Predecir la cosecha de un cultivo de marihuana antes de tenerla no es una tarea fácil. De hecho, es imposible calcularla de forma precisa. Lo que sí podemos hacer es tener en cuenta el método de cultivo, la genética de la planta, la cantidad de luz y fertilizantes que le proporcionamos, y el espacio máximo del que disponemos; y a partir de estos factores intentar adivinar cuánta hierba vamos a conseguir.

Hay muchos factores que influyen en la cantidad de hierba por planta que puedes conseguir, y su regulación te permite calcular y aumentar el tamaño de tu cosecha.

¿Dónde están los puntos de floración de una planta de marihuana?

Las plantas de marihuana tienen dos tipos de puntos de floración. El primero es la cola principal, que se forma en la parte superior de la planta (donde pondrías un ángel o una estrella si fuera un árbol de Navidad). Cuando se usan técnicas de cultivo sencillas, esta cola puede convertirse en el racimo de cogollos más grande de toda la planta.

Aparte de esta cola, los cogollos también se desarrollan en las ramas laterales, asomando primero en los puntos en los que las ramas se unen al tallo principal. Cuando comience la floración, verás unos pequeños pistilos blancos brotando de esos puntos. Con el tiempo, los cogollos se desarrollarán y llenarán las ramas.

El tamaño de los cogollos se puede aumentar de forma considerable con la ayuda de ciertas técnicas de entrenamiento, como por ejemplo, el topping y el ScrOG, que hacen que los puntos de floración sean más parecidos a la cola principal. Pero esto lo veremos con más detalle en breve.

¿Qué es la producción de una planta de marihuana?

La producción de una planta de marihuana es la cantidad final de cogollos que se recogen en la cosecha. En el sector del cannabis, se suele expresar en gramos.

El hecho de cultivar en interior o al aire libre determinará la mejor forma de calcular o predecir tus cosechas. En exterior, la producción suele medirse en gramos por planta. Por eso, los cultivadores dicen que sus cepas producen, por ejemplo, hasta 300g por planta. En interior, sin embargo, la producción se suele expresar en gramos por metro cuadrado (g/m²). La mayoría de las plantas producen entre 400 y 500g/m².

Esta última cantidad se basa en los metros cuadrados del dosel que quedan expuestos a la luz; y se supone que se ha utilizado una técnica como el SoG o el ScrOG, que proporcionan a los puntos de floración una exposición a la luz máxima. Si no se usan estas técnicas, la producción será bastante más baja que la cifra superior proporcionada por el banco de semillas.

¿Qué es la producción de una planta de marihuana?
¿Qué es la producción de una planta de marihuana?

Producción en verde vs en seco

Antes de emocionarte demasiado con una cosecha enorme, es importante que distingas entre producción en verde y en seco.

Unos cogollos recién cosechados estarán llenos de agua, que representa un 75-80% del peso total. Por lo tanto, si consigues 100 gramos de cogollos, lo más probable es que solo te queden unos 20-25 gramos después del curado.

Una operación muy sencilla para calcular la producción en seco (si ya conoces la producción en verde) es multiplicar el peso de tu cosecha por 0,25. Esto te dará la cantidad correspondiente al 25% de su peso actual.

Cómo calcular la producción de tus plantas de interior

Pero, ¿cuánta hierba produce una planta? O, en el caso de un cultivo interior, ¿cuánto produce un metro cuadrado de dosel? Calcular esta cantidad no es fácil, y siempre será una cifra aproximada. Dicho esto, si se analizan los principales factores que influyen en la producción, es posible hacerse una idea aproximada de la cantidad de hierba que va a generar un cultivo.

¿Cómo influye el tamaño de la maceta en la producción?

El tamaño de la maceta influye en la producción final. En pocas palabras, una maceta grande tiene potencial para producir cosechas mayores. Pero, no compres los tiestos más grandes que encuentres, ya que pueden plantear algunos problemas serios que, si no se solucionan de forma adecuada, podrían arruinar toda la cosecha.

En una maceta grande hay más espacio para que crezcan las raíces, lo que favorecerá el desarrollo de la planta sobre la superficie. Las plantas solo pueden crecer a una altura que sea sostenible para su sistema de raíces. De lo contrario, no podrían sostenerse a sí mismas ni absorber agua y fertilizantes de forma adecuada.

Las plantas grandes necesitan más agua, más nutrientes y más luz; por no hablar de espacio. Además, una vez que una planta alcance un tamaño determinado, necesitará entrenamiento para producir buenos resultados. Si no tienes experiencia cultivando marihuana, lo mejor es que mantengas tus plantas pequeñas, ya que requerirán menos cuidados. Esta es otra razón para expresar la producción interior en g/m². Podrías tener 4 plantas enormes o 16 plantas pequeñas, y aunque las cosechas pueden ser parecidas, las plantas pequeñas crecerán más rápido y posiblemente necesitarán menos cuidados.

El cultivador medio utiliza macetas de 11 litros, lo que permite que la planta alcance unos 90cm de altura; un tamaño decente, especialmente si se cultiva en interior.

Dicho esto, el tamaño no tiene por qué reflejar la producción final. Es posible que una planta se estire mucho pero acabe siendo espigada y larguirucha, mientras que otra más rechoncha podría tener una producción mayor.

Para plántulas y plantas jóvenes en fase vegetativa Para plantas robustas en fase vegetativa Tamaño máximo de la maceta final
10cm = 0,5L 25cm = 11L 46cm = 57L
13 - 15cm = 1L 30cm = 19L 61cm = 95L
18 - 20 cm = 4L 36cm = 26L  76cm = 114L
22cm = 7,5L 41cm = 19L
 

¿Cómo afecta la genética a la producción?

Todas las cepas de marihuana tienen una predisposición genética a producir cosechas dentro de un rango determinado. Algunas producen hasta 1,5 kg por planta, o más, al aire libre. Otras, independientemente de cómo se cultiven, generan unas cantidades mucho menores.

Investiga un poco la(s) cepa(s) que elijas antes de cultivarlas, y comprueba que su producción máxima sea la que buscas. Ten también en cuenta que, solo porque una variedad pueda generar grandes cosechas, no significa que lo vaya a hacer; deberás tratarla de forma adecuada.

  • Producción estimada en función de la iluminación y la potencia en vatios

Es posible calcular la producción final de tus plantas en función de la potencia total de las lámparas utilizadas, pero será una estimación aproximada que variará según el tipo de iluminación que uses. Por ejemplo, unas lámparas CFL, HPS y LED del mismo vataje no ofrecerán la misma cantidad de energía fotovoltaica para tus plantas. Los LED son realmente eficientes, y por eso funcionan muy bien con menos vatios.

En la comunidad del cultivo de marihuana, se suele utilizar como referencia un máximo de 1 gramo/vatio. Esto significa que por cada vatio de luz que les proporciones a tus plantas, podrás esperar conseguir 1 gramo de hierba. Por lo tanto, la producción media por planta con una lámpara de 600W sería 600g. Este objetivo es demasiado optimista, especialmente para los novatos. Es más realista aspirar a unos 0,5 gramos/vatio.

Una vez más, el método de cultivo también influye. La intensidad de la luz es mayor directamente debajo del foco central, y disminuye a medida que se va acercando al exterior. Así que, para conseguir la máxima potencia, es mejor tener menos plantas que absorban una luz más intensa, que muchas plantas marchitándose en las sombras.

CFL HPS
WATT 200W 100W
CABINET 60 x 60 x 160 60 x 60 x 160
GRAMS 80 - 150 gr 80 - 100 gr
HPS LED LED
250W 100W 400-600W
80 x 80 x 160 60 x 60 x 160 120 x 120 x 200
230 - 250 gr 100 - 150 gr 400 - 650 gr
 
  • Producción estimada en función del espacio disponible

Un espacio disponible mayor significa que puedes conseguir mayores cosechas. Aunque hay varias fórmulas para calcular la producción en función del tamaño del espacio de cultivo, el principio general es que si dispones de más espacio, podrás colocar más plantas, o plantas más grandes. También podrás utilizar luces más potentes y poner tus plantas en macetas más grandes.

Si no puedes iluminar o calentar un espacio de manera que satisfaga las necesidades de tus plantas, lo más probable es que consigas mejores resultados reduciendo el tamaño del cultivo y dándole a tus plantas todo lo que necesitan.

Cómo calcular la producción de tus plantas de exterior

¿Cuánta hierba puedes conseguir con una planta cultivada al aire libre?

Cuando nos trasladamos al exterior, la producción potencial de una planta puede dispararse, dependiendo de la variedad. En un entorno óptimo, las plantas tendrán acceso al extraordinario poder del sol y a una gran cantidad de espacio en el que desarrollarse. Todo esto se puede traducir en cosechas más abundantes.

  • Producción estimada en función del tamaño de la maceta

El tamaño de las macetas de exterior puede empezar a partir de 25 litros. Teniendo en cuenta que es más del doble del volumen de la típica maceta de interior, debería darte una idea de todo lo que es capaz de crecer una planta al aire libre en comparación con el interior.

Pero, al igual que antes, el tamaño de las macetas por sí solo no equivale a una producción enorme. Tus plantas solo se desarrollarán al máximo en estas macetas gigantescas con la cantidad adecuada de fertilizantes y luz solar.

Cómo calcular la producción de las plantas autoflorecientes

El cálculo de la producción de las auto es un poco distinto al que se utiliza para las plantas fotodependientes. En general, al ser más pequeñas, las autoflorecientes suelen rendir mejor en interior, especialmente con el método SOG. Aunque las plantas fotoperiódicas pueden aumentar sus cosechas de forma exponencial al aire libre, la diferencia no es tan pronunciada en el caso de las auto.

Sin embargo, a pesar de producir cosechas menos abundantes, las auto son más rápidas y fáciles de cultivar. Concretamente, necesitan unos dos tercios del tiempo que tardan las plantas fotoperiódicas en alcanzar la madurez, por lo que es posible conseguir varias cosechas en una sola temporada de cultivo.

En exterior, las plantas fotoperiódicas solo empiezan a florecer cuando termina el verano. Y aunque el sol de la primavera y el verano contribuye a su enorme producción, en el caso de las auto, es posible tener tres cosechas consecutivas durante ese periodo de tiempo, a diferencia de una sola cosecha de plantas fotoperiódicas.

A medida que las plantas autoflorecientes se van haciendo más estables, su calidad continúa aumentando; por lo que es posible que, en el futuro, acaben ofreciendo unos rendimientos tan excepcionales como las plantas fotodependientes.

Cómo calcular la producción de las plantas autoflorecientes

Otros factores importantes que influyen en la producción

Hemos analizado los principales aspectos que influyen en la producción final de un cultivo, pero hay otros factores que también contribuyen a la calidad de la cosecha. 

  • Genética

Como ya hemos mencionado, la genética desempeña un papel fundamental en la producción de tus plantas. Por suerte, es muy fácil elegir una genética determinada en el catálogo de RQS. En general, los híbridos sativa dominantes son los más generosos, aunque puede que te sorprendan algunas cepas de predominancia índica.

También es posible encontrar semillas de alto rendimiento en general.

Las cuatro cepas más productivas que ofrecemos en estos momentos son:

  • Green Gelato — hasta 700g/m² | 800g/planta
  • Amnesia Haze — hasta 650g/m² | 700g/planta
  • Shogun — 600g/m² | 750g/planta
  • Skunk XL — 650g/m² | 675g/planta
  • Fertilizantes

Las plantas necesitan alimentarse. Si tu planta no recibe suficientes nutrientes, no podrá desarrollar unos buenos cogollos. Pero, no te pases con la rutina de fertilización, o podrías causar bloqueo de nutrientes. Esto ocurre cuando el nivel de fertilizantes del sustrato es tan alto que impide la absorción de alimento por parte de las raíces.

Las cepas autoflorecientes necesitan menos nutrientes, así que tenlo en cuenta. Comienza con una cantidad menor de la indicada, y observa qué ocurre.

Fertilizantes
  • Potencia luminosa

Unas luces potentes se traducen en un crecimiento más vigoroso y unos cogollos más grandes, salvo que sean demasiado potentes, en cuyo caso tus plantas se quemarán. Del mismo modo, un cielo despejado y una luz solar intensa producirán mejores cosechas que, por ejemplo, el clima del norte de Europa.

En interior, el número de plantas y el tamaño de las macetas deberán ser proporcionales a la cantidad de luz que vas a ofrecerles. Al aire libre, lo ideal sería vivir en un país del Mediterráneo o en California.

  • Clima, temperatura y humedad

La luz no es el único factor ambiental que hay que tener en cuenta. A las plantas también les gusta un calor y una humedad adecuados. Las variedades sativas son especialmente delicadas y prefieren los entornos cálidos y secos. Si estás cultivando en el norte, elige híbridos índica dominantes que sean robustos. Es probable que estas cepas terminen de madurar un poco antes, lo que te resultará más beneficioso cuanto más al norte vivas. No tiene sentido cultivar una sativa que produce 2kg de cogollos si acaba de florecer en octubre y tú vives en Suecia.

En interior, es posible controlar todos estos factores. Si dispones de un armario de cultivo y un sistema de ventilación, podrás regularlos. Si solo tienes una habitación, hay varias formas de mantener el control, especialmente de la temperatura.

Clima, temperatura y humedad
  • Tiempo dedicado al crecimiento vegetativo

La fase vegetativa determina el tamaño final de la planta. Una vez que empiece a florecer, centrará su energía en crecer hacia arriba y hacia los lados, para producir cogollos. Por lo que, en general, cuanto más larga sea la fase vegetativa de una planta, mayor será su producción final.

Con las variedades autoflorecientes no podrás controlar la duración de esta etapa, pero sí puedes asegurarte de que cada día de crecimiento vegetativo merezca la pena. Con las plantas fotoperiódicas, tú decides cuándo comienzan a florecer en interior (al cambiar el ciclo de luz a 12/12). Por lo general, se les suele dar entre 2 semanas y 2 meses para vegetar.

Al aire libre, las plantas comenzarán a florecer cuando sientan que se acerca el otoño (a medida que la luz va disminuyendo). Así que, sácales el máximo partido plantándolas lo antes posible, ya que continuarán creciendo durante toda la primavera y el verano.

Entrenamiento
  • Entrenamiento

Las técnicas de entrenamiento pueden mejorar mucho la producción final. La mayoría se utilizan en interior, aunque los enrejados y el entrenamiento de bajo estrés (LST) también se pueden usar para potenciar las cosechas exteriores.

Las opciones más habituales para interior son SOG, ScrOG, poda apical, defoliación, y entrenamiento de alto estrés. Aunque todas estas técnicas son distintas, tienen el mismo objetivo: aumentar la exposición a la luz en los puntos de floración. La más adecuada para tu caso vendrá determinada por tu habilidad para cultivar, el espacio que tengas disponible, el tiempo que puedas invertir, y el tipo de planta que elijas.

Ten en cuenta que la mayoría de los cultivadores evitan aplicar el topping a las plantas autoflorecientes, ya que no tendrán tiempo suficiente para recuperarse antes de entrar en la fase de floración.

  • Hidroponía

Una instalación hidropónica puede aumentar la producción hasta en un 20%. Esto es debido a una absorción de nutrientes más eficiente. Aunque es un método de cultivo eficaz, se trata de un reto completamente distinto, y se necesita un sistema más complejo con más posibilidades de que salga mal.

Pero, si te apetece, ¡pruébalo!

Hidroponía

Cómo predecir la producción de una planta de marihuana: conclusión

Nunca vas a saber exactamente cuánta hierba puedes conseguir con una planta antes de tenerla delante. Pero, si conoces los diferentes factores que influyen en el resultado, podrás hacer un cálculo aproximado.

Si eres principiante, no te preocupes demasiado, ya que es una experiencia de aprendizaje, y la perfección se consigue con la práctica. Con el tiempo, y a medida que vayas desarrollando tus habilidades, lograrás la cosecha de tus sueños.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.