Una guía para aprender a interpretar las señales de las hojas del cannabis y tratar los problemas de salud de las plantas.

Índice:

Las enfermedades, las deficiencias nutricionales, las infestaciones de plagas y muchos otros problemas del cultivo producen ciertos síntomas en las hojas de las plantas de cannabis. En esta guía, mostramos los diferentes problemas del cannabis que pueden detectarse a través de las hojas. Te explicamos cómo interpretar las señales, para que puedas identificar y solucionar rápidamente los problemas más frecuentes del cultivo de marihuana.

FUNCIONES DE LAS HOJAS DE MARIHUANA

Como ocurre con el resto de plantas, las hojas son un elemento esencial para la vida de las plantas de cannabis. El pigmento verde de la clorofila permite a las hojas actuar como paneles solares. Esta función de captación de luz solar es fundamental para la fotosíntesis.

La cara inferior de las hojas está cubierta de pequeños estomas, que son unos agujeritos microscópicos que se abren y cierran como una puerta. A través de ella el dióxido de carbono entra, y el oxígeno y el agua salen. Las hojas también pueden absorber nutrientes para alimentar a la planta, mediante un proceso llamado fertilización foliar.

TIPOS DE HOJAS DE CANNABIS

Hay tres tipos principales de marihuana. Estos suelen agruparse oficialmente bajo el nombre de Cannabis sativa L.; pero, a efectos prácticos, resulta útil distinguir entre plantas sativa, índica y ruderalis.

Dicho esto, la mayoría de cepas de cannabis disponibles hoy en día son variedades híbridas, que combinan dos o tres de estos tipos. Por tanto, las hojas de cannabis que sueles ver en tu cultivo son una mezcla de varias características. Las hojas pueden tener entre 3, 5, 6, 9, o 11 folíolos (también llamados dedos), y tienen formas distintas, desde hojas delgadas y esbeltas, hasta hojas anchas y redondeadas.

Sativa Cannabis LeafSATIVA

Las hojas sativa son largas, con folíolos finos, y algunas desarrollan hasta 13 dedos. Por lo general, las plantas sativas tienen un color verde lima más claro, indicando una cantidad relativamente baja de clorofila. Se cree que esta menor concentración de clorofila es parcialmente responsable de que estas cepas tengan un periodo de floración más largo.

Indica Cannabis LeafÍNDICA

Las hojas índica son bajitas y anchas, y suelen tener 7-9 folíolos gruesos. Las cepas índica potentes de origen afgano producen hojas enormes, que se caracterizan por su tono verde oscuro. Este color es una señal del alto contenido de clorofila de estas hojas; y se cree el mayor contenido de clorofila acelera el ciclo de floración de las variedades índica. 

Ruderalis Cannabis LeafRUDERALIS


Las hojas ruderalis son bastante delgadas y solo desarrollan 3-5 dedos delgados. Según la mayoría de cultivadores, estas hojas se parecen a las hojas de plantas sativa jóvenes, tanto en la forma como en el color. Pero las cepas ruderalis son especiales, ya que han evolucionado para florecer independientemente de las horas de luz que reciben.

HOJAS DE ABANICO Y HOJAS DE AZÚCAR

Además de los diferentes tipos de hojas (sativa, índica o ruderalis), también podemos diferenciar las hojas de marihuana según el lugar que ocupan en la planta. Las hojas más grandes, con la típica forma de dedos, se llaman "hojas de abanico". Y las hojas más pequeñas que brotan de los cogollos se llaman "hojas de azúcar". 

HOJAS DE ABANICO

Las hojas de abanico son las hojas grandes que se forman durante la fase vegetativa. Funcionan como paneles solares, absorbiendo luz y convirtiéndola en energía para que la planta pueda crecer. Estas hojas también pueden servir como almacenamiento de emergencia para ciertos nutrientes, como el nitrógeno. Si la planta no puede sacar estos nutrientes del suelo, puede extraerlos de las hojas. Como veremos más adelante, cuando esto sucede las hojas empezarán a amarillearse.

Las hojas de abanico solo contienen cantidades mínimas de THC, CBD y otros cannabinoides.

HOJAS DE ABANICO

HOJAS DE AZÚCAR

Las hojas de azúcar son las hojitas que brotan directamente de los cogollos. Estas hojas están cubiertas de tricomas blancos, por lo que parecen estar glaseadas o espolvoreadas con azúcar, de ahí su nombre. Básicamente, la función de estas hojas es dar estructura a los cogollos, para que se mantengan unidos.

Las hojas de azúcar son ricas en tricomas (cargados de cannabinoides), pero si se fuman pueden tener un sabor muy fuerte. Por tanto, los cultivadores suelen recortarlas de los cogollos, mediante el manicurado. Aunque no sean lo mejor para fumar, las hojas de azúcar son ideales para hacer hachís o mantequilla de marihuana.

HOJAS DE AZÚCAR

QUÉ PROBLEMAS DE SALUD INDICAN LAS DIFERENTES SEÑALES DE LAS HOJAS DE CANNABIS

Los cultivadores experimentados, a diferencia de los novatos, son capaces de interpretar las señales de sus plantas de cannabis. Las hojas envían señales al cultivador, informándole sobre la salud y el bienestar de la planta. Para poder solucionar rápidamente los problemas de cultivo, es importante aprender a reconocer estas señales.

HOJAS AMARILLENTAS

Cuando las hojas se vuelven amarillentas, suele indicar que algo va mal con tu planta de cannabis. Esto puede deberse a varias razones, desde plagas y enfermedades hasta problemas nutricionales. Pero ten en cuenta que en las últimas semanas de la floración es normal que algunas hojas se vuelvan amarillas; es el único momento en que no debes preocuparte por esto.


EXCESO DE FERTILIZACIÓN

Con frecuencia, aplicar demasiado fertilizante provoca que las hojas se vuelvan amarillas. Por suerte, la sobrefertilización es relativamente fácil de detectar: solo la punta de las hojas se volverá amarilla o marrón, una señal típica de una quemadura por exceso de nutrientes. Pero, en las últimas etapas de la sobrefertilización, toda la hoja se volverá amarilla.

Cómo evitarlo:

• Aplica un fertilizante con niveles de nutrientes adecuados, y en dosis adecuadas. Las plántulas y plantas jóvenes necesitan muy poco abono.
• Ten cuidado al comprar mezclas de tierra para macetas. Suelen contener nutrientes para 3-4 semanas, por lo que únicamente debes empezar a fertilizar las plantas cuando los nutrientes del sustrato se hayan agotado.
• Al aplicar el fertilizante, usa una dosis inferior a la recomendada por el fabricante. Empieza con la mitad o un cuarto de la dosis y auméntala progresivamente, según sea necesario.

Cómo solucionarlo:

• Reduce la cantidad de fertilizante y la frecuencia de aplicación.
• Haz un "lavado de raíces" a tus plantas para eliminar el exceso de nutrientes que puedan haberse acumulado en la tierra.
• Tras el "lavado de raíces", usa un abono con una proporción de nutrientes adecuada.


EXCESO DE RIEGO

Si la marihuana se riega demasiado, puede provocar todo tipo de problemas de cultivo. Las raíces se asfixian y no pueden acceder al oxígeno necesario para la planta, y aumenta el riesgo de que aparezcan hongos, moho y plagas. Si las plantas se riegan excesivamente durante mucho tiempo, en las últimas etapas las hojas pueden volverse amarillas.

Cómo evitarlo:

• Riega solo cuando sea necesario, sin usar demasiada agua.
• Deja que la tierra se seque entre riego y riego.
• Riega con una cantidad de agua adecuada para el tamaño de tus plantas. Las plantas jóvenes, con un sistema de raíces pequeño, no beben tanto como las plantas grandes.

Cómo solucionarlo:

• Deja de regar, y deja que la tierra se seque.
• Cambia tu programa de riego, para regar con menos frecuencia.


DEFICIENCIAS NUTRICIONALES

Las deficiencias nutricionales son algunas de las causas más típicas del amarilleamiento de las hojas, concretamente la deficiencia de nitrógeno. Cuando el sustrato carece de ciertos nutrientes, la planta los extrae de las hojas, por lo que se vuelven amarillas.

Ten en cuenta que las deficiencias nutricionales no significan necesariamente que no estés dando suficiente fertilizante a tus plantas. A menudo, estas deficiencias se producen como consecuencia de un nivel de pH incorrecto del agua, o incluso por la sobrefertilización. El "bloqueo de nutrientes" se produce cuando la planta no puede acceder a los nutrientes, aunque estén presentes en el sustrato.

Cómo evitarlo:

• Asegúrate de suministrar los niveles adecuados de nutrientes en función de la fase de cultivo.
• Procura que el agua o la solución fertilizante tenga un nivel de pH correcto (cultivo en tierra: 6,0-7,0, hidroponía: 5,5-6,5).

Cómo solucionarlo:

• Si la deficiencia se debe a una falta de abono, aplica los nutrientes necesarios.
• Proporciona nutrientes a través de la fertilización foliar, para remediar el problema más rápidamente.
• Si la deficiencia se debe a un pH incorrecto o a un bloqueo de nutrientes por exceso de fertilización, tendrás que solucionar estos problemas primero. Para ello, haz un lavado de raíces con agua de pH equilibrado, y después proporciona los nutrientes adecuados


PLAGAS

Las plagas comunes del cannabis, como los ácaros o las moscas del mantillo, pueden hacer que las hojas se vuelvan amarillas. Pero es necesario identificar la plaga en concreto que está afectando a tus plantas, ya que causan distintos problemas y requieren soluciones diferentes.

Cómo evitarlo:

• Vigila atentamente tus plantas para detectar cualquier infestación a tiempo. Usa una lupa o microscopio para inspeccionar las hojas.
• Utiliza aceite de neem o trampas para babosas para reducir el riesgo de infestaciones de plagas.
• Esteriliza la tierra si no sabes de dónde viene.
• Utiliza insectos beneficiosos (ácaros depredadores, mariquitas, etc.) para mantener a raya las plagas.

Cómo solucionarlo:

• Usa pulverizaciones foliares, jabón insecticida o aceite de neem para eliminar las plagas del cannabis de forma natural.
• Una infestación de moscas del mantillo es una señal de un riego excesivo y una humedad elevada. Riega menos y deja que la tierra se seque. Después, cubre la tierra con arena o perlita para evitar que las moscas del mantillo vuelvan a aparecer.


PODREDUMBRE DE LA RAÍZ

Como sugiere su nombre, la podredumbre de la raíz es un problema grave que afecta a las raíces del cannabis. La mayoría de veces, está causada por falta de oxígeno en la zona radicular debido al exceso de agua. Otras posibles causas son la humedad y las temperaturas elevadas en el cuarto de cultivo, o la contaminación de la zona de cultivo (o del depósito de agua) con bacterias u hongos dañinos.

Cuando las hojas se vuelven amarillas por la podredumbre de la raíz, el amarilleamiento suele tardar un tiempo en manifestarse completamente. Pueden aparecer grandes manchas amarillas irregulares, o puede afectar únicamente a los bordes de las hojas. Al mismo tiempo, las hojas se marchitarán y desmenuzarán.

Cómo evitarlo:

• No riegues demasiado tus plantas.
• Utiliza macetas con agujeros de drenaje.
• Mantén una temperatura fresca en el cuarto de cultivo y controla la humedad.
• Mantén la zona cultivo limpia y esterilizada.

Cómo solucionarlo:

• Si cultivas en tierra, utiliza tierra nueva al trasplantar las plantas a macetas.
• Proporciona oxígeno a las raíces. Puedes usar una mezcla de agua oxigenada (H₂O₂) y agua.
• Añade bacterias beneficiosas para las raíces al agua de riego.
• Si cultivas en hidroponía, utiliza una bomba más potente que pueda suministrar más oxígeno.


FLUCTUACIONES DEL PH

Como hemos mencionado, a veces las hojas amarillean como resultado de las fluctuaciones de pH alrededor de las raíces. Las alteraciones de pH estresarán a la planta, provocando la aparición de manchas. La mayoría de ocasiones, la parte amarillenta-marrón estará en el centro de las hojas más viejas situadas en la parte inferior de la planta.

Cómo evitarlo:

• Procura que el agua/solución nutritiva tenga un pH correcto. Al cultivar en tierra, el pH óptimo es 6,0-7,0. Y en hidroponía, el pH debe rondar 5,5-6,5.

Cómo solucionarlo:

• Haz un lavado de raíces con agua de pH equilibrado.
• Tras lavar las raíces, asegúrate de que el agua/solución nutritiva siempre tenga un pH adecuado.


SEPTORIOSIS

La septoriosis, también conocida como "mancha foliar amarilla", es una enfermedad fúngica provocada por esporas, especialmente frecuente en condiciones húmedas. Sus síntomas son unas manchas de color amarillo/marrón en la cara superior e inferior de las hojas.

Cómo evitarlo:

• Controla los niveles de humedad y temperatura en el cuarto de cultivo.
• Procura que haya una ventilación adecuada.
• Mantén limpio el cuarto de cultivo. Elimina las hojas muertas y las malas hierbas, ya que son un caldo de cultivo para los hongos.
• Poda tus plantas para mejorar la ventilación.
• No reutilices un sustrato viejo, ya que puede contener hongos y otros patógenos.

Cómo solucionarlo:

• Elimina las hojas infectadas.
• Si es posible, separa las plantas infectadas del resto de plantas.
• Mejora la ventilación del cuarto de cultivo. Pon unos ventiladores para que soplen una brisa suave sobre tus plantas.

HOJAS ENROLLADAS

Las hojas del cannabis pueden enrollarse por varias razones. Pueden doblarse hacia abajo o hacia arriba, pueden enrollarse solo en los bordes, o pueden enrollarse y desmenuzarse de forma irregular. Estas son las causas más comunes de las hojas enrolladas:


ESTRÉS POR CALOR

El calor puede secar las hojas, provocando que se enrollen. Al cultivar en interior, el estrés por calor se debe a que las plantas están demasiado cerca de las luces.

Cómo evitarlo:

• Mantén las luces a una distancia segura de tus plantas.
• Aleja las plantas de los calefactores y otros aparatos eléctricos en la sala de cultivo.
• Si cultivas al aire libre en un lugar caluroso, procura que las plantas estén a la sombra.

Cómo solucionarlo:

• Aumenta la distancia entre las plantas y las lámparas.
• Utiliza luces de cultivo de baja temperatura, como las LED o CFL.


EXCESO DE RIEGO

Cuando las hojas se enrollan debido al exceso de agua, la planta de cannabis adquiere un aspecto “pesado”, como si una gran carga la hundiera. Las hojas se doblarán hacia abajo, arqueándose en forma de garra.

Cómo evitarlo:

• Riega con la cantidad justa de agua.
• Deja que la tierra se seque entre riego y riego.
• Levanta la maceta para comprobar su peso; riégala únicamente cuando pese poco.
• Usa macetas con buen drenaje.

Cómo solucionarlo:

• Reduce la cantidad de agua de riego.
• Riega con menos frecuencia.


EXCESO DE FERTILIZACIÓN

El primer signo de la sobrefertilización, o quemaduras de nutrientes, es que la punta de las hojas se vuelve seca y crujiente. Si se continúa fertilizando excesivamente, toda la hoja se volverá frágil y marrón.

Cómo evitarlo:

• Fertiliza las plantas únicamente con la cantidad necesaria de nutrientes.
• No fertilices las plántulas y plantas jóvenes como si fueran plantas maduras.
• Al aplicar fertilizante, usa una dosis inferior a la recomendada. A veces, ¡menos es mejor! Empieza con la mitad o menos de la dosis sugerida por el fabricante, especialmente si cultivas variedades autoflorecientes y otras cepas pequeñas.

Cómo solucionarlo:

• Haz un lavado de raíces con agua de pH equilibrado.
• Tras lavar las raíces, aplica únicamente la cantidad necesaria de fertilizante.


FRÍO

A veces, las hojas de marihuana pueden enrollarse debido a las bajas temperaturas.

Cómo evitarlo:

• Procura mantener una temperatura adecuada en el cuarto de cultivo (lo mejor es 21°C, aproximadamente).
• Cultiva variedades de cannabis resistentes al frío.

Cómo solucionarlo:

• Utiliza una luz potente para aumentar la temperatura en la zona de cultivo.
• Si es posible, mueve las plantas a un lugar donde estén más protegidas del viento y la intemperie.
• Instala un sistema de calefacción en el cuarto de cultivo.

HOJAS SECAS Y FRÁGILES

En algunos casos, si no se aplica remedio cuando las hojas se enrollan, podrían empezar a secarse y volverse crujientes. Esto indica que la planta necesita un tratamiento inmediato.

ESTRÉS POR CALOR

Como hemos comentado, el estrés por calor suele producirse cuando las plantas están demasiado cerca de las luces. Pero este tipo de estrés también puede ocurrir si cultivas en exterior o invernadero, con temperaturas elevadas. Como pronto veremos, las hojas pueden secarse y volverse crujientes en las últimas etapas del estrés por calor.

Cómo evitarlo:

• Usa luces LED o CFL en lugar de luces HID.
• Si cultivas en exterior, pon tus plantas a la sombra o protégelas con malla de sombreado.
• Asegura una buena ventilación. Si cultivas en interior, pon ventiladores.

Cómo solucionarlo:

• Aleja tus plantas de las luces.
• Reduce la temperatura en la zona de cultivo.
• Si es necesario, instala aire acondicionado en el cuarto de cultivo.


QUEMADURAS POR LUZ

A menudo, las quemaduras de luz van precedidas por el blanqueamiento de las hojas. Pero, a veces, estas quemaduras se producen antes del blanqueamiento. Si no se solucionan los problemas de luz y calor, las hojas se volverán crujientes y morirán. Este problema es bastante fácil de detectar, ya que las quemaduras de luz suelen aparecer en las hojas más cercanas a la lámpara.

Cómo evitarlo:

• Mantén las plantas a una distancia segura de las lámparas.
• Consulta las recomendaciones del fabricante para saber a qué distancia colocar las luces.

Cómo solucionarlo:

• Reduce la intensidad de la luz (regulador de intensidad).
• Aumenta la distancia entre las lámparas y plantas.


EXCESO DE FERTILIZACIÓN

Cuando las plantas sufren quemaduras de nutrientes durante un periodo prolongado, al principio solo se secarán las puntas de las hojas, pero a la larga se secará toda la hoja y se volverá crujiente. Esta es la fase final de la sobrefertilización. Las hojas, y por tanto tu planta de marihuana, se están muriendo. Pero esto no significa que no puedas salvarlas.

Cómo evitarlo:

• Aplica menos fertilizante, especialmente si cultivas autoflorecientes. Use la ½ o ¼ de la dosis recomendada.
• No fertilices las plántulas. Empieza a darles abono cuando hayan desarrollado 4-5 hojas verdaderas, o cuando tengan una altura de 15-20cm.
• Si usas una mezcla de tierra prefertilizada, no añadas abono durante las primeras 3-4 semanas. Pasado este tiempo, empieza a usar una dosis baja de fertilizante.

Cómo solucionarlo:

• Haz un lavado de raíces con agua de pH equilibrado.
• Usa un fertilizante con niveles adecuados de nutrientes en función del tamaño y la edad de tu planta. Sigue aplicando una dosis pequeña, y auméntala solo si es necesario.

HOJAS MARCHITAS

Las hojas marchitas, así como las hojas descoloridas y manchadas, pueden tener varias causas. Estos son los problemas más habituales que debes tener en cuenta:


FALTA DE RIEGO

El principal síntoma de la falta de riego es una planta con las hojas y ramas marchitas. Si la planta marchita no se riega, las hojas empezarán a secarse.

Cómo evitarlo:

• Procura que tus plantas reciban la cantidad de agua adecuada.
• Riega las plantas en cuanto veas que están marchitas.

Cómo solucionarlo:

• Dales suficiente agua a tus plantas, de modo que todo el sustrato quede saturado. Lo ideal es regar hasta que haya un 20-25% de escorrentía.


QUEMADURAS POR VIENTO

Este problema afecta más a los cultivos de exterior, cuando las plantas están expuestas a los elementos. Pero también puede ocurrir en interior, cuando las plantas están demasiado cerca de un ventilador potente.

Cómo evitarlo:

• Coloca los ventiladores a una distancia adecuada de tus plantas.
• No enciendas los ventiladores a toda potencia. Lo ideal es una brisa suave.
• Si cultivas en exterior, escoge un lugar protegido de los elementos para tus plantas.
• Rodea tus plantas de cannabis con cultivos asociados, de mayor tamaño, para protegerlas de forma natural.

Cómo solucionarlo:

• Reduce la velocidad del ventilador o aleja los ventiladores de tus plantas.
• En exterior, coloca un paraviento alrededor de tus plantas.


VERTICILOSIS

La verticilosis es una enfermedad grave causada por un hongo que puede habitar en el suelo. Este hongo ataca las raíces del cannabis, dejándolas al borde de la muerte sin ninguna cura posible. Los síntomas empiezan con el amarillamiento y marchitamiento de las hojas inferiores, y después partes de la planta se van marchitando repentinamente. Lo mejor que puedes hacer es aplicar medidas preventivas, para que el hongo no pueda devastar tu cosecha.

Cómo evitarlo:

• Utiliza únicamente tierra nueva o esterilizada.
• Evita las condiciones cálidas y húmedas, ya que favorecen el desarrollo de los hongos.
• Si cultivas en tierra, procura que haya un buen drenaje.
• Considera la opción de cultivar sin tierra (en fibra de coco, hidroponía...)

Cómo solucionarlo:

• Elimina las plantas y la tierra infectadas.
• Separa las plantas sanas, con la esperanza de que el hongo no se haya extendido.

HOJAS COLORIDAS

Las hojas de marihuana suelen tener varios tonos de verde, desde el verde lima claro hasta tonos más oscuros. Pero, a veces, pueden cambiar de color, dependiendo de la cepa y de algunos factores ambientales. En la mayoría de casos, no hay por qué preocuparse. Estos colores dan lugar a unos cogollos preciosos y son muy apreciados por los amantes del cannabis.

Sin embargo, en algunos casos, el cambio de color de las hojas puede indicar un problema grave.


TOXICIDAD DE NITRÓGENO

El exceso de fertilización puede provocar varios cambios en las hojas; pero, concretamente, la toxicidad del nitrógeno hará que las hojas adquieran un color verde muy oscuro. Esto podría suceder si usas un fertilizante rico en nitrógeno para la fase vegetativa y te olvidas de cambiarlo durante la floración.

Cómo evitarlo:

• No fertilices excesivamente tus plantas. Ten especial cuidado con los niveles de nitrógeno.
• Usa un abono con los niveles de nutrientes adecuados para la fase de cultivo de tus plantas (vegetativa o floración).

Cómo solucionarlo:

• Reduce la cantidad de fertilizante.
• Usa un abono para cannabis con menos nitrógeno.


LAS HOJAS PÚRPURAS NO SON UN PROBLEMA

Las hojas rojizas y púrpuras no suelen ser motivo de preocupación. De hecho, algunas variedades se han desarrollado para tener hojas y cogollos de color morado. Al principio del cultivo, algunas cepas pueden tener los típicos colores verdes, pero pueden volverse rojas o púrpuras con las temperaturas nocturnas más frías.


HOJAS BLANCAS

Las hojas de algunas cepas de marihuana tienen un aspecto blanco brillante, dado que están cubiertas por capas de tricomas de color blanco lechoso. En ese caso, es una señal de un cogollo de gran calidad. Pero, en ciertos casos, las hojas blancas están causadas por algún problema grave.


MILDIU POLVOROSO

El mildiu polvoroso es una capa de moho blanco, con aspecto de polvo, en las hojas de cannabis. Puede aparecer como manchas blancas o protuberancias, como si las hojas estuvieran manchadas con harina. Si no recibe tratamiento, el mildiu polvoroso puede dañar gravemente tus plantas.

Cómo evitarlo:

• Mantén una temperatura fresca en el cuarto de cultivo.
• Garantiza que haya una buena ventilación.
• Controla los niveles de humedad para evitar condiciones húmedas.
• Mantén limpia la zona de cultivo.

Cómo solucionarlo:

• Retira las plantas y el sustrato infectados.
• Haz una pulverización foliar, mezclando dos cucharaditas de vinagre de manzana en un litro de agua. Otra opción es rociar las plantas con una mezcla de 60% de leche y un 40% de agua. Como último recurso, utiliza un fungicida comercial.

AGUJEROS Y DECOLORACIÓN

Si detectas agujeros en las hojas, o manchas irregulares y decoloración, podrías tener un problema de plagas. Inspeccionar de cerca las plantas, con la ayuda de una lupa, te ayudará a detectar las plagas antes de que causen más daños.


LARVAS DE MINADORES DE HOJAS

Las larvas de los minadores de hojas hacen "túneles" en las hojas, dejando unas marcas amarillentas o blancas que recuerdan a la forma de un gusano.

Cómo evitarlo:

• Cubre tus plantas con una cubierta en hilera para evitar que los minadores de hojas adultos lleguen a tus plantas.
• Coloca trampas adhesivas para atraparlos.

Cómo solucionarlo:

• Aplica una pulverización foliar con aceite de neem y/o jabón insecticida en las zonas afectadas.


ORUGAS

Las orugas se comerán parte de las hojas y cogollos, dejando grandes agujeros.

Cómo evitarlo:

• Rocía las plantas con aceite de neem.
• Usa avispas parasitarias o mantis religiosas para mantener las orugas a raya.

Cómo solucionarlo:

• Quita las orugas a mano.
• Usar Bacillus thuringiensis para eliminar las orugas de forma natural.

TRIPS

Los trips son unos pequeños insectos de color oscuro o amarillento. Las larvas, o ninfas, pueden parecer gusanos pequeños. Se alimentan de clorofila y provocan unas manchas irregulares de color amarillo/blanco en las hojas de cannabis.

Cómo evitarlo:

• Haz una pulverización foliar con aceite de neem.

Cómo solucionarlo:

• Rocía las plantas con jabón insecticida.


PULGONES

Los pulgones, junto con los trips, son la plaga más común del cannabis. Estos pequeños insectos, que pueden ser de varios colores, chupan la savia de las plantas y son uno de los bichos más destructivos para la marihuana. Quizás necesites una lupa para poder verlos bien. Las señales de una infestación incluyen hojas amarillentas, con manchas y motas.

Cómo evitarlo:

• Haz pulverizaciones foliares con aceite de neem.
• Introduce mariquitas en tu cultivo, ya que devoran a los pulgones.

Cómo solucionarlo:

• Rocía las hojas con jabón insecticida. Repite cada 2-3 días hasta que la infestación esté bajo control.


REVEGETACIÓN

En las variedades de cannabis fotoperiódicas, si se interrumpe o detiene la fase de floración (normalmente por problemas con las luces), las plantas vuelven a la fase vegetativa. Esta "revegetación" provoca mucho estrés a las plantas, causando patrones de crecimiento extraños y formas inusuales en las hojas.

La revegetación puede ocurrir accidentalmente, pero también puede ser intencionada. Por ejemplo, hay una técnica llamada "monster cropping" que implica revertir las plantas a la fase vegetativa para conseguir una segunda cosecha.

Cómo evitarlo:

• Durante la floración, asegúrate de que las plantas tengan un periodo de oscuridad ininterrumpido de 12 horas. Procura evitar las fugas de luz, la luz de las farolas de la calle, etc.

Cómo solucionarlo:

• Corrige el ciclo de luz/oscuridad de tus plantas en floración.
• También puedes dejar que la planta vuelva a vegetar, para florecer de nuevo más adelante como haría normalmente.

MANCHAS RARAS

Las hojas de cannabis pueden mostrar manchas inusuales, en lugar del color verde uniforme, por varias razones.

VIRUS DEL MOSAICO DEL TABACO

Según algunos cultivadores, la principal razón de las manchas inusuales es el virus del mosaico del tabaco. Esta enfermedad puede afectar a las tomateras y otras hortalizas, y existen opiniones diversas en cuanto a si puede afectar al cannabis.

Cómo evitarlo:

• Mantén la zona de cultivo limpia.
• Si fumas tabaco de liar, lávate bien las manos antes de entrar en el cuarto de cultivo. Y, preferiblemente, cámbiate la ropa y los zapatos.

Cómo solucionarlo:

• Deshazte de las plantas y semillas infectadas.
• Desinfecta toda la zona de cultivo y todo el material (incluyendo las macetas).
• Comienza un nuevo cultivo en una zona limpia y desinfectada.


MUTACIONES

Así como otras plantas, la marihuana puede tener mutaciones en las hojas. A veces, algunas de estas mutaciones están causadas por los propios cultivadores para camuflar mejor las plantas o hacerlas menos reconocibles; pero, en otras ocasiones, las mutaciones son un pequeño defecto inherente a algunas cepas.

Más allá de los típicos grupos de hojas con aspecto rugoso que pueden aparecer en plantas jóvenes, las mutaciones de las hojas - como hojas con deformidades o con un número par de folíolos - son muy inusuales. Las grandes mutaciones indican una genética de baja calidad o malas prácticas de cría.


ALBINISMO

El albinismo es una mutación extremadamente rara en la marihuana. Las plantas con hojas y cogollos blancos son básicamente una novedad curiosa. Pero los cultivadores no se preocupan tanto por el aspecto de las plantas, sino más bien por la calidad, el sabor y la potencia de los cogollos.


COGOLLOS DE HOJAS

Esta es una mutación rara en la que los cogollos no brotan de los nudos donde se originan los tallos, sino que crecen directamente en el centro de las hojas. Pero estos "cogollos de hojas" son diminutos, por lo que la mayoría de cultivadores los eliminan antes de que consuman demasiados nutrientes.

Cómo evitarlo:

• Evita la genética de baja calidad. Consigue tus semillas de cannabis de una fuente fiable.
• Evita estresar a las plantas (exceso de calor y luz, revegetación, plagas, condiciones duras).
• Cultiva en un ambiente controlado para limitar el estrés de las plantas.

PULVERIZACIONES FOLIARES

Como hemos mencionado, algunos problemas de las plantas de marihuana pueden remediarse con pulverizaciones foliares. La pulverización se aplica directamente sobre las hojas, siendo la forma más rápida de proporcionar nutrientes o insecticidas naturales a las plantas de cannabis. Al usar estas pulverizaciones, evita rociar los cogollos.

¿QUÉ PUEDES HACER CON LAS HOJAS DE ABANICO Y LAS HOJAS DE AZÚCAR?

¿Y qué otras utilidades tienen las hojas, más allá de indicar problemas o enfermedades?

Aunque las hojas de abanico solo contienen trazas de THC o CBD, puedes usarlas de varias maneras. Para empezar, puedes hacer un zumo con estas hojas y otros ingredientes saludables, para aprovechar su gran cantidad de nutrientes y ácidos cannabinoides. Las hojas de abanico no te provocarán un colocón, pero contribuyen a una dieta sana. Otra opción es hacer un té con estas hojas, para disfrutar de un subidón súper ligero. Añade un poco de aceite de coco para que los cannabinoides se unan a la grasa, y tendrás una bebida relajante y agradable.

Las hojas de abanico también son ideales para hacer pomadas y ungüentos de marihuana. Si tienes suficientes hojas, puedes extraer los cannabinoides y filtrar el exceso de materia vegetal, creando tus propios productos caseros para el cuidado de la piel. Por último, puedes añadir estas hojas a la compostera, para crear abono para tu próximo cultivo. Al fin y al cabo, ¿qué mejor que cultivar marihuana con compost que contenga hojas de cannabis?

Y no olvides que también puedes aprovechar las hojas de azúcar. Normalmente, estas hojas no se fuman porque producen un humo áspero, pero son perfectas para hacer hachís o mantequilla de marihuana gracias a su gruesa capa de tricomas. A diferencia de las hojas de abanico, las hojas de azúcar contienen más cannabinoides; así que, si tienes una cantidad suficiente, puedes hacer un hachís de hojas de azúcar para conseguir un subidón bastante interesante.

Básicamente, puedes aprovechar todas las partes de la planta de cannabis. ¡No hay por qué desperdiciar nada!

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.