Las semillas autoflorecientes de cannabis son una nueva clase de cannabis que ha aparecido en el mercado en los últimos años. Pero, no obstante, han tenido mucho éxito por su facilidad de cultivo durante todo el año.

A continuación se dan algunos consejos e información general sobre las cepas autoflorecientes, que sientan las bases para el desarrollo de unos conocimientos sustanciales.

¿Qué son las semillas de cannabis autofloreciente?

Las semillas de cannabis autofloreciente, como su nombre indica, producen plantas que florecen de forma automática - sin un cambio en el ciclo de la iluminación. A diferencia de las plantas convencionales de cannabis, es la edad, y no la iluminación, lo que determina cuándo las cepas autoflorecientes producen sus flores.

La clave para crear cepas autoflorecientes es la menos conocida variedad de cannabis, llamada ruderalis. El cannabis ruderalis crece en zonas silvestres de las áreas más frías del mundo, como Rusia y China. A diferencia de las Sativa e Indica, las Ruderalis no dependen de la luz para florecer, simplemente florecen con el tiempo. El principal inconveniente del Ruderalis es que, por sí solo, produce bajos rendimientos y una marihuana débil. No fue hasta hace poco que los cultivadores usaron su ingenio para combinar los genes de la Ruderalis con los de Sativas e Indicas. Esto produce variedades de cannabis que conservan la mayor parte de su energía y potencia, pero con la ventaja añadida de las propiedades autoflorecientes de la Ruderalis.

¿Cuánto tardan las cepas autoflorecientes?

Esto depende en gran medida de la cepa, y varía en consecuencia. Sin embargo, una cepa autofloreciente tarda de germinación a cosecha unas 7-11 semanas.

¿Cuánto rendimiento producen las cepas autoflorecientes?

La producción de marihuana que se puede esperar de una planta de cannabis autofloreciente, varía en gran medida, dependiendo de la cepa y de la calidad del cultivo (suelo, luz, etc). Las plantas autoflorecientes tienden a producir, de media, entre 150 y 400 gramos/m2 de brotes. Puede que esto no parezca mucho si se compara con otras variedades más tradicionales de cannabis, pero tienen una enorme ventaja, sobre todo para los cultivadores de exterior, que pueden compensar esto. Esta ventaja es el hecho de que, al florecer las cepas autoflorecientes con el tiempo, y no la luz, no dependen de la estación del año, con lo que un cultivador de exterior puede rotar sus cultivos durante todo el año - lo que significa cosechas todo el tiempo.

El suelo y las cepas autoflorecientes

Las cepas autoflorecientes prefieren suelos livianos y ventilados, con un nivel relativamente bajo de nutrientes. Por lo que la tierra para tiestos de los centros de jardinería no es tan ideal como las mezclas "light" de tiendas especializadas. Esto no quiere decir que no se puede usar tierra normal, pero obtendrás unos resultados mucho mejores si la puedes adaptar a tu cannabis.

Una opción es crear tu propio suelo. Una receta básica que funciona muy bien para cepas autoflorecientes es la siguiente:

3 partes de musgo de turba

3 partes de abono

2 partes de perlita, prehumedecida

1 parte de vermiculita, prehumedecida

Nutrición y cepas autoflorecientes

Asegurarse de que las cepas de cannabis autofloreciente tengan suficientes nutrientes, es un proceso bastante sencillo, pero es importante recordar que no necesitan tantos como las cepas convencionales, así que hazlo de forma liviana.

Para empezar, los plantones solo necesitarán agua. Una vez que las plantas de cannabis hayan crecido durante aproximadamente 2 semanas, ya puedes comenzar a añadir nutrientes extras, pero hazlo con moderación, aumentando ligeramente la cantidad, hasta que tengan aproximadamente 6 semanas, (y después hazlo de manera constante).

Cuando tus plantas auto hayan estado floreciendo durante una semana, cambia a una alimentación con nutrientes que sea más adecuada para la floración. Esto se hace tras una semana de floración porque las autos a menudo siguen creciendo durante una semana después del comienzo de la floración. El apoyo a este crecimiento continuado tiende a resultar en unos mejores rendimientos generales.

Una vez más, ten en cuenta que las cepas autoflorecientes de cannabis no necesitan el mismo nivel de nutrición que sus contrapartes de fotoperiodo, así que al principio sé moderado, hasta que tengas una mejor idea de sus necesidades. Como con todas las variedades de cannabis, sus necesidades pueden variar según la cepa, por lo que no debes de tener miedo de regular su alimentación si así te parece.

Luz y cepas autoflorecientes

Como el ciclo de vida de una cepa autofloreciente no está determinado por la cantidad de luz a la que está expuesta, puede exponerse a tanta o tan poca luz como el cultivador quiera. En el interior, la cantidad sana de luz que se necesita es de 18-24 horas al día, y muchos cultivadores están de acuerdo en que 18 horas producen los mejores resultados.

En términos de espectros luminosos (para cultivadores expertos), se aplican los mismos principios que para una cepa estándar de fotoperiodo. Usa una lámpara azul de 6500k mientras está creciendo, y cambia a una lámpara roja de 2700k una vez que entra en la fase de floración.

La importancia de un buen comienzo

Las cepas autoflorecientes tienen una fase vegetativa muy breve, lo que les da una muy pequeña cantidad de tiempo para desarrollar ramas. Por esta razón, es muy importante darles un buen comienzo en la vida. Si estás planeando cultivar en el exterior, considera la posibilidad de empezar en el interior bajo una lámpara, para asegurarte de que sean lo más fuertes posible.

¿Se pueden tomar esquejes de una cepa autofloreciente?

Técnicamente, sí, pero debido al hecho de que su ciclo de floración viene determinado por la edad y no por la luz, no podrás manternerlos en fase vegetativa de la misma forma que a una planta normal de cannabis. Esto hace que la clonación de cepas autoflorecientes sea prácticamente inútil.

¿Se pueden podar las cepas autoflorecientes o someterse a técnicas avanzadas de cultivos o mejores rendimientos?

Esta es otra pregunta cuya respuesta es "técnicamente, sí". Es algo muy delicado y hay que hacerlo en una etapa muy temprana. Una de las principales ideologías detrás de las cepas autoflorecientes es eliminar gran parte de las labores de mantenimiento, y poder supervisarlas solo de manera ocasional y alimentarlas de vez en cuando (por lo que son una herramienta muy poderosa para el cultivador de guerrilla). Si buscas cepas para someterlas a técnicas avanzadas de cultivo, lo mejor es cultivar cepas normales de cannabis, ya que tienden a ser más flexibles en este sentido. Comprobarás que si las usas en cepas autoflorecientes, la mayoría de las veces acabarás con una rentabilidad menor.

Las cepas autoflorecientes tienen muchas ventajas y son una estupenda adición al repertorio de todo cultivador - sobre todo para los que cultivan en el exterior o en zonas menos adecuadas para el cultivo de cannabis. Aunque no son aptas para técnicas avanzadas ni gigantescos rendimientos. El hecho de que actúan como una solución "instantánea" y que ofrecen rendimientos durante todo el año, es una gran ventaja - y con suerte ahora ya tienes toda la información que necesitas para sacar el mayor provecho de tus semillas autoflorecientes.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar