Cómo consumir marihuana de forma responsable

Cómo consumir marihuana de forma responsable


Millones de personas en todo el mundo consumen marihuana. Muchas lo hacen con fines recreativos para relajarse, desconectar, potenciar su creatividad y relacionarse con los demás. Todos sabemos que la hierba produce euforia y hace que nos sintamos alegres. Incluso las tareas más aburridas se vuelven entretenidas después de fumar un porro. Pero este efecto puede ser contraproducente. Después de cierto tiempo, podemos empezar a depender del cannabis para sentir emociones positivas.

En Royal Queen Seeds defendemos un consumo de marihuana responsable, y creemos que la hierba debería mejorar la vida de las personas, no empeorarla. Un consumo responsable te ayuda a alcanzar el punto óptimo a la hora de consumir cannabis. En lugar de dejar que nuestra vida gire en torno a la planta, se puede consumir en momentos especiales en los que apreciar realmente lo que ofrece.

A continuación encontrarás los principios para un consumo responsable de cannabis. Pero, antes, para tener una base más sólida, vamos a ver cómo actúa la marihuana en el cuerpo, y los posibles efectos negativos de su consumo.

¿Cómo actúa la marihuana en el cuerpo?

¿Has oído hablar del sistema endocannabinoide (SEC)? Esta red intercelular permite que la marihuana funcione de una manera única dentro del cuerpo. Conocido como nuestro "regulador universal", el SEC ayuda a que todos los sistemas corporales funcionen sin problemas. Está compuesto de tres partes principales: receptores, moléculas señalizadoras conocidas como endocannabinoides ("endo" significa "dentro"), y enzimas.

Casi todas las células del cuerpo contienen receptores cannabinoides, que son a los que se unen nuestros endocannabinoides para generar cambios fisiológicos. Están implicados en la regulación de prácticamente todas las funciones corporales, como la activación de neurotransmisores, la salud de la piel, o la densidad ósea.

Da la casualidad de que la marihuana también contiene cannabinoides, aunque estas sustancias químicas se conocen como fitocannabinoides ("fito" significa "planta"). De hecho, el descubrimiento de los fitocannabinoides fue lo que hizo posible encontrar el SEC. En resumen, los fitocannabinoides se unen a los receptores cannabinoides del cuerpo porque tienen una estructura parecida a la de los endocannabinoides.

Si estás leyendo este artículo, probablemente hayas oído hablar del THC, el principal componente psicotrópico del cannabis. Esta molécula se une a los receptores cannabinoides CB1 del cerebro, lo que produce un subidón. Cada vez que fumas un porro o tomas un comestible, estás consumiendo moléculas que alteran el funcionamiento de uno de los sistemas más importantes del cuerpo humano.

Diferentes formas de consumir marihuana

Hay muchas formas de consumir o ingerir cannabis. El ser humano ha disfrutado de la marihuana durante miles de años, aunque nuestros antepasados se limitaban a fumarla, comerla y beberla. Muchos de nosotros seguimos utilizando esos métodos, pero la tecnología moderna también nos permite consumir hierba con métodos nuevos e interesantes.

Fumar

Algunos de los productos para fumar más populares son los cogollos, el hachís, el kief y los dabs. Además de elegir lo que fuman, los consumidores de cannabis también pueden elegir cómo quieren fumarlo. Los métodos más habituales incluyen porros, bluntsbongs y pipas.

Fumar marihuana ofrece una rápida aparición de los efectos. Cuando se inhalan, los cannabinoides pasan a través de los alvéolos pulmonares a la sangre, tras lo cual llegan al cerebro. Aunque es una forma eficaz de colocarse, fumar hierba produce unos efectos claramente negativos. La exposición del cannabis a altas temperaturas genera combustión, lo que libera sustancias cancerígenas y toxinas.

Fumar

Vapear

La vaporización ocurre a temperaturas más bajas, que proporcionan suficiente calor para vaporizar cannabinoides, terpenos y otras sustancias químicas sin necesidad de quemar el material vegetal. Como resultado, los consumidores quedan expuestos a una cantidad mucho menor de sustancias químicas nocivas, a la vez que disfrutan de un inicio de los efectos tan rápido como el que se consigue al fumar.

Hay muchos tipos de vaporizadores, desde modelos grandes de mesa aptos para el consumo casero, hasta vaporizadores bolígrafo portátiles que son ideales para vapear fuera de casa. Cada vaporizador es compatible con diferentes productos, como cogollos, hachís o concentrados.

Vapear

Comestibles

Si has probado los comestibles, sabrás que producen un efecto muy diferente al de inhalar cannabis. Los brownies, galletas y bebidas con marihuana ofrecen un subidón que pega más fuerte y dura mucho más.

Pero, ¿por qué son tan potentes? El secreto está en la forma en la que el cuerpo procesa el THC ingerido. Este método de administración hace que la molécula pase a través del aparato digestivo y llegue al hígado, que la identifica como una sustancia extraña. El hígado utiliza enzimas para descomponerla, convirtiéndola en el metabolito 11-hidroxi-THC, una molécula mucho más potente.

Comestibles

Por vía sublingual

La administración sublingual consiste en depositar una sustancia debajo de la lengua. En el caso de los aceites y tinturas de marihuana, esto garantiza que el THC y otros cannabinoides accedan al torrente sanguíneo de forma casi inmediata. Pasan al lecho capilar a través de una capa fina de tejido, antes de ser transportados al cerebro.

Por vía sublingual

Uso tópico

¿Recuerdas que hemos dicho que el SEC se extiende por todo el cuerpo? Pues esto también incluye la piel, donde regula la proliferación y la diferenciación celular, y la salud en general.

Los productos de marihuana de uso tópico, como pomadas, cremas y lociones, actúan sobre los receptores cannabinoides de la piel. Sin embargo, solo una mínima parte de estos cannabinoides llegan al torrente sanguíneo, así que no esperes colocarte untándote los brazos con una crema rica en THC. Dicho esto, algunas empresas han desarrollado parches transdérmicos y otros métodos de administración que favorecen la absorción del THC y otros cannabinoides a través de la piel.

Uso tópico

Efectos negativos del consumo de marihuana

La marihuana tiene fama de ser una sustancia segura y natural. En comparación con muchas otras drogas, tiene un perfil de seguridad excelente. Cuando leemos sobre la hierba en internet, a menudo vemos comentarios como "la marihuana no ha matado nunca a nadie" o "es imposible sufrir una sobredosis de cannabis". Pero estas afirmaciones tan categóricas casi siempre se derivan de una visión sesgada. Vamos a echar un vistazo a la información relacionada con la seguridad de la marihuana, así como sus efectos negativos, posibilidad de sobredosis y muertes.

Efectos a corto plazo

A veces, los consumidores de marihuana experimentan efectos negativos graves. Estos pueden tener lugar después de consumir cannabis en cantidades pequeñas y durante períodos de tiempo breves, e incluyen:

Ansiedad Confusión
Paranoia  Náuseas
Problemas de memoria Blancazos

Efectos a largo plazo

Una cantidad excesiva de algo bueno puede ser mala; y esto se aplica a todas las sustancias del planeta. El consumo de grandes cantidades de marihuana durante períodos de tiempo largos puede generar problemas de salud física y mental tan graves como:

Alteraciones en el desarrollo del cerebro (principalmente en adolescentes) Alteraciones y reducción de la satisfacción en el sistema de recompensas del cerebro
Síndrome de hiperemesis cannabinoide Problemas pulmonares por fumar con frecuencia
Depresión (existe una relación, pero no hay pruebas claras) Mayor riesgo de desarrollar psicosis

¿Se puede sufrir una sobredosis de marihuana?

No hay ningún registro de muertes por sobredosis solamente de marihuana. Las drogas como los opioides causan numerosos fallecimientos por sobredosis debido a que deprimen los centros respiratorios del cerebro. La ausencia de receptores cannabinoides en estas zonas significa que las muertes por sobredosis de cannabis son prácticamente inexistentes.

¿Es peligrosa la marihuana?

Esta pregunta no tiene una respuesta clara. El cannabis puede ayudar y perjudicar a la vez. Aunque esta planta es capaz de empeorar las enfermedades mentales y causar reacciones físicas adversas en algunas personas, muchos consumidores la toleran bien.

Sin embargo, el cannabis puede ser letal en circunstancias excepcionales, pero estas muertes no están asociadas a una sobredosis típica. Se han registrado al menos dos muertes de pacientes[1] con síndrome de hiperemesis cannabinoide. Esta afección provoca una reacción tóxica al THC que causa vómitos frecuentes y dolores abdominales, y es probable que sea consecuencia de una predisposición genética.

¿En qué se diferencia la marihuana de otras drogas?

Si nos fijamos en las estadísticas de mortalidad de otras sustancias, está claro que el cannabis tiene un perfil de seguridad mucho más alto. Los opioides y el alcohol matan a millones de personas cada año, mientras que las muertes causadas por sobredosis de marihuana son prácticamente inexistentes.

¿Es adictiva la marihuana?

La adicción al cannabis, conocida como trastorno por consumo de marihuana, es un diagnóstico real. Algunas personas son capaces de mantener una relación sana con la hierba durante décadas sin desarrollar adicción. Sin embargo, otras se vuelven dependientes después de consumirla durante un breve período de tiempo.

Cada vez que consumimos THC, activamos las neuronas implicadas en los circuitos de recompensa del cerebro, y nuestro sistema nervioso comienza a valorar de forma positiva la relajación y la euforia. Hay gente que disfruta sin problemas de un porro o comestible de vez en cuando, y no siente la necesidad de saturar sus receptores CB1 con THC de forma continuada. Pero, estas diferencias genéticas y psicológicas significan que algunos consumidores desarrollan rápidamente una gran afinidad por el cannabis que se manifiesta en forma de abuso.

Según el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas, aproximadamente un 30% de consumidores de marihuana[2] experimentan cierto grado dependencia. En 2015, 4 millones de consumidores cumplían los criterios del trastorno por consumo de marihuana solo en Estados Unidos, y 140.000 de estas personas solicitaron tratamiento para combatir su relación de abuso con la planta.

Las personas que padecen un trastorno por consumo de marihuana presentan varios síntomas característicos, que incluyen:

Letargo Paranoia
Aislamiento social Depresión
Irritabilidad Pérdida de interés en hobbies que solían disfrutar
Intentar dejar de consumir cannabis y acabar repitiendo los patrones de consumo anteriores





Las personas que desarrollan este trastorno, generalmente empiezan a consumir hierba de manera funcional. Pero, este patrón de comportamiento se puede convertir rápidamente en un consumo abusivo e irresponsable.
Estas personas priorizan el cannabis sobre todo lo demás, y acaban fumando cada pocas horas, lo que les impide finalizar sus tareas diarias, y hace que desatiendan sus relaciones personales.

Principios de un consumo responsable

Ya conoces los aspectos negativos de la marihuana, pero, ¿en qué consiste un consumo saludable y responsable? Muchos empresarios, deportistas y famosos consumen hierba de manera habitual, y aun así llevan una vida enriquecedora y provechosa. La mayoría de nosotros utilizamos el cannabis de forma positiva, pero debemos enfocar su consumo con la actitud adecuada.

La Organización Nacional para la Reforma de las Leyes de Marihuana (NORML) sabe un par de cosas sobre el cannabis, y está presionando de forma activa al gobierno estadounidense para que se posicione a favor de la planta. Esta entidad también ha propuesto una lista de principios que definen lo que es un consumo responsable de marihuana. Échales un vistazo a continuación.

Solo para adultos

La gente joven no debería consumir alcohol ni ciertos medicamentos con receta. Muchas sustancias afectan a los cuerpos jóvenes de diferentes maneras. Y lo mismo debe aplicarse a la hierba. Aunque muchas personas que lean esto habrán experimentado con el cannabis durante la adolescencia, la marihuana afecta de forma negativa al desarrollo cerebral y causa problemas de salud mental en el futuro.

No fumes (ni comas) y conduzcas

La marihuana afecta a nuestro criterio, tiempo de reacción y coordinación motora, por lo no es seguro consumirla[3] antes de ponernos al volante. Los consumidores responsables nunca conducen después de fumarse un porro o tomar comestibles, ya que podrían poner el peligro a otras personas y a sí mismos.

Ten en cuenta dónde consumes cannabis

El psicólogo estadounidense y defensor de los psicodélicos Timothy Leary desarrolló el concepto de "situación y entorno", como medio para optimizar las experiencias alucinógenas y minimizar el riesgo de tener un mal viaje. Los consumidores de marihuana también pueden seguir este principio para reducir las posibilidades de pasarlo mal cuando están colocados.

"Situación" hace referencia a la actitud mental del consumidor a la hora de tomar cannabis. Un estado de ánimo adecuado aumenta las probabilidades de tener una experiencia agradable. La hierba suele obligarnos a afrontar cosas que estamos evitando o reprimiendo, algo que puede resultar bastante desconcertante.

"Entorno" es el lugar en el que estás cuando consumes marihuana, y la gente que te acompaña. ¿Dónde estás fumando o vapeando? ¿Toleras mejor el THC en un espacio abarrotado, o a solas en la naturaleza? Descubrir dónde consigues una mejor experiencia te ayuda a tener una relación más placentera y productiva con la hierba.

Resistir el abuso

Suena fácil, ¿verdad? Un consumidor responsable evita consumir cannabis hasta el punto en que interfiere con su salud, desarrollo personal y logros. Algunas personas controlan mejor su consumo de hierba y pueden establecer estos límites con facilidad. Pero, para quienes tienen dificultades con sus tendencias adictivas, es mucho más difícil encontrar el equilibrio adecuado.

Respeta los derechos de los demás

Los consumidores de marihuana responsables deben entender que no todo el mundo comparte su opinión sobre el cannabis, y tener en cuenta la forma en que su consumo podría afectar a los demás. Encenderse un porro en una parada de autobús o un parque puede percibirse como una acción invasiva por parte de personas a las que no les agrada el olor o el humo. Piensa en los demás cuando consumas hierba, especialmente en espacios públicos.

Otros pasos para tener una relación responsable con la marihuana

Los principios anteriores son un marco muy importante para un consumo de cannabis responsable, pero también hay otros aspectos que debemos considerar a la hora de consumir hierba de forma segura.

  • No consumir marihuana durante el embarazo o la lactancia

Las mujeres no deben consumir hierba durante el embarazo y la lactancia. Las moléculas del cannabis, THC incluido, pueden llegar al feto en el útero y al bebé a través de la leche materna. El consumo de marihuana durante la gestación puede hacer que el niño desarrolle defectos cognitivos, sociales y motores[4].

  • No mezclar marihuana con alcohol

Beber antes de consumir cannabis intensifica los efectos del THC, y mezclar marihuana con alcohol suele aumentar las probabilidades de tener una experiencia negativa. Aunque algunos consumidores han encontrado el punto óptimo entre ambas sustancias, su combinación aumenta las probabilidades de sufrir un blancazo.

  • No consumir marihuana mientras se toman ciertos medicamentos

Hasta 380 medicamentos interactúan con los cannabinoides, y 26 de ellos lo hacen de manera grave. Los pacientes deben consultar con su médico antes de consumir hierba si están tomando medicamentos con receta.

  • Guardar la hierba de forma segura

Un consumo responsable también implica almacenar la hierba de forma segura. Guarda tu marihuana en un lugar discreto y seguro, como en un recipiente de vidrio hermético que disimule el olor. Mantén este envase fuera del alcance de mascotas y niños, y ponle un candado para reducir al mínimo las posibilidades de que alguien tenga acceso a tu hierba.

Otros pasos para tener una relación responsable con la marihuana

¿Tienes problemas con tu consumo de marihuana?

La introspección nos ayuda a hacer un análisis de nuestra vida, a encontrar aspectos en los que nos hemos quedado atrás, y a identificar cómo podemos mejorar. Es bueno reflexionar sobre nuestro consumo de cannabis de vez en cuando. ¿Vives mejor vapeando cada media hora, o podrías lograr más cosas si optaras por la moderación?

Si llegas a la conclusión de que estás consumiendo marihuana de una forma poco saludable, hay varios pasos que puedes dar para cambiar esa situación. Tomarte un descanso de tolerancia te ayudará a despejar la mente, a reflexionar sobre tu consumo, y a reiniciar físicamente tu cerebro con el fin de mejorar tu reacción a la hierba en el futuro.

- ¿Por dónde empezar?

En primer lugar, un descanso de tolerancia puede ayudarte a mejorar tu vida si estás consumiendo demasiada marihuana. Este respiro hará que recuperes la sensación de control, y te proporcionará más tiempo para dedicarlo a otras cosas. Además, también le darás un descanso a tu sistema endocannabinoide.

El consumo de hierba rica en THC a largo plazo causa una regulación a la baja de los receptores CB1, que son los sitios a los que se une el THC para producir sus efectos. Esto significa que, con el tiempo, necesitas más hierba para experimentar los mismos efectos. ¿Te acuerdas de tus primeras fumadas? Seguro que solo necesitabas un par de caladas para cogerte un buen ciego. Después de varios meses de consumo, esta regulación a la baja de los CB1 significa que necesitas fumar mucho más para sentir el mismo nivel de subidón.

Durante un descanso de tolerancia, las células empiezan a expresar de nuevo más receptores CB1. Tras unas cuantas semanas de abstinencia, te costará mucho menos colocarte. Esto significa que no tendrás que consumir tanta marihuana para quedarte satisfecho/a.

- No es fácil

Abandonar cualquier hábito requiere disciplina y esfuerzo. Algunas personas son capaces de dejarlo de repente, pero lo más probable es que tengas que reducir tu consumo gradualmente para facilitar el comienzo de tu descanso de tolerancia. También es posible que experimentes ciertos síntomas de abstinencia si cortas por lo sano (más sobre esto a continuación).

- Haz ejercicio como alternativa

El ejercicio es un antídoto para muchos problemas. No solo nos mantiene sanos físicamente, sino que además nos ayuda a controlar mejor nuestra salud mental. Las actividades físicas también aumentan nuestro nivel de endocannabinoides. El ejercicio aeróbico, como correr, montar en bicicleta o nadar, obliga al cuerpo a liberar más anandamida (la molécula de la felicidad), lo que ayuda a mejorar nuestro estado de ánimo.

- Concéntrate en lo que te gusta

A veces, fumar un canuto nos llena de motivación y nos ayuda a concentrarnos en nuestras pasiones. Pero, es innegable que colocarse también puede contribuir a la desidia y a que dejemos de hacer lo que más nos gusta. Utiliza tu tiempo libre y lucidez mental para concentrar toda tu energía en tus actividades favoritas. Esto no solo te ayudará a distraerte, sino que además disparará tu productividad durante ese período.

Síntomas de abstinencia de marihuana

A muchos consumidores de marihuana les resulta sorprendente que exista el síndrome de abstinencia del cannabis. La gente a menudo asume que, solo porque es natural y relativamente segura, la marihuana no genera problemas cuando se deja de forma repentina. Por suerte, los síntomas de abstinencia del cannabis son mucho menos severos que los de otras sustancias, pero aun así, pueden tener un efecto grave a nivel tanto físico como mental. Algunos de estos síntomas son:

Irritabilidad Problemas de sueño
Dolores de cabeza  Síntomas parecidos a los de la gripe
Ansiedad y depresión









La abstinencia del cannabis suele durar unas cuatro semanas y seguir esta cronología:

  • Semana 1: aparecen la irritabilidad, la ansiedad y los problemas para dormir
  • Semana 2: los síntomas de abstinencia alcanzan su punto máximo, y a menudo te sientes como si tuvieras gripe
  • Semana 3: los síntomas empiezan a disminuir
  • Semana 4: los receptores cannabinoides comienzan a regularse al alza, y los síntomas desaparecen

Los síntomas de abstinencia de marihuana son muy desagradables, pero hay varias cosas que puedes hacer para sobrellevarlos mejor. Aquí tienes unos consejos que te ayudarán:

Mantente hidratado/a Haz ejercicio
Sigue una dieta equilibrada Practica técnicas de relajación como la meditación
Acuéstate temprano Relaciónate con otras personas y busca apoyo en tu familia y amigos

Cómo fumar marihuana de forma responsable

Es posible que después del descanso de tolerancia quieras volver a consumir hierba. Te has tomado un tiempo para reflexionar, mejorar tu dieta y dormir bien, y posiblemente para hacer ejercicio. Pero, ¿cómo encaja el cannabis en este nuevo estilo de vida? ¿Qué puedes hacer para que tu consumo sea más equilibrado? Descúbrelo a continuación.

Elige el mejor momento del día

Durante el día hay tiempo para todo. El café funciona mejor por las mañanas, mientras que los tés herbales son ideales para antes de acostarte. ¿Y la marihuana? Te recomendamos reservar la hierba como recompensa para cuando no tengas nada que hacer. Consumir cannabis será mucho más agradable una vez que hayas completado todas tus tareas.

Reserva tu marihuana para las reuniones sociales

Los comportamientos habituales se convierten rápidamente en costumbres. Si vuelves a consumir cannabis a solas en casa, es probable que te encuentres en la misma situación que antes. ¿Por qué no reservas esos efectos tan especiales para compartirlos con tus amigos? Disfruta de los aspectos sociales de la hierba, y déjate llevar por las risas y los munchies en compañía de la gente que más aprecias.

Tómatelo con calma

Recuerda: tus receptores CB1 acaban de multiplicarse; no empieces dabbeando o tomando comestibles. Tómate las cosas con calma y encuentra tu punto óptimo. Cuando lo hagas, quédate ahí durante un rato y disfruta de él antes de que se te vaya el efecto. No hay necesidad de fumar hasta la última pizca de hierba que tengas por casa.

Guarda tu hierba para ocasiones especiales

El cannabis realza nuestras experiencias. En lugar de fumar marihuana en la misma habitación todos los días, guárdala para esas ocasiones memorables. Vapea en la playa o durante un paseo por el bosque, o cocina un lote de comestibles para ir de acampada.

Prueba distintos perfiles cannabinoides

Los consumidores de marihuana modernos no tienen que limitarse solamente al THC. También pueden elegir variedades ricas en CBD y conseguir un efecto lúcido sin subidón. Hay muchas cepas que ofrecen distintas proporciones de THC y CBD, con las que disfrutar de lo mejor de ambos mundos. Descubre cuáles funcionan mejor para ti a la hora de mantener tu productividad, equilibrio y salud.

¿Te has estancado en la rutina?

Si tienes problemas para consumir marihuana de forma saludable, no te preocupes. Muchas personas responden bien a los consejos anteriores, pero otras necesitan más ayuda. No tienes que pasar por todo esto a solas. Comenta tu situación con tu familia y amigos más cercanos. Si ves que no estás avanzando como esperabas, plantéate la posibilidad de consultar tu problema con un médico.

Fuentes Externas
  1. Cannabinoid Hyperemesis Syndrome Survey and Genomic Investigation https://www.liebertpub.com
  2. Is marijuana addictive? | National Institute on Drug Abuse (NIDA) https://www.drugabuse.gov
  3. Does marijuana use affect driving? | National Institute on Drug Abuse (NIDA) https://www.drugabuse.gov
  4. Cannabis use in pregnancy and breastfeeding: The pharmacist’s role https://www.ncbi.nlm.nih.gov
Descargo de responsabilidad:
Este contenido está destinado únicamente a fines educativos. La información ofrecida procede de investigaciones recopiladas por fuentes externas.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.