Para muchos cultivadores, el momento de la cosecha es la parte más emocionante y gratificante de cultivar marihuana. Tras pasar meses observando como tus plántulas se convierten poco a poco en plantas maduras y florecientes, se acerca el momento de coger las tijeras y empezar a secar y curar tu botín. Pero es importante tener paciencia y no precipitarse. Para saber si tus plantas están realmente listas debes fijarte en varias señales, tanto a nivel macro como micro.

Cosechar las flores de cannabis en el momento adecuado asegura una calidad óptima. Hacerlo demasiado pronto puede reducir la cosecha y la potencia, y hacerlo demasiado tarde puede resultar en la degradación del THC y en un colocón más narcótico y somnoliento.

Existe un gran debate sobre cuándo es el momento exacto de cosechar los cogollos. Hay pautas generales al respecto para cada subespecie cannábica. Las cepas índicas suelen estar listas tras 8 semanas de floración, mientras que las cepas sativas están listas tras un período de floración de 10 semanas. Las variedades autoflorecientes a menudo tardan 10 semanas en llegar a la cosecha desde la fase de plántula. Aunque estas pautas pueden ayudarte a estimar el tiempo de la cosecha, es necesario prestar atención a los detalles para asegurarte de que escoges el momento adecuado.

Para poder evaluar correctamente el punto de madurez y el momento de recolección de las flores de marihuana, se requieren unos ligeros conocimientos de la anatomía del cannabis. A continuación, explicamos algunas partes de la planta de cannabis que muestran señales de que el secado y el curado están a la vuelta de la esquina.

LAS HOJAS DE ABANICO SE VOLVERÁN AMARILLAS

No hace falta tener una gran comprensión de la anatomía para poder identificar este cambio. Las hojas de abanico son las hojas grandes y anchas que actúan como placas solares para proporcionar energía a las plantas. Durante la fase vegetativa, las hojas amarillas no son una buena señal y suelen indicar una deficiencia nutricional. Sin embargo, cuando la planta ya está cargada de cogollos, las hojas de abanico empezarán a amarillearse y marchitarse, ya que la planta estará dirigiendo la mayoría de recursos hacia los cogollos. Esta una señal infalible, y fácil de detectar, de que se acerca el momento de la cosecha.

LAS HOJAS DE ABANICO SE VOLVERÁN AMARILLAS

LOS PISTILOS EMPEZARÁN A VOLVERSE NARANJAS

Aquí es donde resulta útil saber un poco de anatomía del cannabis. Familiarizarte con los pistilos de la marihuana te ayudará a identificar el momento de cortar las flores. Los pistilos son unas estructuras de las flores de cannabis similares a pelos, que brotan de los cálices y pueden detectarse fácilmente a simple vista. Los pistilos contienen los órganos reproductivos de las plantas hembra de cannabis, y desarrollarán semillas si son polinizados por un macho. A principios de la fase de floración estas estructuras son blancas y, a medida que maduren las flores, los pistilos se oscurecerán adoptando tonos rojos, marrones y naranjas.

Si la mayoría de los pistilos están claramente blancos, es demasiado pronto para cosechar y las plantas deben dejarse madurar un poco más. Para asegurar unos niveles de THC casi máximos, es necesario esperar hasta que al menos el 50% de los pistilos se hayan oscurecido. Para conseguir los niveles de THC más elevados, hay que cortar las flores cuando el 60-70% de los pistilos estén oscuros. Quienes prefieran un colocón más físico y calmante deben esperar hasta que el 70-90% de los pistilos haya cambiado de color, ya que en esta fase más cantidad de THC se habrá trasformado en CBN.

LOS PISTILOS EMPEZARÁN A VOLVERSE NARANJAS

LOS TRICOMAS TENDRÁN UN ASPECTO BLANQUECINO

Los tricomas son una parte anatómica importante que indican el momento de la cosecha, aunque a un nivel mucho más microscópico. Los tricomas son unas pequeñas glándulas con forma de seta que se encuentran en las flores, y en las hojas de azúcar, y producen la valiosa resina cargada de terpenos y cannabinoides. Los tricomas son demasiado pequeños para poder ser analizados a simple vista, por lo es necesario usar una lupa o lente de aumento para verlos de cerca.

Una lupa de joyero es un dispositivo de aumento pequeño y portátil que puede usarse para observar los tricomas. Por otro lado, los microscopios digitales ofrecen una imagen más clara del estado de los tricomas, pero a un coste más elevado.

Durante las etapas iniciales de la floración, si observas los tricomas bajo la lente de aumento tienen un aspecto transparente, similar a cristales, lo que significa que las flores no están maduras y su potencia es baja.

LOS TRICOMAS TENDRÁN UN ASPECTO BLANQUECINO

A medida que avance la floración, los tricomas empezarán a tener un color más blanquecino y lechoso. Si solo la mitad de estas fábricas de resina tienen un aspecto blanquecino, las flores todavía no están totalmente desarrolladas y tendrán un perfil de aroma bajo. Todavía hay que esperar un poco.

Con el tiempo, la mayoría de tricomas se habrán vuelto blancos. En esta fase contienen los niveles más elevados de THC y producirán unos efectos psicoactivos más intensos. Este es el momento en que la mayoría de cultivadores cosechan sus plantas.

Si se dejan más tiempo, los tricomas pasarán del color blanquecino a un color ámbar. Cosechar en esta fase producirá un colocón más físico y narcótico.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.