegetativa 650-750ppm
EC 1,6-1,7
850-900ppm
EC 1,6-1,7
Floración 900-950ppm
EC 1,9-2
950-1000ppm
EC 1,9-2

Cómo medir las PPM y la EC

Para medir las ppm, necesitarás un medidor de sólidos disueltos totales (TDS, por sus siglas en inglés). Calibra tu aparato, asegúrate de que marca cero y colócalo en la solución que quieras analizar. Para medir la EC, tendrás que incluir un medidor de conductividad en tu kit de herramientas. Estos aparatos te permiten medir la salinidad de tu solución con solo pulsar un botón, ayudándote a evitar los niveles excesivos de sodio.

Utiliza un medidor de pH/EC para controlar la potencia del fertilizante cada vez, ya sea mezclándolo diariamente o en un tanque hidropónico. Asegúrate de hacer un lavado del sistema hidropónico, sustratos de cultivo y tierra, para evitar la acumulación de sales en la zona de raíces.

Si cultivas marihuana de forma hidropónica, puedes reducir la concentración del fertilizante que aplicas a las plantas. Esto te ayudará a acercarte a un punto óptimo, a la vez que reduces el riesgo de que se produzcan más quemaduras de nutrientes. No tienes que ceñirte a las recomendaciones del fabricante; puedes diluir aún más tu solución nutritiva para adaptarla a las necesidades de tus plantas.

Al dosificar el fertilizante, utiliza un medidor que tenga una capacidad fija. Si la mezcla es de 10ml por litro, usa una cuchara de medir de cocina de 10ml, por ejemplo. Evita al máximo el error humano. Es muy fácil confundirse leyendo una línea o marca en una jarra de medir. Si miras la línea o marca desde arriba, la cantidad siempre será excesiva. Asegúrate siempre de mirar la medida a la altura del ojo.

  • Un apunte sobre la tierra ecológica

Uno de los múltiples beneficios de cultivar en tierra ecológica es que proporciona una zona de seguridad para los microorganismos alrededor del sistema radicular. Las plantas cultivadas en tierra son mas resilientes a la sobrefertilización y otros factores estresantes. Una buena mezcla de tierra ecológica no necesita más fertilizantes durante el ciclo de vida de la planta, por lo que se elimina el riesgo de quemaduras por exceso de nutrientes.

No confundas otros problemas con la quema de nutrientes

Existen varias afecciones que provocan síntomas similares a los de la quemadura de nutrientes en las plantas de cannabis. Recuerda que los principales síntomas de la quema de nutrientes son:

Puntas de las hojas amarillas o marrones Los márgenes de las hojas se vuelven crujientes y retorcidos
Manchas irregulares Hojas rizadas y en forma de garra
La decoloración empieza a extenderse por la hoja

Las causas de la quema de nutrientes incluyen:

Exceso de nutrientes debido al uso de estiércol poco descompuesto o fertilizantes sintéticos demasiado concentrados
Tierra seca Bajos niveles de luz

Algunas deficiencias y toxicidades de nutrientes pueden adoptar la apariencia de una quemadura de nutrientes, por lo que debes saber distinguirlas para asegurarte de aplicar el tratamiento adecuado.

  • Quema de nutrientes vs. toxicidad por nitrógeno

Las plantas de marihuana dependen enormemente del nitrógeno. Este macronutriente esencial es un componente clave de los aminoácidos y las enzimas. Sin embargo, el exceso de fertilización del cannabis puede provocar grandes problemas. La toxicidad del nitrógeno tiene algunos síntomas similares a los de la quema de nutrientes, como por ejemplo:

Puntas de las hojas marrones y amarillas Hojas rizadas y en forma de garra

Pero los síntomas que diferencian la toxicidad por nitrógeno de la quema de nutrientes son:

Hojas oscuras Hojas brillantes o lisas
Hojas completamente amarillas
Quema de nutrientes vs. toxicidad por nitrógeno
  • Quema de nutrientes Vs deficiencia nutricional

La deficiencia de nitrógeno se produce cuando una planta de cannabis no dispone de suficientes niveles de este nutriente esencial. Por suerte, los síntomas de este problema no se parecen a la quemadura de nutrientes, sino que se manifiestan como:

Hojas marchitas Hojas completamente amarillas
Quema de nutrientes Vs deficiencia nutricional
  • Quema de nutrientes Vs riego excesivo (o insuficiente)

El exceso (o la falta) de agua también puede causar graves daños a tu cultivo de marihuana. Las plantas que se riegan demasiado, o demasiado poco, comparten algunos síntomas con la quema por nutrientes, por ejemplo:

Hojas rizadas y en forma de garra Manchas o marcas

Pero los síntomas que permiten distinguir fácilmente ambos problemas son:

Planta de aspecto decaído Hojas marchitas
Hojas completamente amarillas Manchas de color bronce

Hay otras pistas que pueden ayudarte a distinguir entre ambas situaciones. Por ejemplo, las plantas regadas en exceso están sometidas a un sustrato saturado, mientras que las plantas con riego insuficiente tienen un sustrato demasiado seco. Las plantas con quemadura de nutrientes podrían tener la tierra ligeramente seca, pero también podrían tener un sustrato perfectamente húmedo y seguir mostrando síntomas.

Quema de nutrientes Vs riego excesivo (o insuficiente)
  • Quemadura de nutrientes Vs estrés térmico

El estrés térmico puede ocurrir cuando las luces están demasiado cerca de la parte superior de las plantas, o las plantas están expuestas a una ola de calor en el exterior. Las plantas que sufren estrés térmico también presentan hojas rizadas y en forma de garra; sin embargo, en las etapas iniciales, estos síntomas solo aparecen en las hojas más cercanas a la fuente de calor. En cambio, con la quemadura de nutrientes, las hojas irregulares pueden aparecer en cualquier parte de la planta.

Quemadura de nutrientes Vs estrés térmico

Ahora ya sabes cómo prevenir y tratar la quemadura de nutrientes

Enhorabuena, ¡acabas de añadir más conocimientos a tu arsenal de cultivo! Ahora ya conoces las mejores formas de prevenir la quema de nutrientes, y cómo tratar este problema si detectas sus síntomas. Ten en cuenta que las plantas de cannabis dependen de unas hojas sanas para hacer la fotosíntesis y producir energía, y este es el motivo por el cual las quemaduras de nutrientes pueden causar tanto daño.

Además, no olvides que cada planta de marihuana es única. Cada variedad y cada planta de una misma cepa podrían responder de forma diferente al abono. Tendrás que controlar frecuentemente tus plantas después de fertilizarlas. Si ves que aparecen síntomas, reduce la cantidad de abono que estás utilizando. Para ayudarte a prevenir este problema, utiliza los medidores de TDS y EC.

La quema de nutrientes puede ser un problema acumulativo o una catástrofe de la noche al día, dependiendo de la intensidad de la sobredosis. Si se detecta y trata a tiempo, puedes salvar la cosecha. No te alarmes si tus plantas se queman. Bueno, vale, alármate un poquito. Y después, sigue estos simples pasos para que tus plantas puedan recuperar su salud y vigor.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.