Cómo cultivar cannabis autofloreciente

Published :
Categories : cultivo de Cannabis

Cómo cultivar cannabis autofloreciente

Existe una gran diversidad de opiniones en lo que se refiere al cultivo de cannabis.


Se supone que el cultivo de esta maravillosa hierba debe ser divertido y agradable pero, con demasiadas opiniones, consejos y técnicas, se puede convertir en algo agobiante y frustrante. ¡Nada que temer! Este artículo explica los pasos para cultivar cannabis autofloreciente de manera fácil y comprensible.

El primer paso en el cultivo es asegurarse de que disponemos de todo lo necesario. Estos elementos son básicos y no demasiado caros:

-Semillas autoflorecientes
-Kit de germinación
-Cubo/cubeta de 19-57 litros (completamente limpio) con agujeros en el fondo para el drenado.
-Sustrato: consigue la cantidad suficiente de una mezcla de buena calidad y aireada para llenar 3/4 partes del cubo
-Bombilla (el número de bombillas depende del número de plantas). Una medida segura es una bombilla para cada 4-6 plantas. No son necesarias si se cultivan en exterior)

¡Si puedes utilizar semillas feminizadas, HAZLO! Evitarás que aparezcan plantas masculinas y tengas que volver a empezar de nuevo con la consiguiente pérdida de tiempo.

El siguiente paso es germinar tus semillas autoflorecientes. ¡Recomendamos encarecidamente que utilices nuestro nuevo kit de germinación! Con el comienzo fácil, es muy sencillo germinar tu cannabis sin ningún esfuerzo. Evidentemente, existen muchas otras maneras de germinar tus semillas de cannabis. Para estos métodos, te remitimos a nuestra página Cómo germinar semillas de cannabis.

A continuación, añade el sustrato al cubo, asegurándote de llenarlo hasta el 75% como mínimo, pero mejor si puedes llenarlo hasta el 95%. Ten en cuenta que un cubo de 19 litros producirá una planta muchos más pequeña que un cubo de 57 litros. Cuando el cubo esté lleno, agrega una gran cantidad de agua. Este proceso se denomina lixiviado y debe realizarse para garantizar que la planta tenga un medio de cultivo completamente húmedo. Si hubieran zonas secas en el sustrato, las raíces no crecerían allí y podría provocar un impacto negativo en la planta. A continuación, realiza un pequeño agujero en el centro del sustrato (suficiente para albergar la longitud del brote), planta cuidadosamente la semilla asegurándote de que la parte superior del brote (o semilla, si aún está sujeta al brote) esté por encima de la linea del sustrato.

Sólo una pequeña nota en relación con esta etapa de crecimiento. Escucharás que algunas personas comentan que debes plantar tu semilla germinada en una taza o tiesto pequeño primero, hasta que veas una hoja y, a continuación, trasplantarla a una maceta más grande. ¡NO! El trasplante de una planta de cualquier tamaño es traumático y estresante para ella. Empieza en el mismo tiesto en el que la vas a cosechar. No tiene sentido provocar estrés a la misma cosa que a ti te lo alivia.


germinar cannabis al aire libre
El siguiente paso es la iluminación. Para el cultivo interior, deben tenerse dos cosas en mente. Primero, debes conservar la bombilla a una buena distancia de la planta para garantizar que no se sobrecaliente o se queme (15-25 cm es un buen comienzo) y conserva esta distancia durante todo el proceso de cultivo. A continuación, independientemente del ciclo de iluminación que elijas (18 horas de luz/6 horas de oscuridad parece un buen equilibrio), consérvalo durante todos los días que dure el proceso. Para el exterior, plántala de la misma forma tan pronto como empiece el buen tiempo; en Europa la mayoría empiezan en mayo.

Finalmente, controla tu planta. No debes tener una mente sobreprotectora; las plantas de cannabis quieren crecer. Riégalas cuando lo necesiten (mete un dedo en la tierra, si está seca o poco húmeda, riégala) y no cambies el programa de iluminación una vez establecido.

¡Por último, y no menos importante, cosecha tus plantas! Al cabo de unas 10 o 14 semanas de germinar las semillas autoflorecientes, la planta ya estará lista y llena de cogollos recubiertos de cristales. ¡Ha llegado el momento de la cosecha! Corta todas las hojas alrededor de los cogollos y sécalos en una habitación oscura. Comprueba que dispones de ventilación suficiente en un lugar seco para que tus nuevos cogollos no produzcan moho o se pudran. Cuando los cogollos estén secos, podrás decidir si quieres curarlos.


Cómo curar tus cogollos
Algunas notas finales. Existen miles de cosas que los cultivadores pueden hacer en cuanto a los nutrientes, los diferentes tipos de iluminación e, incluso, el tipo de música que debes poner a las plantas para estimular su crecimiento. Pero, si eres relativamente nuevo en el cultivo, primero utiliza este método de la vieja escuela y olvídate de los problemas. Del mismo modo que la planta tiene raíces, tu también debes tenerlas.

¡Buena suerte, adelante y disfruta de tu cosecha!

Comprar Semillas de Marihuana AutoflorecientesComprar Semillas de Marihuana FeminizadasComprar Medical Cannabis Seeds