Las plantas de marihuana no son neutrales en cuanto a sexo. El cogollo viene en realidad de las plantas femeninas. Las plantas masculinas producen el polen. Sin embargo, la planta del cannabis es un poco extraña en este aspecto. Las plantas hembra pueden volverse hermafroditas en ciertas circunstancias, desarrollando órganos tanto femeninos como masculinos. Esto ocurre en situaciones en las que la planta está sometida a un gran estrés y tiene que luchar por la supervivencia. Acaba presentando ambos géneros como último recurso para autopolinizarse y seguir produciendo semillas.

EL CANNABIS ES DE MARTE Y VENUS

Las semillas de cannabis regulares suelen ser aproximadamente 50% macho y 50% hembra. Las plantas femeninas son las que producen los cogollos de cannabis. Las plantas masculinas producen vainas de semillas, aunque también pueden producir minúsculas cantidades de THC a través de los tricomas de las hojas. Sin embargo, salvo que cultives marihuana como experimento científico, no te compliques con las plantas macho. Es una pérdida de tiempo.

Obviamente, y sobre todo a ojos de los menos experimentados, todas las semillas parecen iguales. Por eso es tan importante comprar semillas a través de un distribuidor o un banco de semillas cuando cultivamos marihuana. Mientras la planta está en las primeras etapas de su crecimiento, también es imposible determinar su sexo.

Además existe otro problema más. Las plantas de cannabis pueden ser tanto macho como hembra en determinadas circunstancias.

hermafrodita plantas masculinas comparación y pre-cannabis flor femenina

CANNABIS Y EL SEXO

En realidad, el cannabis es como el resto de plantas, ya que la mayoría tienen esta capacidad. Básicamente, las plantas femeninas pueden desarrollar características masculinas. Esto suele ocurrir debido al estrés ambiental. Las plantas mostrarán características masculinas en determinados momentos del ciclo de cultivo para intentar garantizar la producción de semillas antes de que el factor de estrés pueda matar a la planta.

Este estrés puede consistir en cambios en los ciclos de luz y oscuridad durante la floración, cambios drásticos de temperatura, sequía o daños físicos.

También hay otros factores ambientales que podrían estresar a una planta y provocar su cambio de sexo. Entre ellos, por ejemplo, la reacción a una plaga o enfermedad. También puede ocurrir con el uso, o más bien el abuso, de ciertos tipos de pesticidas y fungicidas.

Sin embargo, esta tendencia también se considera un signo de plantas inferiores. Una buena planta madre no presentará signos de hermafroditismo, ni siquiera cuando se somete a este tipo de estrés. Cualquier planta puede volverse hermafrodita, pero unos genes de gran calidad se resistirán mucho más a esta tendencia.

Las plantas hermafroditas se consideran un tanto extrañas. En el caso del cannabis, son una pesadilla para el cultivador. Los expertos recomiendan simplemente retirar esas plantas del cultivo. ¿Por qué? Pues porque podrían provocar una polinización accidental de los cogollos. Si una bolsa de polen de una de estas plantas entra en contacto con los cogollos de otras plantas, esos cogollos dejarán de desarrollarse. En cambio producirán más flores y semillas.

¿CUÁNDO MUESTRAN SU SEXO LAS PLANTAS DE CANNABIS?

El primer signo del género aparece en la intersección donde las ramas parten del tallo de la planta. En estos lugares se formarán pequeños brotes verdes o pre-flores, que podrían surgir ya en la fase de crecimiento vegetativo. Suele ser más habitual cuando la planta procede de un esqueje.

Sin embargo, hay otras formas de descubrir si alguna de tus plantas es hermafrodita. La primera es comprobar el tipo de flores que producen. La segunda sería al final del ciclo de cultivo. Sin embargo, es importante vigilarlo antes de volver a plantar la próxima vez. Si encuentras semillas en tus cogollos y sabes que no tenías machos, sin duda tenías alguna planta hermafrodita.

Cannabis pre-flor ilustración

QUÉ BUSCAR

La primera respuesta es un criador reputado. La mejor forma de asegurarse de tener un cultivo de plantas hembra es comprar semillas feminizadas a través de una fuente fiable.

Sin embargo, dado que se trata de un problema que nunca desaparecerá durante el proceso de cultivo, puedes seguir estas pautas para controlar tu plantación.

Los ejemplares hembra tardan un poco más que los macho en mostrar signos de su género tras la floración. Las plantas empiezan a desarrollar unos pocos pelos blancos donde pronto crecerán los cogollos. Estas flores se formarán entre el tallo y las ramas. Los pistilos femeninos son siempre blancos (nunca verdes).

Las plantas masculinas desarrollan básicamente unos racimos con "bolas" de polen. Las bolas hacen su aparición sobre una o dos semanas después de que la planta haya entrado en fase de floración. Además irán adoptando un característico color amarillo que recuerda un poco a un racimo de plátanos.

Si se permite que el macho siga creciendo, los sacos de polen se abrirán y al esparcirse podrían contaminar el resto de tus plantas.

Las plantas hermafroditas tienen flores tanto femeninas como masculinas. Por eso es tan importante detectarlas y retirarlas a tiempo.

Cannabis hembra calyx

¿NO PARECE TODO DEMASIADO COMPLICADO?

Aunque esto suene demasiado engorroso, en realidad no lo es. Un cultivador que empiece con las semillas adecuadas y mantenga un entorno de cultivo bien afinado no tendría que tener ningún problema. Aunque también por esta razón es importante vigilar tus plantas de cannabis.

Es bastante fácil distinguir las diferencias en los cogollos a medida que las plantas maduran. También por eso es interesante cultivar más de una planta, incluso la primera vez. La observación, la práctica y la paciencia son clave para un cultivo sano y exitoso. Las semillas feminizadas dan lugar a plantas hembra el 99% de las ocasiones, y si una se vuelve hermafrodita, simplemente tienes que estar atento para retirarla.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar