Hay pocas cosas más frustrantes que un espacio de cultivo superpoblado. "Espigamiento" es el término utilizado para referirnos al rápido crecimiento de los tallos de la marihuana, una parte natural de su fase vegetativa que está determinada por la genética de la planta, entre otras variables.

Por desgracia, este estiramiento es un problema habitual que resulta en cosechas pobres y plantas larguiruchas que se balancean y son físicamente inestables. A pesar del riesgo que conlleva, el estiramiento se puede controlar en primer lugar observando los factores que afectan a su crecimiento, y luego creando un protocolo para evitar estos problemas. Controlar el espigamiento del cannabis requiere una comprensión de la interacción de las plantas con sus entornos internos y externos.

¿POR QUÉ SE ESTIRAN LAS PLANTAS?

Hay varias razones por las que las plantas se estiran, una de las cuales tiene que ver directamente con las propias cepas. Los genes juegan un papel central en la altura definitiva de sativas, índicas e híbridas. Mientras la mayoría de cepas índica se crían para ser más bajas y frondosas, las sativas suelen experimentar un espigamiento importante, a veces llegando a alcanzar o superando los 2 metros en algunas variedades.

Aunque el espigamiento no es perjudicial por sí mismo, un crecimiento exagerado del tallo podría reducir significativamente el peso de la cosecha final, entre un 20 y un 30% en general. Cuando decidas qué cepa plantar en tu próximo cultivo casero, estudia la altura habitual de cada variedad para evaluar si experimentan un estiramiento importante durante la floración.

EXPOSICIÓN A LA LUZ

Uno de los principales culpables de provocar el estiramiento en plantas de cannabis es una exposición a la luz insuficiente. Las plantas que están demasiado alejadas de una fuente de luz adecuada responderán acelerando el crecimiento del tallo para acercarse al foco. Especialmente en presencia de muchas otras plantas, una iluminación escasa puede provocar fácilmente que el cuarto de cultivo se vuelva demasiado poblado, arruinando los progresos conseguidos en tu plantación y provocando diferentes distancias entre las bombillas y las plantas.

Respecto a este problema, deberías asegurarte de proporcionar luz suficiente para limitar el crecimiento del tallo. De igual forma, no debes colocar las luces demasiado próximas a tus plantas, porque esto también provocar tallos demasiado estirados y en algunos casos, cosechas inferiores.

Además de la distancia entre la fuente de la luz y la planta, el tipo de luz utilizada también afectará al desarrollo vertical de tu cultivo. Las luces cálidas incentivan el crecimiento y dan lugar a tallos más finos y alargados. En cambio, las luces frías estimulan un desarrollo más horizontal y una altura final más corta. Cuando una planta está lista para pasar a la fase vegetativa y empezar a dar su estirón más fuerte, se pueden usar lámparas de haluros metálicos para evitar unos tallos demasiado alargados.

CALOR

El calor es otro factor determinante que puede afectar al espigamiento de tus plantas durante su fase de crecimiento vegetativo. Temperaturas superiores a 27ºC empujarán a los tallos a crecer más y más, haciendo que las sativa alcancen su pleno potencial de crecimiento. Las lámparas que producen calor y están ubicadas demasiado cerca de las plantas generan un ambiente intolerable que provocará plantas espigadas e inestables, que probablemente acaben cayendo y perdiendo valiosas flores en el proceso.

Comparación Topping Planta de cannabis

OTRAS CAUSAS DE ESPIGAMIENTO

Hay numerosas variables que pueden conllevar un espigamiento superior al normalmente esperado en una cepa determinada. Algunos factores de estrés ambiental significativos producidos durante los trasplantes pueden causar un shock a la planta. Esto desencadenará una reacción que consistirá en un espigamiento excesivo. Las plantas de marihuana que no se cultivan de forma adecuada, con condiciones decentes o no están recibiendo la fertilización necesaria, responderán de diversas formas, entre ellas estirándose.

Los cultivos que se plantan con un espaciado insuficiente entre cada planta también son propensos a estirarse debido a la competencia por los recursos. Debido a una proximidad excesiva, las plantas se pelearán entre ellas para alcanzar la luz, forzando un crecimiento excesivo en todo el cultivo.

CÓMO EVITAR EL ESPIGAMIENTO

En muchos casos, es normal percibir cierto espigamiento durante la fase de floración de tus plantas de cannabis. Teniendo esto en cuenta, es útil establecer un plan de acción por si tu variedad acaba creciendo más de lo esperado. Si hay información disponible, intenta averiguar la altura media de tu cepa y compárala con las dimensiones de tu espacio de cultivo, dejando un margen para la distancia necesaria entre bombillas y plantas.

CIRCULACIÓN

Aunque las operaciones de cultivo en exterior tienen la ventaja de contar con aire fresco que limita de forma natural el estiramiento, en interior habrá que llevar a cabo la dura tarea de mantener una circulación de aire dentro de un espacio cerrado. Un flujo de aire suficiente ayuda a los tallos de la marihuana a fortalecerse y a crecer en diámetro en lugar de en altura. De esta forma, las plantas seguirán creciendo vigorosamente, pero sin alcanzar estaturas desmesuradas.

INTERVENCIÓN MANUAL

Para esos cultivadores a los que les gusta ensuciarse las manos, hay métodos de intervención física que se pueden aplicar para limitar el espigamiento excesivo. De forma similar al efecto del viento sobre las plantas de cannabis, doblar manualmente las hojas y los tallos causará pequeños desgarros en el tejido de la planta, que harán que se concentre en regenerar su tallo en lugar de desarrollarse verticalmente.

Ramas dobladas planta de cannabis estiramiento

PODAS APICALES

El topping o poda apical es una forma de intervención manual sobre la marihuana para afectar a su cosecha, forma o tamaño. Básicamente, una poda apical es un corte aplicado en el último nodo en crecimiento en una planta, para reducir su tamaño y crear una forma de "v" que luego dará lugar a dos colas. Las podas apicales son una medida eficaz para combatir el espigamiento, pero es importante no aplicarlas una vez ha comenzado la fase de floración.

En la mayoría de los casos, un estiramiento inesperado en las plantas de cannabis no destruirá tu cosecha por completo. De hecho, el espigamiento podría, en realidad, ayudarte a incrementar tus cosechas. Para cultivadores con cuartos de cultivo amplios, donde pueden alojar plantas grandes, el espigamiento podría aumentar la cosecha final de una planta al tener más superficie vertical donde desarrollar sus colas. En cualquier caso, el estiramiento se puede prevenir fácilmente con antelación y hay una serie de soluciones diferentes para ayudar a controlar este problema tan habitual.

 

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar