Descubre todo lo que hay que saber sobre las enzimas, una parte fundamental del cultivo de cannabis.


Las enzimas están por todas partes: en el cuerpo humano, en otros animales y, lo más importante para los cultivadores de marihuana, en las plantas y el suelo. Por lo general, estas enzimas trabajan en segundo plano, pero es posible potenciar la acción enzimática con materiales orgánicos y soluciones caseras. Para los cultivadores de marihuana, las enzimas ofrecen unas ventajas importantes en cuanto al vigor, salud y absorción de nutrientes de las plantas.

¿Qué son las enzimas?

Antes de ver cómo benefician exactamente las enzimas a tus plantas de cannabis, debemos saber qué hacen estas proteínas microscópicas. Básicamente, las enzimas facilitan las reacciones químicas. Y lo hacen uniéndose al sustrato y formando o descomponiendo enlaces moleculares. En este contexto, el sustrato es la molécula sobre la cual actúa la enzima para aumentar la eficacia de una reacción.

Las enzimas son proteínas con formas 3D complejas que presentan zonas llamadas sitios activos. Cuando el sustrato se une a estos sitios activos, se forma un complejo enzima-sustrato que provoca una reacción química que cambia temporalmente la estructura de la enzima y, en última instancia, hace que las moléculas se unan o se separen. Como resultado, se liberan productos moleculares y la enzima regresa a su forma original.

Determinadas enzimas se unen a ciertos sustratos, ya que un sustrato se integra más o menos en el sitio activo a través de un principio de llave y cerradura. Aunque investigaciones recientes proponen una teoría más precisa de "integración inducida", en la que las enzimas y el sustrato experimentan cambios estructurales que facilitan dicha reacción.

Si tomamos el cuerpo humano como ejemplo, tenemos una gran abundancia de enzimas en la saliva y el aparato digestivo. Estas moléculas se unen a los sustratos de esas zonas (partículas de alimentos), descomponiendo la comida en partes utilizables antes de convertirlas en energía.

Marihuana y enzimas

Las enzimas en las plantas de marihuana funcionan de forma parecida al ejemplo anterior. Normalmente, están presentes en la tierra, pero si al sustrato le falta material orgánico[1], o tienes un cultivo hidropónico, es fundamental añadir enzimas de forma directa.

Cuando se utilizan para cultivar marihuana, las enzimas no solo ayudan a descomponer los nutrientes esenciales en partes más pequeñas y fácilmente disponibles, sino que también favorecen la digestión de las células muertas de la raíz, despejando la trayectoria para los nutrientes.

En general, las enzimas facilitan la absorción de todos los elementos que necesitan tus plantas de marihuana para alcanzar su máximo potencial. Para los cultivadores, una planta que alcanza su pleno potencial se traduce en un montón de cogollos jugosos en el momento de la cosecha.

Las enzimas vegetales más habituales son:

  • Celulasa
  • Xilanasa
  • Beta-glucosidasa
  • Hemicelulasa
  • Amidasa

Marihuana y enzimas

¿Qué beneficios ofrecen las enzimas para el cultivo de marihuana?

La suplementación enzimática beneficia a las plantas de marihuana de las siguientes formas:

  • Un sistema radicular más sano

Las enzimas digieren el exceso de material orgánico, frenando las bacterias[2] y las plagas de alrededor de las raíces.

  • Permite reutilizar el sustrato

Con la solución enzimática adecuada, los cultivadores pueden depurar el sustrato (tierra, coco, etc.), reciclando eficazmente la mezcla para cultivos futuros.

  • Mejor absorción de nutrientes

Las enzimas descomponen las moléculas nutrientes grandes en partes más pequeñas y fácilmente utilizables. Con un sistema radicular sano, las plantas de marihuana absorben los nutrientes que necesitan con mayor eficacia.

  • Un crecimiento más rápido

Un sistema de raíces más sano y una mejor absorción de nutrientes significan que tu marihuana podrá concentrarse en crecer y desarrollarse por encima de la superficie.

  • Cosechas más abundantes

Las enzimas son perpetuas, lo que significa que desempeñan su función siempre y cuando haya una sustancia o compuesto químico con el que poder interactuar. Si se combinan con otros suplementos, como la melaza, se fomentará un cultivo enzimático saludable hasta el momento de la cosecha, lo que a su vez aumentará la producción.

¿Qué relación existe entre las enzimas, la melaza, la quelación y los aminoácidos?

Para aprovechar al máximo las enzimas, se pueden combinar con otros suplementos y micronutrientes, con el fin de aumentar su potencial de forma eficiente. A continuación te mostramos varios aditivos estimulantes para las plantas que forman una relación sinérgica excelente con las enzimas.

  • Melaza

La melaza es un suplemento a menudo ignorado que ayuda a mejorar y enriquecer el suelo, y además actúa como insecticida natural. La melaza se puede usar durante las etapas vegetativa y de floración, lo que la convierte en una aliada muy valiosa para los cultivadores de cannabis.

Y por si eso no es suficiente para que quieras probar la melaza en tu próximo cultivo, este suplemento también es una excelente fuente de alimento para los microorganismos. Y más microorganismos significan más enzimas.

Melaza
  • Minerales quelados

Los minerales quelados son más solubles que en su forma inorgánica, por lo que son una herramienta muy útil para alimentar plantas de marihuana hambrientas. Podrás añadir tantos micronutrientes quelados como quieras, pero salvo que tus plantas sean capaces de absorber fácilmente lo que necesitan, acabarán haciendo más daño que bien. Las enzimas son el complemento perfecto para los minerales quelados porque mejoran la eficiencia general de la raíz, haciendo un mejor uso de los elementos que tienen a mano.

Minerales quelados
  • Aminoácidos

Y para terminar, tenemos los aminoácidos, otro elemento básico para una nutrición vegetal óptima. Los fertilizantes aminoácidos son muy habituales entre los cultivadores que quieren superar el límite del crecimiento floral y la producción de resina. Los aminoácidos son importantes porque son uno de los componentes principales de la síntesis proteica, que a su vez favorece la potencia celular, estimula los procesos metabólicos y, por supuesto, transporta nutrientes. La relación sinérgica entre los aminoácidos y las enzimas potenciadoras de la eficiencia es una combinación muy potente.

Aminoácidos

Cómo preparar una solución enzimática para el cannabis

Ahora que ya sabes cómo se benefician las plantas de marihuana de las enzimas, es hora de utilizarlas. Pero si tienes una mezcla de suelo natural rica en material orgánico, no necesitarás añadir una solución enzimática.

Dicho esto, podrás darle un impulso enzimático a tu cultivo con nuestra receta casera. Las enzimas no desaparecen ni se descomponen, pero su número se puede reforzar con los suplementos adecuados.

Ingredientes

  • Melaza
  • Verduras frescas (también funcionan los deshechos y las cáscaras)
  • Agua

Utensilios

  • 2 recipientes de plástico (con tapa)
  • Vaso medidor

Pasos

  1. Mezcla todos los ingredientes en uno de los recipientes de plástico. Asegúrate de añadirlos en la siguiente proporción, 1:3:10 (melaza/verduras frescas/agua).
  2. Cierra el recipiente de forma hermética para que la solución no se contamine.
  3. Deja el recipiente de plástico en un lugar oscuro, frío y seco durante un máximo de 3 meses. Una vez a la semana, abre el recipiente para liberar los gases que se produzcan durante la fermentación.
  4. Sabrás que tu solución enzimática está lista cuando tenga un color marrón oscuro y huela a vinagre. Filtra el líquido en otro recipiente: ya tienes tu solución enzimática casera. Puedes deshacerte de los restos del material orgánico o usarlos como fertilizante extra.

Cómo aplicar una solución enzimática a las plantas de marihuana

La aplicación de una solución enzimática es muy sencilla, pero hay diferencias fundamentales entre los cultivos con sustrato y los hidropónicos.

  • Sustrato

Para aprovechar al máximo tu solución enzimática casera, deberás aplicarla directamente sobre el sustrato. Puedes usarla como aerosol foliar, pero no será tan eficaz. Recuerda: las enzimas que nos interesan habitan en la zona de las raíces.

Para obtener los mejores resultados, asegúrate de que el sustrato que rodea a tus plantas esté húmedo; no escatimes en riego. Y también de que, independientemente de la cantidad de solución que prepares, utilices la proporción descrita anteriormente; o si vas a usar una opción ya preparada, sigue las instrucciones del fabricante.

Sustrato
  • Hidroponía

En un sistema hidropónico, no hay un sustrato orgánico para que prosperen las enzimas. De hecho, es la ausencia de acción microbiana lo que hace que el uso de una solución enzimática sea esencial para la salud de las plantas.

Sin embargo, debido a que la solución se aplica directamente en el depósito del agua, no podemos aconsejarte sobre las proporciones óptimas. Todo dependerá de la instalación hidropónica, del nivel de oxigenación y de la rutina de fertilización.

Lo que sí podemos decirte es que vas a necesitar una solución más concentrada que en el caso de los cultivos en suelo. Para ello, tendrás que limitarte a las soluciones enzimáticas ya preparadas en lugar de las recetas caseras.

Siembra tus plantas pronto y añade la proporción recomendada por el fabricante cada vez que las fertilices. Es mucho más fácil conservar la salud de las plantas que corregir un sistema hidropónico lleno de lodo debido a la ausencia de acción microbiana.

Hidroponía

Factores que afectan a las enzimas

El último consejo para el cultivador de marihuana es asegurarse de que las condiciones sean adecuadas para favorecer una acción enzimática óptima. No tiene sentido dedicar tiempo a investigar los beneficios de las enzimas si no vas a crear y conservar el entorno que necesitan para desarrollarse.

  • pH

Las enzimas son unas proteínas resistentes pero no indestructibles. La mayoría de las enzimas vegetales toleran un pH de 6,0-8,0, que también incluye el rango óptimo para el cannabis (6,0-7,0 en suelo y 5,5-6,5 en hidro). Solo tendrás que asegurarte de que el sustrato tenga un pH equilibrado antes de aplicar la solución enzimática.

  • Temperatura

Las fluctuaciones de temperatura no destruyen la población enzimática de la planta, pero el calor excesivo o prolongado sí lo puede hacer. Si preparas una solución casera, mantenla lejos de la luz directa del sol.

  • Momento oportuno

El momento ideal para utilizar las enzimas en el cultivo de marihuana es al comienzo de la floración. La población microbiana necesita tiempo para desarrollarse, por lo que no es bueno añadir enzimas justo antes de cosechar. Una vez que tus plantas de cannabis alcancen esta etapa fundamental, proporciónales enzimas como parte de tu rutina de fertilización habitual.

Enzimas para el cannabis: ¿las necesitas?

Las enzimas son una parte fundamental del cultivo de marihuana, tanto si cultivas en suelo como en un sistema hidropónico. Afortunadamente, si tienes un sustrato de tierra, ya estás a medio camino de conseguir una población enzimática sana; siempre que la mezcla de suelo esté llena de materia orgánica. Si no es así, una solución rica en enzimas hará maravillas a la hora de mejorar la eficiencia del sistema radicular de tu planta.

Para los cultivadores hidropónicos, la suplementación enzimática es esencial. Sin su ayuda, los sistemas de hidroponía se pueden obstruir rápidamente, privando a las plantas de los nutrientes fundamentales que necesitan. Estas proteínas microscópicas proporcionan varios beneficios, lo que las convierte en unas aliadas poderosas para cultivadores de marihuana de todos los niveles.

Fuentes Externas
  1. Application Rates of Organic Fertilizer on Soil Enzyme https://www.researchgate.net
  2. Microbial Enzymes as Control Agents of Diseases and Pests https://www.sciencedirect.com
Descargo de responsabilidad:
Este contenido está destinado únicamente a fines educativos. La información ofrecida procede de investigaciones recopiladas por fuentes externas.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.