Product successfully added to your shopping cart.
Check out
 

Parte 1 - Introducción
Las semillas germinadas brotan y, enseguida, se convierten en pequeñas plantas verdes de aspecto afilado. En esta etapa aún parecen, y son, muy frágiles. A continuación nos centraremos en el crecimiento de esta planta. El periodo de crecimiento es un factor importante a la hora de determinar el tamaño de la cosecha final. Un buen crecimiento aún es más importante que la floración en sí.

Someter una planta a precrecimiento significa que la dejamos en su etapa de crecimiento (también conocida como "vegetativa") durante un periodo que puede estar entre un día y varias semanas; para conseguirlo, programamos la lámpara a 18/6. Es decir, a 18 horas de luz y 6 horas de oscuridad diarias para las plantas. Ahora la planta ya está preparada para aprovechar totalmente la luz y empezar a crecer tanto de anchura como de altura.
las mejores plantas de cannabis
Cuanto más pueda crecer la planta, más hojas desarrollará y podrá formar ramas laterales más gordas, gracias a las cuales, el crecimiento se acelerará aún más. Una planta que la semana anterior sólo tenía 10 hojas y ahora tiene 25 puede, naturalmente, crecer mucho más rápidamente gracias al aumento de la cantidad de luz que es capaz de absorber. Así, al principio, el crecimiento siempre será lento, hasta que la planta tenga hojas suficientes para conseguir cierta velocidad de crecimiento.

En este momento, se ve claramente que un solo día de crecimiento marca una enorme diferencia y que las plantas hacen grandes progresos. Más crecimiento también significa más ingestión de nutrientes, más necesidad de oxígeno, etc. Para conseguir un buen crecimiento, tenemos que controlar continuamente todos los factores.

Si en cualquier momento aparece una falta de oxígeno en la zona de crecimiento debida a una escasa o nula extracción de aire, entonces, el posible desarrollo de las plantas se retrasará.

Parte 2 - Medios de cultivo
Los diferentes medios de cultivo ofrecen a las plantas diversas velocidades de crecimiento. Los más comunes aún son el sustrato, el coco y el hidrocultivo (cultivo en agua). Cada medio tiene sus propias cualidades, sus ventajas y sus inconvenientes. El sustrato sólo permite un crecimiento rápido siempre que esté bien aireado y tenga una estructura ligera. Puesto que las raíces se desarrollan mejor a través de un sustrato aireado y ligero, esto es lo que intentaremos darles. Cuanto más rápido la planta desarrolle sus raíces, más rápido podrá crecer.

Las raíces necesitan oxigeno y un sustrato duro y compactado contiene menos oxígeno que una mezcla más ligera. La ventaja de utilizar sustrato es que contiene nutrientes y, por lo tanto, empezaremos más tarde con los nutrientes líquidos. Esto puede ser importante para los cultivadores novatos, ya que evita dificultades en las fases más tempraneras del crecimiento. Un inicio pobre puede ser desastroso para la futura floración y para la cosecha. Por lo tanto, el sustrato o tierra es un medio perfecto para los cultivadores novatos.

Al aprender a cultivar en este medio, aumentarán los conocimientos sobre el cultivo. Aprende a cultivar bien en tierra y siempre podrás regresar a este medio. El coco es una sustancia más aireada para el cultivo. Es mi medio preferido y garantiza que las plantas consigan un inicio espectacular, gracias a las fibras de coco ricas en oxígeno. Las plantas que crecen en un medio más rico en oxígeno son más fuertes y desarrollan más ramas laterales y más resistentes. El inconveniente del uso del coco es que no contiene ningún tipo de nutriente; es pobre en alimento.
cannabis mezcla de tierra
Por lo tanto, ya desde un primer momento, tienes que empezar con los nutrientes líquidos. Aunque en un principio esto podría crear problemas, el coco es muy fácil de utilizar y difícil de fertilizar en exceso. Incluso es más difícil de sobrefertilizar que el sustrato. El exceso de fertilización se produce por una acumulación de las sales presentes en todos los alimentos para plantas. Con el paso del tiempo, si utilizas una dosis demasiado elevada de nutrientes (error común en el cultivador novato), la planta ya no los puede absorber lo bastante rápido.

Las hojas empiezan a desarrollar unas líneas feas, primero visibles en el borde donde las hojas se hacen grandes, se secan y mueren. Para evitar-lo, tienes que "limpiar" el medio de cultivo. Para hacerlo, sólo tienes que regarlo con abundante agua para que las sales acumuladas desaparezcan del medio. Si tienes una planta con hojas de color verde fuerte, es un buen indicio de que la planta tiene suficientes nutrientes; si en este momento le das más alimento, podrías provocarle un exceso de alimentación.

Si no estás seguro de si darle más nutrientes o no, espera hasta que las hojas tengan un tono verde más suave. De todas formas, si esperas demasiado, las hojas empezarán a volverse amarillentas. El hidrocultivo, siempre que se practique correctamente, ofrece las mejores velocidades de crecimiento gracias a la abundancia de oxígeno para las raíces.

Es un medio más intensivo que el cultivo en sustrato o en coco. Yo, personalmente, me quedo con el coco porque es el punto medio entre el sustrato y el hidro. Se consiguen unos buenos resultados de crecimiento pero no necesita demasiadas atenciones. Hay que decir que cuando se domina el hidrocultivo, es un medio que funciona como la seda. Pero con el hidro, se depende más de los aparatos eléctricos y, si dejan de funcionar, o se corta la luz, no podrás hacer nada más que cruzarte de brazos y rezar para que vuelva pronto.
cannabis hidroeléctricas en crecimiento
Parte 3 - Un buen inicio vale todo su peso en oro
Casi todos los cultivadores utilizan compuestos para estimular las raíces y garantizar así un crecimiento fuerte. Como ha pasado hasta el momento, en un principio, toda la acción aquí se desarrolla en el subsuelo. Un brote pequeño tiene muy pocas raíces. El objetivo es estimular la planta para que desarrolle cuantas más raíces mejor en el medio, y tan rápidamente como sea posible. Habitualmente se utiliza un estimulador de raíces líquido, un producto que todas las grandes empresas de nutrientes tienen en su catálogo.

Este estimulador de raíces garantiza que las raíces reciban un empuje en su desarrollo. Normalmente su eficacia se observa cuando se cultiva en sustrato. El estimulador de raíces también favorece que otras plantas que crecen en este sustrato también empiecen a crecer. Así que no te asustes si, de repente, ves que alguna cosa verde diferente saca la nariz en el sustrato. Normalmente diluimos el estimulador de raíces con agua, aunque se utiliza sin diluir para remojar los esquejes y estimular el enraizamiento durante la clonación.

No utilizaremos el estimulador de raíces con líquido fertilizante ya que reduce la efectividad del estimulador. Así que durante los primeros días de la planta, tendrás que darle estimulador de raíces, que no podrás mezclar con ningún nutriente. De esta forma, conseguirás un inicio óptimo. También podemos proporcionarle hongos beneficiosos (simbióticos) para estimular un buen desarrollo de las raíces. Nova-Star-T de BioNova es una pequeña bolsa llena de un polvo que se mezcla con agua y contiene esporas de estos hongos tan provechosos.

Con esta mezcla, debes humedecer los bloques donde has plantado las semillas o los clones. El hongo trabaja como un simbionte y necesita la planta para sobrevivir. Al mismo tiempo, la planta utiliza al hongo como un "sistema adicional de raíces". Allí donde crece el hongo, la planta puede obtener nutrientes. El efecto es que la planta consigue un inicio mucho más fuerte y saludable, y puede acceder a muchos más nutrientes del medio de cultivo.

Casi todos los productos que tienen un efecto estimulante en las raíces, son útiles para el inicio del periodo de crecimiento. Por lo tanto, tu misión es mimar las raíces hasta que crezcan sanas y fuertes.

Parte 4 - La importancia del período de crecimiento
En la fase de crecimiento, puedes determinar el tamaño, la forma y el rendimiento de las plantas. Existen diferentes maneras de cultivar cannabis y, en parte, dependen de cómo han crecido en su etapa vegetativa. Se pueden cultivar muchas plantas en un metro cuadrado; en este caso, es importante no alargar demasiado la etapa de crecimiento. Las plantas no deben crecer demasiado o se eliminarán unas a otras. Cuantas menos plantas se cultiven, más tiempo de crecimiento podemos darles.
el mejor banco de semillas de marihuana
Las plantas de semillero y los clones tienen diferentes preferencias de crecimiento. Los esquejes son plantas más viejas que las plantas de semillero y, por lo tanto, ya son adultas y necesitan menos tiempo de crecimiento antes de que las induzcas a la floración. Una planta de semillero pasa por diferentes etapas y consigue la madurez al cabo de un mes de crecimiento, más o menos.

Cuánto más buen cultivador seas, más rápido harás crecer a tus plantas. Esto no depende sólo del tiempo, sino también del volumen. Si observas un clon, verás que las ramas laterales crecen en forma de escalón. En cambio, las ramas de una planta de semillero inmadura son proporcionalmente rectas. Una vez que la planta de semillero llega a la madurez, las ramas laterales ya empiezan a crecer en forma de escalón. Al darles más o menos tiempo de crecimiento vegetativo, podremos determinar las dimensiones de nuestras plantas.

Pero recuerda, no sólo por el simple hecho de tener una planta más grande, obtendremos una mejor cosecha. Es especialmente importante, como cultivador novato, que tengas en cuenta que una planta crece a velocidad vertiginosa cuando se la pone a florecer, y seguirá creciendo durante no menos de tres semanas antes de conseguir su tamaño final.

Parte 5 - El crecimiento perfecto
¿Qué es el crecimiento perfecto? Un crecimiento perfecto es cuando las plantas consiguen su tamaño ideal una vez iniciada la floración, y cuando todas las plantas aún se pueden desarrollar bastante bien sin molestarse unas a otras. Por lo tanto, todo el metro cuadrado debe estar lleno de plantas, sin espacios vacíos entre ellas, pero no tan lleno como para que las plantas tengan que competir entre ellas para obtener recursos. Si les damos más tiempo de crecimiento vegetativo, o cultivamos demasiadas plantas, todas tendrán un desarrollo menor.

La planta necesita espacio para que pueda desarrollar sus ramas laterales y, por lo tanto, gane en volumen. Si no lo tienen, crecerá en altura. El inconveniente de esto es que las ramas laterales inferiores serán débiles y no desarrollarán buds pesados. Con el fin de conseguir una buena cosecha, necesitamos que los buds tengan un buen desarrollo, tanto los de las ramas inferiores como superiores. Todo el mundo es capaz de conseguir un bud grande en la copa; otra cosa muy distinta es conseguirlo en las ramas inferiores. Pero si lo consigues, es así como obtendrás buenas cosechas con sólo unas cuantas plantas.

Como norma general, ocho plantas de semillero, con tres semanas de precrecimiento y con una lámpara de 600 W, llenan un metro cuadrado y dan un rendimiento de unos 500 gramos. Es decir, unos 63 gramos por planta, una cifra que no es excesivamente alta. Yo siempre vigilo las plantas, y cuando alcanzan una altura de entre 25 y 50 cm y se convierten en pequeñas adultas con ramas laterales cortas y resistentes, ya están listas para ponerlas a floración. Los clones pueden ponerse a florecer más temprano ya que empiezan cuando son maduros. Por esta misma razón, no deben crecer más de unos 25 cm.

Los clones tienen más ramas, lo que significa que impiden la entrada de más luz en las ramas inferiores. Una planta que sea demasiado alta impide la entrada total o parcial de luz en las ramas más bajas y, por lo tanto, los buds no se desarrollan tanto. En definitiva, si dejas crecer demasiado tus plantas, perderás tiempo y energía.

La potencia de la lámpara nos limita; sólo garantiza un buen desarrollo de los buds en los 20 cm superiores de la planta. Cuanto más abajo, más pequeños serán los buds. Debemos garantizar la máxima cantidad de luz posible en las ramas inferiores de las planas para maximizar el desarrollo de los buds.

Parte 6 - Nutrición
Durante el periodo de crecimiento, las plantas necesitan nitrógeno y potasio. Si les falta alguno de estos componentes durante el periodo de crecimiento, enmarillecen. Si te has decidido por el cultivo en sustrato y utilizas una buena mezcla comprada en un grow-shop, ya contiene todos los nutrientes necesarios para un periodo de 3 semanas a un mes. La ventaja de todo esto es que no debemos añadir fertilizante líquido hasta la etapa de floración.

Por lo tanto, vale la pena pagar un poquito más para un sustrato mejor. También te ahorrarás un montón de posibles problemas. Las mezclas de sustrato barato pueden provocar deficiencias porque contienen pocos nutrientes que nuestras planas puedan utilizar. Por lo tanto, tenemos que empezar a añadir líquido muy temprano y para algunos cultivadores puede suponer un problema de exceso de fertilización. Así pues, siempre es mejor esperar tanto como sea posible antes de empezar con los fertilizantes. En el cultivo de cannabis siempre se comenten errores.

De hecho, cuantos más, mejor. De los errores se aprende y, si sabes qué hiciste mal, no los volverás a cometer. Es importante que sigas las instrucciones de la botella y que utilices una jeringuilla milimétrica para medir exactamente las cantidades que debes añadir al agua. Una nutrición adecuada, sin pasarse, dará como resultado unas plantas con un crecimiento sano y espléndido.

Cuanto más grande sea la planta, más fertilizantes necesitará. Verás que si continuamos siempre con la misma concentración de nutrientes, en un momento determinado, las plantas empezarán a desarrollar hojas amarillas. Te demuestran que necesita más alimento. Deberás aumentar la dosis o la frecuencia.

Parte 7 - Las dos primeras semanas de crecimiento
Después de brotar, las plantas de semillero que aparecen en la fotografía se plantaron en una mezcla de Royalty Mix de Plagron. Este sustrato prefertilizado tiene bastantes nutrientes para diversas semanas. Durante estas primeras semanas, les di un estimulador de raíces. Con el paso de los días, las plantas empezaron a crecer cada vez más rápido.

Como acelerador, durante esta etapa también les di Alga Groei, un nutriente líquido de crecimiento de Plagron. No es absolutamente indispensable ya que la mezcla de sustrato prefertilizado ya contiene bastantes nutrientes, pero al darles más nutrientes, conseguí mantener el nivel de valores nutritivos del sustrato. Si no lo hubiera hecho, en pocas semanas habrían agotado todos los nutrientes del sustrato. Si las plantas reciben una nutrición adicional, evitamos el hecho de añadir fertilizantes fuertes de golpe.
comprar las mejores semillas de cannabis
¿Te queda claro dónde quiero llegar? Naturalmente; tenemos que evitar darles demasiado alimento ya que existe el riesgo de fertilizarlas en exceso. A parte de aplicar un estimulador de raíces y nutrientes líquidos para el crecimiento, de hecho, poca cosa podemos hacer en esta etapa de crecimiento. Tenemos que asegurarnos de que la bombilla esté a una altura de entre 30 y 40 cm por encima de la planta. La mejor manera de saberlo es poner la mano a la misma altura que las hojas y mirar si la lámpara quema. Al cabo de una semana y media, acerca la lámpara tanto como puedas pero sin que el aire seco y caliente la queme.

La altura correcta varía en función de la zona de cultivo y del número de plantas que exista. Si dispones de una buena circulación de aire, puedes dejar la lámpara a menor altura porque la mayoría de aire seco y caliente se elimina alrededor de las plantas, reduciendo el estrés que sufren por culpa de las bombillas. Durante las primeras semanas, conservaremos los niveles de humedad en el aire tan elevados como sea posible para que las plantas puedan crecer más rápidamente y puedan desarrollar hojas más fácilmente.

Una concentración de humedad elevada puede hacer maravillas; lo podemos conseguir apagando el extractor, o dejándolo a baja potencia de manera que la humedad en el aire no salga inmediatamente de la zona de cultivo. Evidentemente, ¡un humidificador nos ayudará! Nuestro objetivo es conseguir una temperatura de entre 22 y 28 grados durante el día, y de entre 18 y 22 grados durante la noche.

Siempre y cuando la temperatura no baje de los 16 grados, no tendrás problemas significativos en el crecimiento. No olvides que las lámparas pueden funcionar al máximo durante la noche, cuando las tarifas de electricidad son más bajas; con esto conseguirás un ahorro importante al final del cultivo. Cuando las plantas verdes hayan crecido, podrás acariciar los tallos gruesos y paladear el sabor y el olor de tu futura cosecha. Ahora, ya sólo necesitas un par de meses de paciencia hasta que puedas disfrutar de la cosecha de unos buds pesados y bien merecidos.

Buy Autoflowering Cannabis SeedsBuy Feminized Cannabis SeedsBuy Medical Cannabis Seeds