La nueva moda del microcultivo de marihuana desafía las normas establecidas sobre la cantidad de espacio necesario para cultivar buena hierba en casa.

Gracias a nuevas herramientas de cultivo y diversos avances (especialmente en lo que respecta a la iluminación), junto a unos conocimientos más amplios sobre la planta de marihuana, los micro cultivadores consiguen cosechas excelentes en espacios sumamente pequeños.

En este artículo encontrarás todo lo que hay que saber sobre el micro cultivo, y podrás empezar a cultivar hierba de calidad en (casi) cualquier sitio.

Conceptos básicos del microcultivo

El micro cultivo es una plantación de interior normal, pero a una escala más pequeña. Se trata de producir cogollos de primer nivel con todo el sabor, aroma y potencia que quieras, pero en espacios pequeños (como armarios de cultivo caseros, armarios roperos, mini bares, e incluso torres vacías de ordenador). De forma alternativa, algunos cultivadores prefieren comprar cajas de cultivo discretas ya preparadas.

El espacio mínimo necesario para desarrollar un micro cultivo de marihuana es de 35 × 35 × 75cm. Para acomodar la falta de espacio, tendrás que llevar a cabo algunas modificaciones en cuanto a iluminación y ventilación, las variedades que decidas cultivar, el medio de cultivo, y el programa de riego/fertilización.

Cantidad adecuada de tierra

Los microcultivos se suelen realizar con tierra, ya que montar un sistema hidropónico en un espacio tan pequeño como un mini bar, es muy difícil. Así que, para compensar la falta de espacio, deberás usar menos tierra con el fin de evitar que tus plantas sobrepasen el tamaño del cuarto o armario de cultivo.

El sistema de raíces es una parte fundamental de la planta, y su tamaño influye mucho en la altura de la misma. La mayoría de las plantas ocupan el mismo espacio por debajo que por encima del suelo. Esta correlación entre el tamaño de las raíces (y por lo tanto, la cantidad de medio) y la altura de la planta, se puede utilizar en los micro cultivos para controlar el crecimiento de la marihuana y adecuarlo a las limitaciones de espacio.

A continuación, puedes comprobar cómo afectan a la altura de las plantas los diferentes tamaños de macetas:

  • 12 litros: ~1-1,5m
  • 5 litros: ~60cm
  • 2-3 litros: ~24cm
  • 500ml: ~13cm

Ten en cuenta que estas cifras son aproximadas, y que el tamaño exacto de tus plantas de marihuana variará en función de su genética. También deberás tener presente que las plantas cultivadas en recipientes pequeños necesitan ser fertilizadas y regadas con más frecuencia que las que se cultivan en tiestos grandes y con más tierra.

Nosotros solemos recomendar macetas de 3 litros para el micro cultivo. Sin embargo, algunos cultivadores con más espacio utilizan recipientes de 9 litros. El tamaño de la maceta que elijas depende de ti, pero ten en cuenta que si usas tiestos más grandes, tendrás que reducir el número de plantas que vas a poder cultivar (aunque una mayor cantidad de plantas no se traduce necesariamente en una producción más abundante).

Cantidad adecuada de tierra

Cómo elegir la luz de cultivo apropiada

En primer lugar y ante todo, en un microcultivo debe recurrirse a los LED. Las lámparas HPS y HPI no son aptas para estas pequeñas plantaciones, ya que generan demasiado calor.

Para obtener los mejores resultados, recomendamos usar paneles LED. Un panel de 15W es capaz de producir hasta 3000 lúmenes sin apenas emitir calor, y prácticamente no ocupa nada de espacio (este panel solo mide 130 × 110mm).

Como alternativa, recomendamos utilizar un panel pequeño de LED de 60W. Dependiendo del espacio en el que vas a cultivar, es muy probable que no tengas que mantener el panel a pleno rendimiento. Nosotros recomendamos un funcionamiento al 25-50% para ayudar a controlar el estiramiento de las plantas durante la etapa vegetativa, y al 50-75% durante la floración, dependiendo del estiramiento. También puedes controlar el ciclo de iluminación con un mando que funcione con una aplicación.

Cómo colocar correctamente las lámparas de cultivo

Una de las preguntas más habituales de los microcultivadores es: ¿dónde pongo las luces de cultivo?

En los cultivos de interior tradicionales, la lámpara principal se suele colocar directamente sobre el dosel. Pero, dado que los micro cultivadores a menudo trabajan con espacios sumamente pequeños, esta configuración podría no ser siempre la mejor opción.

En espacios verticales pequeños (como una caja de cultivo, un armario o mueble pequeños o una torre de ordenador), en general es mejor colocar las luces principales a lo largo de uno o varios lados de la planta. Esto te permitirá conseguir un dosel más grande, mejorar la penetración de la luz, e impedir que las plantas se estiren hacia la parte superior del espacio de cultivo.

Para tener un control aún mayor, podrías construir dos cajas de cultivo: una para la etapa vegetativa y otra para la floración. En la caja de la fase vegetativa, es posible que puedas colocar la lámpara justo por encima de la planta, ya que la penetración de la luz no es un problema tan importante en esta etapa como durante la floración. Fíjate en la velocidad a la que se desarrollan tus plantas, y trata de encontrar variedades que crezcan a una velocidad que se adapte al tamaño de tu espacio de cultivo.

Si decides instalar la lámpara sobre tus plantas en proceso vegetativo, no te olvides de colocarla a la distancia adecuada y con una intensidad apropiada. Si la luz está demasiado cerca o es demasiado fuerte, es probable que las plantas desarrollen entrenudos muy cortos y que presenten síntomas de estrés lumínico. Si, por otro lado, la lámpara está demasiado lejos o es demasiado débil, las plantas se estirarán y desarrollarán espacios internodales más largos.

En la caja de la floración, por otro lado, recomendamos colocar las lámparas a los lados de las plantas. De esta forma se producirá una mejor penetración de la luz, y podrás cultivar un dosel vertical de cogollos más largo. También recomendamos utilizar una malla vertical para mantener las plantas en el centro. Esta malla también se puede usar para entrenar con cuidado tus plantas y controlar su crecimiento según te convenga, teniendo en cuenta el espacio.

Conceptos básicos del microcultivo

Cómo controlar la ventilación y el olor en un microcultivo de marihuana

Aunque pueda parecer un detalle sin importancia, ventilar de forma adecuada un microcultivo de marihuana es muy importante. Al disponer de un espacio tan pequeño, el aire se puede viciar muy rápido y crear numerosos problemas para las plantas. Esto se debe a que las plantas utilizan el CO₂ del entorno para hacer la fotosíntesis. Cuando crecen en espacios pequeños, obtienen una cantidad muy limitada de aire fresco y rico en CO₂, haciendo que una ventilación adecuada sea fundamental para cultivar plantas sanas.

Por suerte, ventilar un microcultivo de marihuana es muy fácil.

Si decides montar tu propio micro cultivo, lo único que necesitas para mantener el espacio bien aireado es un ventilador de salida pequeño, como este extractor centrífugo sin escobillas de 24V. Aunque no parece gran cosa, este aparato minúsculo funciona bien a la hora de eliminar el aire viejo y estancado de tu espacio de cultivo. Para obtener los mejores resultados, recomendamos instalarlo directamente sobre las plantas.

Si no tienes espacio suficiente, podrías plantearte la posibilidad de colocar un ventilador de mano dentro del espacio de cultivo, para mantener una circulación de aire adecuada.

Y para una ventilación y circulación de aire aún mejores, recomendamos instalar un ventilador de entrada pequeño en la parte inferior del micro cultivo. Un ventilador de enfriamiento de alta velocidad, por ejemplo, proporcionará un flujo constante de aire fresco.

Dado que los microcultivos solo ofrecen espacio para cultivar una planta de marihuana pequeña (o dos), no necesitarás filtros de carbono para disimular el olor de tu plantación. Pero si buscas una seguridad adicional, es muy fácil instalar un filtro de carbono en el extractor que hemos mencionado antes. Deberás colocarlo delante del extractor, por lo que podría reducir aún más el espacio de tu mini cuarto o caja de cultivo.

Cómo regar las plantas de marihuana en un microcultivo

Regar las plantas de marihuana de un microcultivo interior puede ser complicado debido a la falta de espacio. Si vas a montar tu propia micro plantación, tenlo en cuenta e intenta dejar suficiente espacio alrededor de la base de tus plantas, para que puedas regarlas cómodamente. Recuerda que el agua que salpique las hojas y los cogollos podría causar problemas de hongos, así que intenta evitarlo.

Si cultivas en un espacio sumamente pequeño (en el que no puedes desplazarte ni adoptar una postura adecuada sobre las plantas), asegúrate de poder sacar las plantas para regarlas, y así mantener la zona más ordenada.

En general, dado el reducido tamaño de los microcultivos, no creemos que justifiquen la instalación de un sistema de riego automático. Solo debes tener paciencia a la hora de regar tus plantas manualmente con una regadera o botella pequeñas.

Cómo aplicar técnicas de cultivo en un microcultivo de marihuana

Los microcultivos suelen requerir de plantas más pequeñas y frondosas. Para lograr este tipo de estructura y producir cosechas decentes en espacios tan pequeños, tendrás que usar algunas técnicas de cultivo como LST, HST o ScrOG, o defoliación. A continuación, encontrarás unos consejos básicos sobre cómo adaptar estas técnicas a un micro cultivo.

LST

El LST es una de nuestras técnicas favoritas, y puede ser muy útil cuando se cultiva en espacios pequeños. La única forma en la que el LST varía para un micro cultivo, es en cómo se orienta el crecimiento de la planta. Recuerda que el objetivo del LST es abrir la planta y mejorar la penetración de la luz. Piensa en cómo puedes conseguir esto teniendo en cuenta la iluminación de tu micro cuarto de cultivo.

LST

HST (Topping, Super Cropping, FIM, etc.)

Las técnicas de entrenamiento de alto estrés son más complicadas a la hora de aplicarlas en un microcultivo. El topping y el fimming, por ejemplo, dan lugar a múltiples colas dominantes, algo que no es muy conveniente en micro plantaciones verticales y estrechas de interior.

Si cultivas en un espacio con poca altura pero ancho (como una estantería, por ejemplo), es posible que quieras aplicar el super cropping o el FIM en una fase temprana, para crear un dosel de poca altura repleto de colas gruesas. De hecho, el super cropping puede ser muy útil en muchos casos, ya que fortalece la planta a tiempo para la floración y, como el LST, se puede dirigir su crecimiento en la dirección adecuada para aprovechar mejor las luces.

HST (Topping, Super Cropping, FIM, etc.)

ScrOG

El método pantalla verde es otra de nuestras técnicas de entrenamiento favoritas, y te alegrará saber que se puede usar incluso en pequeñas plantaciones de marihuana. Por ejemplo, si dispones de un espacio vertical estrecho con luces laterales, una pantalla vertical es una de las mejores formas de producir un dosel grande que reciba un montón de luz.

Por otro lado, el método ScrOG se puede aplicar en un armario o vitrina horizontal pequeños, como lo harías en un cultivo interior normal, para dar lugar a un dosel grueso y uniforme que, llegado el momento de la cosecha, esté cargado de cogollos pegajosos.

ScrOG

Defoliación

La defoliación es esencial para los microcultivos. En un cuarto de cultivo vertical y estrecho con luces laterales, la defoliación ayuda a eliminar el follaje innecesario y garantiza que todas las partes de la planta reciban luz suficiente para desarrollar unos cogollos grandes y gruesos.

Defoliación

Cuándo forzar la floración de un microcultivo

En general, te recomendamos que pases de la etapa vegetativa a la floración cuando tus plantas hayan alcanzado la mitad de la altura de la caja de cultivo. Con esto te asegurarás de que tengan suficiente espacio para estirarse antes de florecer, sin acercarse mucho al techo de la caja o cuarto.

Recuerda que la velocidad a la que crecen tus plantas está directamente relacionada con la cantidad de luz que reciben. Una mayor cantidad de luz resultará en unos entrenudos más cortos, mientras que las plantas que se cultivan con menos luz se estirarán más, dando lugar a una separación más grandes entre cada nudo. Es posible que tengas que jugar un poco con la iluminación de tu microcultivo hasta encontrar el punto óptimo para cada una de tus cepas.

Microcultivo de marihuana: espera unos resultados realistas

Como con cualquier cultivo de cannabis, es importante tener expectativas realistas con respecto al tamaño y la calidad de las cosechas, así como la cantidad de tiempo que te llevará ir de semilla a cosecha.

En general, si cultivas en un espacio de 35 × 35 × 75cm con una lámpara de aproximadamente 30W durante todo el cultivo, podrás cosechar entre 25 y 45g, dependiendo de la variedad, tu rutina de fertilización, las técnicas de entrenamiento y tus habilidades. Por lo general, podrás ir de semilla a cosecha en un plazo de 3-4 meses, dependiendo (obviamente) del ciclo de iluminación y de la genética de tus plantas.

Por último, los costes de montar tu propia caja/cuarto micro, variarán enormemente. Si decides construir tu propio micro cultivo, podrás hacerlo de forma relativamente barata (ten en cuenta que el panel LED será la inversión inicial más elevada).

Elegir la variedad adecuada

En lo que respecta a un micro cultivo, es muy importante elegir la variedad adecuada, debido al limitado espacio del que se dispone. Una cosa que hay que tener en cuenta es la altura de la planta de marihuana. Las Sativas son más altas y estilizadas que las Indicas, que suelen ser bajas y tupidas.

Además, durante el período de floración, las Sativas experimentan un estirón del 200-300%, mientras que las Indicas sólo aumentan un 50-100%, lo que demuestra que son más compatibles con un micro cultivo.

Otra opción son las variedades autoflorecientes. Independientemente de las condiciones de cultivo, estas plantas no crecen demasiado debido a sus genes (muchas de ellas son incluso más pequeñas que las Indicas), y no dependen de la luz, lo que significa que tardarán menos a estar listas para la cosecha.

3 variedades ideales para el micro cultivo

Algunas genéticas son más aptas que otras para el micro cultivo, y las siguientes cepas son un ejemplo claro de calidad. Comprobarás que todas tienen una cosa en común: son autoflorecientes.

ROYAL DWARF

La Royal Dwarf es una cepa de cannabis enana (“dwarf” significa enano o gnomo en inglés), que puede mantenerse a alturas diminutas de 40cm con las técnicas de entrenamiento mencionadas anteriormente. Esta variedad se desarrolló por un único motivo: la discrección. Puedes cultivar varias plantas de la Royal Dwarf en casa sin levantar ni una sola sospecha, ya que puede cultivarse fácilmente en cajas, armarios o torres de ordenador adaptados. En estos espacios de cultivo tan diminutos, puedes usar luces LED pequeñas para evitar que se genere demasiado calor. Básicamente, la Royal Dwarf es la versión autofloreciente de la legendaria Skunk, y se creó al combinar una cepa Skunk con una ruderalis. Produce unos colocones sativa estimulantes, aunque sutiles, impulsados por unos niveles de THC del 13%. Por lo tanto, esta variedad puede fumarse a lo largo del día, permitiendo que los consumidores sigan dando lo mejor de sí mismos, sin quedarse demasiado colocados. Sus flores pequeñas, pero compactas, tienen sabores dulces y cítricos.

La Royal Dwarf estará lista para cosechar tan solo 8-9 semanas después de germinar las semillas. Las plantas de interior producen cosechas de hasta 200g/m² y no superan los 70cm de altura. Las plantas de exterior cultivadas en parterres de jardín, o cultivos de guerrilla, producen unos 80g por planta y crecen a alturas entre 50-90cm.

Royal Dwarf

Royal Dwarf
Skunk x Ruderalis
150 - 200 gr/m2
40 - 70 cm
6 - 7 Semanas
THC: 13%
Sativa 10% Indica 60% Ruderalis 30%
30 - 80 gr/plant
50 - 90 cm
9 -10 semanas después de germinar
Creativo, Motivador

Comprar Royal Dwarf

EASY BUD

No hace falta ser un genio para averiguar el motivo del nombre de esta cepa (“cogollo fácil” en inglés). La Easy Bud es la cepa perfecta para principiantes, y es mejor todavía para quienes quieren empezar discretamente, llamando la atención lo menos posible. Esta cepa normalmente pasa desapercibida allá donde se cultiva, alcanzando una altura media de medio metro. Su tamaño hace posible cultivarla en espacios de altura reducida, armarios vacíos, o rincones escondidos del jardín. La Easy Bud tiene una genética principalmente índica y produce un efecto suave y muy sutil, que relaja al consumidor y estimula el apetito. Su nivel de THC del 12% la convierte en una cepa aún más adecuada para principiantes. Con unas flores cargadas de sabores cítricos y herbales, es una opción excelente para preparar comestibles de baja intensidad.

Creada al mezclar la White Indica y una cepa ruderalis, la Easy Bud es capaz de producir cosechas considerables en relación a su pequeño tamaño. Las plantas de interior ofrecen cosechas de hasta 325g/m² y crecen a alturas entre 50-60cm. En exterior, la Easy Bud produce entre 30-80g por planta y alcanza alturas más elevadas de 60-110cm. Estará lista para cortar tan solo 8-9 semanas después de sembrar las semillas en la tierra.

Easy Bud

Easy Bud
White Indica x Ruderalis
275 - 325 gr/m2
50 - 60 cm
5 - 7 Semanas
THC: 12%
Sativa 15% Indica 55% Ruderalis 30%
30 - 80 gr/plant
60 - 110 cm
9 -10 semanas después de germinar
Relajación corporal

Comprar Easy Bud

QUICK ONE

La Quick One es otra variedad de cannabis compacta que puede cultivarse con total privacidad. La mayoría de cepas autoflorecientes tienen fases de floración rápidas, pero a la Quick One realmente le encanta la velocidad (su nombre en inglés significa “la rápida”). Esta descendiente de la Lowryder 1 y la Old School Indica se convierte en una planta totalmente madura en tan solo 8 semanas, desde la germinación. Si quieres resultados rápidos y una cosecha de flores de dominancia índica, esta es tu cepa. Su contenido de THC del 13% ofrece un colocón corporal suave, que resulta ideal para relajarse al final del día sin colocarse demasiado. Sus agradables efectos van de la mano de sus sabores dulces y cítricos. l

No dejes que su tamaño te engañe; la Quick One es capaz de producir suficientes cogollos para consumo personal, para bastante tiempo. En interior, las plantas ofrecen entre 275-325g/m² y crecen a alturas de 50-60cm. Las plantas cultivadas al aire libre, fáciles de ocultar con otras especies de plantas, producen entre 100-150g de flores afrutadas por ejemplar.

Quick One

Quick One
Lowryder 1 x Old School Indica
275 - 325 gr/m2
50 - 60 cm
5 - 6 Semanas
THC: 13%
Sativa 10% Indica 60% Ruderalis 30%
100 - 150 gr/plant
60 - 100 cm
9 -10 semanas después de germinar
Relajación corporal

Comprar Quick One

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.