Cultivo de Cannabis: índica vs sativa

El cannabis es una planta ancestral con gran capacidad de adaptación y que se cultiva en todo el planeta. La exposición a una gran variedad de condiciones climatológicas, entornos de crecimiento, fuentes de luz, temperaturas y la cría selectiva han dado lugar a innumerables cepas diferentes de cannabis. Echemos un vistazo a los orígenes del cultivo de marihuana índica y sativa.

Los tres tipos diferenciados de marihuana; Cannabis sativa, Cannabis índica y Cannabis ruderales, han sido combinados dando lugar a una nueva clasificación del cannabis en el siglo XXI. Cannabis autofloreciente, híbridas y marihuana terapéutica son el futuro de la especie.

Las genéticas ruderalis, principalmente se utilizan con la finalidad de aportar su rápida floración independiente del fotoperíodo. Las cepas híbridas autoflorecientes modernas son cruces con variedades índicas o sativas por fotoperiodo. De forma similar, las cepas terapéuticas son híbridas entre sativas e índicas, y últimamente también con autos, seleccionadas para obtener niveles de CBD elevados, por encima del THC.

Por lo tanto, independientemente de la variedad concreta que decidas plantar, tienes que familiarizarte con las características de crecimiento tanto del cannabis sativa como del índica. El conocimiento es poder. Y el cultivador de hierba de éxito conoce las diferentes necesidades de los miniárboles sativa y los pequeños arbustos índica.

ÁRBOLES SATIVA

Cannabis Sativa Trees

Las cepas sativas puras son difíciles de encontrar hoy en día, y no son aptas para el cultivo de interior. Las híbridas sativa más sofisticadas, como la Amnesia Haze, pueden tardar 12 semanas o más en florecer. Sin embargo, la Amnesia es mucho más benévola con el cultivador de interior. Con podas y cuidados adecuados, esta cepa puede ofrecer resultados increíbles a los cultivadores hidropónicos.

Aunque las cepas sativa contemporáneas todavía pueden convertirse en árboles de más de 3 metros en exterior, especialmente en climas mediterráneos, la hibridación y la cría selectiva han reducido sus plazos de floración y conseguido cogollos más densos.

Las últimas híbridas sativa dominantes como la Shining Silver Haze se pueden cultivar en interior o exterior en menos de 10 semanas de floración. Los animados efectos cerebrales de las sativa siguen presentes, mientras una ligera influencia índica mantiene los cogollos compactos y asegura una maduración rápida. Además no provocarán la típica somnolencia.

Generalmente, las cepas de cannabis más sativa desarrollarán hojas más finas, mayores espacios internodales y un rápido crecimiento vertical durante la fase vegetativa. En algunos casos incluso seguirán estirándose durante toda la floración hasta el momento de la cosecha. Las sativa siguen siendo los árboles del cannabis y se recomienda aplicar métodos ScrOG o LST para conseguir alturas uniformes.

Los cogollos esponjosos casi han quedado desterrados. Han sido sustituidos por colas más alargadas. Las sativas puras de toda la vida solían producir cogollos más sueltos. Las híbridas sativa actuales ofrecen material cerebral de primer nivel sin los quebraderos de cabeza del pasado. Cogollos más compactos con gran resistencia al moho.

Normalmente, lo único necesario será una fertilización entre baja y media. En las mejores sativa encontrarás sabores espectaculares, desde caramelo hasta frutos del bosque. La Haze Berry presenta una combinación de sabores con unos efectos increíbles que los cultivadores de la generación anterior nunca hubieran creído que fuesen posibles con genes sativa.

ÁRBOLES ÍNDICA

Cannabis Indica

El contraste en cuanto a características de crecimiento entre el típico arbusto bajo de las índica y los espigados árboles sativa se hace evidente enseguida.

Las índica son más apropiadas para el cultivo de interior porque florecen más rápido que las cepas sativa y producen los cogollos resinosos y abultados que los fumetas tanto aprecian. Híbridas índica como la Northern Lights contribuyeron a la revolución del cultivo indoor. Cosechas brutales sin la larga espera.

Las variedades de cannabis índicas puras se han conservado gracias a una combinación de conflictos y buena suerte. Las genéticas Kush originales, procedentes de la cordillera del Hindú Kush en las fronteras entre Afganistán y Pakistán, todavía son muy codiciadas. El efecto tremendamente relajante es característico de las variedades índica dominantes.

Nuestra Special Kush 1 es una Kush vintage autóctona de zonas montañosas. Las índica producen más clorofila, lo que les permite florecer más rápido que las sativa. Las Kush salvajes sólo necesitan ligeros retoques, nunca un rediseño completo, para ofrecer cosechas de interior excepcionales en sólo 7-8 semanas de floración.

Las hojas gordas y oscuras constituyen paneles solares más eficientes que las hojas claras y alargadas de las sativa. Aunque podrían requerir de podas cuando llegue la floración si bloquean la luz a los cogollos.

Las mejores híbridas modernas suelen incluir una dosis de genes sativa. La O.G. Kush muestra unas cuantas cualidades sativa, desde su color verde lima hasta su potente colocón cerebral inicial.

El método SOG es el más eficiente y productivo para conseguir una gran cosecha de cogollos índica bien gordos y cubiertos de resina. Generalmente, las cepas índica dominantes pueden tolerar dosis superiores de abonos y prefieren un medio más rico en nutrientes que las sativa.

Las índicas clásicas, como las variedades autóctonas del Hindú Kush, pueden tener sabores bastante intensos y terrosos para algunos de los aficionados más jóvenes. La Bubble Kush y la Pinneaple Kush son nuestras híbridas índica dominantes marca de la casa.

AUGE DEL CANNABIS HÍBRIDO

Cannabis Hybrid

La mayoría de variedades de cannabis son una combinación de genéticas índica y sativa. En los cultivos a partir de semilla se pueden identificar diferentes fenotipos. Una vez sabes qué aspectos vigilar, podrás adaptar tus operaciones de cultivo para ajustarlas a una híbrida sativa o a una índica dominante.

Las cepas terapéuticas ricas en CBD, como nuestra Painkiller XL son híbridas índica-sativa como cualquier semilla feminizada y deberán recibir los mismos cuidados y atenciones.

Incluso variedades autoflorecientes como nuestras Royal AK Automatic y Royal Haze Automatic tendrán una mayor influencia de características índica o sativa. El cultivador experimentado que consiga identificar las señales que presente cada ejemplar podrá obtener los mejores rendimientos.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.