El cultivo de marihuana es un hobby muy interesante que exige gran cuidado y dedicación. Los diferentes tipos de montaje para el cultivo se adaptan a las diferentes necesidades de los cultivadores. Si tienes espacio para un invernadero en tu jardín, eres bastante afortunado. Incluso un invernadero pequeño para aficionados a la jardinería, que mida unos 2,5-3m, podría ofrecerte el espacio necesario. Cultivar en invernadero ofrece muchas ventajas. Puedes conseguir ser autosuficiente en la producción y reducir drásticamente el coste de electricidad, al aprovechar la luz del sol. Además, es más eficiente a nivel medioambiental que el cultivo interior o exterior. Proporciona un espacio seguro y organizado para trabajar. Dicho esto, encontrar el montaje ideal para ti requiere que lo estudies detenidamente. Lo que funciona para tu vecino puede que no funcione para ti. Aquí tienes algunos de los aspectos a tener en cuenta.

ANTES DE MONTAR EL INVERNADERO

No compliques demasiado las cosas. Intenta encontrar la forma más simple de montaje. Cualquier diseño complicado que puedas imaginar tendrá que competir con la efectividad de los diseños simples, construidos para ser prácticos. Los marcos metálicos son más caros que los de madera, aunque es mucho menos probable que prendan fuego. Necesitarás unos materiales aptos para resistir el viento, la nieve y las condiciones climáticas a las que estará expuesto el invernadero durante todo el año. Ten paciencia a la hora del montaje, ya que a veces hay que modificar los planes iniciales. Deberás fijar un presupuesto realista y un plazo de tiempo para realizarlo.

Condiciones invernales de Invernadero

EL LUGAR IDEAL

Si encuentras un sitio expuesto a la luz solar, te ahorrarás la electricidad. Pero si necesitas complementar tu montaje con luz artificial, lo ideal sería que el invernadero estuviese equipado para poder beneficiarse de ambos tipos de luz. Normalmente, una planta de marihuana necesita 7,5l de tierra por cada 30cm de altura de la planta. Calcula cuánto espacio necesitas para las plantas y también para almacenar materiales, mesas de trabajo, suministro de agua y demás. Busca un lugar al que puedas acceder fácilmente. Pero no les facilites la entrada a los demás. Piensa en la seguridad de tu invernadero con antelación.

Tipos De Invernaderos Para El Cultivo De Cannabis

CUBRIR EL INVERNADERO

Una cubierta translúcida permitirá una distribución homogénea de la luz. Si quieres mantener el ciclo 12-12 del cultivo de interior, puedes incluso tapar/oscurecer la cubierta durante 12 horas al día. El vidrio es pesado, caro y frágil comparado con el plástico y la fibra de vidrio, por ejemplo. Estos materiales más ligeros vienen con diferentes grados de translucidez, que distribuyen el calor de forma tan efectiva como el vidrio. Deberías darle una nueva capa de resina protectora al invernadero cada 10-15 años. También existen ciertas pinturas que impedirán la visión desde el exterior. Asegúrate de que no haya árboles que tapen la luz, a no ser que hablemos del sol veraniego al final de la tarde. Algunos días calurosos de verano tus plantas agradecerán un poco de sombra por la tarde. Y hablando de calor…

Estructura Metálica Y De Madera Para Invernaderos

VENTILACIÓN DEL INVERNADERO

Otra ventaja de los invernaderos es que te ofrecen el control sobre la temperatura del ambiente de cultivo. Mientras tengan luz solar directa las plantas pueden crecer en invierno, ya que los invernaderos pueden retener el calor cuando el tiempo enfría. Además, al capturar la humedad en un invernadero se reduce la necesidad de agua. Pero, en ocasiones, la evaporación podría provocar demasiado calor. Para enfriar el invernadero puedes usar un ventilador. Muchos diseños de invernaderos incluyen un ventilador mecánico. Dependiendo de tu sistema hidropónico, podrías hacer un montaje con tubos de plástico para pulverizar una neblina de agua refrescante durante períodos de tiempo extendidos. También deberías encontrar un modo, a través de la ventilación o la combustión controlada, de mantener los niveles de CO₂ dentro del invernadero, ya que las plantas estarán más privadas de él que de costumbre.

MANTENLO EN SECRETO, MANTENLO A SALVO

Deberíamos prestar atención a las palabras de Gandalf: “Mantenlo en secreto. Mantenlo a salvo”. La entrada a tu invernadero debería ser segura. A ser posible, el invernadero no debería estar a la vista. Quieres cultivar marihuana de forma discreta y por eso usas un invernadero. Puede que donde vives las leyes no sean muy permisivas con los cultivadores de marihuana, así que ten mucho cuidado. Incluso en regiones donde existe algún tipo de despenalización o legalización, en caso de ser descubierto debes asegurarte de que cumples con las normativas, la legislación sobre seguros y otros aspectos. Con un poco de discreción, podrás cultivar marihuana rica y potente tranquilamente.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar