7 Sencillos Pasos Para El Cultivo De CANNABIS

La legalización del cannabis se está generalizando en los Estados Unidos y en muchos otros países por todo el mundo. ¡Aleluya! Aunque no de manera oficial, en la práctica es legal en la mayor parte de Europa y si no legal, al menos muy tolerado.

Así que has llegado a la conclusión de cultivar tu propio cannabis. ¡Bien hecho! Pronto serás parte de una cultura que crece rápidamente. El fenómeno del cultivo de marihuana casero está arrasando en todo el mundo.

Cultivar tu propia marihuana es una forma asequible y divertida de llenar tus tarros con cogollos de gran calidad. La marihuana es una planta resistente que puede cultivarse en una gran variedad de climas, en invernaderos o en interior durante todo el año.

EL CANNABIS ES TU AMIGO

Como la propia jardinería, el cultivo de cannabis es una habilidad desarrollada a lo largo del tiempo. Es fácil aprender, pero dominarlo te llevará toda una vida de fumeta. No hay razón para tener miedo a cultivar tu propia marihuana. El proceso no es complicado y puede ser tan caro o barato como tú decidas.

Entender los fundamentos del cultivo de marihuana es un buen punto de partida para tu carrera como cultivador. Tomar decisiones informadas desde el principio maximizará tus cosechas finales. Estos siete sencillos pasos te darán una base de conocimiento excelente para convertirte en un cultivador de marihuana experto.

PASO 1: ESCOGER TUS SEMILLAS DE CANNABIS

Cannabis Seeds

La variedad es impresionante. Sativa, índica, ruderalis, innumerables híbridas... todas disponibles en un clic de ratón. Sabes lo que te gusta por tu experiencia personal. ¿Qué cepas has disfrutado más en el pasado? ¿Qué variedades han resultado una medicina eficaz para tu enfermedad concreta? Probablemente, lo más interesante sea empezar desde ahí.

Con tus preferencias personales en mente, ahora valora tus circunstancias para cultivar. ¿Vas a plantar en un pequeño armario donde variedades autoflorecientes o índicas de crecimiento rápido sacarán el máximo partido a tu limitado espacio? ¿O tienes un gran jardín donde poder cultivar algún que otro monstruo directamente en la tierra o en macetas enormes?

PASO 2: FUNDAMENTOS DEL CANNABIS

Cannabis Fundamentals

Para desarrollarse a pleno potencial y ofrecerte los cogollos más deliciosos, el cannabis exige una serie de requisitos fundamentales.

LUZ: Para una vegetación saludable, la marihuana necesita más de 12 horas de luz al día. En interior puedes controlar esto con programadores. La germinación en exterior tendrá que esperar al momento en el que las plantas puedan estar expuestas a más de 12 horas de luz y recibir al menos 8 horas de luz solar directa cada día.

MEDIO DE CULTIVO: Los cultivadores orgánicos se limitarán a usar determinados tipos de sustrato, ya sea en interior o exterior. Sin embargo, el sustrato no es la única alternativa. Existen medios neutros que dependen completamente del aporte de fertilizante, como la fibra de coco, perlita, vermiculita o lana de roca. En sistemas aeropónicos, hidropónicos o acuapónicos no se utiliza ningún tipo de medio de cultivo. El sistema radicular en suspensión absorbe los abonos directamente de la solución nutritiva.

AIRE:p Para desarrollarse fuerte y realizar un intercambio de gases apropiado, el cannabis necesita aire fresco en movimiento. En exterior esto no es un problema. Tus plantas estarán expuestas a brisas y corrientes. En interior, tu cultivo necesitará una entrada de aire fresco, una salida y un ventilador para generar movimiento. Entornos muy cargados facilitan la aparición de plagas, mohos y crecimiento débil. Una acumulación de gases expirados limitará el desarrollo de la planta.

AGUA: Como cualquier ser vivo, el cannabis necesita agua para crecer, prosperar y desempeñar sus funciones biológicas. Si vives en una región con chubascos frecuentes, tu cultivo de exterior podría recibir todo lo que necesita exclusivamente de la naturaleza. Las plantas de marihuana grandes son particularmente sedientas. Si te decides por variedades grandes, sin duda tendrás que aportar más agua entre las lluvias.

En interior, el agua se convierte en el medio que traslada los abonos. Para purgar los sistemas hidropónicos y los cultivos sin sustrato se utiliza agua pura. El pH de tu agua es muy importante. Un cultivador de marihuana bien preparado dispondrá de un buen medidor de pH como parte de un kit de cultivo completo.

TEMPERATURA: El cannabis es una planta muy robusta y puede soportar bien el frío y el calor. Sin embargo, al igual que nosotros, puede sufrir estrés y no funcionar bien en valores extremos. La marihuana se puede congelar o hervir por completo. Su crecimiento se podría parar o incluso morirse. Activará un "modo supervivencia" si las temperaturas son muy elevadas o muy bajas durante mucho tiempo. 27 grados centígrados es la temperatura que se considera ideal para un crecimiento vigoroso. En interior, esto es fácil de conseguir con ventiladores, sistemas de aire acondicionado, calefacción y alfombrillas calefactoras. Las luces generarán calor que necesitará ser extraído.

En exterior necesitas escoger el momento oportuno. Conoce el clima de tu región. Hazte con una app o un calendario de luz solar, para acertar con la época de siembra. Demasiado pronto y te arriesgas a que tus plantas pasen a floración inmediatamente y luego vuelvan a vegetar cuando la duración de los días aumente. Deberás evitar esto. Tus flores no se formarán adecuadamente cuando la floración empiece. Demasiado tarde y tendrás plantas pequeñas con menos flores.

FERTILIZANTES: Como cualquier ser vivo, el cannabis también necesita combustible para crecer. Una buena mezcla de sustrato, suelta y rica en compost, organismos vivos, vitaminas y minerales, puede aportar suficiente combustible para todo el ciclo de vida de tus plantas.

El riego con tés de compost y otras mezclas orgánicas, como melazas o harinas de plumas, mejoran la calidad del suelo e incentivan un desarrollo saludable de tus plantas.

En sistemas hidropónicos o medios neutros, deberás aportar todo el alimento que tus plantas necesitan con mezclas fertilizantes específicas. Normalmente, diseñadas concretamente para marihuana. Las mezclas específicas se crean pensando exclusivamente en el medio sin sustrato escogido.

HUMEDAD: En exterior realmente no tendrás ningún control sobre esta variable y te encontrarás a merced del clima. La parte positiva es que las variaciones en la humedad y las sólidas funciones vitales necesarias para adaptarse a un entorno cambiante fortalecerán tremendamente a tus plantas.

El control de la humedad en interior es muy importante, desde la siembra a la cosecha. Las hojas absorben la humedad ambiental como parte de sus funciones rutinarias. Una humedad bien ajustada contribuye al control de plagas y a un entorno libre de moho.

Armario, tienda de cultivo o una habitación dedicada. Directamente en el terreno o en macetas al aire libre. Incluso en un policultivo con plantas complementarias, tu marihuana necesita satisfacer todas estas necesidades para desarrollarse bien y ofrecerte cogollos de gran calidad y cubiertos de resina.

PASO 3: LUCES PARA EL CULTIVO DE MARIHUANA EN INTERIOR

Cannabis Lighting

Con la legalización, ha llegado una auténtica explosión de alternativas de luces y armarios de cultivo para el cultivo de interior. Por lo tanto, tu presupuesto será el factor decisivo.

ARMARIOS DE CULTIVO: Hoy en día, existen armarios pensados exclusivamente para marihuana y listos para usar, diseñados por profesionales con décadas de experiencia. Si tienes miles de euros para gastarte, claro. Focos, ventiladores, espacios separados para esquejes, vegetación y floración, programadores, filtros de carbón. Todo listo para montar en tu espacio de cultivo.

ILUMINACIÓN PARA CUALQUIER PRESUPUESTO: En el otro extremo de la balanza, puedes encontrar rudimentarios pero eficientes sistemas CFL (Lámparas Fluorescentes Compactas) o pequeños paneles LED (Diodos Emisores de Luz) por menos de 200 euros. Eso para cultivar cogollos de gran calidad en un armario vacío. Otras luces compactas fluorescentes como los tubos T5 tienen diferentes espectros para vegetación y floración. Además, también se pueden montar en espacios limitados.

Las bombillas HPS (Lámparas de Vapor de Sodio) y las MH (Haluros Metálicos) son tipos de luz de cultivo tradicionales. Una HPS de 1000W con paneles reflectantes puede iluminar de manera eficiente un espacio de 1,5 x 1,5 metros y ofrecer un desarrollo excelente. De forma similar, con una bombilla MH de 600W podrás iluminar el mismo espacio y conseguir flores de primera categoría cuando llegue la época de la cosecha. Deberás tener en cuenta el calor generado por estas bombillas. Si tu espacio de cultivo no tiene ventilación suficiente se calentará enseguida y será demasiado cálido para el desarrollo sano de tus plantas.

PASO 4: GERMINACIÓN Y PLÁNTULAS DE MARIHUANA

 Cannabis Seedlings

El principio de tu aventura en el cultivo de marihuana es la germinación de tus semillas. Las semillas viables contienen toda la información genética necesaria para desarrollar la variedad de planta que has escogido. Sólo necesitan las condiciones adecuadas para comenzar su ciclo de vida. Las semillas no germinarán hasta que se den tres condiciones imprescindibles. Agua, temperatura correcta (templada) y buena ubicación.

Cultivar cannabis es un proceso orgánico sin unas reglas predeterminadas. No es un mecanismo linear que se pueda aprender, sino un arte que hay que dominar. Hay una serie de técnicas igual de efectivas para germinar cannabis. Con el tiempo encontrarás la que mejor te funcione.

DIRECTAMENTE EN EL MEDIO: Coloca las semillas directamente en el medio de cultivo. Así evitarás el estrés del trasplante. Normalmente es más fácil germinar en una maceta pequeña con el medio seleccionado y luego trasplantar al terreno o a macetas más grandes.

PAPEL ABSORBENT: Las semillas se colocan en papel absorbente húmedo en un plato situado en un lugar oscuro y cálido. Se suelen cubrir con plástico o con otro plato al revés, para conservar la humedad. Entre unos días y una semana después, tus semillas habrán brotado.

JIFFYS Y CUBOS DE LANA DE ROCA: Easy to maintain as you can have fifty seeds germinating in a very small space. Once the seedlings are established they can be put in their final position without damaging roots.

EN AGUA: Simplemente mete tus semillas en agua enriquecida con enzimas hasta que veas aparecer la raíz primaria. A continuación la colocas en el medio. El plantón brotará enseguida por encima de la superficie, sobre una semana más tarde.

SEMILLEROS: Ofrecen un gran control sobre el entorno de germinación, temperatura y humedad, por lo que pueden acortar la duración de este proceso.

Cuando tus plantas hayan brotado a la superficie y los cotiledones hayan soltado la cáscara de la semilla se abrirán para dar paso a la primera pareja de hojas verdaderas. Entonces, la fotosíntesis se habrá iniciado. Ahora ya tienes una plántula de marihuana, camino de convertirse en una miniatura de interior llena de resina o un vigoroso árbol de exterior.

PASO 5: LA FASE DE CRECIMIENTO VEGETATIVO DEL CANNABIS

Vegetative Cannabis Growth

En el momento en el que las hojas comienzan a recibir luz, la fotosíntesis arranca en serio. Tus plantas empezarán a metabolizarla y la fase vegetativa habrá empezado.

INTERIOR:  Las luces estarán programadas a 18 horas de luz y 6 de oscuridad al día. Esto no tiene que coincidir con las horas de luz natural, puedes ajustarlo como mejor te venga. De hecho, tener el equipamiento eléctrico funcionando en las horas de menor demanda de electricidad podría ahorrarte mucho dinero.

Tus plantas serán felices en un sustrato orgánico o alimentadas con abonos diseñados para la fase vegetativa. Un gran flujo de aire generado por los ventiladores mantendrá la temperatura bajo control y fortalecerá a tus plantas. Se pueden usar técnicas más avanzadas, como incorporar dióxido de carbono al ambiente. Métodos como el LST y ScroG se pueden usar para mejorar la velocidad del crecimiento y la producción de flores en el cannabis de interior.

¿Cuánto dura la fase de crecimiento vegetativo?

La etapa vegetativa puede durar tanto como quieras. Dependiendo de si quieres ocupar todo tu espacio de cultivo con plantas pequeñas utilizando el método SoG o escoger unos cuantos ejemplares grandes, con podas apicales y main-lining para producir grandes racimos de flores.

EXTERIOR:la La Marihuana crece rápidamente una vez las horas de luz aumentan durante la primavera y hacia el verano. Un espacio radicular ilimitado y buenos genes pueden permitir un crecimiento de 3 o 4 metros durante la fase vegetativa.

La mayoría de cepas modernas se someten a podas apicales y de volumen continuamente durante toda la fase de crecimiento. Esto permite conseguir que las ramas desarrollen cogollos de tamaños homogéneos cuando llegue la floración. La marihuana seguirá vegetando mientras tenga más de 12 horas de luz diarias. Cuando más alejado del ecuador estés, más breve será el plazo de vegetación de tus plantas antes de empezar a florecer.

PASO 6: LA ETAPA DE FLORACIÓN EN LA MARIHUANA

Vegetative Cannabis Growth

La floración de la planta de marihuana llenará los siguientes meses con sus fragancias. Dependiendo de la variedad escogida, las flores se empezarán a formar adoptando estructuras características. La fase de floración tiene varias etapas diferenciadas comunes a todas las plantas de cannabis y comienza cuando la vegetación termina.

En exterior, los primeros signos de la floración serán visibles cuando el calor del verano haya pasado y el otoño se aproxime. En interior, tú controlarás cuando empieza la floración. Para eso tendrás que cambiar el fotoperiodo a un ciclo de 12 horas de luz y 12 de oscuridad. Cada variedad de cannabis puede florecer en respuesta a tres posibles cualidades genéticas.

En función de la especie, el cannabis responde a cambios hormonales que le hacen seguir vegetando o empezar a florecer. Normalmente diferenciamos dos tipos: cepas fotodependientes y cepas autoflorecientes:

  • Las plantas fotodependientes dependen de una hormona sensible a la luz para seguir vegetando. Esta hormona evitará la floración mientras esté activa. A medida que las noches se hacen más largas y los niveles de luz disminuyen, pasa a estado de inactividad. Doce o más horas de oscuridad provocarán el inicio de la floración.
  • Con cepas autoflorecientes, dicha hormona depende del tiempo. La planta deja de producirla cuando llega a una edad concreta (específica para cada variedad) y la floración comienza independientemente del fotoperiodo. Este plazo puede ser de apenas dos semanas tras la germinación.

Diferentes etapas de la floración

DIFERENCIACIÓN: Al principio de la fase de floración se aprecia un cambio importante en el patrón de crecimiento. En lugar de estirarse respetando la simetría, ahora el crecimiento de las ramas empieza a alternarse y se comprime, con menos distancia internodal. La diferenciación es claramente visible.

FLORACIÓN: La floración sigue los mismos procesos en todas las variedades, aunque con plazos diferentes. Una índica rápida estará curada y lista para fumar antes que una sativa de maduración lenta.

Poco después de la diferenciación, se empezarán a formar las flores propiamente dichas. Los cálices surgirán en los nudos de las ramas, desarrollando rápidamente bolitas cubiertas de pistilos. La deliciosa resina ya se empieza a producir en los primeros tricomas, en los cálices y en la superficie de las hojas.

Las acumulaciones de cálices empezarán a extenderse a lo largo de su propio tallo. Esto crea espacio para nuevos racimos verde brillante y hojas específicas de los cogollos. A diferencia de las hojas de azúcar, estas nuevas hojas son más gruesas, pequeñas, muy arrugadas y cubiertas de tricomas. Finalmente acabarán parcialmente engullidas por el desarrollo de los racimos de flores.

Durante las siguientes semanas estos racimos de flores se multiplicarán, formando largas colas cubiertas de tricomas llenos de resina. Si se les permite seguir madurando, los cálices y los tricomas rebosarán con abundantes cantidades de apetecible resina. La madurez se aproxima rápidamente.

PASO 7: COSECHA, SECADO Y CURADO DE COGOLLOS DE LA MEJOR CALIDAD

Curing Cannabis

Durante las últimas semanas, deberás abandonar los fertilizantes y lavar las raíces de tus plantas exclusivamente con agua. Esto asegura un sabor puro, libre de regustos químicos y excesos de sales.

¿Cuándo está madura mi marihuana?

Ya completamente cubiertos de tricomas, los pistilos se enroscan y cambian de color. Dependiendo de la variedad, pueden aparecer tonalidades naranjas oscuras, moradas, marrones o rojizas. Estas fábricas de resina empezarán a cambiar de color por fases a lo largo de la planta. Primero pasan de transparentes a lechosos y finalmente a ámbar. Los racimos de flores engordan tanto que parece que se han dado la vuelta.

Estos síntomas indicarán que es momento de cosechar los resultados de tu duro trabajo.

  • Para conseguir el mayor contenido de THC, recoge los cogollos cuando el 20-30% de los tricomas estén ámbar.
  • Si buscas una composición de cannabinoides más amplia, cosecha cuando el 60-80% de los tricomas estén maduros. Vigila con mucho cuidado porque se pueden apreciar grandes diferencias en sólo 24 horas.

Cosecha de la planta de marihuana

No existe una técnica definida para la cosecha. Lánzate y aprende con la práctica. Algunos manicuran los cogollos aún húmedos, es decir, retiran todas las hojas mientras las plantas siguen vivas, y van cortándola hacia abajo poco a poco. Otros recortan las hojas de azúcar sólo cuando cosechan y cuelgan la planta entera.

No hay reglas específicas, excepto tener mucho cuidado al manejar las plantas. Lo ideal es interferir lo menos posible con los delicados tricomas.

Secado y curado de los cogollos

Seca tus cogollos en un lugar fresco, oscuro y con poca humedad. Este proceso debería ser muy lento y tardar dos semanas como mínimo.

Vigila la situación a menudo para descartar un secado excesivo o la aparición de mohos

Cuando esté seco, las ramas finas se romperán fácilmente. Las más gruesas todavía serán relativamente flexibles. La clorofila se habrá degradado y el verde saludable se habrá sustituido por un color que varía en función de la cepa. Tonos beige, marrones, verde pálido o incluso azules oscuros y morados pueden surgir cuando los cogollos se secan por completo.

Almacenar cogollos curados

Ahora llena holgadamente un tarro de vidrio hermético con tu tesoro. Abre la tapa una vez al día durante las dos primeras semanas. Esto liberará el exceso de humedad que podría pudrir tus cogollos. Una vez las flores están secas al tacto, abre el frasco sólo una vez a la semana. No querrás que meses de duro trabajo se vayan al traste por no estar atento.

¿Cuánto tarda en curar la marihuana?

Puedes curar la marihuana tanto como quieras. Recuerda que los compuestos psicotrópicos liberan una molécula de agua cuando se curan adecuadamente y se vuelven más psicoactivos. Esto llevará al menos 6 semanas si se cura en condiciones óptimas. Cuánto más largo sea el curado, más suave será el resultado. Conserva tus tarros en un lugar fresco y oscuro. El THC se descompone en otros cannabinoides cuando se exponen a la luz demasiado tiempo.

Si no estás seguro de que los cogollos estén listos, prueba tu material cuando creas que está seco y tendrás una referencia para el futuro. El cannabis seco no siempre lo parece al tacto por las ceras de la resina. Enseguida desarrollarás la capacidad de percibir la humedad de los cogollos.

Disfrutar de marihuana cultivada por ti mismo no es difícil. Con un poco de paciencia y atención podrás obtener grandes resultados incluso en espacios realmente reducidos.

¡Feliz cultivo amigos!