Regar plantas de cannabis puede parecer sencillo, pero muchos cultivadores, especialmente los novatos, cometen errores. Un exceso de riego puede generar todo tipo de problemas de crecimiento, como deficiencias de nutrientes o enfermedades, aunque proporcionarle a las plantas demasiada agua también puede afectar a su crecimiento de forma negativa.

¿CUÁNTO SE DEBE REGAR EL CANNABIS?

Uno de los problemas del riego de plantas es que no es una ciencia exacta, y hay numerosas circunstancias que influyen en la cantidad de agua que se les debe administrar. Por ejemplo, a medida que las plantas crecen, sus necesidades de agua van cambiando. Pero hay otros factores más complejos que también determinan cuánto debes regar tus plantas. Vamos a analizar los más importantes:

ETAPA DE CRECIMIENTO

Como es lógico, la cantidad de agua y fertilizantes que necesita una planta variará a medida que crece y se desarrolla. Un plantón absorberá mucha menos agua que una planta fuerte con un sistema radicular grande y en plena floración. Esto podría significar que hay que regar una planta pequeña cada 2 o 3 días, frente a una vez al día para plantas que maduran con rapidez.

MEDIO DE CULTIVO

El medio de cultivo que utilices determinará en gran medida la cantidad de agua que va a retener el suelo, y el drenaje también desempeña un papel importante en la frecuencia y la cantidad con las que deberás regar tus plantas. Al cannabis le gustan los suelos ricos, aireados y "vaporosos" que están bien drenados. También hay que tener en cuenta que los recipientes de cultivo deben tener agujeros en el fondo para eliminar el exceso de agua. Las mezclas de suelo densas retienen la humedad durante mucho más tiempo, por lo que requieren de un riego menos frecuente. De lo contrario, la humedad perdurará en el suelo y provocará deficiencias de nutrientes, putrefacción de la raíz y aparición de hongos, plagas y muchos otros problemas.

Aquí tienes una forma rápida de comprobar si el agua se está drenando correctamente: si tarda varios minutos a evacuarse después de empapar el suelo, y/o si el suelo tarda más de 3 o 4 días a secarse, lo más probable es que tengas un problema de drenaje. Aunque no veas síntomas en ese momento, podrías tener problemas más adelante. En este caso, puedes añadir perlita, o algo parecido, al suelo para airearlo y mejorar su capacidad de drenaje. La perlita garantiza que el agua no permanezca demasiado tiempo en la maceta. La clave de un buen suelo, ya sea comprado o casero, es un equilibrio entre la retención de humedad y el drenaje de agua. Por lo general, esto se traduce en un suelo oscuro y rico, modificado con perlita y/u otras sustancias que proporcionen un medio saludable y eficaz para que crezcan las plantas.

¿CUÁNTO SE DEBE REGAR EL CANNABIS?

TAMAÑO DEL RECIPIENTE

Las dimensiones de la maceta también afectarán al equilibrio entre la retención de humedad y el drenaje. Si tienes una planta pequeña en una maceta enorme, empapar todo el sustrato la ahogará antes de que tenga oportunidad de desarrollarse. Por otra parte, podrías experimentar el efecto opuesto con unas plantas gigantescas que tengan sus raíces anudadas dentro de recipientes minúsculos. Este también es el motivo por el que los cultivadores suelen plantar los plantones en macetas más pequeñas y los trasplantan a recipientes más grandes a medida que la planta crece. Una maceta pequeña hará que sea más fácil evitar regar los plantones en exceso.

TEMPERATURA EXTERIOR E INTENSIDAD LUMÍNICA

Las plantas de cannabis no siempre crecen al mismo ritmo. Una planta en un ambiente frío, por ejemplo, crecerá mucho más despacio que otra en condiciones más cálidas. La intensidad lumínica también desempeña un papel importante. Las plantas que reciben más luz y calor necesitarán una mayor cantidad de agua y fertilizantes que las que crecen con poca luz y temperaturas bajas.

SALUD DE LAS PLANTAS

La salud y vitalidad de tus plantas también determinará la cantidad de agua que necesitan. Si su crecimiento es lento o está atrofiado, o si la planta tiene alguna enfermedad o plaga, es probable que no necesite tanta agua como una planta sana.

CÓMO SABER SI TUS PLANTAS ESTÁN SEDIENTAS

Ya conoces los factores que determinan la cantidad y la frecuencia con que las plantas de cannabis necesitan agua, y cómo estos factores pueden ser distintos para cada una. Pero, ¿cómo sabes exactamente cuándo tienes que regar?

Estas son algunas señales de que tus plantas están sedientas:

PLANTAS DÉBILES Y CAÍDAS

Si tus plantas de cannabis tienen mucha sed, languidecerán. La planta entera tendrá un aspecto débil y enfermizo que es difícil pasar por alto. El único problema es que las plantas sedientas pueden tener el mismo aspecto alicaído que las que han sido regadas en exceso. La diferencia está en que las hojas de estas últimas suelen tener un color verde oscuro y forman una especie de "garra" al ondularse y doblarse hacia abajo, por lo que la planta entera adquiere un aspecto pesado y anegado.

Si tienes algo de experiencia, sabrás diferenciarlo. La mayoría de las veces, debería resultar obvio si este estado se debe a un exceso o a una falta de riego: si el suelo está seco y no has regado en mucho tiempo, es menos probable que el aspecto enfermizo de tu planta sea debido a un exceso de riego.

Consejo: ten en cuenta que una ligera falta de riego es siempre mejor que un exceso de agua. Si riegas unas plantas sedientas pero sanas, deberían recuperar su apariencia normal en un par de horas. La falta de riego ocasional no suele tener consecuencias nefastas. El riego excesivo, por otro lado, mata a las plantas poco a poco.

PLANTAS DÉBILES Y CAÍDAS

HOJAS AMARILLAS O MARRONES

Además de marchitarse y encorvarse debido a la falta de agua, tus plantas también podrían presentar un descoloramiento amarillo o marrón. Aunque es normal que las plantas desarrollen hojas amarillas durante las últimas semanas de la floración, una planta en etapa vegetativa no debería tener hojas secas, amarillas o marrones.

COMPRUEBA EL SUELO

Una de las formas más sencillas de saber si tienes que regar tus plantas es ensuciarte las manos. Hay dos trucos muy simples: en primer lugar, mete el dedo en la tierra a unos 4-5cm de profundidad. Si está seco, podría haber llegado el momento de regar.

La segunda prueba consiste en levantar la maceta para comprobar si sigue pesando igual que la última vez que la regaste, o si la mayor parte del agua se ha drenado o evaporado. Ten en cuenta que para llevar a cabo esta prueba deberás saber lo que pesa la maceta cuando está seca.

CÓMO REGAR TUS PLANTAS DE CANNABIS

Aquí tienes una regla muy sencilla: riega con poca frecuencia, pero cuando lo hagas, riega en abundancia. En lugar de dar a tus plantas un poco de agua a menudo, empapa completamente el medio con menos frecuencia. Pero, ¿cuánta agua es suficiente?

Empapar completamente el medio significa regar todo el sustrato con la mitad de la capacidad del tiesto. Es decir, si estás cultivando en una maceta de 4 litros, riégala con 2 litros de agua como mínimo. Como ya hemos visto, la cantidad exacta dependerá de varios factores. Aún así, deberás ver un 10-20% del agua de riego salir por debajo. El agua de drenaje también eliminará los minerales que se acumulan cada vez que riegas y fertilizas la planta, reduciendo el riesgo de que sufra deficiencias y bloqueo de nutrientes.

Consejo: si utilizas determinados medios, como la turba, el suelo podría tardar más tiempo en absorber el agua, e incluso repelerla hasta que esté bien saturado. Esto significa que si vas a regar todo el sustrato de una sola vez, la mayor parte del agua se escapará por los laterales y la parte inferior de la maceta. En estos casos, "pre-riega" ligeramente el sustrato y espera a que se empape. Después de 10 minutos, riega con el resto del agua. Si es necesario, repite el proceso. Haz la prueba de levantar la maceta entre riegos para comprobar que el suelo haya absorbido el agua.

NO DEJES LAS PLANTAS EN MEDIO DEL AGUA DE DRENAJE

Además de tener agujeros en el fondo, las macetas deben levantar ligeramente del suelo para que se drene toda el agua y las plantas no queden en medio de esa agua sucia. Las bandejas de drenaje recogen esta agua, pero deberás deshacerte de ella inmediatamente después, para evitar que se forme un criadero de bacterias, plagas y moho.

NO DEJES LAS PLANTAS EN MEDIO DEL AGUA DE DRENAJE

LA IMPORTANCIA DEL PH A LA HORA DE REGAR TUS PLANTAS

Si cultivas cannabis de forma orgánica en tierra, no necesitas preocuparte demasiado del nivel de pH de la solución fertilizante. Pero para la mayoría de cultivadores que usan fertilizantes minerales y cultivan en coco o sistemas hidropónicos, el nivel del pH del agua es muy importante.

Esto es debido a que las plantas de cannabis tienen un rango de pH muy reducido en el que pueden absorber nutrientes. Si el nivel de pH del agua es demasiado alto o demasiado bajo, las plantas serán incapaces de absorber los nutrientes, aunque estén presentes, un fenómeno que se conoce como bloqueo de nutrientes.

Cuando se cultiva en suelo, el pH del agua deberá ser de entre 6,3 y 6,8. Si cultivas sin tierra (por ejemplo, en coco) o con un sistema hidropónico, el pH deberá ser aún menor, de entre 5,5 y 6,1. Para medir el pH del agua, usa una tira o gotas de medición de pH. Si el pH es demasiado alto o demasiado bajo, utiliza unas gotas del corrector adecuado para lograr el nivel ideal. En la mayoría de las veces, si usas agua del grifo, el pH será demasiado alto. Y si añades fertilizante al agua, mide primero el pH y ajústalo después de echar el abono.

CONCLUSIÓN: RIEGA EN ABUNDANCIA PERO NO DEMASIADO A MENUDO

Si sabes cómo y cuándo regar tus plantas, y eres consciente de todos los problemas que pueden ocurrir, podrás evitar los problemas más habituales del cultivo de marihuana. Cultivarás plantas felices y saludables, y obtendrás unas cosechas fantásticas.

¡Feliz cultivo!

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.