CUANDO LA MARIHUANA CRECE DEMASIADO

Cuando el cannabis está expuesto a unas condiciones de cultivo óptimas, muestra todo su potencial genético. Esto en ocasiones significa que las plantas crecen a una gran altura. Es algo que puede ocurrir especialmente con las sativas, que se estiran considerablemente, o con las variedades Kush, que suelen tener unos generosos espacios internodales. Algunas especies de marihuana se estiran de forma considerable al entrar en la fase de floración, y en algunos casos, incluso duplican su altura vegetativa. Aunque la idea general del cultivo de cannabis es obtener plantas lo más grandes posible con unas abundantes cosechas, dependiendo de la situación, las plantas con demasiada altura pueden ser un inconveniente.

A menudo, el espacio interior es limitado, y las plantas que son demasiado altas pueden sobrepasar la altura del cuarto de cultivo. Si has plantado diferentes variedades, elevar las luces podría privar de iluminación a las plantas más pequeñas. En el exterior, especialmente en cultivos discretos, las plantas demasiado altas podrían llamar la atención. Controlar la altura de tus plantas de marihuana es muy fácil y se puede hacer de varias maneras. Aquí tienes algunos métodos para mantener su altura bajo control.

PLANEA CON ANTELACIÓN

Si sabes que la variedad que vas a cultivar es alta, el control de su altura comienza al inicio de la etapa vegetativa. Alternativamente, el tamaño del espacio de cultivo también podría necesitar de cierto control independientemente de la variedad cultivada. Cuando las plantas son todavía jóvenes, la poda apical y el método FIM estimulan un crecimiento de menor altura pero más frondoso. Aun así, habrá que tener en cuenta el tamaño del cuarto de cultivo, ya que vamos a cambiar la altura por la superficie del suelo.

Cuando las plantas son muy frondosas en espacios compactos, la circulación del aire se convierte en una prioridad. Controlar la altura de tu cosecha y luego acabar desarrollando moho u hongos debido a la falta de ventilación, es algo que se debe evitar a toda costa. El lollipopping garantiza una buena circulación del aire por debajo del dosel, lo que impide la aparición de patógenos. También tiene la ventaja añadida de que se forman colas más grandes y pesadas y menos cogollos esponjosos.

Fimming Topping Techniques Cannabis

ENTRENAMIENTO

El LST o entrenamiento de bajo estrés es el arte de atar con cuidado las ramas de las plantas para que crezcan de forma más horizontal. Se ata el tallo principal para potenciar el crecimiento de las ramas laterales, tras lo cual también se atan dichas ramas, o se poda a menudo la parte superior de las plantas y los brotes nuevos se atan con la técnica del main-lining. El LST y el main-lining ofrecen la ventaja de exponer más partes de la planta a la luz, con lo que se potencia el desarrollo de unas flores más pesadas en todas partes.

Lo mejor de estas técnicas es que resultan en una estructura uniforme en lugar de una sola cola principal. La versión extrema de estos métodos es el ScrOG, con el que la planta entera crece horizontalmente. Se utiliza una red de malla para impedir que crezcan los brotes nuevos, hasta que las plantas forman una especie de alfombra. Se denomina, muy acertadamente, "pantalla de verde", y una o dos plantas son suficientes para llenar todo el espacio de cultivo.

PODA APICAL PREVIA A LA FLORACIÓN

También puedes controlar la altura dejando que las plantas se desarrollen por sí solas durante la etapa vegetativa y efectuando la poda apical justo antes de la floración. Cuando las plantas estén a punto de empezar el período de floración, corta el extremo de todas sus ramas. Con ello frenarás el estiramiento de tus plantas y las obligarás a producir nuevas flores, en lugar de centrar toda su energía en el estiramiento.

En ocasiones, este topping previo a la floración debe ser una poda completa. Si tus plantas llenan todo el cuarto de cultivo durante la fase vegetativa, no tendrán suficiente espacio para florecer. Es hora de tomar medidas drásticas. Poda las plantas hasta la mitad de su tamaño y cambia la iluminación a un ciclo de 12/12. No te preocupes, el cannabis es fuerte y se recupera incluso desde un simple tallo con un par de hojas. Trata de no lamentarte por el tiempo perdido y una cosecha final menor. Todo lo que aprendas te servirá para convertirte en un experto cultivador de marihuana.

Deshumidificador Cultivo Cannabis

HUMEDAD

Las plantas de cannabis transpiran una cantidad importante de agua. La marihuana prefiere una humedad relativa (HR) del 50-65%. Si crecen demasiado, la humedad podría convertirse en un problema, ya que las plantas liberan vapor de agua de forma constante. Esta agua se acumula en las hojas y en otras superficies del cuarto de cultivo, lo que propicia la aparición de moho y otros problemas. Si la humedad es un problema, puedes utilizar un deshumidificador o aumentar la potencia del extractor. Una defoliación también puede aumentar el flujo de aire para controlar la humedad. Elimina solamente las hojas en forma de abanico de la mitad de la planta hacia abajo. Esto tiene la ventaja añadida de aumentar la penetración de la luz en las ramas más bajas.

TEMPERATURA

Al igual que ocurre con la humedad, cuando las plantas son muy grandes pueden aumentar la temperatura del cuarto de cultivo. Un menor flujo de aire y una altura excesiva pueden incrementar la temperatura y colocar a las plantas muy cerca de las luces. El cannabis se desarrolla mejor con una temperatura media de 25°C. Si es más alta, las plantas son más propensas a estirarse. Una temperatura alta también puede afectar a la formación de hojas y flores, así como al sabor y potencia del cogollo final.

Intensidad Y Tipo De Luz En Cultivo De Cannabis

INTENSIDAD DE LA LUZ

Si tus plantas están creciendo demasiado o expuestas a demasiado calor y tienes espacio, sube las luces de cultivo tanto como puedas. Recuerda: las luces que están demasiado lejos de la parte superior de las plantas también pueden causar estiramiento, así que asegúrate de conseguir la posición ideal.

La intensidad de la luz se puede ajustar para controlar la altura y la velocidad de crecimiento. Algunas luces de cultivo tienen potencias regulables. Si tus plantas se están descontrolando, reduce la intensidad. Si utilizas más de una lámpara, solo tienes que apagar unas cuantas.

Durante la floración, el crecimiento se puede controlar reduciendo el fotoperiodo - pero únicamente si las plantas han estado floreciendo durante al menos seis semanas. Reducir el desarrollo de hojas y el estiramiento del tallo se puede lograr acortando el periodo de luz de 12 horas a 11 o incluso 10.

ELIGE CON SENSATEZ

Elegir la variedad adecuada te puede ayudar a evitar problemas de altura, incluso antes de que surjan. Si tienes un espacio limitado, tu sueño de cultivar una sativa clásica tendrá que seguir siendo solo eso, un sueño. Las índicas y los híbridos, o los genes autoflorecientes, pueden mantener la altura bajo control. Muchas variedades autoflorecientes son ideales para el cultivo interior porque apenas tienen fase vegetativa. Algunas variedades no superan los 50cm de alto, pero aún así producen excelentes cosechas por m².

NO TE PREOCUPES Y SÉ FELIZ

Con un poco de consideración y previsión, la altura de tus plantas no será un problema a la hora de cultivar marihuana. El primer paso es informarse de los rasgos de cada variedad, para luego escoger una técnica de cultivo apropiada que te permita recoger multitud de cogollos sin ninguna complicación. ¡Feliz cultivo!

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar