El cannabis, a pesar de ser una planta resistente, sigue siendo susceptible al estrés generado por demasiada luz o calor. Y aunque puede sobrevivir ligeras fluctuaciones de temperatura, a partir de un punto concreto tus plantas podrían mostrar síntomas de estrés. Las hojas se volverían amarillas o presentarían manchas marrones.

Cuando se planta en exterior con climas demasiado cálidos, los bordes de las hojas se empezarán a curvar, incluso aunque no haya otros signos de estrés. Sin embargo, el momento en el que es más importante controlar la temperatura a la que están expuestas tus plantas es durante la fase de floración. De las dos familias principales del cannabis, sativa e índica, las variedades con dominancia índica son las más susceptibles a sufrir daños por calor. Estos daños durante la floración reducirán tus cosechas. La mejor forma de controlar los niveles de temperatura y de luz que tus plantas reciben es cultivarlas en interior.

SUPLEMENTOS

Cultivar tus plantas en interior es la mejor forma de controlar las condiciones de crecimiento. Sin embargo, aun así algunas plantas pueden sufrir por una exposición prolongada al calor. Las plantas empiezan a experimentar problemas con temperaturas en la zona de cultivo por encima de los 30 grados centígrados.

Además de cambiar la iluminación y la ventilación de tu cuarto de cultivo, también hay alguna otra forma de proteger a tus plantas frente a los daños por temperatura excesiva. Se trata de hacerlas más fuertes en general, controlando cuidadosamente el tipo de nutrientes y suplementos que les aportas durante el proceso de cultivo.

Algas marinas: los extractos a partir de algas marinas son una gran forma de proteger a tu marihuana frente al calor. Este nutriente puede utilizarse con éxito tanto en plantas de interior como de exterior.

Suplementos de silicio: el silicio extra (también conocido como silicato de potasio) también puede ayudar a tus plantas a sobrevivir e incluso prosperar cuando se exponen a factores ambientales estresantes, como temperaturas demasiado elevadas. Generalmente, las plantas tratadas con este suplemento son más resistentes al estrés provocado por el calor o el frío excesivos. También aumenta la fortaleza de las hojas, lo cual actúa como repelente contra pestes si se cultiva en exterior.

Suplementos de desarrollo radicular: cuando la temperatura se vuelve excesiva en cultivos hidropónicos, las plantas pueden sufrir de raíces podridas. Esto sucede cuando se dan las condiciones propicias para que determinados microorganismos ataquen las raíces. Puedes probar a usar una bomba de aire con piedras de aireación grandes que mejoran el flujo de oxígeno.

cannabis estrés calorTRUCOS AMBIENTALES

Otra buena manera de controlar zonas de cultivo que tienden a presentar temperaturas demasiado elevadas es añadir más CO2 en el aire. Esto también podría contribuir a un crecimiento más vigoroso. Quizás también deberías pensar en usar fibra de coco en lugar de sustrato para plantar tu marihuana, especialmente si lo haces en interior.

Instalar aire acondicionado en tu cuarto de cultivo también podría ser útil para reducir la temperatura, aunque esta opción puede salirse de tu presupuesto. En cambio, montar un buen sistema de ventilación estratégicamente situado alrededor del área de cultivo podría ser suficiente para controlar la temperatura y mantener una buena circulación de aire. Aquí también hablamos de instalar una extracción. Dado que el calor sube, obviamente dicha extracción deberá estar situada en la parte superior.

Diseñar un buen circuito de ventilación también es muy importante para controlar la temperatura del cuarto de cultivo. Haz los conductos tan cortos y directos como sea posible, para que el aire caliente se evacúe rápidamente hacia fuera. Para ello se puede utilizar un extractor de ventana, que es sorprendentemente efectivo. Al igual que los ventiladores oscilantes, que son muy útiles para eliminar las "zonas calientes" que se pueden formar en los espacios de cultivo.

Evidentemente, las lámparas de cultivo también son uno de los factores principales que afectan a la temperatura del entorno. Si usas focos regulables, podrías rebajar la temperatura disminuyendo la intensidad de la luz. También puedes reducir el calor directo que reciben tus plantas alejando las luces de ellas.

Pasarse a la iluminación LED es otra forma muy efectiva (aunque tampoco precisamente barata) de reducir la emisión de calor en tu cuarto de cultivo. Eso sí, gracias a la mayor eficiencia energética de los LEDs en comparación con la de otras tecnologías de iluminación de cultivo, ahorrarás en tus facturas de electricidad, pudiendo compensar la inversión inicial que supondría este cambio.

ESCOGE UNA CEPA RESISTENTE AL CALOR

Algunas variedades de marihuana son, por naturaleza, más resistentes al calor que otras, especialmente aquellas que son originarias de las regiones más cálidas del planeta. Prueba con una sativa o una cepa Haze. También recomendamos evitar versiones autoflorecientes. Aunque estas plantas son menos susceptibles a las bajas temperaturas cuando se plantan en exterior, demasiado calor en el cuarto de cultivo puede limitar su crecimiento y sus cosechas.

 

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar