Consulta nuestra guía completa para cultivar marihuana con un presupuesto ajustado.


Cultivar marihuana con un presupuesto ajustado puede parecer absolutamente imposible si no estás informado/a. Los gastos de instalar y mantener un cuarto de cultivo, además de fertilizar y cuidar las plantas, pueden parecer fuera del alcance del cultivador aficionado. Sin embargo, en realidad hay muchas formas de reducir el coste de tu próximo cultivo para que se adapte a tu bolsillo. En este artículo, compartimos nuestros mejores consejos para cultivar marihuana por poco dinero, tanto en interior como en exterior.

Consejos generales para ahorrar dinero al cultivar marihuana

Reducir los gastos de tu próximo cultivo puede ser mucho más fácil de lo que parece. A continuación, te mostramos algunos consejos sencillos que te ayudarán a ahorrar dinero al cultivar marihuana, en interior o exterior.

  • Elige tus semillas de forma inteligente

Aunque puede parecer contradictorio comprar semillas cuando tienes la oportunidad de cultivar gratis las que has encontrado en la bolsa de hierba, invertir al principio en semillas de marihuana de calidad te da la posibilidad de ahorrar dinero (y estrés) a largo plazo.

Cuando compras en un banco de semillas con buena reputación, pagas por una calidad garantizada. Los bancos de semillas consolidados cuentan con equipos especializados de criadores y productores que trabajan constantemente para mejorar sus genéticas. Eso significa que, una vez que las semillas germinen, puedes tener la seguridad de que las plantas de tu cultivo crecerán fuertes y saludables (si reciben los cuidados adecuados, por supuesto) y que obtendrás grandes cosechas de unos cogollos de primera calidad.

Comprar semillas autoflorecientes es otra gran manera de ahorrar dinero. Las cepas autoflorecientes de hoy en día son capaces de producir grandes cosechas y una hierba increíble, con una potencia y sabor a la altura de cualquier cepa fotoperiódica. Si tienes un presupuesto limitado para cultivar, no dudes en plantar autoflorecientes en tu próximo cultivo.

  • Cultiva a partir de esquejes

El coste de comprar semillas nuevas cosecha tras cosecha puede dispararse, especialmente si tienes un jardín grande y cultivas varias plantas a la vez. La clonación puede compensar algunos de estos gastos, brindándote la oportunidad de reproducir tus variedades favoritas sin que tengas que invertir en semillas nuevas cada vez.

Sin embargo, considera que la clonación también tiene un coste. Para obtener buenos resultados, tienes que coger esquejes de una planta madre robusta y saludable, que tendrá que estar en estado vegetativo constante. Tener una madre requiere espacio, un ciclo de luz constante de 18/6 y mucho fertilizante. No obstante, a cambio tendrás la oportunidad de coger un montón de esquejes de tu planta madre cada pocas semanas, y posiblemente durante varios años.

Ten en cuenta que, con el tiempo, el potencial de producción de las plantas madre tiende a disminuir. Para hacer frente a esto, la mayoría de los cultivadores renuevan sus plantas madre cada 6-12 meses. En general, recomendamos comprar semillas, conservar la planta más sana como planta madre y clonarla durante 6 meses, antes de repetir el proceso. Esto contribuirá como garantía de que cultivarás siempre plantas saludables.

Consejos generales para ahorrar dinero al cultivar marihuana

  • Usa todas las partes de la planta de marihuana

El cannabis es una planta increíble con numerosas utilidades. Por desgracia, muchos productores se olvidan de esto cuando llega la cosecha. Los tallos y las hojas, que suelen desperdiciarse después de la cosecha, se pueden usar para hacer té, mantequilla de cannabis, aceites para cocinar, lociones y productos tópicos, y mucho más. Para reducir los desperdicios de tu cultivo, conserva estas partes de la planta la próxima vez que coseches.

  • Reutiliza y recicla

Seamos sinceros; es muy probable que cultives marihuana más de una vez en tu vida. Por lo tanto, haz un esfuerzo por reutilizar y reciclar la mayor cantidad posible de productos/utensilios que utilices en tu cuarto de cultivo. Algunas de las herramientas de cultivo básicas que puedes reutilizar son:

  • Macetas: salvo que estén rotas, no hay ningún motivo para que no reutilices tus macetas de marihuana durante varios cultivos. Solo tienes que desinfectar bien cada recipiente antes de poner una nueva planta.
  • Sustrato: el sustrato de calidad es uno de los mayores costes de un cultivo de marihuana de interior/exterior. Afortunadamente, es bastante fácil reutilizar el sustrato. Solo recuerda que tendrás que añadir algún material nuevo al sustrato reutilizado para mejorar su valor nutricional y su estructura.
  • Tuberías, tijeras de podar, guantes de jardinería: si tienes material de jardinería que usas para otras plantas, no gastes más en herramientas nuevas para tu cultivo de marihuana. Solo tienes que esterilizar las herramientas antes de cada uso (en caso necesario) para evitar la propagación de plagas y enfermedades de tus plantas de marihuana al resto del jardín, y viceversa.
  • Prueba con el compost: si quieres avanzar un nivel y ahorrar todavía más, plantéate hacer compost con los desechos orgánicos de tu casa (restos vegetales, papel y cartón). Hacer compost es muy sencillo y, aunque lleva su tiempo, produce un medio de cultivo excelente y rico en nutrientes para tus plantas. Lo mejor de todo es que hacer compost es prácticamente gratis. Lo único que necesitas es un contenedor de abono (cualquier bidón, bolsa o maceta vieja puede valer), tiempo y algunas lombrices (opcional; pero el compost sin lombrices requiere más tiempo).

Cómo cultivar marihuana en interior con un presupuesto ajustado

Cultivar marihuana en interior suele ser más caro que cultivar en exterior. Para conseguir plantas saludables en un cuarto o armario, necesitarás luces de cultivo y ventiladores para recrear las condiciones en las que la marihuana florece en exterior de forma natural. A continuación, te mostramos una serie de trucos para reducir los gastos de instalación/funcionamiento de un cuarto de cultivo interior.

  • Monta un cuarto de cultivo en un viejo armario o trastero

En lugar de gastarte bastante dinero en un armario de cultivo, plantéate transformar un armario de tu casa en un cuarto de cultivo. Simplemente, no olvides cubrir las paredes de todo el espacio que será destinado al cultivo con material reflectante (el plástico blanco o el rollo Mylar es lo que mejor funciona). Este tipo de materiales reflejan más luz sobre tus plantas y aumentan la eficiencia del armario de cultivo.

Si tienes poco espacio, valora la posibilidad de construir un microcultivo con una torre de ordenador vieja.

  • Construye tu propio armario de cultivo

Si no tienes un trastero, un armario o una torre de ordenador vieja para convertirlos en un cuarto de cultivo, plantéate construir tu propio armario de cultivo con materiales básicos, como tubería de PVC y film reflectante.

Si no te van mucho las manualidades, busca un armario barato en internet y cómpralo. Hay muchos armarios de cultivo en el mercado por tan solo 50€; no esperes que vayan a estar super equipados o que los materiales sean de primera calidad, pero en cualquier caso deberían durarte al menos un par de cosechas.

  • Utiliza la iluminación adecuada

El mercado está repleto de opciones para el sistema de iluminación, y encontrar la solución adecuada para tu cuarto de cultivo puede ser una tarea un tanto difícil. Sin embargo, si cultivas con un presupuesto limitado, te recomendamos que inviertas en un panel de iluminación LED de calidad.

Aunque las luces LED son más caras que las luces HID, también son mucho más eficientes y consumen menos, y por lo tanto son más rentables a largo plazo. Y no solo eso, sino que las LED tienden a calentarse menos que las HID cuando están encendidas, algo muy importante considerando que la mayoría de cultivos de interior tienen limitaciones de espacio.

Utiliza la iluminación adecuada

  • Ventila el cuarto de cultivo

La ventilación es algo en lo que los productores no deben escatimar, independientemente del presupuesto. Los extractores ayudan a sacar el aire viejo y viciado del cuarto/armario para reemplazarlo por aire del exterior, fresco y rico en oxígeno, mientras que los ventiladores oscilantes ayudan a mantener el aire en movimiento por todo el cuarto de cultivo. Ambos son muy importantes para favorecer el crecimiento de las plantas y mantener el cuarto/armario libre de plagas y patógenos.

Para reducir el coste de tu sistema de ventilación, compra un extractor con un valor de m³/h que coincida con el volumen (en metros) de tu armario o cuarto de cultivo. Los m³/h son un indicador de la cantidad de aire que un extractor puede extraer de un espacio por minuto. Para una correcta ventilación, tendrás que invertir en un ventilador con un dato de m³/h 70 veces superior al volumen de tu cuarto/armario. Esto se debe a que el número medio de renovaciones del aire necesario en un cuarto de cultivo es de aproximadamente 70 a la hora.

Por ejemplo, si cultivas en un armario que mide 1 × 1 × 2m (con un volumen total de 2m³), invierte en un extractor de al menos 2m³/h. Tendrás que poner el extractor más pequeño posible, capaz de mantener de manera eficaz una temperatura ideal y constante en tu cultivo interior. Cuanto más pequeño sea el extractor, menos energía consumirás y más dinero ahorrarás.

Ventilar adecuadamente un pequeño cultivo de interior no es muy complicado, pero sí muy importante. Si puedes evitar la aparición de pestes, plagas y resultados insuficientes por poco dinero y esfuerzo, ¿por qué no simplificarse la vida?

Consejo profesional: recomendamos además poner un filtro de carbón en el extractor para ayudar a reducir el olor del cultivo.

  • Mantén una temperatura baja

Si has seguido nuestras recomendaciones hasta ahora, no deberías tener ningún problema con el calor. Utiliza pequeños ventiladores oscilantes para que el aire circule alrededor de las plantas, así como para evitar que el aire caliente y estancado quede atrapado en el ambiente. Si vives en una zona muy calurosa, también puedes optar por encender las luces de cultivo por la noche.

  • Elige el medio de cultivo adecuado

El sustrato es, con diferencia, el medio de cultivo más económico. Si quieres reducir todavía más los costes de tu cultivo, considera la posibilidad de preparar tu propio súper sustrato usando compost, vermiculita y fertilizantes orgánicos. Como hemos mencionado antes, puedes reutilizar tu viejo sustrato.

  • Cultivar con o sin fertilizantes

Aunque la mayoría de los cultivadores optan por fertilizar las plantas con productos químicos, existe una fuerte tendencia en el mundo del cultivo de marihuana hacia los fertilizantes orgánicos. En general, somos partidarios del uso de fertilizantes orgánicos, ya que trabajan en equipo con el sustrato para proporcionar nutrientes a las plantas poco a poco.

Hoy en día, hay muchos fertilizantes orgánicos en el mercado, y muchos de ellos tienen un precio similar al de sus equivalentes no orgánicos. Sin embargo, podrías ahorrar dinero a largo plazo usando fertilizantes orgánicos en tu cultivo.

Los fertilizantes químicos están diseñados para ser absorbidos rápidamente por las raíces de las plantas. Por otro lado, los fertilizantes orgánicos tienen que descomponerse por medio de los microorganismos del suelo para que la planta pueda absorberlos. Y, aunque muchos cultivadores prefieren los fertilizantes químicos por la rapidez con la que son absorbidos, la absorción más lenta de los fertilizantes naturales ofrece muchos beneficios.

En primer lugar, es mucho más difícil (casi imposible) pasarse fertilizando las plantas con fertilizantes orgánicos. En segundo lugar, los fertilizantes químicos suelen dejar acumulación de sales en el suelo (a diferencia de los fertilizantes orgánicos) que, con el tiempo, pueden acumularse y reducir la capacidad de una planta para absorber nutrientes y agua del sustrato.

Por último, los fertilizantes orgánicos fomentan el desarrollo de vida microbiana saludable en el suelo, lo que ayuda a proteger a las plantas de plagas y patógenos. Por lo tanto, a largo plazo, el uso de fertilizantes orgánicos podría hacer que ahorres dinero, ya que elimina ciertos problemas en el cuarto de cultivo.

Algunos productores con un presupuesto ajustado no usan fertilizantes en ningún momento, para reducir todavía más los gastos de su cultivo. Aunque se puede cultivar marihuana sin fertilizantes, no lo recomendamos, ya que es probable que las plantas produzcan cosechas mucho más pequeñas y de menor calidad.

  • Utiliza las técnicas de entrenamiento a tu favor

Hay muchísimas formas de entrenar las plantas de marihuana para maximizar las cosechas y producir cogollos de mayor calidad. Algunas técnicas incluso pueden ayudarte a ahorrar dinero, ya que reducen los gastos de mantenimiento de tu cultivo y el tiempo que tardas en llegar a la cosecha.

Una de nuestras técnicas de cultivo favoritas y más económicas es el SOG (sea of green). Cultivar muchas plantas pequeñas juntas (tanto a partir de semillas como de esquejes) es mucho más rápido y, a menudo, requiere menos intervención que cultivar menos plantas más grandes y entrenarlas con LST, poda apical, etc.

Para reducir los gastos de tu próximo cultivo, considera la posibilidad de cultivar en SOG utilizando autoflorecientes pequeñas o esquejes de una cepa índica de floración rápida. Te darán buenas cosechas y cosecharás mucho más rápido que si cultivas y entrenas dos o tres sativas.

Utiliza las técnicas de entrenamiento a tu favor

Cómo cultivar marihuana en exterior con un presupuesto ajustado

Cultivar marihuana en exterior te permite aprovechar el poder del sol y el aire fresco ilimitado del exterior. No obstante, hay varias formas de reducir los gastos de tu cultivo exterior. Sigue leyendo para más información.

  • Elige el lugar correcto

Seleccionar el lugar correcto para tu planta de exterior maximizará su crecimiento y ayudará a que ahorres en los gastos de riego o construcción de sombreado, entre otras cosas.

Recuerda, la marihuana es una planta resistente y que adora el sol. Sin embargo, las temperaturas extremas (tanto frías como calientes), los vientos fuertes y el exceso de lluvia pueden dañar tus plantas, provocando un retraso en el crecimiento, posibles problemas de plagas o enfermedades y cosechas menos abundantes. Si te organizas con antelación y eliges un lugar exterior adecuado para tus plantas, puedes llegar a evitar muchos de estos problemas y los gastos que conlleva corregirlos.

Cuando las plantas son jóvenes, recomendamos mantenerlas en un lugar que reciba mucho sol por la mañana y primera hora de la tarde, pero que reciba sombra cuando llega el sol fuerte del mediodía. Si vives en una zona con mucho viento o lluvia, protege bien a las plantas jóvenes de los elementos, para evitar que sufran cualquier daño.

A medida que las plantas maduren, tendrás que exponer a las plantas a una mayor cantidad de luz solar de forma gradual. Deberás prestar mucha atención al pronóstico del tiempo y adaptar el horario de riego/fertilización en función de las lluvias o tormentas locales. Además, durante las tormentas, es aconsejable mover al interior las plantas que están en floración o que tienen copas cargadas de cogollos, para evitar que se doblen o se expongan a un nivel de humedad elevado (que además podría exponerlas a la podredumbre de los cogollos u otros problemas fúngicos).


  • Cultiva de forma sostenible

El cultivo sostenible es una de las mejores formas de reducir los gastos del cultivo de marihuana en exterior. El compost, el cultivo asociado, la reutilización de agua, la fertilización orgánica y la gestión adecuada de los residuos no solo reducen el impacto ambiental de tu cultivo, sino que también cuidan tu bolsillo.

El compost, por ejemplo, puede ayudarte a ahorrar dinero en fertilizantes y al mismo tiempo mejorar la vida microbiana de tu medio de cultivo. Esto, además, ayudará a proteger tus plantas contra pestes y plagas, y mejorará su salud y vitalidad. Mientras tanto, puedes limitar los gastos y mejorar la eficiencia de tu cultivo mejorando tus prácticas de riego mediante la incorporación de aguas grises y reutilizadas.

  • Elige lo orgánico sobre lo sintético

Cultivar marihuana ecológica es mucho más fácil cuando se hace en exterior. Y, aunque la mayoría de la gente que cultiva cree que cultivar hierba orgánica es más caro que hacerlo sintéticamente, no siempre es así.

Si tienes la suerte de tener un jardín al aire libre, es posible que puedas plantar tu marihuana directamente en la tierra. En ese caso, las plantas tendrán mucho espacio para expandir su sistema de raíces, y acceso a sustrato natural rico en vida microbiana.

Si llueve bastante durante la temporada de cultivo, puede que también consigas ahorrar dinero en riego. Sin embargo, la mayoría de los cultivadores de exterior mantienen sus plantas en macetas, para limitar un poco el crecimiento y poder mover las plantas en caso necesario.

En cuanto a fertilizar las plantas de forma ecológica, puedes usar los mismos fertilizantes orgánicos que usarías en interior (como hemos mencionado anteriormente). Si dispones de espacio y tiempo, también puedes preparar tu propio fertilizante usando compost o té de compost hecho con cáscaras de frutas y restos vegetales. En última instancia, estos métodos pueden ser mucho más baratos que comprar botes de fertilizantes sintéticos.

Elige lo orgánico sobre lo sintético

  • Reutilización del sustrato

Como ya hemos mencionado, reutilizar el sustrato viejo es una de las mejores formas de reducir los gastos de tu cultivo, tanto en interior como en exterior. En exterior, puedes modificar el suelo natural del jardín con material nuevo para mejorar el drenaje, la aireación y la textura, así como el contenido de nutrientes, sin gastar demasiado.

  • Usa variedades autoflorecientes o de floración rápida en climas difíciles

Por desgracia, no todos los cultivadores de marihuana tienen la suerte de vivir en una zona con un clima favorable para la hierba. Si tienes que enfrentarte a una temporada de cultivo corta o un clima adverso, te recomendamos invertir en semillas autoflorecientes o cepas fotoperiódicas de floración rápida para que puedas cosechar más rápido.

Además de ser rápidas, las autoflorecientes suelen resistir a las fluctuaciones ambientales mucho mejor que las fotoperiódicas. Esto se debe a la presencia de genética ruderalis, una subespecie de cannabis que ha evolucionado en los duros climas de Siberia y las zonas limítrofes. Como resultado, las autoflorecientes se mantendrán firmes frente a las olas de frío y otras amenazas.

Cultivo de marihuana: gastos frente a resultados

La cantidad de dinero que te gastes en tu cultivo de marihuana depende completamente de ti. Pero recuerda que, aunque la calidad de la cosecha en cierto modo depende de cuánto dinero puedes invertir (especialmente en interior), cultivar buena marihuana no debería costar una fortuna.

Si sigues los consejos de esta guía, conseguirás una gran cosecha en casa con unos gastos de cultivo mínimos. No esperes conseguir 500 gramos por planta, pero sí producir suficiente hierba de primera calidad como para que te dure semanas, incluso meses. ¡Buena suerte y feliz cultivo!

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.