El cultivo de cannabis sin tierra es cada vez más popular, aunque no es fácil. Hace falta un poco de práctica, el equipo adecuado y una programación rigurosa. También es esencial contar con un entorno completamente desinfectado.

Dicho esto, una vez que lo domines, podrás disfrutar de sus beneficios. Esta técnica tiene muchas ventajas.

BENEFICIOS DEL CULTIVO SIN TIERRA

El primer beneficio de la hidroponía es el propio ciclo del cultivo. Las plantas crecerán más rápido. Aproximadamente un 20% más rápido. ¿Por qué? Porque cultivar sin suelo es una forma más eficiente de proporcionar nutrientes a las plantas.

También se generan cosechas superiores, entre un 20% y un 25% más. No hay una verdadera razón que explique esto. Probablemente se deba al hecho de que las plantas utilizan y acceden más rápido a los nutrientes cuando se encuentran en forma líquida.

Como resultado, también podrás cultivar más plantas. El espacio entre ellas no tiene que ser tan grande como cuando se cultivan en suelo.

Beneficios Cultivo Hidropónico Cannabis

También notarás que ahorras espacio y agua. El medio de cultivo hidropónico es básicamente un depósito de agua. Las plantas toman únicamente el agua que necesitan, y el resto permanece en el depósito hasta que vuelven a necesitarla. Se acabó regar a diario. También te darás cuenta de que, en general, vas a usar menos agua. ¿Por qué? Porque no hay tierra que absorba el agua, sino que esta va directamente a tus plantas.

Otra cosa que también vas a poder ahorrar es tiempo. Los sistemas hidropónicos hacen un uso mucho más eficiente de tu tiempo. Lo único que tendrás que hacer es comprobar el agua y el nivel de pH.

Es mucho más fácil cultivar de forma orgánica de esta manera, ya que las plantas no estarán expuestas a ninguna sustancia química que no desees introducir en el medio de cultivo. La marihuana es sumamente sensible a los metales pesados y a otras impurezas del suelo. Sin embargo, al eliminar la tierra, también se eliminan los contaminantes que no puedes ver ni controlar. Lo único que absorbe tu planta es agua pura y rica en nutrientes.

Y, además, el cultivo será menos susceptible a plagas y enfermedades. Las plantas se cultivan en un ambiente cerrado y protegido en el que los patógenos no pueden entrar.

Cultivo Hidropónico

DIFERENTES SISTEMAS HIDROPÓNICOS

Una vez hayas decidido cultivar sin tierra, hay otras decisiones que debes tomar; concretamente, qué tipo de sistema hidro vas a usar. Aquí tienes un resumen de las técnicas más utilizadas:

  • Aeroponía: una forma de hidroponía en la que las plantas está suspendidas sobre el depósito. Las raíces están encerradas en un recipiente opaco. Unos pequeños emisores producen una fina neblina que rodea de agua las raíces.
  • Cultivo en aguas profundas o DWC: las raíces se sumergen en una solución de nutrientes que se oxigena a través de una bomba de aire y un difusor.
  • Sistema de alimentación superior y flujo continuo: un sistema que produce un suministro continuo de nutrientes desde la parte superior del medio de cultivo. Hay muchos tipos de sistemas similares. La técnica de película nutritiva (NFT) es un sistema en el que las plantas se cultivan en una bandeja ligeramente inclinada, y en la que fluye una fina película de nutrientes desde la parte superior a la inferior. Este proceso cubre las raíces con una película constante de fertilizantes y agua. El riego por goteo es un proceso parecido. Las plantas se alimentan con unos pequeños emisores colocados en la parte superior de la zona de cultivo.
  • Hidroponía de flujo y reflujo: se trata de un sistema hidropónico en el que los tiestos se colocan sobre un depósito de agua. Las plantas están en una bandeja por encima de él, con las raíces colgando y dentro del agua. Luego se bombea el fertilizante en la bandeja para que fluya por las raíces. Cualquier exceso de solución vuelve al depósito para la próxima toma.
  • Sistema de mecha: es un sistema muy básico que resulta ideal para cultivos pequeños. No se necesitan bombas, temporizadores ni herramientas adicionales. Solo hay que conectar las plantas al depósito con una mecha empapada en fertilizante y que va del fondo de la maceta al depósito. La acción capilar se encarga del resto.

Tipos De Sistemas Hidropónicos

CÓMO ELEGIR EL MEDIO Y ESPACIO DE CULTIVO ADECUADO

Elegir el medio adecuado es sumamente importante. Cuando eliges cultivar con métodos hidropónicos, aún tienes que enraizar tus plantas en algo. Muchos cultivadores utilizan materiales como la lana de roca, pero también puedes usar arena o grava. Las bolas de arcilla expandida o la roca volcánica son también medios de cultivo populares que retienen y transmiten bien el agua, y además, las bolas son muy fáciles de limpiar, aunque pueden ser algo difíciles de encontrar.

Lo más importante de utilizar un medio alternativo es asegurarse de que esté completamente desinfectado. Las rocas de lava, otro medio de cultivo habitual, se deben poner a remojo durante cinco días. Y se deben limpiar por completo entre cultivos.

El depósito utilizado también es un componente esencial para el éxito de un cultivo hidro. Cuando lo elijas, deberás tener en cuenta los siguientes aspectos: tiene que tener tapa y estar cerca de una fuente de agua. Puede que necesites un depósito adicional. Intenta que al menos uno de ellos esté más próximo. De esta forma, podrás prefiltrar el agua, eliminar el cloro y neutralizar el pH antes de alimentar a tus plantas.

El depósito también deberá estar bien aislado, con lo que te asegurarás de poder controlar la temperatura. Elevando el depósito con unos ladrillos, también permitirás que el aire circule a su alrededor. Algunos cultivadores aislan sus depósitos con poliestireno extruido o gomaespuma.