Como su nombre señala, la hidroponía es un método de cultivo que utiliza el agua como medio principal. En un sistema hidropónico, las plantas se cultivan en cubos o cestas con un medio de cultivo inerte, y se suspenden sobre un depósito de agua. El agua contiene todos los nutrientes que necesitan las plantas para sobrevivir y desarrollarse, y se utilizan piedras de aire para oxigenar el depósito. Este modelo básico se manifiesta en muchas formas y sistemas diferentes, y los diversos cultivadores prefieren configuraciones distintas. El cultivo hidropónico ofrece numerosas ventajas que veremos a continuación. Pero, primero, adentrémonos en la historia de esta fascinante forma de arte.

Historia de la hidroponía

El cultivo hidropónico podría parecernos el resultado de los avances de la tecnología moderna, pero no es así. El origen del cultivo de plantas en agua se remonta a miles de años atrás. Se ha especulado que los famosos Jardines Colgantes de Babilonia, creados en el 600 a.C., se basaban en principios hidropónicos. La zona situada junto al Éufrates tenía un clima seco y árido, y se cree que las plantas de estos jardines se alimentaban mediante un sistema de riego por goteo que salía del río.

En los siglos X y XI, la civilización azteca también utilizó la hidroponía para proporcionar sustento a su comunidad. Tras ser expulsado de sus tierras, este pueblo se asentó en el lago de Tenochtitlán y procedió a construir balsas flotantes rematadas con tierra, permitiendo que sus cultivos crecieran a través de la capa superior y propagaran sus raíces dentro del agua.

Más recientemente, aunque todavía lejano en el tiempo, existe un ejemplo de cultivo hidropónico de 1699 relacionado con el científico inglés John Woodward. Su trabajo consistía en cultivar hierbabuena en agua, tras descubrir que esta especie crece más rápido en una fuente de agua mezclada con tierra.

Historia de la hidroponía

Ventajas del cultivo hidropónico

Si hablas con cualquier cultivador que tenga experiencia en sistemas hidropónicos, una de las primeras cosas que probablemente te diga es que sus plantas crecen mucho más rápido que las que se cultivan en suelo. Esta es una de las principales ventajas de este método - las plantas hidropónicas suelen crecer entre un 30% y un 50% más rápido, y a menudo proporcionan mayores cosechas. Esto se debe en gran parte a que los nutrientes de un sistema hidropónico están mucho más fácilmente disponibles. Los fertilizantes están suspendidos en el agua y pasan directamente al sistema de raíces de las plantas, al no haber suelo que atravesar. En contraste, las plantas que crecen en tierra deberán buscar los nutrientes por el medio. Un fácil acceso a los fertilizantes permite que las plantas conserven su energía, que luego utilizarán para desarrollarse.

¿En qué se diferencian los sistemas hidropónicos activos y pasivos?

Los sistemas hidropónicos pueden ser activos o pasivos, dependiendo de cómo estén diseñados. Los sistemas activos implican el movimiento de la solución nutritiva mediante bombas eléctricas y la oxigenación del agua mediante piedras difusoras. En cambio, los sistemas pasivos son mucho más sencillos y algunos utilizan la acción capilar, en lugar de bombas eléctricas, para suministrar la solución nutritiva.

Sistemas hidropónicos pasivos para cultivar marihuana

La hidroponía pasiva tiene diseños minimalistas. Utiliza métodos de baja tecnología para suministrar agua y nutrientes a las raíces del cannabis, sin usar electricidad adicional.

Tipos de sistemas hidropónicos pasivos

Existen varios tipos de sistemas hidropónicos pasivos, pero los más populares incluyen el método Kratky y el sistema de mecha.

El método Kratky Sistema de mecha

Ventajas de la hidroponía pasiva

Los sistemas hidropónicos pasivos son sencillos y fáciles de usar. Son un gran punto de partida para iniciarse en el cultivo hidropónico, y son más baratos que los sistemas activos. Las principales ventajas de los sistemas pasivos son:

✔️Su bajo coste
✔️Facilidad de montaje
✔️Ideales para principiantes
✔️Consumen menos electricidad

¿Es mejor la hidroponía pasiva que el riego manual?

Depende del sistema utilizado. El sistema Kratky no requiere ningún tipo de riego manual. Los sistemas de mecha con tierra suelen ser mejores que el riego manual, ya que el aporte lento y constante de agua al sustrato ayuda a reducir el exceso de riego. Sin embargo, en ocasiones no proporcionan suficiente agua a las plantas grandes y sedientas, por lo que el cultivador quizá tenga que intervenir de vez en cuando con una regadera.

Sistemas hidropónicos activos para cultivar marihuana

Los sistemas hidropónicos activos aprovechan el poder de las innovaciones modernas para mantener las plantas nutridas, regadas y aireadas. Funcionan con bombas de aire eléctricas y piedras difusoras para proporcionar a las raíces todos los ingredientes necesarios para mantener la buena salud de las plantas. Dado que usan dispositivos electrónicos, estos sistemas pueden automatizarse para ahorrar trabajo al cultivador.

Tipos de sistemas hidropónicos activos

Si quieres probar la hidroponía activa, tienes muchas opciones para elegir.

Sistema DWC (Deep Water Culture) Sistema de flujo y reflujo
Sistema NFT (Nutrient Film Technique) Sistema de goteo
Aeroponía

Ventajas de la hidroponía activa

Los sistemas hidropónicos activos funcionan muy bien para cultivos más grandes. A pesar de su vulnerabilidad ante los apagones eléctricos, ofrecen las siguientes ventajas:

✔️Ahorran agua
✔️Proporcionan mucho oxígeno
✔️Pueden automatizarse fácilmente

El coste del cultivo hidropónico

Cuando pensamos en hidroponía, nos imaginamos un cultivo de tecnología avanzada: interruptores automáticos, luces parpadeando, temporizadores... Sin embargo, el coste de un sistema hidropónico depende de cuánto dinero quieras gastar. Puede ir desde un simple cubo de plástico hasta sistemas de drenaje e inundación. Puedes ahorrar tiempo invirtiendo en un kit de inicio hidropónico barato. Estos kits incluyen todo el material que se necesita desde la siembra hasta la cosecha. Puedes comprar uno por unos 240€.

Material necesario para montar tu propio sistema hidropónico

Si quieres hacerlo con tus propias manos, consulta la guía que te mostramos a continuación. En el listado encontrarás todo el material que necesitas para construir un sistema básico en interior. Solo tienes que encontrar el producto que más te convenga para cada artículo de la lista. La compra del material por separado te permite poder invertir más en artículos fundamentales como la iluminación, a la vez que reduces el coste en otras cosas.

Esto es lo que necesitarás:

a) Luces (LED o HPS)

b) Ganchos para la iluminación

c) Armario de cultivo

d) Depósito hidropónico y bandeja

e) Piedra difusora y bomba

f) Sustrato (por ejemplo, fibra de coco)

g) Macetas de malla

h) Semillas

i) Ventilador y tubos

j) Filtro de carbón

k) Ventilador oscilante

l) Fertilizantes para hidroponía

m) Medidores de pH y PPM

n) Higrómetro

h

1. Elige un medio de cultivo para empezar

Ahora que ya conocemos la historia y los beneficios de la hidroponía, es hora de empezar a cultivar. Lo primero que tendrás que hacer es elegir un medio de cultivo, es decir, una sustancia que sostenga el punto de unión entre los tallos y las raíces. Desde esta ubicación, las raíces crecerán hacia abajo dentro del agua en busca de nutrientes. El medio inerte también permite un buen acceso aéreo a la parte superior de las raíces. Los cultivadores hidropónicos utilizan una lista de medios interminable, pero los que vamos a ver a continuación son los más frecuentes. Cada medio tiene sus propias ventajas, y algunos funcionan mejor con un sistema u otro. El truco está en experimentar para comprobar cuál es más adecuado para ti.

  • Guijarros de arcilla

    Guijarros de arcilla

    Una de las opciones más populares son los guijarros de arcilla, que son excelentes para airear el sistema de raíces. Los guijarros de arcilla a veces requieren de un cambio en el pH con el fin de proporcionar un entorno de crecimiento más óptimo, aunque también se pueden adquirir guijarros ya alterados. Deberás colocar los guijarros de arcilla en una cesta hidropónica de plástico con orificios para que crezcan las raíces.

    • Lana de roca

      La laine de roche

      La lana de roca es otra opción muy popular, es una sustancia creada a partir de rocas volcánicas y con una textura de lana, de ahí su nombre. Este material tiene una enorme capacidad de retención de agua, lo que proporciona una buena hidratación a la parte superior del sistema radicular. La lana de roca se puede meter en una cesta hidropónica, pero también se pueden colocar directamente en la parte superior de un cubo o depósito sin tapa.

      • Perlita

        La perlita

        La perlita es un vidrio volcánico que se expande cuando se expone a altas temperaturas. Se utiliza a menudo para airear la tierra del jardín, razón por la que es tan beneficiosa como medio de cultivo hidropónico para el cannabis.

        • Fibra de coco

          La fibra de coco
          La fibra de coco es una estupenda opción sostenible. Este material permite una buena aireación y retención de la humedad. Las fibras de coco también son conocidas por proteger las raíces de infecciones causadas por las hormonas estimulantes de la planta.

          2. Elige un sistema de cultivo hidropónico para tus plantas

          Una vez que hayas seleccionado el medio de cultivo, es hora de elegir el sistema hidropónico que vas a utilizar. Todos se parecen en que utilizan una solución acuosa enriquecida con nutrientes, pero varían en función de distintos factores como la exposición a/o la circulación del agua. La mayoría de los siguientes sistemas se pueden comprar, pero si sois manitas podréis prepararlos fácilmente con la ayuda de cubos, taladros, bombas y piedras de aire.

          • El método Kratky

          El método Kratky hace que el cultivo hidropónico sea asequible, fácil y accesible. Para montar este sistema, los cultivadores pueden utilizar una serie de materiales, como cubos y cajas de plástico. Las plantas crecen en recipientes de malla insertados en una tapa, y las raíces descienden hasta llegar a la solución nutritiva situada debajo.

          Un espacio de aire, situado entre la superficie de la solución y la parte inferior de la tapa, permite airear las raíces superiores. Esto proporciona oxígeno al sistema de raíces y elimina la necesidad de una piedra difusora. Las raíces siguen descendiendo hacia la solución nutritiva a medida que se reduce el nivel. Los cultivadores simplemente deben asegurarse de rellenar los recipientes antes de que las plantas se beban todo el líquido.

          The Kratky Method
          • Sistema DWC (Deep Water Culture)

          Los sistemas DWC son la versión activa del método Kratky. Tienen un único depósito lleno completamente de la solución nutritiva. Las plantas crecen en recipientes de malla que se introducen en los agujeros de una plancha de poliestireno que flota en la superficie. A diferencia del método Kratky, los sistemas DWC no exigen dejar un hueco de aire para que las raíces superiores puedan respirar; en lugar de ello, el sistema utiliza una piedra difusora para airear constantemente la solución.

          Sistema DWC (Deep Water Culture)
          • Sistema de flujo y reflujo

          El sistema de flujo y reflujo (también conocido como inundación y drenaje) consiste en hacer que el agua fluya y se drene. Se utilizan varios cubos suspendidos sobre una bandeja de cultivo con entrada y salida para el agua. Ambos canales están conectados a un depósito externo que contiene fertilizantes, una piedra de aire para airear el suministro de agua, y una bomba para empujar el agua en la bandeja de cultivo. De esta forma, las raíces no están continuamente sumergidas en agua, sino que se inundan periódicamente con agua fresca con oxígeno y enriquecida con nutrientes. Cuando termina el ciclo, el agua vuelve al depósito externo.

          Este sistema permite una alimentación periódica. Cuando la bandeja de cultivo está vacía, los cultivadores pueden atender a las raíces y cosechar sus plantas.

          Sistema de flujo y reflujo
          • Sistema de goteo

          El sistema de goteo hidropónico es muy parecido al sistema de riego por goteo cuando se cultiva en suelo. Este sistema consta de una bandeja grande donde se deposita el medio de cultivo, como guijarros de arcilla. Las plantas se colocan directamente en el medio, y cada una de ellas tiene su propio tubo de goteo. Un depósito externo de agua, con una bomba y piedras de aire, suministra un goteo constante de agua sobre cada planta. Las raíces de estas plantas están constantemente expuestas al aire, y el exceso de agua atraviesa el medio y regresa al depósito externo.

          Sistema de goteo
          • Sistema NFT (Nutrient Film Technique)

          El método NFT tiene una configuración similar a la del sistema de flujo y reflujo. Pero, en lugar de inundar periódicamente la bandeja de cultivo, proporciona un flujo constante de agua y nutrientes a las raíces. El depósito contiene una piedra difusora para airear la solución, y una bomba de agua eléctrica para hacer circular la solución nutritiva en la bandeja de cultivo. La bandeja de cultivo debe estar ligeramente inclinada para permitir que la solución fluya hacia abajo y vuelva al depósito, tras pasar por las raíces.

          Sistema NFT (Nutrient Film Technique)
          • Sistema de mecha

          El sistema de mecha consiste en un recipiente de cultivo lleno de un sustrato, y un depósito separado que contiene la solución nutritiva. Algunos cultivadores optan por llenar el recipiente de cultivo con tierra, mientras que otros optan por usar sustratos sin tierra, como la fibra de coco. Estos sustratos tienen huecos que permiten la entrada de oxígeno y la aireación de las raíces, eliminando la necesidad de una bomba de aire.

          Las mechas sirven para transportar pasivamente la solución nutritiva a las raíces. Un extremo de la mecha se coloca en el depósito de nutrientes, y el otro en el recipiente de cultivo; entonces la mecha extrae el agua del depósito hacia el recipiente de cultivo, mediante acción capilar.

          Sistema de mecha
          • Aeroponía

          La aeroponía es tal vez la versión más futurista de los cultivos hidropónicos, y consiste en pulverizar el aire con agua para optimizar la aireación y la hidratación. Las plantas se colocan en la parte superior de un depósito de agua grande que se llena solamente en un 25%. En el fondo hay una bomba que envía agua a unos atomizadores que se encuentran debajo de las raíces. Esta fina neblina empapa las raíces de forma constante, garantizando que las plantas reciban grandes cantidades de aire y agua a la vez.

          Aeroponía

          3. Prepara tu sistema para garantizar un cultivo de éxito

          Después de elegir un sistema, deberás prepararlo bien para evitar cualquier fallo. La oscuridad y humedad de los depósitos de agua los convierte en un caldo de cultivo ideal para una gran variedad de patógenos. Antes de usar el sistema, tendrás que esterilizar todo el equipo, para minimizar las posibilidades de contaminación. Limpia bien todos tus cubos, bandejas, tubos y depósitos con alcohol y agua caliente. Cuando el sistema esté esterilizado, sigue las instrucciones para montarlo correctamente.

          • Deberás llevar a cabo un mantenimiento de forma habitual

          Todos los sistemas hidropónicos necesitan un mantenimiento frecuente para proporcionar un entorno de cultivo óptimo. A continuación, te presentamos los principales factores que deberás tener en cuenta.

          A) Control del pH

          Tendrás que comprobar el pH del agua constantemente para garantizar un buen entorno de cultivo. Los nutrientes están más disponibles para las plantas cuando el medio es ligeramente más ácido. Por lo tanto, hará falta un pH de 5,5-5,8. Utiliza un kit de análisis de pH para obtener lecturas a intervalos regulares, y asegúrate de cambiar la solución semanalmente para mantenerte en este rango. Durante la floración, es mejor un pH de 6.

          Suelos Con CIC Normal y Alta
          Disponibilidad Experimental De Nutrientes Cultivos En Agua

          B) Trata de mantener la temperatura del agua a unos 20°C

          El cannabis hidropónico tiene una temperatura ideal de 20°C. Este factor se puede controlar con la ayuda de un termómetro de agua, y modificar con un calentador de agua si la temperatura es demasiado baja.

          C) Proporciona a tus plantas la cantidad adecuada de fertilizantes

          Las plantas hidropónicas necesitan los mismos nutrientes que sus compañeras cultivadas en tierra. La forma más fácil de alimentar a tus plantas es comprando una solución hidropónica de nutrientes que contenga todas las sustancias necesarias para las fases vegetativa y de floración. Estos productos también te informarán de la frecuencia con la que deberás añadir nutrientes y el grado de dilución.

          D) Mantén todo limpio para evitar problemas de contaminación

          Las bandejas de cultivo y los depósitos de agua deben vaciarse y limpiarse más o menos cada dos semanas. De esta forma, las raíces de tus plantas estarán protegidas contra patógenos y enfermedades. Cuando prepares el sistema por primera vez, repite el proceso mencionado anteriormente.

          E) Cómo elegir una variedad para el cultivo hidropónico

          La elección de la variedad es un factor importante a la hora de cultivar con un sistema hidropónico. Las plantas cultivadas con estos sistemas absorben nutrientes muy rápido, lo que a menudo se traduce en un crecimiento enorme. Por eso, una variedad sativa alta y grande no será una buena opción, sobre todo si tu sistema se encuentra dentro de un armario de cultivo.

          Las variedades pequeñas y compactas son ideales para el cultivo hidropónico. Empezar con una variedad pequeña es beneficioso por varias razones. Por un lado, te permite cultivar varias plantas en un espacio reducido, proporcionando una mayor diversidad y cosechas potencialmente más abundantes. Además, si tus plantas dan un estirón repentino, tendrás espacio para hacer frente a este aumento inesperado de altura.

          A continuación, te presentamos las dos variedades que recomendamos para los cultivos hidropónicos.

          • White Widow

          La White Widow es un híbrido perfectamente equilibrado, con un 50% de genes índica y un 50% sativa. Ha sido creada a partir de la White Widow S1, y proporciona un efecto equilibrado que estimula la mente y relaja el cuerpo. Su nivel de THC del 19% garantiza una intensa experiencia psicoactiva que dura varias horas. Estas flores tienen un perfil terpenoide que produce un sabor y olor terrosos y a pino.

          La White Widow alcanza una altura de 60-100cm cuando se cultiva en interior, por lo que es una candidata ideal para el cultivo hidropónico. Prepárate para recoger 450-500g/m² tras un período de floración de 8-9 semanas.

          White Widow

          White Widow
          White Widow S1
          450 - 500 gr/m2
          60 - 100 cm
          8 - 10 Semanas
          THC: 19%
          Sativa 50% Indica 50%
          550 - 600 gr/plant
          150 - 190 cm
          Principios de Octubre
          Colocón, Potente

          Comprar White Widow

          • Royal Dwarf

          La Royal Dwarf es otra opción lógica para un sistema de hidroponía interior. Esta variedad combina genética ruderalis y Skunk para crear una planta compacta capaz de producir buenas cosechas de potencia moderada. La Royal Dwarf es una hierba sativa dominante que induce un efecto cerebral motivador, alimentado por un alto nivel de THC de alrededor del 13%. Cada calada de esta variedad ofrece un sabor dulce con notas cítricas.

          Las plantas cultivadas en interior alcanzan una discreta altura de 40-70cm, producen hasta 200g/m², y pasan de la siembra a la cosecha en tan solo 8 semanas.

          Royal Dwarf

          Royal Dwarf
          Skunk x Ruderalis
          150 - 200 gr/m2
          40 - 70 cm
          6 - 7 Semanas
          THC: 13%
          Sativa 10% Indica 60% Ruderalis 30%
          30 - 80 gr/plant
          50 - 90 cm
          9 -10 semanas después de germinar
          Creativo, Motivador

          Comprar Royal Dwarf

          La hidroponía puede asustarte pero merece la pena

          La hidroponía puede parecer complicada para los novatos. Todas esas partes, sistemas y métodos hacen que parezca algo muy complejo. La clave es empezar por lo más sencillo, elegir una variedad adecuada, y respetar las necesidades medioambientales de las plantas. Los cultivos hidropónicos son muy gratificantes, y el esfuerzo se ve recompensado con un crecimiento rápido y cosechas abundantes.

          ¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

          El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

          Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

          Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
          que tienes
          18 años o más.