Aprende todo sobre la aeroponía y cómo usar esta técnica para cultivar plantas de cannabis extraordinarias.

El cultivo de marihuana sigue evolucionando. En el pasado, las técnicas de cultivo avanzadas, como la hidroponía, solo eran usadas por los expertos; pero, hoy en día, los cultivadores aficionados de todo el mundo utilizan estas técnicas. Con la aeroponía, los cultivadores avanzados pueden llevar su cultivo al próximo nivel. Veamos qué es la aeroponía y cuáles son sus ventajas y desventajas. Y después explicaremos cómo hacer tu propio sistema aeropónico en casa, ofreciéndote algunos consejos para obtener los mejores resultados.

¿QUÉ ES LA AEROPONÍA?

Técnicamente, la aeroponía es un tipo de cultivo hidropónico, y a veces estos dos métodos se fusionan. La principal diferencia es que la aeroponía (que deriva del griego “aero” que significa aire, y “ponos” que significa trabajo) no utiliza ningún sustrato para el cultivo. En lugar de esto, las plantas están suspendidas en el aire, y se proporciona agua y nutrientes a las raíces a través de una pulverización fina.

La aeroponía y la hidroponía también tienen cosas en común: ambos métodos implican cultivar en un ambiente controlado, proporcionado el fertilizante a través de una solución de nutrientes. Este nivel de precisión es fundamental para el sector del cultivo de cannabis en interior que busca un estándar elevado.

La aeroponía también ofrece otra ventaja, que la convierte en una opción convincente: utiliza menos cantidad de agua y fertilizante para cultivar plantas sanas. Esto no solo reduce el coste económico del cultivo, sino que además reduce el consumo de agua y energía, por lo que es un método más sostenible, ¡un gran argumento a su favor!

¿CÓMO FUNCIONAN LOS SISTEMAS AEROPÓNICOS?

Los sistemas aeropónicos más básicos consisten en un depósito y una jardinera elevada. El depósito contiene la solución nutritiva (la mezcla de agua y fertilizante), igual que en los sistemas hidropónicos.

Las plantas se cultivan en unas macetas de malla o rejilla que se colocan sobre la jardinera, dejando que las raíces cuelguen hacia el depósito situado debajo. Y aquí es donde este método se diferencia de la hidroponía: las raíces están suspendidas en el aire, y no suelen tener contacto directo con la solución fertilizante. En lugar de esto, la solución de nutrientes se aplica a las raíces mediante una pulverización fina, usando una bomba, tubos y difusores. El exceso de agua se recoge en el fondo de la jardinera, y luego vuelve al depósito.

Del mismo modo que la hidroponía, las plántulas normalmente inician su vida en cubos de lana de roca. Después, las plantas se ponen en macetas de malla, similares a cestas, que permiten que las raíces crezcan hacia fuera. En la base del tallo se coloca un collar de espuma, para proteger el tallo y evitar daños y la evaporación. Cuando se colocan en el sistema aeropónico, las plantas crecerán hacia arriba, mientras que las raíces crecerán hacia abajo, hacia el depósito.

¿CUÁNDO SE INVENTÓ LA AEROPONÍA?

A principios del siglo XX, la aeroponía se usaba para estudiar los sistemas de raíces de las plantas. En un artículo publicado en 1911, el botánico ruso V.M. Artsikhovski describió este método, que él mismo diseñó y utilizó con éxito.

En la década de 1940, otros botánicos siguieron usando el “cultivo en aire” para sus investigaciones. La palabra “aeroponía” fue creada en 1957 por el biólogo holandés Frits Warmolt Went, mientras usaba este método para cultivar tomates y café. El primer sistema aeropónico disponible comercialmente fue el “Genesis Rooting System”, fabricado por GTi en 1983.

¿CÓMO FUNCIONAN LOS SISTEMAS AEROPÓNICOS?

VENTAJAS DE LA AEROPONÍA PARA LA MARIHUANA

Ahora que ya hemos visto los aspectos básicos, es el momento de ver las ventajas y desventajas de la aeroponía para cultivar marihuana. Como la mayoría de técnicas de cultivo, la aeroponía no servirá para todo tipo de cultivadores, pero para muchos será bastante eficiente y eficaz. Estas son las ventajas de los sistemas aeropónicos.

