Plantar marihuana en un invernadero combina lo mejor del cultivo interior y exterior, permitiéndote aprovechar la luz natural del sol a la vez que mantienes el control del entorno de cultivo.

Si tienes la suerte de disponer de espacio para un invernadero, sigue leyendo para ver una guía detallada sobre cómo montar el invernadero perfecto para plantar marihuana.


¿Por qué montar un invernadero para cannabis?

Las principales ventajas de cultivar marihuana en un invernadero incluyen:

  • Menor consumo de energía: plantar en invernadero te permite aprovechar la luz del sol, evitando el coste eléctrico de tener una luz de cultivo encendida 18 horas al día.
  • Control de las condiciones ambientales: a diferencia del cultivo al aire libre (donde las plantas están completamente expuestas a los elementos), cultivar en invernadero te ofrece un mayor control sobre el ambiente de tus plantas, permitiéndote optimizar la temperatura, la circulación del aire, la humedad, etc.
  • Mejor potencia, aroma y sabor: realmente, la potencia de tus cogollos y su olor/sabor variará enormemente en función de la cepa que cultives y de tus habilidades como cultivador. Pero la marihuana de invernadero se ha ganado una gran reputación por su potencia, aroma y sabor, probablemente debido al control que este entorno ofrece a los cultivadores sobre la calidad de su cosecha.
  • Mayor control de plagas: al plantar cannabis en exterior, es imposible eliminar completamente el riesgo de sufrir problemas de infestaciones. Sin embargo, al cultivar en invernadero podrás minimizar considerablemente el riesgo de plagas, como sucede en los cultivos de interior.

Cómo montar un invernadero para plantar cannabis

Montar un invernadero no es tarea fácil, y hay que tener en cuenta un montón de variables diferentes que dependerán de tu situación (como la cantidad de espacio disponible, los materiales que tienes a tu alcance, tu presupuesto, tus habilidades de bricolaje, etc.).

En este artículo no trataremos todas estas variables en detalle. Pero te explicaremos, de la mejor manera posible, los principales aspectos de montar un invernadero de cannabis.

1. Escoger el tipo adecuado de invernadero

Hay invernaderos de muchas formas, tamaños y diseños. Y aunque todos pueden usarse para cultivar marihuana, elegir entre uno u otro dependerá de tu presupuesto, del número de plantas que vas a cultivar y del espacio disponible.

A continuación te mostramos algunos tipos de invernaderos que encontrarás en el mercado, y sus pros y contras.

  • Invernaderos pequeños plegables: estos son los más asequibles y suelen estar pensados para jardineros aficionados con espacio limitado. Suelen incluir un marco, una cubierta de plástico, unos cuantos estantes para poner las plantas y herramientas de cultivo, y una puerta con cremallera para poder acceder fácilmente. Este tipo de invernadero es la opción más barata del mercado, y está disponible en Amazon por tan solo 35€.
Invernaderos pequeños plegables
  • Invernaderos medianos plegables (walk-in): estos invernaderos van un paso más allá de los mencionados arriba. Aunque también suelen estar hechos con marcos metálicos y cubiertas de plástico, ofrecen mucho más espacio, estantes más grandes y la posibilidad de entrar y sumergirte en el cuidado de las plantas. Este tipo de invernadero está disponible en varios tamaños y estilos, y está pensado para los jardineros aficionados que tengan un poco más de espacio (como un patio exterior, una terraza, un jardín o un sótano). Aunque pueden tener precios muy diferentes, estos invernaderos se venden a partir de 60€.
Invernaderos medianos plegables (walk-in)
  • Invernaderos de túnel (Quonset): estos invernaderos con forma de túnel son una de las estructuras más populares en la producción comercial. Debido a su tamaño, están diseñados para usarse en exterior y, por tanto, también suelen presentar una mejor calidad de montaje. Un buen invernadero de túnel puede costar hasta 200€.
Invernaderos de túnel (Quonset)
  • Invernaderos profesionales de exterior: como hemos mencionado, los invernaderos pueden tener muchas formas y tamaños. Pero los invernaderos profesionales se distinguen fácilmente por su tamaño, calidad de montaje y precio. Normalmente están hechos con marcos de aluminio inoxidable y paneles de policarbonato muy duraderos, que ofrecen la máxima transmisión de luz y protección contra los elementos. Pueden costar alrededor de 1.000€ en Amazon.
Invernaderos profesionales de exterior

Nota: en general, los invernaderos están disponibles en varias formas estándar; estanterías/estantes simples, invernaderos con hastial (una base cuadrada o rectangular con tejado triangular, diseñado para soportar cubiertas más pesadas como el vidrio o la fibra de vidrio), invernaderos de túnel, e invernaderos adosados (similares a los de túnel, pero inclinados hacia un extremo).

Recuerda que la elección entre un tipo de invernadero u otro dependerá del espacio que tengas disponible, de la cantidad de plantas que quieras cultivar, de tu presupuesto y del nivel de robustez que necesites para tu invernadero.

Ten en cuenta la ubicación

Independientemente del tipo de invernadero que decidas comprar o montar, debes asegurarte de que su tamaño coincida con el de tu espacio de cultivo, teniendo en cuenta que querrás dejar un poco de espacio libre para poder moverte cómodamente en su interior. Y recuerda montar el invernadero en un lugar donde reciba la mayor cantidad de luz solar posible.

Seguridad

Al cultivar marihuana, la seguridad es fundamental. Procura invertir en un invernadero que mantenga tus plantas fuera de la vista de las miradas ajenas, y utiliza cerraduras de seguridad para que seas la única persona con acceso a tus plantas.

2. Cómo configurar la ventilación y el riego

Uno de los principales problemas al cultivar marihuana en invernadero son los altos niveles de humedad. Aunque las condiciones húmedas son buenas para las plántulas, son un problema para las plantas maduras ya que crean un caldo de cultivo para bacterias, hongos y plagas.

Utiliza un termómetro y un higrómetro para controlar la temperatura y la humedad relativa dentro del invernadero, como harías en un cuarto de cultivo interior. Y es importante invertir en ventiladores de entrada, ventiladores oscilantes y extractores para proporcionar suficiente aire fresco a tus plantas, y mantener unos niveles bajos de temperatura y humedad.

El tipo de ventilador elegido dependerá del tamaño del invernadero. Pero debes procurar que tanto los ventiladores como los extractores tengan un caudal (m³/h) igual o superior al volumen (m³) de tu invernadero.

Cómo configurar la ventilación y el riego

Al instalar los ventiladores oscilantes, colócalos por debajo y por encima de la canopia de las plantas para evitar que el aire viejo quede atrapado en el interior del invernadero, aumentando la temperatura/humedad. Lo ideal es proporcionar una brisa suave, pero constante, que fluya por todo el espacio.

Para evitar que los problemas de humedad afecten a la calidad de tu cosecha, usa un programa de riego adecuado. Si estás acostumbrado/a a plantar en exterior, ten cuidado de no seguir tus antiguos hábitos de riego, ya que si lo haces probablemente acabarías regando en exceso las plantas de invernadero.

Al aire libre, las plantas están expuestas a la luz solar directa, al viento y a mucho aire fresco, y todo ello hace que el agua de la tierra se evapore rápidamente. En un invernadero, las plantas no soportan las mismas condiciones, por lo que probablemente habrá que regarlas con menos frecuencia.

Cómo configurar la ventilación y el riego

Sistemas de riego automático

Invertir en un sistema de riego automatizado es una gran forma de evitar las conjeturas al regar tus plantas. En RQS, siempre recomendamos los sistemas de riego por goteo, ya que proporcionan la cantidad justa de agua a tus plantas.

Regar por goteo ayuda a evitar el riego excesivo (lo que a su vez minimiza el riesgo de sufrir problemas de bacterias y hongos), fomenta el desarrollo de raíces sanas y mucho más.

3. Añadir luces de cultivo a un invernadero de cannabis

Obviamente, la idea de plantar en un invernadero es aprovechar la luz del sol en lugar de usar luz artificial. Y aunque esto puede funcionar para quienes viven en zonas con sol constante, los cultivadores de zonas con condiciones menos óptimas podrían beneficiarse de instalar unas luces de cultivo en el invernadero, que puedan encenderse cuando sea necesario.

En el mercado hay muchas luces de cultivo diferentes, y tendrás que buscar para encontrar la que mejor se adapte a tu situación. Sin embargo, para obtener los mejores resultados, un buen punto de partida sería usar paneles de cultivo LED (recuerda proporcionar a tus plantas una luz de 300-400W por metro cuadrado). Recomendamos las LED porque tienen un menor coste energético que las luces HID y también emiten menos calor.

4. Cubrir el invernadero (para forzar la floración)

Las plantas de marihuana empiezan a florecer de forma natural después del solsticio de verano, a medida que los días se acortan y se acerca el otoño/invierno. Al cultivar en un invernadero, tienes dos opciones en cuanto a la floración.

En primer lugar, puedes dejar que las plantas crezcan como lo harían en la naturaleza, y esperar a que florezcan en función de los cambios del ciclo de luz que se producen tras el solsticio de verano. Obviamente, este método es muy sencillo y solo requiere un poco de paciencia.

Y en segundo lugar, puedes poner persianas o cubiertas en el invernadero para bloquear la luz y forzar la floración (de modo similar a lo que harías en un cuarto de cultivo interior). Obviamente, esta opción implica más trabajo, pero tiene la ventaja de darte más control sobre tus plantas y su desarrollo.

Estas son algunas formas para forzar la floración del cannabis en el invernadero:

  • Usar una lona: puedes conseguir una lona negra hecha a medida, de modo que encaje en el exterior de tu invernadero, y moverla a mano para reducir la cantidad de luz que reciben tus plantas cada día. Esta probablemente sea la solución más fácil y barata si tienes un invernadero pequeño.
  • Usar cortinas: puedes poner cortinas en las paredes interiores del invernadero, y cubrir el techo con una lona.
  • Instalar persianas: esta es la solución más fácil, pero también la más cara. Poner persianas automáticas te permitirá bloquear la luz del sol con solo apretar un botón.

Cubrir el invernadero (para forzar la floración)

5. Mantenimiento del invernadero

Montar un invernadero puede suponer una inversión inicial considerable. Pero una vez montado correctamente, un invernadero puede darte varias cosechas al año y durar muchísimo tiempo, siempre que lo mantengas adecuadamente.

Después de cada cultivo, tómate un tiempo para revisar bien todo el invernadero, incluyendo los sistemas de riego y ventilación, las cubiertas para bloquear la luz, las luces de cultivo, etc. Si aprovechas ese tiempo para limpiar todo el material y hacer las reparaciones necesarias, deberías poder disfrutar del invernadero durante muchos años.

Consejos para montar un invernadero de cannabis

  • Conoce tus cepas: al cultivar en invernadero (y también en exterior o interior) es importante conocer las variedades de cannabis que estás cultivando. Procura elegir cepas con las características que busques y que hayan demostrado crecer bien en invernadero.
  • Conoce el espacio: así como en el cuarto de cultivo, es muy importante pensar detenidamente en la cantidad de espacio disponible en el invernadero y cómo vas a dividir ese espacio para ofrecer el mejor entorno posible a tus plantas.
  • Utiliza macetas de tamaño adecuado: para plantas de tamaño medio, recomendamos cultivar entre 2 y 4 plantas por m² en macetas de 12-15l. De este modo, cada planta dispondrá de suficiente espacio para crecer, y también te resultará más cómodo cuidarlas.
  • Entrena tus plantas: puedes usar una combinación de técnicas de entrenamiento de bajo estrés y alto estrés para controlar el crecimiento de tus plantas, asegurando que aprovechen al máximo la luz y el espacio disponibles.
  • Ten un grifo y un drenaje cerca: asegúrate de tener acceso a agua dentro o cerca del invernadero, así como un punto de drenaje para el agua de escorrentía.
  • Planifica todo de antemano: tanto si compras un invernadero, como si piensas montarlo con tus propias manos, debes tener un plan bien definido. Este plan debe tener en cuenta el tamaño y la forma del invernadero, el número de plantas que piensas cultivar, los materiales que quieres usar para construir el invernadero (si haces una versión casera) y la logística diaria del cultivo de cannabis (riego, fertilización, entrenamiento/poda, etc.).
  • Recuerda usar filtros de carbono: si cultivas más de un puñado de plantas, deberías utilizar filtros de carbono en el sistema de ventilación para enmascarar el olor del cannabis.

Los invernaderos ofrecen muchas ventajas a los cultivadores de marihuana, sea cual sea su nivel de experiencia. Si te animas a dar el paso, echa un vistazo a nuestra guía detallada sobre el cultivo de marihuana en invernadero.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.