VENTAJAS DE CULTIVAR CEPAS AUTOFLORECIENTES EN INTERIOR

Las variedades de marihuana autofloreciente (también llamadas autos o automáticas) son geniales. A diferencia de las cepas convencionales (fotoperiódicas), las autoflorecientes empiezan a florecer automáticamente en función de su edad, en lugar de depender del ciclo de luz. Esto simplifica el cultivo de las autos, ya que los cultivadores pueden dejar las plantas bajo un ciclo de luz fijo (por ejemplo 18/6) desde la germinación hasta la cosecha. Las cepas automáticas crecen más rápidamente y adquieren menos tamaño que las cepas fotoperiódicas. Tus cogollos estarán listos para cosechar tan solo 60-65 días (aproximadamente) después de sembrar las semillas. Dado que muchas autos no superan los 50-70cm de altura, son ideales para plantar en interior, donde el espacio suele ser limitado.

Teniendo en cuenta todas las ventajas de cultivar autoflorecientes en interior, no es extraño que sean tremendamente populares, y no solo entre los cultivadores principiantes. Aquí tienes algunos consejos esenciales para cultivar marihuana autofloreciente en interior, ¡para que puedas sacar grandes cosechas!

CONSEJO 1: ESCOGE LAS CEPAS ADECUADAS

Por encima de todo, la genética es el principal factor que determinará el resultado final de tu cultivo. Pero ¿cómo escoger la cepa adecuada? Empecemos por tus preferencias personales; por ejemplo, qué tipo de efecto quieres obtener del cannabis. Si fumas para colocarte y quieres la mejor hierba de última tendencia, apuesta por los monstruos de THC como la súper deliciosa y potente Royal Cookies Automatic o la Royal Gorilla Automatic, ¡nuestras versiones autoflorecientes de dos cepas famosas!

Pero si consumes con fines medicinales, o prefieres no colocarte por el motivo que sea, una buena opción sería una cepa rica en CBD y con poco THC, como la magnífica Solomatic CBD.

Otro factor a considerar al escoger una cepa son sus características de cultivo. Algunas variedades son más fáciles de cultivar que otras, o algunas crecen y florecen más rápidamente. Si estás iniciándote en el mundo del cultivo, o simplemente quieres cultivar buena hierba en muy poco tiempo, prueba la Easy Bud o la Quick One.

CONSEJO 2: NO TRASPLANTES TUS AUTOFLORECIENTES

El ciclo de vida de la marihuana autofloreciente es limitado, por lo que las plantas son menos indulgentes con los errores o los factores estresantes. Cuando las plantas experimentan niveles elevados de estrés, detienen su crecimiento. Puede que esto no suponga un gran problema para las cepas fotoperiódicas, que pueden mantenerse más tiempo en fase vegetativa hasta que se recuperen; pero las cepas autoflorecientes no tienen este lujo y empezarán a florecer automáticamente. Por tanto, es mejor empezar a cultivar las autos directamente en su maceta definitiva, para evitar el estrés producido por el trasplante.

Dicho esto, las cepas automáticas no necesitan macetas demasiado grandes, ya que no suelen alcanzar un gran tamaño. Pero, aun así, deberías usar macetas lo suficientemente grandes para que las raíces tengan espacio para desarrollarse y evitar que crezcan enmarañadas.

Para obtener los mejores resultados al germinar tus semillas de cannabis autofloreciente, te recomendamos usar el Starter Kit Autofloreciente.

CONSEJO 3: USA UN ESTIMULANTE DE RAÍCES

Las autoflorecientes no disponen de todo el tiempo del mundo para crecer. Justo después de germinar, tu planta necesitará cierto tiempo para establecer un sistema de raíces saludable. Para ayudar a tu planta en este proceso crucial, puedes aplicar un estimulante de raíces inmediatamente después de sembrar la semilla en la maceta. Pero no te pases con el estimulante, ya que las plántulas son muy sensibles al exceso de fertilizante. Utiliza solamente la dosis mínima recomendada del estimulante de raíces.

CONSEJO 4: CULTIVA EN UNA TIERRA LIGERA Y AIREADA

La marihuana autofloreciente prefiere una tierra ligera y aireada con bajos niveles de nutrientes, en lugar de la tierra para las cepas fotoperiódicas. La mayoría de mezclas de sustrato universales, que puedes comprar preparadas, suelen contener demasiado nitrógeno u otros nutrientes; por tanto, para cultivar tus autos utiliza una mezcla de tierra ligeramente fertilizada. Las autoflorecientes también prefieren una tierra no demasiado compacta, ya que la compactación podría impedir que las raíces accedan a cantidades adecuadas de aire.

Lo mejor es preparar tu propia mezcla de tierra en casa.

Receta para una tierra ligera y aireada para cepas autoflorecientes:

  • 3 partes de musgo de turbera
  • 3 partes de compost
  • 2 partes de perlita, humedecida
  • 1 parte de vermiculita, humedecida

Para más información sobre cómo preparar una buena mezcla de tierra para tus autos, puedes consultar nuestro post La mejor tierra para cultivar cannabis autofloreciente.

CONSEJO 5: ULTILIZA UN TIPO DE LUZ ADECUADO

Con las cepas automáticas, no tienes que preocuparte por el ciclo de luz, como harías con las cepas fotoperiódicas. Al cultivar autoflorecientes, puedes mantener un ciclo 18/6 (18h de luz, 6h de oscuridad) durante todo el cultivo, y puedes incluso cultivarlas bajo 24h de luz. Los cultivadores siguen debatiendo cuál es el “mejor” ciclo de luz; muchos optan por el ciclo 18/6, ya que produce buenos resultados y consume menos energía que un ciclo constante de 24h.

En cuanto al tipo de luz adecuado, hoy en día las luces LED están sustituyendo a las HPS en los cuartos y armarios de cultivo. Aunque su precio de compra sea más caro, las LED consumen mucha menos electricidad que las HPS, por lo que con el tiempo ahorrarás mucho dinero en la factura de la luz. Si decides usar una luz de cultivo LED, tal vez quieras optar por una que también esté equipada con luces UV. Según algunos cultivadores, la luz UV mejora la potencia y el sabor.

Durante la germinación, y cuando tus plantas son jóvenes, también puedes usar lámparas fluorescentes estándar como las luces T5. Estas consumen muy poca energía y no se calientan, por lo que hay no riesgo de quemar tus sensibles plántulas.

El método Sea Of Green o SOG aplicado a plantas autoflorecientes

CONSEJO 6: PRUEBA EL MÉTODO SOG

El SOG (sea of green) no es más que un término sofisticado para definir el cultivo de muchas plantas pequeñas en el cuarto de cultivo para conseguir cosechas más grandes. Las autos son ideales para el método SOG, dado que tienen un tamaño reducido por naturaleza.

Para aplicar esta técnica a tus autoflorecientes, solo tienes que sembrar las semillas directamente en macetas más pequeñas, que te permitan apiñar el máximo número posible de macetas por metro cuadrado. El número de plantas a cultivar en tu SOG, así como el tamaño de la maceta, dependerá del espacio que tengas disponible; y también podría variar en función de la cepa. Puedes experimentar por tu cuenta para descubrir el número de plantas y el tamaño de maceta ideal que produzcan la mejor cosecha posible en tu cuarto de cultivo.

Nota: según donde vivas, podría haber limitaciones legales respecto al número de plantas que puedes cultivar para consumo personal, así que infórmate bien sobre cuántas plantas puedes tener.

CONSEJO 7: CONTROLA EL RIEGO

Como ya hemos comentado, las autos son menos indulgentes a la hora de perdonar los errores continuos o graves; esto significa que debes regar adecuadamente a tus niñas autoflorecientes.

¿Cómo se riega correctamente la marihuana? Para empezar, no riegues tus plantas siguiendo un plazo fijo, sino únicamente cuando lo necesitan. Entre riego y riego, siempre deberías dejar que la tierra se seque. Un buen modo de saber si tus plantas necesitan agua es levantar las macetas para comprobar su peso; para ello, deberías familiarizarte con el peso más ligero de una maceta seca, comparado con el peso de una maceta saturada de agua. Por consiguiente, solo deberías regar cuando sientas que la maceta está más ligera y la tierra está seca. El exceso de riego puede ser mortal para las plantas, así que es mejor pecar de precavido.

CONSEJO 8: CONTROLA EL NIVEL DE PH DEL AGUA

Las plantas de cannabis únicamente pueden absorber los nutrientes cuando la tierra que rodea las raíces tiene un pH adecuado. Al cultivar en tierra, el rango de pH ideal es de 6,0-7,0. Si cultivas en otros sustratos, como fibra de coco, el pH debería rondar 5,5-6,5. Si utilizas un agua de pH inadecuado (lo que probablemente sea el caso si usas agua de grifo) y las raíces no pueden absorber los nutrientes, las plantas enfermarán. Usar el pH adecuado es especialmente importante al cultivar cepas autoflorecientes, ya que no tendrán tiempo para recuperarse. Durante el breve ciclo de cultivo de tus autos, deberás asegurarte de que reciban todos los nutrientes necesarios.

¿Cómo puedes controlar el nivel de pH del agua y de tu solución fertilizante? Todo cultivador debería tener correctores de pH (“pH Up” y “pH Down”) así como un medidor de pH. Con estos productos en mano, podrás controlar el pH del suelo.

CONSEJO 9: REDUCE EL USO DE FERTILIZANTE

Muchos cultivadores fertilizan excesivamente sus plantas de marihuana. Esto no resulta demasiado sorprendente, teniendo en cuenta que los fabricantes de abonos para cannabis quieren hacernos creer que es necesario suplementar constantemente las plantas para su supervivencia y buen desarrollo. Pero esto queda lejos de la verdad.

Las plantas autoflorecientes suelen estar más sanas cuando reciben la cantidad adecuada de nutrientes. En algunos casos, las plantas atraviesan la fase de plántula y la fase vegetativa sin necesidad de suplementos nutricionales, dado que la mayoría de mezclas de tierra ya contienen suficientes macro y micronutrientes para el buen desarrollo de las plantas en estas fases.

Tras la germinación, no fertilices tus plantas durante al menos dos semanas. Pero, incluso entonces, tal vez solo sea necesario abonar las plantas si muestran signos de deficiencia, como hojas amarillas. Si cultivas autoflorecientes en una mezcla de tierra estándar, no deberían precisar nutrientes adicionales hasta la fase de floración. Cuando entren en esta fase, puedes aplicar fertilizantes específicos para la floración.

También puedes cultivar marihuana en tierra ecológica. Esto garantiza que tus plantas tengan todo lo necesario para crecer saludablemente hasta la cosecha, ¡sin necesidad de aplicar fertilizantes adicionales! Algunos cultivadores preparan su propia súper sustrato ecológico, que es perfecto para cultivar autoflorecientes. Dicho esto, es importante que la tierra no sea excesivamente rica en nutrientes, dada la sensibilidad de estas cepas.

CONSEJO 10: NO APLIQUES PODAS APICALES A TUS AUTOFLORECIENTES

Con las plantas automáticas, no puedes aplicar técnicas de poda y topping (poda apical), ni pellizcar la parte superior de las plantas con los dedos, como harías con la marihuana fotoperiódica. El único método de entrenamiento que puedes usar con las autos es la técnica de entrenamiento de bajo estrés (LST), que consiste en doblar cuidadosamente las ramas y atarlas para que todos los cogollos queden expuestos a la luz. Al aplicar el LST a las autoflorecientes, limítate a doblar las ramas y sáltate la parte de podar apicalmente las plantas. Si piensas usar el método LST en lugar del SOG, procura empezar pronto y hacerlo delicadamente para evitar romper las plantas.

Lavado de Raíces a Cannabis Autofloreciente con LST

CONSEJO 11: PROPORCIONA UNA VENTILACIÓN, HUMEDAD Y TEMPERATURA ADECUADAS

Debes procurar que tus niñas autoflorecientes tengan una ventilación adecuada. Una suave brisa de aire fresco, procedente de un ventilador, garantizará que los niveles de humedad de la sala de cultivo se mantengan bajos, ayudando a prevenir el desarrollo de moho. Si tus plantas tienen hojas secas (lo cual es normal a finales de la fase de floración), quita estas hojas para mejorar el flujo de aire alrededor de los cogollos.

También debes controlar la temperatura del cuarto de cultivo. La marihuana se desarrolla mejor a una temperatura ambiente moderadamente cálida, de 20-25°C. El calor excesivo, así como las olas de frío o las noches heladas, pueden estresar a tus plantas y ralentizar su crecimiento, empeorando las cosechas.

CONSEJO 12: HAZ UN LAVADO DE RAÍCES

El “lavado de raíces” consiste en dejar de fertilizar tus plantas y darles únicamente agua con pH ajustado durante las últimas 1-2 semanas previas a la cosecha. Así, se eliminan las sales minerales acumuladas en la tierra. Cuando ya no quedan nutrientes en el suelo, las plantas empiezan a utilizar los nutrientes acumulados en sus propias hojas; y este es el motivo de que algunas hojas se vuelvan amarillentas a finales de la floración. El objetivo del lavado de raíces es mejorar la pureza y sabor de los cogollos, ya que no sería agradable fumarte las sustancias químicas del fertilizante que hayas administrado a tus plantas. Así que no olvides hacer un lavado de raíces antes de la cosecha.

CONSEJO 13: COSECHA GRADUALMENTE

¡No hace falta cosechar toda tu planta de golpe! Lo más probable es que los cogollos de la zona superior de la planta estén listos antes que los cogollos de la zona inferior, más alejados de las luces. Estos cogollos pueden requerir más tiempo para madurar. Así que, en lugar de coger las tijeras y cortar todos los cogollos, cosecha únicamente los de la zona superior y deja que el resto maduren unos días más.

CONSEJO 14: COSECHA A LO LARGO DEL AÑO

A menudo, los cultivadores de marihuana no quieren limitarse a cosechar una o dos veces al año. ¿No sería genial si siempre tuvieras alguna planta lista para cosechar? Con el método de cosecha continua, ¡puedes hacerlo! 

Básicamente, este método implica cultivar simultáneamente varias plantas en diferentes etapas de crecimiento. De este modo, puedes planificar tu cultivo para tener siempre plantas listas para florecer y cosechar. Esto te permite disponer de un suministro constante de hierba, ¡sin que tengas que esforzarte excesivamente!

Con la marihuana convencional (fotoperiódica), este método requeriría dos zonas de cultivo separadas. Pero, afortunadamente, con las autos puedes tener plantas en diferentes fases de crecimiento en una misma habitación. Dado que las autoflorecientes tardan alrededor de 8-10 semanas en pasar de la siembra a la cosecha, solo tienes que sembrarlas de forma escalonada cada 2-4 semanas para poder disfrutar de un suministro constante. Así, cuando coseches una planta, la próxima ya estará empezando a florecer, esperando pacientemente su turno para la cosecha.

CONCLUSIÓN

Las cepas autoflorecientes ofrecen muchas ventajas y son una gran incorporación al repertorio de cualquier cultivador. Aunque realmente no permiten aplicar técnicas avanzadas, ni producen grandes cosechas, hay muchas cosas que puedes hacer para sacar el máximo provecho de tus autos en cultivos de interior.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.