CONTROL ABSOLUTO SOBRE LA FERTILIZACIÓN Y EL ENTORNO

La aeroponía te proporciona control absoluto sobre los niveles de fertilización y el pH. Esto significa que, si ajustas estos parámetros en el rango deseado, puedes fomentar la absorción óptima de nutrientes y un crecimiento vigoroso. Y no solo eso; también controlarás las luces, la temperatura y la humedad del cuarto de cultivo, para que se adapte perfectamente a tus pequeñas niñas. Este nivel de control del entorno resulta beneficioso para las cepas exigentes, y te permite hacer un uso más eficiente del fertilizante y otros recursos.

FÁCIL ACCESO AL OXÍGENO

La aeroponía implica suspender las raíces en el aire, por lo que pueden acceder fácilmente al oxígeno. Al cultivar en tierra o en hidroponía (suspendiendo las raíces directamente en la solución nutritiva), los cultivadores deben tomar medidas para asegurar que la zona de raíces está oxigenada, ya sea seleccionado un sustrato adecuado o añadiendo bombas de aire al depósito del sistema hidropónico. Con la aeroponía, este problema desaparece. Puedes simplemente observar cómo se desarrolla el sistema de raíces, mientras tus plantas crecen.

REQUIERE MENOS AGUA

La aeroponía utiliza menos agua, en comparación con otras técnicas de cultivo. El agua utilizada se recicla, permitiéndote ahorrar dinero y reducir el consumo de agua en general. El cultivo de marihuana no siempre es el más eficiente en cuanto a consumo de agua y energía, por lo que reducir este consumo es bueno para el medio ambiente. Y tus plantas seguirán recibiendo toda el agua que necesitan, en forma de pulverización fina.

EL FERTILIZANTE SE APLICA DIRECTAMENTE A LAS RAÍCES

Además de tener un acceso óptimo al oxígeno, las raíces también se exponen directamente al agua y fertilizante, lo que facilita su absorción. No hay ningún sustrato que se interponga en el camino del fertilizante, y el abono se aporta mediante un ciclo consistente.

UTILIZA MENOS ESPACIO

La falta de un medio de cultivo te permite ahorrar bastante espacio, por lo que puedes poner tantas plantas como sea posible en tu cuarto de cultivo. De hecho, a menudo los cultivos aeropónicos implican cultivar una gran cantidad de plantas muy juntas las unas de las otras, sin que las raíces compitan entre sí por la tierra o los nutrientes. Esta uniformidad y la falta de tierra también hacen que la cosecha sea más fácil y limpia.

MENOR RIESGO DE PLAGAS

El cultivo sin tierra también ofrece otra ventaja: no tendrás que preocuparte por las plagas del suelo, como las moscas del mantillo. La falta de sustrato también significa que deberías poder detectar cualquier posible problema de plagas de forma inmediata.

VENTAJAS DE LA AEROPONÍA PARA LA MARIHUANA

DESVENTAJAS DE LA AEROPONÍA PARA EL CANNABIS

Como todo método de cultivo, la aeroponía también tiene algunos inconvenientes. La principal desventaja es que esta técnica no es apta para cultivadores principiantes, o para quienes solo pueden cultivar en exterior. A continuación, te mostramos un resumen completo de las desventajas.

NO ES APTA PARA PRINCIPIANTES

La aeroponía exige un entorno estrictamente controlado. Hay varios factores que requieren una atención constante y cercana: las concentraciones de nutrientes, el nivel de pH del agua, la temperatura, etc. Con este sistema hay poco margen de error, y si se produce algún fallo, las plantas sufrirán rápidamente. Por este motivo, la aeroponía solo es adecuada para quienes tienen experiencia de cultivo. Los sistemas aeropónicos pueden automatizarse para facilitar las cosas, pero aun así requieren mantenimiento a lo largo de todo el cultivo.

COSTE ELEVADO

Montar un sistema aeropónico puede ser bastante caro. Además del coste del sistema en sí, también hay que tener en cuenta el coste del fertilizante, la necesidad de controlar la temperatura y la filtración del aire, los aparatos para medir (medidores de pH y EC, etc.), y posiblemente incluso una fuente de energía de reserva en caso de emergencia. ¡Todo esto va sumando! Esta inversión vale la pena si estás capacitado para esta tarea, pero si es tu primer o segundo cultivo no vale la pena gastar tanto dinero.

LOS ERRORES PUEDEN SER MORTALES (PARA TUS PLANTAS)

Como hemos comentado, cuando cultivas en aeroponía debes vigilar constantemente la instalación, comprobando a menudo que las bombas y los tubos funcionen correctamente y que las plantas reciban la cantidad óptima de nutrientes. Si algo falla y las plantas reciben una solución nutritiva inadecuada, o agua contaminada, puede causar un desastre rápidamente. Debes entender que, al no haber tierra que amortigüe los errores de fertilización, estos errores suelen tener mayores consecuencias.

ARREGLAR EL EQUIPO

Si hay un corte de electricidad o la bomba falla inesperadamente, esto puede causar problemas y probablemente tendrás que arreglarlo tú mismo. Si el sistema se apaga durante una hora, las raíces se secarán y las plantas sufrirán. Debes asegurarte de que serás capaz de arreglar el equipo, lo que significa tener piezas de repuesto, las herramientas adecuadas y un plan de acción.

¿SON LO MISMO LA AEROPONÍA Y LA HIDROPONÍA?

Existen diferencias entre la aeroponía y la hidroponía, aunque ambos sistemas suministran una solución nutritiva directamente a las raíces. La hidroponía puede tener muchas formas y a menudo utiliza un sustrato inerte para las plantas (como guijarros de arcilla, perlita o lana de roca); en cambio, en la aeroponía las raíces no entran en contacto directo con el depósito de agua o el sustrato. En vez de esto, las raíces cuelgan en el aire por encima del depósito, donde son rociadas con nutrientes.

CÓMO MONTAR UN SISTEMA AEROPÓNICO PARA CULTIVAR MARIHUANA

Como ya hemos dicho, los sistemas aeropónicos comerciales no son precisamente baratos, pero también puedes montar tu propia versión casera. Aquí tienes las instrucciones para hacer un sistema aeropónico sencillo de un cubo, adecuado para varias plantas de tamaño mediano.

CÓMO MONTAR UN SISTEMA AEROPÓNICO PARA CULTIVAR MARIHUANA

MATERIALES Y HERRAMIENTAS

• Un cubo de 20 litros con tapa
• Un trozo de tubo de polietileno con rosca, que servirá de elevador (longitud 30cm, diámetro 1,25cm)
• Cabeza de aspersor de 360°, 1,25cm (½ pulgada)
• Bomba hidropónica con capacidad para 1.200l/hora, con rosca de 1,25cm de diámetro
• Un temporizador eléctrico que permita un ciclo constante de media hora encendido y media hora apagado
• Varias macetas hidropónicas de malla con tapa, según el número de plantas que quieras cultivar
• Sierra (para cortar el tubo elevador)
• Taladro eléctrico
• Accesorio de sierra cilíndrica para taladro (cuyo diámetro debe ser un poco más pequeño que el diámetro de tus macetas de malla)
• Gafas de seguridad
• Rotulador

INSTRUCCIONES

1. Para empezar, perfora 3-8 agujeros en la tapa del cubo, usando el accesorio de sierra cilíndrica. El diámetro de los agujeros debe tener varios milímetros menos que el diámetro de tus macetas de malla, para que estas puedan encajar bien en los agujeros. La cantidad exacta de agujeros que debes hacer depende del número de plantas que quieras (dentro de lo factible) cultivar. A continuación, coloca las macetas de malla en cada uno de los agujeros.

2. Coloca la bomba en el cubo: enrosca el elevador (el trozo de tubo de polietileno con rosca) a la bomba y córtalo con la sierra a la altura deseada. Enrosca la cabeza del aspersor en la parte superior del elevador.

3. Para conectar la bomba, pasa el enchufe de la bomba por uno de los agujeros para las macetas situados encima. Conecta la bomba al temporizador. Ajusta el temporizador a un ciclo constante de 30 minutos encendido y 30 minutos apagado. De este modo, rociará las raíces durante 30 minutos, dejando una pausa entre cada fertilización. Este ciclo será el mismo durante todo el cultivo.

4. Llena el cubo con unos 8 litros de solución nutritiva (agua y fertilizante).

5. Pon tus plantas en las macetas de malla.

6. ¡Listo! Con tu sistema aeropónico, simple, barato y efectivo, ¡podrás cosechar una marihuana extraordinaria!

SISTEMAS AEROPÓNICOS DE BAJA PRESIÓN VS DE ALTA PRESIÓN

Si estás empezando a leer sobre la aeroponía, te encontrarás con los términos "sistema de baja presión" (LP) y "sistema de alta presión" (HP). ¿En qué se diferencian?

Los sistemas de alta presión utilizan una pulverización muy fina, con un tamaño de gota muy pequeño. En estos sistemas, la cámara de pulverización para las plantas suele estar separada del depósito.

La mayoría de cultivadores aficionados, y los sistemas aeropónicos caseros, utilizan un sistema de baja presión. Estos sistemas, como la versión casera que acabamos de explicar, utilizan pulverizaciones con un tamaño de gota más grande. También existen sistemas aeropónicos híbridos "falsos". Algunos de estos también utilizan goteros para aplicar el fertilizante, o puede que permitan que las raíces lleguen a la solución nutritiva.

AEROPONÍA Y CANNABIS: TRUCOS Y CONSEJOS

Para finalizar esta guía, queremos ofrecerte algunos trucos y consejos, ¡para que puedas conseguir cosechas extraordinarias con tu cultivo aeropónico!

AEROPONÍA Y CANNABIS: TRUCOS Y CONSEJOS

UTILIZA LUCES DE CULTIVO FRÍAS

En la hidroponía y aeroponía, el agua del depósito no debería calentarse demasiado. Por encima de los 24°C, hay un riesgo elevado de que se formen algas y otros microorganismos dañinos, que son perjudiciales para tu instalación y las plantas.

Una luz HID potente podría elevar fácilmente la temperatura del depósito, alcanzando un grado excesivo. Si esto sucediera, necesitarías un sistema de refrigeración adicional. Por tanto, es mejor utilizar luces de cultivo más frías, como las LED o CFL. Concretamente, puedes usar luces LED de espectro completo, que sirven para la fase vegetativa y la floración de las plantas, y mantienen las temperaturas en el rango adecuado.

AJUSTA LA DOSIS DEL FERTILIZANTE

Antes de empezar tu cultivo aeropónico, conviene hacer algunas investigaciones sobre qué fertilizantes utilizar y cómo aplicarlos. Obviamente, tendrás que aplicar los abonos líquidos a través del depósito, pero ten en cuenta que los fabricantes suelen exagerar las dosis recomendadas del fertilizante. Por tanto, empieza aplicando la ½ o incluso ¼ de la dosis recomendada y auméntala gradualmente según sea necesario.

VIGILA ATENTAMENTE TU SISTEMA AEROPÓNICO

Cultivar aeropónicamente significa que tus plantas están en un entorno estrictamente controlado. Las alteraciones en el nivel de nutrientes, el pH del agua o la temperatura pueden provocar que las plantas enfermen rápidamente. Siempre debes vigilar atentamente tus plantas y el equipo de cultivo, para detectar cualquier fallo mecánico, o problemas de crecimiento, deficiencias nutricionales, etc.

En este sentido, si observas que algo va mal y tienes que ajustar el nivel de nutrientes o cualquier otra cosa, haz los cambios progresivamente, con pequeños incrementos. Nunca hagas cambios drásticos. Dadas las características del sistema aeropónico, las plantas son muy sensibles a cualquier fluctuación.

MEDIR, MEDIR, MEDIR (EC, TDS, PH)

Si cultivas aeropónicamente, tu herramienta más importante será un buen medidor de EC o TDS. Estos aparatos miden la potencia de tu mezcla fertilizante. En algún momento, tal vez tengas que rellenar o cambiar el agua del depósito. El medidor de EC te indicará cuándo hacerlo.

El pH ideal para el agua se sitúa en 5,5-6,5. También debes controlar la temperatura del agua: idealmente, debería estar en torno a 18-24°C.

MANTÉN UN ENTORNO ÓPTIMO

Tu marihuana crecerá mejor con una temperatura ambiental de unos 21°C. Si hace más frío o más calor, en el mejor de los casos puede resultar en menores cosechas, y en el peor de los casos puede causar graves problemas en el desarrollo de las plantas. Además de controlar la temperatura del cuarto de cultivo, también debes asegurar que haya una buena ventilación.

Puedes apañarte con uno o dos ventiladores para la entrada/salida de aire fresco; pero, si quieres plantas sanas con cosechas monstruosas, en algún momento deberías considerar un sistema de ventilación profesional, preferiblemente con filtros de carbono.

¡Buena suerte y feliz cultivo!

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.