Cómo detectar, tratar y evitar que el moho dañe tus plantas de cannabis.

Tanto si cultivas marihuana como cualquier otra planta, el moho supone una gran amenaza para las plantaciones tanto de interior como de exterior. Este enemigo inicialmente invisible puede afianzarse rápidamente en tu jardín, reducir la producción e incluso arruinar las flores después de la cosecha. A medida que avancemos, analizaremos qué es exactamente el moho, te presentaremos las especies más comunes, cómo prevenirlo y cómo tratar tus plantas si lo detectas.

¿Qué es el moho?

La palabra "moho" probablemente sugiere imágenes sombrías de putrefacción y descomposición en tu mente. Aunque el moho no se ve bien cuando devora las plantas de cannabis, juega uno de los papeles más fundamentales en la naturaleza.

Un tipo de hongo, el "moho" abarca un gran grupo de especies taxonómicamente diversas. Al igual que otros hongos, se ramifican formando una red multicelular de pequeños filamentos (hifas), creando una densa masa de fibras conocida como micelio.

El moho no dispone de aparato digestivo. En su lugar, bombean enzimas que descomponen sustancias como la materia vegetal y la madera en el exterior de sus cuerpos. Con esta característica, juegan el papel de los grandes descomponedores de la naturaleza. Descomponen los residuos, la materia vegetal y los animales muertos en partículas más pequeñas, devolviéndolas al suelo para continuar el círculo de la vida.

De dónde viene el moho

Los mohos pertenecen al reino de los hongos, que surgieron como una rama específica de este árbol familiar hace unos 1500 millones de años. Las 100.000 especies diferentes que han aparecido desde entonces se han adaptado a su entorno particular.

En su mayor parte, sin embargo, el moho adora la humedad, y va donde puede encontrar las condiciones más óptimas. Eso también se aplica a muchas plantas, pero, a diferencia de las plantas, el moho no realiza la fotosíntesis. En su lugar, necesitan materia orgánica (que incluye las flores de cannabis) como suministro de alimento externo. Muchas de ellas también prefieren el aire estancado, de ahí la proliferación de mohos en lugares como baños y armarios de cocina.

Esporas y reproducción

Los mohos se reproducen enviando esporas al aire. Se pueden comparar con las semillas de una planta, aunque se comportan de manera muy diferente. En lugar de enviar semillas reales, esperan al momento en que aterrizan en un entorno ideal. Si ese momento llega, envían hifas al mundo en busca de alimento.

Algunas esporas son asexuales y se reproducen con éxito consigo mismas, dando lugar a la siguiente generación. Otras esporas crean hifas que requieren una pareja. Las células de las hifas de dos esporas diferentes se encuentran y se aparean, y sus núcleos se fusionan, creando un cigoto capaz de seguir reproduciéndose.

Esporas y reproducción

Causas del moho

Como hemos mencionado antes, el moho solo empezará a infestar, descomponer y dañar las plantas de cannabis cuando las condiciones sean las adecuadas. Las esporas de moho están en el aire a nuestro alrededor y en nuestras plantas en todo momento.

Algunas especies pueden permanecer inactivas, atacando solo cuando las condiciones son favorables. Otras especies esperan al acecho en el suelo la oportunidad de empezar a alimentarse de sistemas de raíces vulnerables. Muchas de ellas, como ya saben los cultivadores de marihuana más experimentados, ocupan suelos que favorecen su supervivencia, lo que hace que sean muy difíciles de combatir.

Peligros

Aunque el moho parece inofensivo, como si pudieras limpiarlo y olvidarte de él, algunas especies suponen una verdadera amenaza para la salud humana.

El moho existe en todas partes, hasta el punto de que todas las flores de cannabis tendrán un poco (excepto las que se cultivan en espacios interiores higienizados). Aunque es principalmente inerte en pequeñas cantidades, incluso pequeñas cantidades de moho tóxico pueden causar problemas.

No obstante, la mayoría de nosotros tenemos un sistema inmunológico completamente funcional capaz de defenderse contra la exposición ocasional al moho. Sin embargo, las personas con inmunodeficiencias son particularmente susceptibles y propensas a problemas como infecciones pulmonares cuando se exponen al moho.

Tipos comunes de moho

Aunque nos gustaría tener que preocuparnos solo de un tipo, hay varias especies de moho que podrían atacar a tus plantas de marihuana. Para garantizar que tus cultivos se mantengan a salvo, tienes que familiarizarte con estos mohos comunes del cannabis. Incluso un conocimiento básico de las características, signos y síntomas de estos mohos ayudará al cultivador a prevenirlos, y a tratarlos si surgen.

Botritis (podredumbre del cogollo)

La botritis o botrytis, también conocida como moho gris, a menudo entra en las plantas a través de heridas y aberturas, aunque los ejemplares sanos también son vulnerables.

La botritis se propaga por transmisión aérea, y sus esporas están casi siempre presentes en el aire. Una herida abierta, o algunas condiciones concretas, permitirán que las esporas proliferen, infectando potencialmente a plantas enteras y a sus vecinas.

Botritis (podredumbre del cogollo)
  • Se empiezan a formar pequeños puntos negros en las estructuras infectadas.
  • Comienzan a salir grandes manchas grises difusas.
  • Las partes de la planta que se encuentran por encima del suelo, como los cogollos y las hojas, empiezan a marchitarse, se vuelven marrones y mueren.
  • Las puntas de las hojas pasan de verde a amarillo y a marrón a medida que avanza.
  • La botritis crece rápidamente en ambientes húmedos.

Causas:

  • Daños que causan heridas abiertas susceptibles.
  • Las condiciones frías y húmedas permiten la propagación, sobre todo en primavera y otoño.
  • Puede ocurrir como resultado de las malas condiciones de almacenamiento.

Prevención:

  • Mantén las herramientas de cultivo limpias, especialmente antes de la defoliación y la poda.
  • Controla los niveles de humedad en el interior y en los invernaderos utilizando ventiladores y sensores de humedad.

Tratamiento:

  • Poda las partes visiblemente afectadas.
  • Elimina las partes infectadas de la plantación, y quemalas o entiérralas.
  • Esteriliza las herramientas de poda después del tratamiento.
  • Pon en la zona de cultivo un ventilador, un higrómetro y un sensor para evitar que la humedad alcance niveles peligrosos.

Mildiu polvoriento

Aunque a todos ellos se les llama por el mismo nombre, en realidad hay muchos tipos de mildiu polvoriento. Sin embargo, sea cual sea la especie, a menudo se presentan en el follaje de las plantas de cannabis, creando una fina capa de esporas parecida al polvo. La infección primero tiene el aspecto de pequeñas islas de hifas, que con el tiempo se convierten en grandes parches que dominan las hojas inferiores.

El micelio se propaga con el tiempo, llegando a las ramas, los tallos e incluso las flores. Luego, en las etapas avanzadas de la infección, el micelio comienza a producir esporas en las hojas más afectadas.

Mildiu polvoriento

Síntomas:

  • Manchas blancas y polvorientas de micelio comienzan a desarrollarse en las hojas en abanico.
  • El crecimiento se atrofia y las hojas se deforman.
  • El tejido de la planta se decolora.
  • Las hojas y flores más nuevas parecen infectadas.

Causas:

  • Los factores ambientales permiten que las esporas germinen y que las hifas comiencen a infectar las plantas.
  • El mildiú polvoroso crece en condiciones de humedad elevada y temperaturas cálidas. Los invernaderos, por ejemplo, proporcionan el ambiente perfecto para esta infección.

Prevención:

  • Mantener espacio suficiente entre las plantas para evitar el contacto entre ellas, lo que puede favorecer la transmisión del mildiu.
  • Mantén el cuarto de cultivo o el invernadero bien ventilado para reducir la humedad.
  • Usa un deshumidificador si estás cultivando en un ambiente particularmente húmedo.
  • Si es posible, planta al aire libre a plena luz del sol.
  • Proporciona un buen drenaje del suelo y evita regar por encima de las plantas.

Tratamiento:

  • Limpia las hojas infectadas con papel absorbente húmedo.
  • Utiliza un pulverizador foliar de aceite de neem.

Moho hollín

El moho hollín o negro, llamado así por su apariencia oscura y escamosa, no ataca directamente a las plantas de cannabis. En cambio, se come el excremento de los insectos chupadores de savia.

Debido a los hábitos alimenticios del moho, las infestaciones de plagas generalmente preparan el escenario para su aparición. Los insectos como los áfidos, saltamontes y moscas blancas son un indicador especialmente bueno, ya que excretan una sustancia particular llamada melaza. Esta atraerá inevitablemente el moho hollín, y un suministro constante le permitirá afianzarse.

Afortunadamente, es fácil de identificar, ya que literalmente tiene el aspecto de hollín. Pequeñas manchas negras se extenderán hasta dominar las superficies de las hojas de abanico, interrumpiendo la fotosíntesis e impidiendo el crecimiento de la planta. Al igual que se pueden identificar rápidamente, las infecciones de moho hollín también pueden ser tratadas y prevenidas en poco tiempo.

Moho hollín

Fusarium

Un hongo particularmente devastador, el género Fusarium puede llegar a arrasar todo un cultivo de cannabis. Esta especie puede permanecer inactiva durante años antes de activarse y ser visible, lo que la hace considerablemente más difícil de detectar que muchas otras.

Cuando ataca, lo hace con ferocidad. El patógeno ataca primero las raíces, causando que se pudran. Con el tiempo, el sistema radicular pierde la capacidad de enviar nutrientes y agua a la planta, lo que resulta en una marchitez visible. Los cultivadores se quedan con pocas opciones cuando el Fusarium se establece. Por lo tanto, tomar medidas preventivas es absolutamente clave.

Fusarium

Moho en el sustrato

Sin un microscopio y amplios conocimientos de microbiología, es difícil saber exactamente qué formas de vida están viviendo en tu tierra. Afortunadamente, los cultivadores pueden tomar medidas para reducir la presencia de hongos y microbios parásitos en cualquier caso.

Moho en el sustrato

Estas estrategias incluyen:

  • Inoculación de Bacillus subtilis: esta especie de bacteria que habita en el suelo posee propiedades antifúngicas, y lucha contra la botritis y el mildiu polvoroso.
  • Cobre: la marihuana necesita este micronutriente para cumplir varias funciones fisiológicas importantes. También puede ayudar a mantener a raya los mohos dañinos gracias a sus propiedades fungicidas.
  • Gliocladio: este hongo beneficioso actúa como parásito, y produce compuestos tóxicos que son perjudiciales para las especies de hongos dañinos.
  • Trichoderma: este hongo útil patrulla el suelo, y puede inhibir las enfermedades causadas por el Fusarium.

¿Cuándo aparece el moho normalmente?

Las omnipresentes esporas de hongos causan estragos cuando el entorno se ajusta a sus preferencias. También es importante señalar que las infecciones de moho pueden ocurrir en cualquier punto a lo largo del ciclo del cultivo de cannabis.

Fase vegetativa

La fase vegetativa comienza cuando las plántulas maduran y comienza la floración. Implica un crecimiento rápido y el desarrollo de las hojas de abanico, que son el centro neurálgico de la fotosíntesis del cannabis.

El mildiú polvoriento suele aparecer cuando las plantas empiezan a crecer y desarrollan hojas grandes y anchas (su hogar ideal). Las plantas que crecen en cuartos de cultivo muy llenos, junto con las de los invernaderos pequeños, son más susceptibles.

Durante este tiempo, los cultivadores deben asegurarse de que los niveles de humedad sean bajos, y hacer todo lo posible para promover un flujo de aire y una ventilación adecuados. La circulación no solo reducirá la humedad, sino que ayudará a evitar que las esporas que vuelan caigan sobre las plantas.

Fase de floración

La fase de floración comienza alrededor de la tercera semana en las variedades autoflorecientes, y cuando el ciclo de luz cambia a alrededor de 12/12 en las variedades fotoperiódicas (o cuando llega el otoño en exterior). A diferencia de las hojas de abanico, las flores maduras son densas, pegajosas y presentan bolsas de aire estancado, lo que las convierte en terreno propicio para el moho.

En concreto, en un entorno poco favorable, las flores de cannabis proporcionan un microambiente ideal tanto para la podredumbre de los cogollos como para el mildiu polvoriento. Sin embargo, la estrategia para el tratamiento y la prevención es infalible: reducir la humedad y mantener el aire fresco.

Además, asegúrate de regar las plantas desde la base del tallo, directamente en el suelo. Regar desde arriba solo permitirá satisfacer las condiciones que estas especies de moho necesitan para proliferar.

Curado

El curado se realiza después de la cosecha y el secado de las flores de cannabis. Típicamente llevado a cabo en frascos de vidrio, el proceso ayuda a los cogollos a mantenerse frescos, mejorando su sabor y suavidad. Sin embargo, ni siquiera en estas condiciones aparentemente seguras se puede bajar la guardia contra el moho. Al fin y al cabo, no hay nada que le parta más el corazón a un cultivador que una infestación justo llegando a la línea de meta.

Para prevenir el desastre, los cultivadores deben asegurarse de seguir procesos de curado que sequen adecuadamente los cogollos, evitando que el moho aparezca. Si puedes, coloca un higrómetro en tu tarro de curado para controlar los niveles de humedad, abre los tarros diariamente para que entre aire fresco y comprueba los cogollos para descartar el crecimiento de hongos.

Curado

Cómo prevenir el moho

Por supuesto, más vale prevenir que curar. Aquí hay algunas maneras fáciles y efectivas para asegurarse de que el moho no se desarrolle en tu cultivo de marihuana.

Interior

Los cultivadores de interior tienen el lujo de controlar casi todos los aspectos de su entorno de cultivo. Sigue los siguientes consejos para mantener tus plantas libres de moho.

  • Coloca un higrómetro en tu espacio de cultivo para controlar la temperatura y la humedad.
  • Instala un ventilador y un extractor para que el aire se mueva libremente.
  • Pon un deshumidificador si los niveles de humedad son demasiado altos.
  • Inspecciona las plantas diariamente para detectar signos de enfermedad.
  • Mantén una temperatura de alrededor de 24°C siempre que sea posible.
  • Defolia las plantas durante el final de la etapa vegetativa para aumentar el flujo de aire en el dosel.
  • Cultiva variedades conocidas por su resistencia al moho.

Exterior

Los cultivadores al aire libre tienen mucho menos control sobre su entorno de cultivo. A medida que estás sujeto a los elementos climatológicos, las cosas pueden ser un poco más difíciles. Sin embargo, ¡no es imposible! Usa estas estrategias para minimizar las posibilidades de una infestación de hongos.

  • Mantén las plantas a plena luz del sol, si es posible.
  • Planta en macetas que puedan trasladarse a un lugar seguro en condiciones de mal tiempo.
  • Coloca lonas temporales durante períodos de lluvia largos.
  • Instala ventiladores y aireación en los invernaderos.
  • Espacia las plantas para que no se toquen.
  • Inocula los lechos y las macetas con Trichoderma para reducir el riesgo de Fusarium.
  • Selecciona la genética conocida por su resistencia a las infecciones fúngicas.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.