Cultivar cannabis en interior ofrece muchas ventajas, como un control absoluto sobre la temperatura, la humedad, el agua y la iluminación. Este control del ambiente de cultivo te permite mejorar la salud de las plantas, optimizar las cosechas y mantener a raya las plagas y los patógenos.

Sin embargo, los cultivos de interior también tienen sus desventajas. La cosa se puede poner muy, muy olorosa. Puede que tú te acostumbres al olor agradable y floral de tus plantas, pero cuando tengas invitados, te recordarán la intensidad de los terpenos. Y aunque exponer a tus amigos y familiares al típico olor de la hierba puede que no sea un problema, los caseros y los vecinos entrometidos son una historia completamente diferente.

Por suerte, puedes mantener la privacidad de tu cultivo interior eliminando los intensos olores. Tras pasar décadas buscando una solución a este problema, los cultivadores finalmente encontraron un producto muy eficaz: los filtros de carbono. Descubre cómo estos dispositivos pueden eliminar los olores y mantener tu cultivo de marihuana en la clandestinidad.

¿Qué son los filtros de carbono?

Los filtros de carbono desempeñan una función importante en cualquier cultivo de marihuana interior. Además de usarse en los armarios de cultivo, estos dispositivos también se encuentran en calderas y sistemas de aire acondicionado, donde capturan las sustancias contaminantes a la vez que permiten el paso de aire limpio. Al cultivar marihuana, las sustancias "contaminantes" en cuestión serían los terpenos aromáticos. Aunque estas moléculas agradables determinan el sabor y los efectos del cannabis, ¡también desprenden olores muy intensos!

Estos filtros tienen capas de carbón activado; esta es una forma de carbón tratada para que tenga poros pequeños de escaso volumen. Estos pequeños agujeros aumentan enormemente la superficie del filtro, proporcionando mucho más espacio para que tengan lugar las reacciones químicas y la filtración.

¿Cómo funcionan los filtros de carbono?

Los filtros de carbono utilizan el principio de adsorción (la adhesión de moléculas a una superficie) para limpiar el aire rico en terpenos del armario de cultivo. Dado que el carbón activado posee una superficie mucho más ampliada, es la sustancia perfecta para este trabajo. Para darte una idea de su eficacia, ¡un solo gramo de carbón activo tiene una superficie de 3000m²!

Para asegurar que los terpenos atraviesen el filtro, los cultivadores necesitan crear un vacío en el espacio de cultivo. Los extractores adecuados para el filtro de carbono en cuestión atraerán el aire hacia el dispositivo, para expulsarlo del espacio de cultivo. Una succión adecuada forzará todo el aire rico en terpenos a atravesar el filtro, evitando que se filtre por los laterales del armario de cultivo.

A medida que el aire oloroso atraviese el filtro a la velocidad correcta, el carbón activo capturará los terpenos del aire mientras permite el paso de otras moléculas; evitando que el fuerte olor de la marihuana se escape del armario de cultivo. Al colocar una tubería de extracción en la salida externa del extractor, los cultivadores pueden dirigir el aire inodoro hacia la ventana o el conducto de ventilación más cercano.

¿Cómo funcionan los filtros de carbono?

Dónde poner un filtro de carbono en el cuarto de cultivo

Los filtros de carbono suelen colgarse justo debajo del techo del armario de cultivo. Sigue los siguientes pasos para colocarlos perfectamente:

  • Conecta el filtro a un extractor que tenga un CFM (metros cúbicos por hora) y un diámetro de conducto compatibles.
  • Une los dos dispositivos firmemente usando una correa o cinta americana.
  • Cuelga el dispositivo de las barras del techo del armario de cultivo, tan alto como sea posible.
  • Conecta el tubo de extracción a la salida del extractor, sujetándolo firmemente con cinta americana.
  • Pasa el extremo opuesto de la tubería por el agujero designado en el lado del armario de cultivo.
  • Coloca la salida de la tubería de extracción cerca de una ventana abierta o un conducto de ventilación.

Cómo hacer tu propio filtro de carbono

Las tiendas de hidroponía, ferreterías y algunas páginas web ofrecen una gran variedad de filtros de carbono eficaces. Pero si haces tus propios filtros puedes reducir gastos, y adquirirás una habilidad muy útil para futuros cultivos. Reúne los siguientes materiales y sigue los pasos a continuación para aprender a hacerlos.

Materiales

Podrás conseguir todos los materiales necesarios con relativa facilidad, simplemente haciendo una visita a la ferretería y echando un vistazo por casa. Marca los siguientes elementos de tu lista a medida que los encuentres:

A) Rollo de malla de aluminio o alambre de gallinero
B) Un tapón registro de limpieza y un adaptador de PVC (ambos con el mismo diámetro)
C) Tubería flexible de extracción
D) Un rollo de cinta americana
E) Un rollo de relleno de edredón
F) Un cesto para ropa sucia (idealmente con tapa)
G) Carbón activado

Materiales

Guía paso a paso

Ahora que tienes todos los materiales, colócalos en una zona de trabajo limpia para empezar el montaje. Sigue los siguientes pasos para crear tus propios filtros de carbono a partir de estos materiales.

  1. Crea un tubo con la malla de aluminio o alambre de gallinero, que coincida con el diámetro del tapón de limpieza de PVC.
  2. Inserta el tapón en un extremo y fíjalo con cinta americana.
  3. Coloca el tubo en el cesto de ropa con el extremo abierto hacia arriba. Corta el exceso de tubo para que tenga la misma altura que el borde del cesto.
  4. Saca el tubo del cesto. Inserta el adaptador de PVC en el extremo abierto del tubo, fijándolo firmemente con cinta americana.
  5. Dobla el relleno de edredón para duplicar su grosor y después úsalo para envolver el tubo con dos capas. Fíjalo todo con cinta americana.
  6. Vuelve a doblar el relleno de edredón de la misma manera, y pon una capa doble forrando las paredes del cesto de la ropa, sujetándolo con cinta americana.
  7. Coloca el tubo en el centro del cesto, con el adaptador de PVC hacia arriba. Añade más relleno a las paredes hasta que quede un espacio de 3cm entre el tubo y las paredes del cesto.
  8. Rellena el hueco con carbón activado.
  9. Cubre la parte superior del cesto con más relleno (con doble capa), y corta un agujero sobre el adaptador de PVC.
  10. Conecta un extremo de la tubería de extracción al tapón de limpieza, y el otro extremo al extractor.
Guía paso a paso

¿Cuándo deberías cambiar los filtros de carbono?

Felicidades, ¡has hecho tu propio filtro de carbono! No solo ahorrarás dinero, sino que también podrás ayudar a tus colegas cultivadores a ahorrar dinero y a ser más independientes en el cultivo. ¡Cuelga tu filtro casero y empieza a filtrar los terpenos!

Todos los filtros de carbono tienen una vida útil determinada. Cuando la superficie del carbón activo quede taponada por la acumulación de partículas, perderá su capacidad de absorber más moléculas. ¿Pero cuánto tiempo tardará en suceder esto?, te preguntas. Bueno, de media, tu filtro casero debería mantener el aire limpio durante alrededor de dos años.

Pero si de repente aumenta el olor de los terpenos aromáticos fuera del armario de cultivo, esto indicará que ha llegado el momento de cambiar el filtro. Cuando esto suceda, solo tienes que quitar la tapa y cambiar el carbón usado por carbón activo nuevo. ¡Feliz cultivo!

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.