Cultivar marihuana en fibra de coco es un método de cultivo alternativo fantástico. Además, resultará fácil tanto para cultivadores principiantes como para quienes tengan más experiencia en sistemas hidropónicos y con sustrato. Al terminar esta entrada de nuestro blog, estarás completamente preparado para empezar tu primer cultivo de cannabis experimental en fibra de coco.

¿QUÉ ES LA FIBRA DE COCO?

La fibra de coco es la fibra reciclada y procesada de la cáscara de los cocos, procedente sobre todo de la India y Sri Lanka. Lo que antiguamente se consideraba un material residual, hoy en día constituye un excelente medio de cultivo para plantas de marihuana, tanto en interior como en exterior. Con un pH que normalmente ronda el 6,5-7,0, la fibra de coco es comparable a un suelo sin fertilizar. La fibra de coco está disponible en casi cualquier grow shop en sacos de 50L. Se vende con el mismo formato que el sustrato, pero normalmente es más fácil de encontrar en tacos compactados.

Medio Cultivo Coco Coir

CÓMO CULTIVAR MARIHUANA EN FIBRA DE COCO

En los últimos años, la mayoría de cultivadores en sustrato han empezado a incluir la fibra de coco en sus combinaciones de súper sustrato casero. Hoy en día, incluso los propios fabricantes de sustratos que podemos encontrar en los grow shops recomiendan enriquecer sus productos con fibra de coco. La fibra de coco drena mejor y mantiene las raíces oxigenadas más que los medios con base de turba. Si ya tienes experiencia cultivando en sustrato, ¿por qué no empezar por una mezcla de sustrato y fibra de coco antes de dar el paso definitivo?

La mayoría de cultivadores en fibra de coco suelen añadir aproximadamente un 30% de perlita a la mezcla para obtener mejores resultados. Aunque muchos también mezclan guijarros de arcilla en una proporción similar y con resultados igual de satisfactorios. Tan satisfactorios que ya se pueden encontrar mezclas de fibra de coco y guijarros de arcilla a la venta en algunos grow shops online.

Si tienes fibra de coco en formato deshidratado, asegúrate de comprar una marca de buena calidad. Todos los bloques deberían ser relativamente uniformes. Al añadir 4-5l de agua y dejarlo a remojo durante aproximadamente media hora, cada bloque debería dar lugar a unos 9-10l de medio. Simplemente incorpora perlita a la mezcla en un cubo bien grande.

Los ladrillos de fibra de coco de baja calidad a veces pueden estar demasiado secos. En ocasiones tienen tamaños extraños, o lo que es incluso peor, puede ser complicado deshacerlos para conseguir un medio de cultivo decente. Da igual la cantidad de agua que añadas, los bloques cutres no se descompondrán fácilmente.

Los jiffys se hacen con fibra de coco. Desde hace décadas, estos tacos son una alternativa muy popular entre los cultivadores como medio de enraizado. Los esquejes y las plántulas, una vez arraigados podrán trasplantarse prácticamente en cualquier otro sustrato. Por otra parte, también podrías usar macetas de iniciación de 1l, llenas de fibra de coco y una mezcla de perlita al 30-50%, trasplantándolas después a unas macetas más grandes con tu sustrato preferido.

Perlita y Fibra de Coco

CÓMO ABONAR CANNABIS CULTIVADO EN FIBRA DE COCO

Regar y abonar plantas de marihuana cultivadas en fibra de coco supone una transición relativamente sencilla para cultivadores hidropónicos y orgánicos. En general, los fertilizantes hidropónicos funcionan mejor en fibra de coco que la mayoría de fertilizantes orgánicos para sustrato. De todas formas, deberías plantearte probar las gamas de fertilizantes específicas para coco.

La fibra de coco es más condescendiente que la mayoría de medios hidropónicos, pero no tan efectiva como el sustrato para amortiguar las fluctuaciones. Si bien es cierto que podrás regar a mano las plantas de cannabis en fibra de coco de la misma forma que la marihuana en sustrato. Además, el cultivador puede decidir cuándo regar levantando las macetas. Si pesa poco estará seco; igual que con el sustrato. Ésta será tu referencia para regar.

La fibra de coco, a diferencia de la mayoría de sustratos para el cultivo de cannabis, viene sin fertilizar. Aquí es donde los cultivadores hidropónicos pueden utilizar su experiencia previa. Se deberá aplicar una solución nutritiva ligera desde el principio, exactamente como en los cultivos hidropónicos. Tendrás que ajustar el pH de tu agua para garantizar que se mantenga en los valores ideales para la fibra de coco, que podemos situarlos en torno al 6,0. Para conseguir el equilibrio óptimo de pH y solución nutritiva, tienes dos opciones.

La opción simple es comprar fertilizantes de gran calidad con ajuste de pH. La otra es usar equipamiento para sistemas hidropónicos. Con un medidor de pH y botellas correctoras de pH será suficiente. Así que puedes dejar que el fertilizante mágico trabaje para ti o corregir el pH como toda la vida.

Con los abonos específicos para coco enseguida te darás cuenta de que la fibra de coco no ofrece una buena retención de calcio. Ajustar la solución nutritiva puede ser complicado para los principiantes. Y más si se combinan fertilizantes y suplementos para hidro. El hierro es otro micronutriente que suele presentar deficiencias en la fibra de coco. A menudo el cultivador no sabe resolverlas y esto afectará negativamente a su cosecha final. Empieza directamente con fertilizantes específicos para coco y no tendrás que preocuparte de estos problemas más adelante. Especialmente si es la primera vez que cultivas.

Fibra de Coco ventajas

VENTAJAS DE LA FIBRA DE COCO

MENOS ESTRÉS, MÁS ÉXITO

Cultivar cannabis en fibra de coco es bastante sencillo y, al igual que con cualquier otra plantación, una vez has ajustado tu cultivo, todo va sobre ruedas. Con eso está todo dicho.

RAÍCES

Al ser un medio rico en oxígeno y con una gran retención de agua, la fibra de coco es un gran hábitat para las raíces de la marihuana. Además, la fibra de coco retiene fósforo muy bien, así que es otro factor que contribuye a un desarrollo saludable de las raíces.

100% RESPETUOSO CON EL MEDIO AMBIENTE Y REUTILIZABLE

La fibra de coco es un producto natural perfectamente reutilizable. De hecho, al cultivar hierba en fibra de coco, estás reciclando y aprovechando cáscaras de coco que de otra forma se dejarían pudrir.

PESO LIGERO Y DISCRECIÓN

Si quieres mantener tus cultivos discretamente y controlar los gastos de envío, los bloques de fibra de coco son una solución elegante. Un par de paquetes de 6 ladrillos de fibra de coco son un peso pluma en comparación con arrastrar 2 bolsas de 50l de sustrato a casa desde el grow shop. Además, si pides entrega a domicilio, te supondrán menos costes de envío y levantarás menos sospechas que con esos pesados sacos de sustrato. La perlita para mezclar con la fibra de coco la puedes conseguir de forma discreta en cualquier tienda de jardinería.

MENOS VULNERABLE A INSECTOS Y PLAGAS

La podredumbre de las raíces y los hongos e insectos perjudiciales que invaden los sistemas radiculares son menos habituales en los cultivos con fibra de coco. Este medio de cultivo es limpio y estéril, además de ofrecer una buena ventilación, así que las raíces se desarrollarán casi tan rápido como en un sistema hidropónico avanzado.

DESVENTAJAS DE LA FIBRA DE COCO

El único inconveniente significativo de la fibra de coco es haber comprado un ladrillo de baja calidad, que pueda haber sido procesado de forma incorrecta o contaminado de alguna manera. Es poco habitual, pero si confías en marcas de fibra de coco reconocidas no tendrás que preocuparte por este tipo de problemas. Básicamente depende de las preferencias del cultivador en cuanto a métodos de cultivo de cannabis. Si te interesa nuestra opinión, simplemente te diremos que no te equivocarás con la fibra de coco.

 

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar