A los cultivadores de cannabis les encanta presumir de grandes cosechas, pero, ¿cuánta hierba puede sacar un novato de una sola planta? En este artículo echamos un vistazo a la producción de marihuana, los factores que influyen en ella, etc.

Índice:

LA PRODUCCIÓN PUEDE VARIAR... Y MUCHO

Si hay algo cierto sobre el cultivo de cannabis, es que los resultados varían mucho. Existen numerosas variables que afectan a las plantas, a su salud, crecimiento y a la cantidad de flores que producen. Y, sinceramente, adivinar el tamaño de tu producción antes de la cosecha es muy difícil.

La mayoría de los novatos calculan sus rendimientos basándose en la altura de sus plantas. Lo que tiene sentido, al menos, en teoría. Pero, por desgracia, el tamaño de una planta no es un buen indicador de su cosecha final. De hecho, es muy difícil prever el tamaño de la producción final fijándote solamente en el aspecto que tiene la planta (como por ejemplo, en su altura).

Los cogollos de marihuana se desarrollan en lo que los cultivadores llaman "puntos de floración", que son zonas de las ramas en las que se forman unas estructuras “preflorales” unas 4-6 semanas tras el comienzo del ciclo de vida de la planta. Cuando una planta entra en la etapa de floración, deja de dedicar su energía al desarrollo del follaje y en su lugar se centra en la producción de cogollos sanos en esos puntos. El tamaño y la densidad que alcancen estos cogollos dependerán de un montón de variables, como la luz, los fertilizantes, la genética, el sustrato, etc. La altura de la planta, por otro lado, dice muy poco de la cantidad de puntos de floración que va a desarrollar y del tamaño/densidad de sus cogollos.

LA PRODUCCIÓN PUEDE VARIAR
LA PRODUCCIÓN PUEDE VARIAR

LUZ Y FERTILIZANTES

La iluminación es posiblemente uno de los factores más importantes que influirán en tu cosecha. Para aprovecharla al máximo, deberás maximizar la exposición de tu planta desde el principio mediante técnicas de entrenamiento, y así potenciar su crecimiento. Una de estas técnicas es el entrenamiento de bajo estrés (LST), que consiste en doblar y atar las ramas para optimizar la exposición de la planta a la luz y fomentar una estructura más horizontal. El método Screen of Green (ScrOG) lleva esto al siguiente nivel por medio de una malla que se coloca encima de las plantas y en la que se entretejen los brotes nuevos, con el objetivo de potenciar la cosecha final. Hay muchas más técnicas, entre las que se incluyen las de alto estrés como el topping (o poda apical) y la defoliación, por nombrar un par de ellas.

Los fertilizantes también son muy importantes, y tendrás que asegurarte de que tus plantas tengan acceso a los macronutrientes y micronutrientes que necesitan en cada etapa del cultivo, ya que requieren de distintas proporciones dependiendo de la fase en que se encuentren. Durante la etapa vegetativa, las plantas necesitan mucho nitrógeno, mientras que en la floración, necesitan más potasio, fósforo y micronutrientes como el calcio y el magnesio. Además, tus plantas deberán ser capaces de absorber estos nutrientes para producir enormes cantidades de cogollos. Y para ello, el nivel del pH tendrá que ser adecuado para el tipo de cultivo del que se trate.

GENÉTICA

Probablemente, el factor más importante a la hora de determinar la producción final. Y, al igual que unas variedades tienen mejor sabor que otras, hay variedades que producen mejores cosechas.

Recuerda que las diferentes variedades de cannabis han sido creadas para satisfacer las demandas de cultivadores y consumidores. Y puesto que la producción es un aspecto tan importante, existen muchas variedades especialmente desarrolladas para que generen numerosos puntos de floración y formen flores más grandes y pesadas. Si quieres conseguir un montón de cogollos, echa un vistazo a nuestras variedades XL.

MEDIO DE CULTIVO

Hay muchos medios de cultivo distintos, y cada de uno de ellos afecta de manera diferente al rendimiento general de tus plantas.

Aunque la tierra es lo que más se usa para cultivar marihuana, los medios hidropónicos como la perlita o la fibra de coco ofrecen un mayor control sobre la absorción de fertilizantes por parte de las plantas. Y si bien es cierto que este tipo de control podría resultar demasiado para los cultivadores novatos, quienes tengan más experiencia podrán utilizarlo para llevar a sus plantas al siguiente nivel y obtener cosechas enormes.

INTERIOR O EXTERIOR

Cultivarlas en interior o en exterior también influirá mucho sobre tus plantas.

Los cultivadores de interior suelen tener poco espacio para trabajar, por lo que generalmente cultivan menos plantas y más pequeñas que quienes cultivan al aire libre. Sin embargo, tienen un control mucho mayor sobre el entorno de las plantas, lo que significa que pueden modificar factores como la iluminación, la temperatura y la humedad, para regular las condiciones del cultivo y optimizar sus rendimientos.

Los cultivadores de exterior, por otro lado, suelen tener mucho más espacio que los de interior, por lo que pueden cultivar más plantas en una sola temporada. Además, tienen la ventaja de contar con la mejor fuente de luz del mundo: el sol. Pero los cultivadores de exterior no tienen mucho control sobre el entorno de sus plantas, y sus cosechas están sujetas a la temporada, que, dependiendo de dónde vivas, podría ser imprevisible.

HABILIDAD

Otro factor importante que afecta a la producción final. Cuanto mayor sea tu habilidad, más control tendrás sobre tus plantas. Y cuanto más control tengas sobre tus plantas, mejores serán tus cosechas.

HABILIDAD

CÓMO CALCULAR LA PRODUCCIÓN

Aunque las cosechas varían mucho, hay formas de hacer un cálculo aproximado de la cantidad de hierba que vas a recoger.

SEGÚN EL TAMAÑO DE LA MACETA

Recuerda que las plantas de marihuana crecen con el tamaño que les permiten sus macetas. Y aunque el tamaño no es, como ya hemos visto, el mejor indicador de la producción, puede ayudarte a obtener una previsión aproximada del aspecto que tendrá tu cosecha.

Lo ideal es cultivar en macetas de al menos 18 litros. Con esta cantidad de sustrato, unos fertilizantes decentes y un poco de poda o entrenamiento, podrás cultivar plantas grandes y saludables con una altura de al menos 90cm. Siempre que disfruten de una etapa de crecimiento vegetativo de 4-5 semanas y que la luz llegue a los puntos de floración más bajos, las plantas de este tamaño producirán hasta 100 gramos de cogollos secos por cabeza.

SEGÚN LA ILUMINACIÓN

Algunos cultivadores calculan su producción en función de la potencia de sus lámparas. Y aunque está lejos de ser una ciencia exacta, es más fiable que calcularla por planta, sobre todo si cultivas muchas plantas pequeñas en vez de unas pocas grandes.

Si vas a cultivar en interior y ya tienes experiencia, podrás sacar alrededor de un gramo por cada vatio de luz. Si eres un cultivador novato, obtendrás unos rendimientos de alrededor de medio gramo por vatio.

Trial
Trial

PÁSATE A LA HIDROPONÍA PARA TENER COSECHAS MÁS ABUNDANTES

Los cultivos hidropónicos ofrecen un mayor control sobre la alimentación de tus plantas. Con el equipo y la experiencia adecuados, podrás mejorar mucho el tamaño y la calidad de tus cosechas. Los cultivadores experimentados, por ejemplo, pueden obtener una producción de hasta 1,2g por vatio. Según esta lógica (y con una lámpara de 600W) un cultivador de hidro podrá cosechar más de 700 gramos de cogollo (dependiendo de la genética).

UN APUNTE SOBRE COSECHAS SECAS VS HÚMEDAS

Recuerda que el peso de los cogollos disminuirá drásticamente tras el secado y el curado. Así que no te emociones demasiado cuando los peses después de recortarlos, porque deberías dividir la producción fresca por 0,25 para tener una estimación aproximada de la cantidad de cogollo seco que te va a quedar.

CÓMO MEJORAR TU PRODUCCIÓN DE CANNABIS: CONSEJOS PARA CULTIVADORES

Cultivar marihuana podría ser un reto, pero puedes hacer varias cosas para mejorar tu producción. Como por ejemplo:

• Utiliza genéticas adecuadas. Las variedades creadas de forma profesional siempre producirán mejores cosechas que las semillas que se encuentran en las bolsas de hierba.

• Lee sobre técnicas de entrenamiento. Entrenar a tus plantas para que crezcan de cierta manera maximiza su exposición a la luz, lo que ayuda a mejorar su productividad.

• Conoce tus fertilizantes. Usa la información de nuestro blog para aprender más sobre cómo utilizar los nutrientes para maximizar el potencial de tus plantas.

• Experimenta. No tengas miedo de probar nuevas técnicas de cultivo, e intenta mejorar como cultivador.

• Pásate a la hidroponía. Cuando hayas obtenido unas cuantas cosechas, plantéate la posibilidad de pasarte al mundo de la hidroponía, donde tendrás más control sobre tus plantas y su crecimiento.

• ¡Sigue cultivando! Cuanta más experiencia tengas, mejor lo harás. Así que asegúrate de cultivar de forma constante para mejorar tus habilidades y sentirte cada vez más en armonía con el cannabis.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.