El ciclo de cultivo del cannabis

EMPEZANDO EL PROCESO

Antes de poner en marcha tu plantación de marihuana, necesitas empezar por trazar un plan de cultivo basado en el ciclo de vida del cannabis. Deberás hacerte unas sencillas preguntas antes de lanzarte a la aventura de cultivar tu propia marihuana.

En primer lugar, tienes que decidir qué tipo de cultivador eres y qué sistema de cultivo y variedades de marihuana se adaptan mejor a tus necesidades y son las idóneas para tu espacio. Dedica dos semanas a investigar y recopilar materiales.

Independientemente de tu presupuesto o de tu preferencia por el cultivo de interior o exterior, es totalmente factible cultivar buena hierba desde la semilla al cogollo. Si tienes acceso a esquejes de alguna fuente de confianza quizás puedas pasar directamente a la fase vegetativa.

Sin embargo, la mayoría de cultivadores caseros comienzan con una plantación desde cero, a partir de semillas. Escoge tus variedades con cabeza, porque la genética será la base de tu cultivo. El cannabis es básicamente una planta dioica anual, pero en ocasiones puede desarrollar cualidades intersexuales. Estos ejemplares se conocen como hermafroditas.

Sólo las plantas femeninas sin polinizar producirán "sinsemilla", así que salvo que seas un criador, las plantas macho son inservibles y deberán retirarse antes de la floración, en el caso de usar semillas regulares. Obviamente, cualquier planta hermafrodita también deberá apartarse inmediatamente para mantener la calidad del producto final y libre de semillas.

Usar semillas feminizadas de la mejor calidad es la solución obvia, aunque aún así no podrás bajar nunca la guardia, aportando condiciones y cuidados óptimos que garanticen una cosecha sinsemilla de gran calidad. El plazo medio para una cosecha de marihuana desde semilla suele ser de entre 3 y 6 meses, así que tiene que ser material de primer nivel.

Las variedades autoflorecientes deben vigilarse todavía con más cuidado para evitar decepciones. No hay tiempo para errores, literalmente, dado que las plantas pasan a la floración independientemente de las horas de luz que reciban y pueden estar listas en 60-80 días desde que la semilla haya germinado.

Una genética con pedigrí es tan importante con las autos como en las variedades por fotoperíodo, que florecen bajo un ciclo de luz-oscuridad de 12-12 y pasan entre 7 y 14 semanas sólo en la etapa de floración.

GERMINACIÓN (1 a 7 días)

Germinación Cannabis

El primer paso es germinar las semillas de marihuana que cuidadosamente has seleccionado. Siempre es aconsejable dar un gran comienzo a tu cultivo, así que asegúrate de acertar con la germinación. Si esta fase va mal, tu plantación estará condicionada antes incluso de haberla empezado. Normalmente, la germinación dura entre 1 y 7 días antes de que la raíz primaria salga a la luz.

La técnica del papel absorbente es un método fiable y comprobado, pero si eres novato o quizás un poco torpe para retirar las semillas cuidadosamente sin dañar sus delicadas raíces primarias, te recomendamos nuestro kit para principiantes de Royal Queen Seeds. Coloca tus semillas en el sustrato y espera durante unos días. Cultivar no podría ser más sencillo.

Las variedades sativa dominantes tienden a tardar un poco más en germinar, a veces entre 4 y 7 días. Mientras que algunas cepas índica o híbridas vigorosas pueden tardar tan sólo uno o dos días. En exterior, la primavera es naturalmente la época para sembrar y el cannabis no es una excepción.

FASE DE LA PLÁNTULA (2 semanas)

Fase De La Plántula Cannabis

Una vez tus semillas de marihuana han brotado estarán entrando en la fase de la plántula o plantón, que no debería confundirse con el crecimiento vegetativo, aunque los ciclos de luz de entre 18 y 24 horas diarias se comparten en ambas etapas.

Incluso cuando decides cultivar al aire libre, es interesante fortalecer tus plántulas en interior antes de trasladarlas a la naturaleza. Los plantones de cannabis pueden prosperar hasta en la repisa de una ventana con luz solar decente.

La transición de las plántulas hacia el crecimiento vegetativo suele producirse entre 10 y 15 días después, y ya empezarán a mostrar la apariencia de una minúscula planta de marihuana. El ambiente ideal para las plántulas de cannabis es un propagador, preferiblemente con un 70% de humedad relativa y temperaturas de 20 a 25ºC, bajo luces LED o fluorescentes CFL.

Las semillas de marihuana deberían incentivarse para desarrollar unas raíces sanas y vigorosas. A menos que plantes directamente en las macetas definitivas, lo ideal sería usar pequeños tiestos con medio ligeramente fertilizado.

CRECIMIENTO VEGETATIVO (2 a 8 semanas)

Crecimiento Vegetativo Cannabis

El crecimiento vegetativo se suele asociar con un trasplante, ya que a las plantas se les queda pequeño el medio inicial, ya sea lana de roca o un vaso de papel con tierra o coco. El desarrollo continuo de la zona radicular y unas ramas robustas son las prioridades principales para el cultivador. Lo ideal es un nivel de humedad elevado, sobre el 50%, y temperaturas algo más frescas alrededor de 20-24ºC, que pueden favorecer el desarrollo de plantas femeninas si se utilizan semillas regulares.

Los cultivadores de plantas autoflorecientes tienen incluso menos tiempo con el que jugar que aquellos que plantan semillas por fotoperíodo, ya que la mayoría de las auto pasarán a la floración tras apenas 2-3 semanas de crecimiento vegetativo. Y por esta razón muchos cultivadores de autoflorecientes siembran sus semillas directamente en la maceta final. El tiempo es oro desde el momento en que las autos germinan.

Las cepas por fotoperíodo se pueden mantener en crecimiento vegetativo indefinidamente siempre y cuando se superen las 18 horas diarias de luz y se mantengan las condiciones propicias. Esto permite a los cultivadores de interior conservar sus plantas madre durante años y por eso los cultivadores de exterior plantan en primavera. Además, tanto en interior como en exterior, exponerlas a 18 horas de luz facilita la extracción de esquejes.

Ésta es la etapa en la que pasar tus plantas de fotoperíodo a sus macetas definitivas, al menos un par de semanas antes de cambiar a la fase de floración o antes del verano en exterior.

Aunque las cepas por fotoperíodo se pueden mantener en fase vegetativa durante semanas o meses para permitir todo tipo de técnicas para maximizar sus cosechas, como la poda apical, FIM, low-stress training o hasta ScrOG, el cultivador de autoflorecientes está muy limitado por el tiempo.

FLORACIÓN (6 a 12 semanas)

Floración Cannabis

En esta etapa, el objetivo del cultivador y de las propias plantas es la producción de cogollos, mientras el cultivador ya sueña con una cosecha de hierba resplandeciente en un futuro próximo. La humedad relativa debe disminuirse hasta un 40-50% y las temperaturas se situarán entre 20 y 28ºC.

Las plantas de cannabis empezarán a aportar indicios de su sexo en la primera parte de la floración. Generalmente, en las dos primeras semanas de esta etapa, las hembras desarrollarán pistilos o "pelos" para confirmar su feminidad.

Si ves "racimos" o cualquier cosa con forma similar formándose en las flores o en cualquier parte del tallo, entonces tienes una planta de cannabis masculina. Si ves tanto pelos como racimos, tendrás una hermafrodita y deberás retirarla inmediatamente.

En las variedades por fotoperíodo se fuerza la floración mediante el número de horas de luz que reciben, en interior el cultivador pasa a un ciclo luz-oscuridad 12-12 para incentivar artificialmente el desarrollo de las flores.

En exterior, la madre naturaleza dicta el calendario del cultivador y la floración no comenzará hasta finales de verano o comienzos de otoño, a medida que las horas de luz disminuyen, por lo que la transición a la fase de floración es más gradual. Los cultivadores del hemisferio norte saben perfectamente que octubre es la época de la cosecha.

Artículo relacionado
La fase de floración

Obviamente, las cepas autoflorecientes no siguen estos patrones debido a sus genes Ruderalis, por lo que empezarán a florecer aproximadamente un mes después de haber germinado. Las autos prefieren quedarse en un ciclo de 18 horas durante la floración y serán más productivas en ciclos de iluminación que jamás permitirían a las variedades por fotoperíodo empezar a florecer.

La floración suele durar entre 7 y 10 semanas para variedades de marihuana índica o híbridas por fotoperíodo, mientras que las cepas con mayor dominancia sativa pueden tardar entre 10 y 14 semanas para madurar y ofrecerte un material de primera.

En realidad, las autos solo florecen durante 30-45 días, con una transición hacia la floración mucho más repentina. Las autos feminizadas son una sabia elección para novatos que no quieren hierba con semillas.

Siempre es mejor decidir si una planta de marihuana está lista para la cosecha analizando en profundidad esos cogollos cargados de resina. Usando una simple lupa podremos ver de cerca los tricomas para asegurarnos de que están blanquecinos y ámbar y no transparentes, evitando así tomar decisiones a ciegas.

Una vez confirmes que tienes entre manos un cultivo de marihuana ya maduro, es hora de agarrar tus tijeras de podar y empezar la cosecha. Tras dos semanas de secado lento, colgando los cogollos o colocándolos en bolsas de papel a temperatura ambiente y humedad relativa sobre el 50%, tendrás tus nuevas provisiones.

Cosecha Cannabis

COSECHA

Para la mayoría de cultivadores, la cosecha es la parte más gratificante del proceso de cultivo. Ver cómo crecen tus plantas durante varios meses es fascinante, pero poder cosechar los frutos de tu trabajo es lo mejor de la experiencia. La fase de floración del ciclo de cultivo suele durar entre 7 y 11 semanas, y una vez finalizada es el momento de cosechar los cogollos. Si cosechas demasiado temprano, las flores no madurarán completamente. Y tampoco es bueno recogerlas demasiado tarde. Calcular el momento exacto de la cosecha es un paso crucial, y hay varias señales que te indicarán cuándo es el momento adecuado.

Una de las mejores formas para saber si las flores realmente están listas para la cosecha es observándolas de cerca con una lupa o lente de aumento. Esta ventaja visual te permitirá detectar pequeños cambios que pasarían desapercibidos a simple vista. Algunos cultivadores utilizan una lupa de joyero, que básicamente es una lupa de bolsillo recubierta por un trozo de metal. Otros optan por usar aparatos, como un microscopio digital, que ofrecen mayor detalle.

La lupa es importante para detectar el progreso de los tricomas y, por tanto, el momento adecuado para cosechar tus cogollos. Los tricomas son unas pequeñas glándulas, con forma de seta, que producen la resina que contiene la gran mayoría de cannabinoides y terpenos.

Observar los cambios en los tricomas es el método más preciso para determinar el estado de madurez de tu cultivo. Los tricomas pueden detectarse fácilmente; son la sustancia blanca y escarchada que cubre los cogollos y las hojas de azúcar. Al hacer zoom sobre estas estructuras, podrás conocer el nivel de madurez de tus plantas y decidir si están listas para ser cortadas.

En las etapas previas de la fase de floración, los tricomas tienen un aspecto transparente, lo que significa que todavía se están desarrollando y deben dejarse madurar. Cuando aproximadamente el 60% de los tricomas tenga un aspecto lechoso, los cogollos estarán listos para la cosecha. En este momento es cuando producen un colocón más considerable. Pero algunos cultivadores esperan a que el 90% de los tricomas pase del tono lechoso a un color ámbar, ya que de esta forma los cogollos tendrán un efecto más sedante y relajante a nivel corporal.

Otra señal que indica la maduración de los cogollos es el cambio de color de los pistilos de las flores. Los pistilos son unas estructuras, con aspecto de pelitos, que crecen en los cálices y son el órgano reproductivo de las plantas hembra de marihuana. Aquí es dónde se produce la polinización - si se permitiera que el polen macho aterrizara sobre los pistilos. En las etapas iniciales de la floración, los pistilos son blancos; y, a medida que maduran las flores, cambian a un color naranja-marrón.

Además de fijarte en los cogollos, otra forma de saber si tus plantas se acercan al momento de la cosecha es observando el color de las hojas. Siempre y cuando no hayas fertilizado excesivamente las plantas durante la última etapa de la floración, el amarilleamiento de las hojas te indica que la planta se acerca al punto máximo de madurez y los cogollos están aprovechando plenamente los nutrientes. Si durante un par de semanas antes de la cosecha haces un lavado de raíces con agua de pH neutro para eliminar la acumulación de sales nutrientes, conseguirás una fumada más suave y agradable de cualquier planta.

Ahora que ya sabes cuándo empezar a cosechar tus cogollos, es el momento de aprender a manicurarlos.

Manicurado En Verde Cannabis

MANICURADO EN VERDE

El manicurado de las plantas de marihuana puede hacerse de dos maneras: en verde o en seco. Ambos métodos tienen sus ventajas y unos cultivadores prefieren uno y otros el otro. El manicurado en verde significa quitar las hojas de azúcar que rodean los cogollos inmediatamente después de la cosecha, cuando la planta todavía tiene un alto contenido de agua y está “fresca”. Este método es el más habitual y quizás el más fácil, ya que no requiere un gran espacio para secar las plantas primero. Pero el manicurado en verde es, literalmente, un trabajo pegajoso. Tus manos y tus tijeras quedarán cubiertas por la resina de las flores, pero esto tiene su lado positivo. Al raspar de vez en cuando la resina de las tijeras, acumularás rápidamente un poco de “hachís de tijeras”, que te permitirá hacer una primera degustación de tu cosecha.

MANICURADO EN SECO

El manicurado en seco se hace cuando las plantas ya están secas, y los cogollos y hojas contienen poca agua. Manicurar los cogollos secos no dejará tanta resina pegada a tus tijeras. Sin embargo, manicurar con precisión los cogollos secos puede ser un poco engorroso, resultando en un producto final menos atractivo visualmente. Además, este método requiere un poco más de espacio; los cultivadores suelen colgar ramas enteras de cogollos de una cuerda en habitaciones con temperatura controlada, para dejar que se aireen hasta que estén lo suficientemente secos.

CURADO DE LOS COGOLLOS

Tras finalizar la cosecha y el manicurado, es el momento de curar las flores. El curado es un proceso esencial que elimina el agua residual de los cogollos, minimizando el riesgo de formación de moho y alargando enormemente el tiempo de conservación. El curado también mejora el sabor y la calidad del humo, ofreciendo una experiencia más suave y potente.

Si has optado por el manicurado en seco, tus flores estarán listas para curar inmediatamente después del manicurado. Pero si has escogido el manicurado en verde, tendrás que secar bien las flores antes de curarlas.

Para ello, esparce los cogollos sobre un cartón, papel de periódico o, aún mejor, una rejilla de secado. Elijas lo que elijas, asegúrate de esparcirlos en una superficie amplia para que queden expuestos a la mayor cantidad posible de aire fresco. Intenta que la habitación tenga una temperatura estable de 21°C y una humedad relativa del 50%, para asegurar un secado más suave, aunque más lento, y retener el máximo sabor posible.

Caja Para Curado De Bolsillo Royal Queen Seeds

Y ahora, pasemos al curado. Para este proceso, necesitarás tarros de cristal con cierre hermético para minimizar la aparición de moho. Llena cada tarro a ⅔ de su capacidad, dejando suficiente espacio para el aire. Este es el ambiente perfecto para la descomposición del exceso de azúcares y clorofila, un proceso fundamental para disfrutar de caladas más suaves.

Durante las dos primeras semanas de curado, abre los tarros una o dos veces al día e inspecciona cada cogollo para detectar señales de moho con aspecto de telarañas. Si encuentras moho, tira los cogollos afectados a la basura. Abrir los tarros a menudo también sirve para renovar y mantener fresco el aire de los tarros.

Pasadas unas semanas, se reduce la necesidad de inspeccionar los cogollos con tanta frecuencia; cuanto más secos estén, menos probabilidades habrá de que aparezca moho. A estas alturas, solo tendrás que inspeccionarlos dos veces por semana, más o menos, para que los cogollos se expongan a aire fresco. Al cabo de unas semanas, tus cogollos estarán curados; sin embargo, algunos cultivadores prefieren curar los cogollos durante unas semanas más, para que desarrollen un sabor impecable y de alta calidad. Puedes ir probando los cogollos a medida que pasan las semanas para comprobar si el sabor actual se adapta a tu gusto.

Royal Queen Seeds Genetics

Royal Queen Seeds produce algunas de las mejores semillas de marihuana de europa, ofreciendo a cultivadores aficionados de todas partes el acceso a las mejores cepas de cannabis del mercado.

Compra en RQS

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.