Saber como y cuando trasplantar a tus niñas puede sumar dias de producción de resina en las semanas finales de la maduracion. Con poco o nulo estres por trasplante conseguiras que la planta desperdicie el menor tiempo posible recuperandose de sus raices dañadas, nudos o arraigamiento a la maceta.

Raíces sanas y fuertes proporcionan plantas robustas y vigorosas y cogollos gordos repletos de resina en tu marihuana madura. Si buscas "grande" en tu diccionario de sinónimos, todos los resultados son lo que desearías para tus plantas de cannabis. Ya has decidido qué método vas a emplear para aprovechar tu espacio al máximo. En interior o exterior. Podrías tener espacio para un número importante de macetas pequeñas para SOG; menor cantidad de macetas grandes para SCROG; o un cultivo con podas o "mainlinings" comunes. Quizás incluso te la hayas jugado a una carta con una gran maceta para una sola planta de marihuana que ocupe todo tu espacio. Sea como sea, tendrás que trasplantarlas a macetas más grandes al menos dos veces.

Aclaración

Trasplante: pasar de una maceta más pequeña a una más grande

"Re-trasplante" (poda de raíces): trasplante de la planta en una maceta del mismo tamaño para renovar el sustrato.

Aquí sólo hablaremos de los trasplantes propiamente dichos, para crecimiento.

¿POR QUÉ TRASPLANTAR?

Saber cómo y cuándo trasplantar a tus niñas puede sumar días de producción de resina en las semanas finales de la maduración. Con poco o nulo estrés por trasplante conseguirás que la planta desperdicie el menor tiempo posible recuperándose de raíces rotas, nudos o arraigamiento a la maceta. A diferencia de técnicas hidropónicas o de "cultura de agua profunda", cultivar en un medio sólido como sustrato o coco hace necesario trasplantes a medida que la planta crece. El objetivo es que las raíces sigan saliendo del tallo y tarden lo máximo posible en empezar a enrollarse en la maceta. Cuando las raíces empiecen a ocupar demasiado espacio en el tiesto, el crecimiento vegetativo se ralentizará.

¿CÓMO AFECTA EL TAMAÑO DE LA MACETA AL CRECIMIENTO DE LA MARIHUANA?

En la naturaleza, la separación entre las plantas afecta a su comportamiento. Cuando el cannabis se planta de forma industrial se hace muy junto. El consecuente embrollo de raíces provoca una segregación de hormonas que incitan a la planta a crecer hacia arriba sin ramificaciones laterales. Esta reacción ha sido utilizada por el hombre desde hace miles de años para conseguir fibras largas perfectas, sin interrupciones de nodos. Plantar dejando poco espacio también provoca un único cogollo apical donde una enorme cantidad de semillas queda fácilmente accesible para ser procesada. De la misma forma, cuando una planta está en una maceta demasiado pequeña segrega las mismas hormonas que le hacen creer que está cerca de otras plantas, así que tendrá que crecer hacia arriba con el mínimo desarrollo lateral. Este fenómeno se explota con SOG donde sólo se desarrolla una gran cola principal en plantas sin apenas ramas laterales.

Cuando se cultiva marihuana para usos recreativos o terapéuticos, mejor cuanto más alejadas estén las plantas. Cinco metros cuadrados es la superficie mínima recomendada por planta para exteriores. El amplio espacio para las raíces motiva a la planta a aprovechar mejor su potencial. Así creará más ramas laterales robustas con distintos puntos para la producción de flores. De la misma forma, una maceta grande hace creer a la planta que está lejos de sus vecinos, así que desarrollará un aspecto más poblado. Este patrón de crecimiento es ideal para técnicas de manipulado modernas como el "mainlining" y el método SCROG. Los ejemplares de exterior más exagerados son plantas de casi 5 kilos cultivadas en sacos de 4.000 litros. Mmmmmm plantas de 5 kilos.

cannabis al aire libre a minimizar el impacto del transplante raíces rotas espaciamiento de las plantas de cannabisINTERIOR O EXTERIOR

No hay una fórmula que se pueda utilizar para calcular el tamaño de maceta ideal para tu hierba, aparte de la más grande posible para tu caso concreto. Las cosas son distintas según hablemos de interior o exterior. Ya sabes el espacio que tienes disponible. Qué tipo de cultivo vas a montar. Cuánto tiempo libre tienes para su mantenimiento, etcétera. Ya sabes el tamaño máximo de maceta donde terminarás el cultivo de marihuana, consiguiendo la mayor cosecha de cogollos posible para tu situación personal. Si estás cultivando en exterior, deberías tener en cuenta la facilidad de mantenimiento en la primera parte de la fase vegetativa antes de plantar en tu jardín, en macetas gigantes o sacos.

CUÁNDO HACER EL PRIMER TRASPLANTE

Tus esquejes o tus semillas han crecido muy bien y tienen un cepellón sano y blanquecino. Puedes ver las raíces saliendo de los tacos de lana de roca o jiffys. Pueden estar empezando a asomarse por debajo de tu bandeja de esquejes o puedes verlas a simple vista en tu caja para enraizado rápido. Si las raíces ya han comenzado a enroscarse tienes que ser rápido pero delicado, ya has llegado tarde. La parte que se curva es muy delicada y se romperá fácilmente. Lo que queremos son raíces blancas casi brillantes. Esas raíces son bastante fuertes y penetrarán fácilmente en el nuevo medio, antes de extenderse en búsqueda de humedad y nutrientes. En este momento, trasplantar es tan simple como llenar la maceta escogida con tu medio de cultivo, hacer un agujero en el centro con un dedo y plantar tu plántula o clon. Vuelve a rellenar con cuidado y riega la zona.

¿CUÁNDO HACER EL SIGUIENTE TRASPLANTE?

Un esqueje o plántula plantada en una maceta de 4 litros estará lista para su ubicación final de interior tras tres semanas. Durante toda esta etapa, tus plantas de marihuana serán fáciles de manejar y sin riesgo de encharcarse. No será necesario usar una maceta de tamaño intermedio. Las raíces exteriores se expandirán rápido al darles más espacio. Una planta que estaba en una maceta de 4 litros, trasplantada sin apenas dañar las raíces, llenará una maceta de 20 litros en tres semanas. Durante todo este período se cuidan fácilmente con mínimo esfuerzo, tras el cual están listas para trasplantarlas de nuevo a su localización final en exterior. Tendrás que echar mano de un buen amigo para ayudarte a trasplantarla desde una maceta tan grande. Son pesadas y haciéndolo tú sólo con grandes dificultades acabarás produciendo algún tipo de daños a las raíces.

CÓMO HACER LOS TRASPLANTES

La clave en este caso es que el estrés por trasplante es perjudicial. Cuanto menos daños en las raíces, mejor.

Primero riega las plantas abundantemente y déjalas drenar durante unas horas. De esta forma evitarás que el medio se desmorone cuando se retire la maceta. Un sistema radicular demasiado seco o saturado se desplomaría fácilmente. Haz presión por igual alrededor de toda la circunferencia.

Coloca tus dedos a ambos lados del tronco y tu palma sobre la superficie del sustrato, vuelca la maceta completamente al revés y asegúrate de mantenerla en horizontal.

Levanta la maceta para descubrir el cepellón. Una masa radicular bien formada y asentada con el tiempo sostendrá todo el medio en su sitio con la forma de la maceta y no se caerá ni romperá en pedazos. Las raíces deberían ser muy blancas y no deberían haberse enroscado demasiado ni tener nudos por el fondo. Si las raíces están ligeramente amarillas y la masa radicular es muy densa has llegado tarde, pero ya habrás aprendido algo. Si el medio de cultivo se desploma y deja a la vista raíces en crecimiento, es demasiado pronto, pero en este caso también habrás aprendido algo nuevo. Ante una situación así, retrasa los trasplantes unos días más para que el resto de tu plantación de hierba pueda desarrollar mejor sus raíces y no sufran.

Rellena tu próxima maceta casi hasta arriba con medio húmedo. Prepara un hueco para que el trasplante se sostenga en vertical mientras rellenas alrededor con cuidado.

Riega con la misma cantidad de agua que utilizabas en la maceta antigua durante al menos dos días para evitar encharcar el terreno mientras las raíces crecen. Aumenta gradualmente la cantidad conforme las raíces y la planta van creciendo.

raíces de choque del trasplante olla de cannabis¿POR QUÉ NO PLANTAR EN LA MACETA FINAL DESDE SEMILLA O ESQUEJE?

Tú decides. El único problema es el riesgo de empapar de agua la tierra que aún no ha sido conquistada por las raíces. Ten cuidado al regar para que el fondo de la maceta no se encharque. Las raíces evitarán el terreno encharcado y tendrán propensión a pudrirse. Las hojas se rizarían y el crecimiento se ralentizaría. A la marihuana le gusta tener los pies secos, así que mejor ser cautos. Riega con moderación en la primera semana si decides pasar a la maceta más grande inmediatamente. Sin embargo, debes tener en cuenta que en las primeras semanas de vegetación los tiestos más pequeños son más fáciles de cuidar. Durante esas semanas iniciales para que las plantas de marihuana estén bien cuidadas tienen que recibir bastante atención. Macetas más pequeñas son más fáciles de mover y pueden girarse mejor para que reciban luz desde todos los ángulos.

CUÁNDO NO TRASPLANTAR

Si vas a plantar semillas autoflorecientes pon los brotes directamente en la maceta final y ve aumentando el riego progresivamente. Cada día es muy valioso con las automáticas. Sólo 4 días recuperándose de un daño en las raíces puede suponer el 6% de su período de crecimiento. Eso se traducirá en un 6% menos de cosecha seca al final del ciclo.

UNAS CIFRAS PARA ORIENTARTE

Como guía para ayudarte a emplear tu espacio y tu tiempo de manera eficiente os dejamos una lista de tamaños de maceta estándar. Una planta de tamaño razonable se puede plantar en una maceta de 30cm y una planta excepcionalmente grande en una de 60cm. Todas las macetas estándar son similares en el sentido de que su diámetro superior suele ser igual a su profundidad. Una planta de marihuana sana puede alcanzar fácilmente una envergadura de tres veces la circunferencia de su maceta.

Esquejes en el medio escogido:

Maceta de 10cm = 1/2 litro

Maceta de 13-15cm = 1 litro

Maceta de 18-20cm = 4 litros

Maceta de 22cm = 7,5 litros

Maceta de 25cm = 11 litros

Maceta de 30cm = 19 litros

Maceta de 36cm = 26 litros

Maceta de 41cm = 38 litros

Maceta de 46cm = 57 litros

Maceta de 61cm = 95 litros

Maceta de 76cm = 114 litros

¡Feliz cultivo!

 

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar