💥5 SEMILLAS GRATIS si gastas 65€ durante el Black Friday con el código BF227HV💥

Empezar en el cultivo de cannabis

Empezar en el cultivo de cannabis

Empezar en el cultivo de cannabis: guía para principiantes.

Índice:

Así que quieres cultivar en casa pero no sabes por dónde empezar. ¡No te preocupes! Nuestra guía para cultivar cannabis te informará sobre todos los elementos fundamentales. ¡Aprende a cultivar como un profesional!

DESCUBRE DÓNDE ENCONTRAR GUÍAS Y RECURSOS DE CULTIVO

Si te mueres de ganas de cultivar tu propia marihuana, ya has dado el primer paso importante leyendo esta guía de cultivo. Aunque haya términos técnicos que todavía no entiendes, el hecho de familiarizarte con el proceso general de cultivar marihuana en casa te ayudará a la hora de planear y poner en marcha tu cultivo.

Como toda proeza, esta es una forma de arte que requiere práctica. Además de esta guía, el blog de cannabis de Royal Queen Seeds está repleto de información útil, con consejos y trucos que abordan todo tipo de preguntas y preocupaciones relacionadas con el cultivo. También puedes consultar los artículos que te mostramos a continuación para descubrir algunos otros recursos que puedes leer y ver y que te ayudarán en tu recorrido:

7 canales de YouTube que todo fumeta debe ver
10 aplicaciones que ningún fumeta debe perderse
Los 10 mejores libros sobre cannabis

Si quieres interactuar y aprender con otros cultivadores, no dejes de visitar los foros de cultivo más conocidos para leer experiencias personales. Ahí puedes hablar tanto con principiantes como con expertos en cultivo, dando y recibiendo consejos para ayudaros mutuamente a seguir aprendiendo. Por supuesto, es importante no tomarse estas experiencias al pie de la letra, ya que la información no siempre se puede verificar.

Pero a fin de cuentas, a la hora de poner en práctica la teoría siempre se presentan obstáculos inesperados. ¡Adelántate a ellos familiarizándote con los siguientes factores cruciales!

ELIGE LAS SEMILLAS DE CANNABIS CORRECTAS

Obviamente, las plantas de cannabis no crecen de la nada, lo que significa que primero necesitamos conseguir las semillas. Afortunadamente, puedes escoger buenas semillas de marihuana del catálogo de RQS, cuya calidad está probada y además ofrecen algunas de las mejores tasas de germinación del mercado.

Ahora la parte más difícil: elegir las variedades. La clave es no dejar que la amplia gama de genéticas que hay disponibles te sature o te confunda. Para resumir las diferentes opciones, vamos a repasar las diferencias básicas entre índica y sativa.

ÍNDICA

Las plantas índica son bajitas y robustas y presentan tallos anchos y hojas amplias. Su plazo de floración es relativamente breve y son conocidas por producir cogollos más grandes y densos. Las índica son lo que algunos fumetas llaman cepas "nocturnas" porque suelen ejercer un efecto relajante.

Entre otros efectos que suelen asociarse a las índica tenemos:

- Apalanque
- Sedación
- Ataques de hambre
- Colocón corporal
- Relajación profunda

Algunas de nuestras cepas índica más famosas son: ICENorthern LightBlue MysticO.G. Kush.

 

  • Indica leaf INDICA / caratteristiche
  • Couch-lock
  • Chilling
  • Appetite
  • Body High
  • Deep relaxation
  • Sleep Aid
  • Pain + Nausea Relief
  • Stress + Anxiety Relief
  • Sativa leaf SATIVA
  • Energy
  • Stimulating
  • Head High
  • Uplifting
  • Creativity
  • Fight Depression

SATIVA

A diferencia de las índica, las sativa tienden a alcanzar estaturas bastante altas, tienen hojas más estrechas y tallos más largos, y tardan mucho más en florecer que las índica. Además, sus efectos tienden a ser más energéticos que sedantes.

Entre otros efectos que suelen asociarse a las sativa tenemos:

- Estimulación cerebral
- Energía física
- Creatividad
- Euforia

Algunas de nuestras variedades sativa más famosas son: Power FlowerAmnesia HazeHaze BerryRoyal Moby.

Hoy en día, muy pocas variedades de cannabis son puramente índica o sativa. La mayoría de las variedades que encontrarás son híbridos, una mezcla de genética sativa e índica. Los híbridos pueden ser de dominancia índica o sativa, o pueden dividirse al 50%. Por ello, la morfología y los efectos de los híbridos van a variar mucho dependiendo de factores genéticos y ambientales. Dicho esto, puedes basarte en los rasgos comunes de las índica y las sativa para guiarte en la dirección correcta.

Es verdad que no existe una opción "mejor" a la hora de elegir una cepa, pero los principiantes suelen elegir ejemplares índica o de dominancia índica porque son más fáciles de manejar y tardan menos tiempo en estar listas.

AUTOFLORECIENTES

Con las autoflorecientes te ahorras algunas de las principales complicaciones del cultivo de marihuana. Estas cepas están disponibles en forma de híbridos tanto índica como sativa, pero también contienen un tercer tipo de cannabis conocido como ruderalis. Estos genes permiten que las autoflorecientes florezcan según la edad de la planta en lugar del ciclo de luz, a diferencia de las variedades fotoperiódicas tradicionales. Las autoflorecientes también suelen desarrollar un tamaño más pequeño que las variedades fotoperiódicas, lo que puede ser una ventaja si tienes limitaciones de espacio. Si quieres más información sobre el cultivo de autoflorecientes, puedes consultar nuestra guía Cómo cultivar cannabis autofloreciente. En esta guía, vamos a hablar sobre el cannabis tradicional (fotoperiódico feminizado).

MEDIO DE CULTIVO

Cuando tengas las semillas, tendrás que buscar recipientes adecuados para poner la tierra. Por lo general, es mejor empezar con unas macetas de 7-11 litros. Asegúrate de que tengan agujeros en el fondo para permitir que el agua se drene. Al cannabis no le gusta la humedad estancada.

¿Qué tipo de sustrato debes buscar? En principio, se pueden utilizar la mayoría de tipos de mezcla universal para macetas, aunque las mezclas baratas no siempre son ideales para el cannabis. Algunos sustratos pueden contener muy pocos nutrientes y/o pueden no estar lo suficientemente aireados. El sustrato bien aireado es importante para que las raíces se desarrollen correctamente. Si tienes una tierra buena para macetas, puedes mejorarla todavía más añadiendo perlita, un vidrio volcánico amorfo en forma de pequeñas piedras de color blanco clarito. La perlita ayuda a que la tierra esté más aireada y a mejorar el drenaje.

Hoy en día, también puedes encontrar mezclas de tierra hechas especialmente para cultivar cannabis, que deberían ser ideales para ello. Estas mezclas contienen los nutrientes adecuados para la fase de crecimiento (vegetativo) de las plantas, por lo que no deberías necesitar añadir ningún fertilizante en las primeras semanas. La mayoría de los sustratos de calidad también tendrán perlita en la mezcla.

Lo que no debes hacer bajo ningún concepto es coger tierra del jardín y utilizarla como tierra para macetas. No solo no contiene los nutrientes adecuados, sino que además estará contaminada de insectos, hongos y otras impurezas que no son buenas para tu cuarto de cultivo.

MEDIO DE CULTIVO

ILUMINACIÓN

El cannabis necesita luz para crecer, y necesita todavía más luz para florecer. El sistema de iluminación marcará una gran diferencia en cómo será la cosecha.

TIPOS DE ILUMINACIÓN

En los growshop y en internet, encontrarás todo tipo de luces de cultivo, algunas para la fase vegetativa, otras para la floración y otras para ambas. Para que la cosa sea lo más sencilla posible, opta por una luz que sea adecuada para todas las etapas de crecimiento. En los últimos años, las lámparas de cultivo LED se han vuelto bastante asequibles. Pueden ser una alternativa para ahorrar energía en comparación con otros tipos de iluminación, como las lámparas de cultivo HID. Asegúrate de poner una luz de "espectro completo", o una con un interruptor que te permita cambiar el espectro fácilmente de vegetativo a floración. Si solo necesitas un poco de luz, como para las plántulas o las plantas jóvenes, también puedes usar bombillas fluorescentes.

POTENCIA

La potencia de la luz de cultivo es un factor importante que debes tener en cuenta en el cuarto de cultivo. Para conseguir unas cosechas razonables, de buena calidad, tienes que poner una lámpara de sodio de al menos 400-600W o una lámpara LED equivalente. Por supuesto, también hay lámparas más potentes como las de 1000 y 2000W, o menos potentes con 150-250W, pero una luz de cultivo de 400-600W proporciona un buen punto medio, ya que te dará cosechas bastante decentes sin consumir demasiada electricidad.

Una lámpara de sodio de 400W puede dar lugar a unos 200 gramos de cogollos por m², mientras que una luz de 600W puede alcanzar los 300 gramos. Obviamente, son solo estimaciones. Si te sale más, eres una persona con suerte. La gente con experiencia en cultivo puede conseguir hasta 300g/m² con una luz de 400W, y 400g/m² con una luz de 600W bajo condiciones ideales.

Cuando compres una luz de cultivo, asegúrate de leer las observaciones del fabricante. Y ten en cuenta que los fabricantes de las luces LED más baratas pueden exagerar muchísimo la información de sus productos. Si no tienes claro qué luz poner, siempre tienes la opción de pedir asesoramiento en los foros de cultivo.

PROGRAMACIÓN DE ILUMINACIÓN

Salvo que cultives autoflorecientes (que las puedes dejar con menos de 18-24 horas de luz desde la semilla hasta la cosecha), tendrás que tener a las plantas bajo un ciclo de luz determinado para cada fase.

Etapa vegetativa: 18-6

En principio, la etapa vegetativa de las plantas puede durar todo el tiempo que quieras. Sin embargo, los cultivadores normalmente dejan las plantas en vegetativo durante al menos 3-4 semanas, o hasta que la planta haya alcanzado el tamaño deseado. Un programa de iluminación normal para esta etapa es de 18 horas de luz y 6 horas de oscuridad.

Etapa de floración: 12-12

Para la floración, hay que cambiar las luces a un ciclo de luz uniforme de 12-12. Asegúrate de que el "ciclo de oscuridad" no se interrumpa ya que podría evitar que las plantas florezcan.

Si conectas la luz a un temporizador, es muy fácil mantener estos horarios.

FLUJO DE AIRE Y VENTILACIÓN

Si cultivas en interior, tienes que garantizar un flujo de aire adecuado para que las plantas se mantengan sanas.

FLUJO DE AIRE Y VENTILACIÓN

EXTRACTORES

Aunque puede que no parezca tan vital como, por ejemplo, las luces de cultivo, un extractor y un ventilador (con filtro de carbón activado) pueden marcar una gran diferencia en tu cultivo. Las plantas de cannabis necesitan dióxido de carbono (CO₂) para desarrollarse, y lo absorben del aire que tienen a su alrededor.

Si cultivas en interior y no tienes un extractor y un ventilador adecuados, tarde o temprano las plantas utilizarán todo el CO₂ disponible. Cuando sucede esto, el crecimiento se ralentiza y las plantas incluso pueden ponerse enfermas. Un extractor aspira el aire sin CO₂ y lo sustituye automáticamente por aire fresco cargado de CO₂.

Una ventaja extra de utilizar un extractor de aire con un filtro de carbón activado es que también neutralizará el olor de la marihuana durante la floración. Esto puede ayudarte a que mantengas la discreción durante el cultivo. Los filtros de carbón simplemente contienen un tubo de carbón activado que se conecta al sistema de escape. Ten en cuenta que los filtros de carbón no duran para siempre. La mayoría de las veces, tendrás que reemplazar el filtro después de unas 5 cosechas.

CIRCULACIÓN DE AIRE

Para garantizar que el aire fresco aspirado en el espacio de cultivo se distribuya uniformemente, también vas a necesitar uno o varios ventiladores. Al mantener el aire en circulación, el ventilador garantiza que el CO₂, así como el calor y la humedad, se distribuyan de forma uniforme por todo el espacio. Esto también puede contribuir a que el calor de las luces de cultivo se disperse y a reducir el riesgo de moho.

También puedes poner algunos ventiladores para que soplen una brisa ligera hacia las plantas, que hará que los tallos crezcan más fuertes y gruesos y que soporten mejor el peso de la cosecha.

FERTILIZACIÓN

Las plantas de cannabis no pueden vivir solo de luz y amor; tenemos que proporcionarles nutrientes para que puedan crecer.

El cannabis tiene una necesidad de nutrientes diferente en cada etapa. Durante el crecimiento, las plantas necesitan niveles elevados de nitrógeno y potasio y una cantidad media de fósforo. Para la floración, el nivel de nitrógeno se reduce, se añade fósforo y los niveles de potasio se mantienen prácticamente iguales. Por ello, los fertilizantes para cannabis normalmente vienen con (al menos) dos botes, uno para vegetativo y otro para floración.

Una vez más, no necesitas complicar las cosas más de lo necesario. Si cultivas en interior, y dejas las plantas en vegetativo durante cuatro semanas, con una tierra que contenga los nutrientes que necesita el cannabis, no tendrás que añadir ningún fertilizante durante la fase vegetativa. Simplemente puedes hacerlo durante la floración, cuando cambian las necesidades de la planta.

NITRÓGENO, FÓSFORO Y POTASIO (NPK)

Los fertilizantes y las soluciones nutritivas se basan en tres macronutrientes: nitrógeno, fósforo y potasio. También contienen micronutrientes como el hierro y el calcio. La relación de cuánto nitrógeno, fósforo y potasio contiene una solución nutritiva suele indicarse en forma de tres números, como 3-1-6 o 0-4-5. Esto indica los niveles de N-P-K (nitrógeno, fósforo y potasio). Como hemos mencionado antes, el nitrógeno y el potasio son cruciales para el crecimiento vegetativo, mientras que durante la floración es necesario aumentar la cantidad de fósforo.

Ten en cuenta que las plántulas y las plantas jóvenes tendrán necesidades de nutrientes diferentes a las de las plantas grandes y vigorosas. Las plántulas, por ejemplo, necesitan muy pocos (o ningún) nutrientes. El exceso de fertilización en las plantas de cannabis es uno de los errores más frecuentes entre principiantes. Y lo que es peor es que los síntomas de una planta enferma y con exceso de fertilización pueden parecerse a los de una planta que no recibe suficientes nutrientes, como que las hojas se vuelvan amarillas. Si tienes problemas con las plantas, normalmente es mejor hacerles un “lavado de raíces” (ver más abajo) y empezar de nuevo con los niveles de nutrientes recomendados.

NITRÓGENO, FÓSFORO Y POTASIO (NPK)

pH

El nivel de pH de la solución fertilizante es primordial para una absorción de nutrientes adecuada. Los nutrientes modifican el agua y el pH del suelo en cierta medida (algunos más que otros). Cuando cultivas en suelo, el nivel de pH debe estar entre 6 y 7. Si el pH no está equilibrado, puede hacer que la planta no pueda absorber los nutrientes incluso si están presentes, lo que da lugar al llamado bloqueo de nutrientes. Esto puede culminar en que las plantas se pongan enfermas o se estanquen, por lo que hay que vigilar siempre muy de cerca el nivel de pH del cultivo y ajustar la solución fertilizante con productos correctores que "suban" o "bajen" el pH.

RIEGO

Regar de forma incorrecta es otro error común entre principiantes. Muchas veces, tendemos a regar las plantas en exceso, lo que conlleva todo tipo de problemas, desde la aparición de hongos hasta la infestación de plagas.

Pero regar correctamente es bastante sencillo: siempre es mejor regar con menos frecuencia que demasiado a menudo. Deja que la tierra de las macetas se seque entre un riego y otro. ¿Cómo sabes cuándo pasa esto? Hay un par de métodos. Una forma es meter un dedo en la tierra al menos a 3cm de profundidad. Si está seco, probablemente necesitas regar. Mejor aún, a través del peso de las macetas de cultivo podrás diferenciar si la tierra está saturada y si está seca. Si notas el recipiente bastante liviano, sabrás que es hora de volver a regar. Repetimos, las plantas soportan mejor la falta de riego que el exceso de riego.

LAVADO DE RAÍCES

El lavado de raíces consiste en administrar agua normal, con pH equilibrado, a las plantas de cannabis. Hay dos motivos principales que nos llevan a realizar un lavado de raíces:

Lavado de raíces porque las plantas están enfermas

Cuando le das al cannabis nutrientes minerales, las sales se acumulan en la tierra con el tiempo. Esto puede descompensar el pH y hacer que la tierra se vuelva demasiado ácida. Como resultado, las plantas se ponen enfermas al no poder absorber los nutrientes. Para eliminar las sales, empapa la tierra de agua normal con pH equilibrado, con aproximadamente el doble de la capacidad de la maceta. Cuando lo hayas hecho, espera hasta que la tierra se seque otra vez y dale a la planta los nutrientes recomendados. ¡Cruza los dedos, la planta se recuperará!

Lavado de raíces antes de la cosecha

Hay quien prefiere hacer el lavado de raíces a las plantas antes de la cosecha. Al hacerlo, eliminamos de la tierra las sales minerales restantes, lo que hace que las plantas extraigan los nutrientes que han almacenado en sus hojas. Aquí, la idea es que esto mejora el sabor de la marihuana. Si quieres hacer un lavado de raíces antes de la cosecha, deja de darle fertilizante a las plantas y dale solo agua con pH equilibrado durante las últimas 1-2 semanas.

CONCLUSIÓN

Si acabas de empezar con el cultivo de cannabis, todo esto te puede parecer demasiado. Pero no te preocupes, cuando le pilles el truco, ¡todo encajará! No olvides que incluso quien cultiva cannabis a nivel profesional empezó como principiante. Los errores siempre ocurren, y no debes dejar que unos pequeños contratiempos te desanimen. De hecho, cada error es una oportunidad para aprender más. ¡Que no te quepa duda de que en muy poco tiempo estarás cultivando cannabis como un profesional!

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.

Categorías

eKomi silver seal
4.7 sobre 5
de un total de 19558 valoraciones