La marihuana es una planta ancestral que lleva miles de años acompañando al ser humano.

Hoy en día, existen miles de variedades de marihuana y los criadores de todo el mundo continúan aumentando la cifra. Para ayudarte a entender qué implica la creación de tus variedades favoritas, hemos creado esta práctica lista de términos relacionados con la genética de la marihuana.

Linaje de la marihuana

El cannabis pertenece a la categoría de plantas dioicas; es decir, tienen órganos reproductivos masculinos o femeninos, no ambos. Las plantas hembra desarrollan flores que producen tricomas glandulares, unas estructuras que generan fitoquímicos como los cannabinoides y los terpenos. Las plantas macho presentan unos pequeños sacos que liberan polen para fertilizar a las plantas hembra.

Sin embargo, las plantas de marihuana a veces pueden ser monoicas, lo que significa que tienen órganos sexuales tanto masculinos como femeninos. Esto puede deberse a factores genéticos o ambientales, y en última instancia permite que una planta se fertilice a sí misma. Conocido como hermafroditismo, este fenómeno sirve como mecanismo de reproducción para plantas estresadas, aunque la mayoría de los cultivadores tratan de evitarlo porque hace que las flores produzcan semillas.

La marihuana es un género de plantas con flores perteneciente a la familia Cannabaceae (que también incluye el lúpulo y otras especies de plantas). Aunque la marihuana crece en todo el mundo, se cree que procede de Asia Central, y probablemente también sea el lugar donde se cultivó por primera vez.

Además de ser dioicas, las plantas de marihuana se pueden dividir en tres especies o subespecies distintas; Cannabis sativa, Cannabis índica y Cannabis ruderalis, cada una con rasgos únicos:

Cannabis sativa

Estas plantas proceden de climas tropicales más cálidos. Por lo general, presentan tiempos de floración más largos, son más altas y tienen un gran espacio internodal. Las sativas tienden a producir cogollos grandes y esponjosos que pueden soportar condiciones cálidas y húmedas.

Cannabis indica

Las índicas son originarias de las regiones más frías de Asia Central y el subcontinente indio. Son más pequeñas y frondosas, y tienen períodos de floración más breves (ya que se han adaptado a los veranos más cortos de estas regiones) y, por lo general, producen cogollos más densos que las sativas.

Cannabis ruderalis

Las plantas ruderalis fueron descubiertas en Rusia en la década de 1920, crecen muy poco, normalmente alcanzan una altura máxima de 60cm, y desarrollan tallos finos, ligeramente fibrosos, con pocas ramas y flores. A diferencia del Cannabis sativa e índica, que florecen en función de cambios en su fotoperíodo, las plantas ruderalis comienzan a florecer de forma automática aproximadamente a las 4 semanas de vida.

  • Nota sobre el cáñamo

La gente suele pensar que el cáñamo es una especie independiente al cannabis. Sin embargo, el cáñamo es solo un término que se utiliza para referirse a las variedades de marihuana cultivadas con fines industriales, como para producir fibra para textiles. Las plantas de cáñamo suelen tener concentraciones muy bajas de THC y producen tallos grandes y gruesos con pocas ramas.

Genotipo y fenotipo de la marihuana

La diferencia entre genotipo y fenotipo es un concepto fundamental que hay que entender para comprender adecuadamente la genética de la marihuana.

Genotipo

Mapa genético de una planta de cannabis, o la combinación de genéticas heredadas de sus padres. Estas genéticas son una especie de código de las posibles características que puede expresar una planta, como altura, espacio internodal, color o forma de las hojas. En general, podemos pensar en el genotipo como las instrucciones para todos los rasgos potenciales que una planta podría desarrollar en función de la información genética heredada de sus padres.

Fenotipo

Mientras que el genotipo está relacionado con las características potenciales, el fenotipo es la combinación de los rasgos que expresa una planta cuando crece. El fenotipo está influenciado por factores tanto genéticos como ambientales.

Fenotipo frente a genotipo en marihuana: ejemplo

El genotipo viene determinado por las genéticas que una planta hereda de sus padres. Cada genética puede presentar dos o más alelos, que son las variables genéticas con una secuencia de ADN distinta, e información que resulta en los diferentes rasgos. Los hijos de una pareja humana, o las semillas de una planta, pueden presentar diferentes alelos a pesar de tener los mismos padres. Por ejemplo, dos niños nacidos de los mismos padres podrían tener los ojos de diferente color. Y lo mismo ocurre con las semillas de marihuana. Tras cruzar una planta hembra con una macho, los criadores consiguen semillas con variaciones genéticas.

Un ejemplo para los cultivadores: dos semillas de los mismos padres presentan diferentes genotipos. Esto significa que exhibirán unas características ligeramente distintas incluso si se cultivan en las mismas condiciones.

¿En qué se diferencia del fenotipo? El fenotipo describe el aspecto y comportamiento de una planta, es decir, la forma en que el genotipo interactúa con el medio ambiente para determinar las características de una planta.

Imagina que acabas de sembrar un paquete de semillas derivadas de los mismos padres, y las vas a tratar a todas exactamente igual durante el cultivo, proporcionándoles el mismo sustrato, fertilizantes, agua, tamaño de maceta, y exposición a la luz. A pesar de estas estrictas condiciones ambientales, cuando llegue el momento de cosechar notarás pequeñas diferencias entre las plantas. Esto se debe a que todas ellas tienen un genotipo distinto.

Muchos criadores utilizan la selección de fenotipos para producir nuevas cepas. Al elegir las plantas que crecen mejor en el mismo entorno, se pueden reproducir los rasgos deseados en las generaciones futuras. Recuerda: los fenotipos dependen de la genética y el medio ambiente, no solo de los genes. Por lo tanto, incluso los esquejes (que comparten el mismo genotipo) pueden desarrollar distintos fenotipos en función de las condiciones externas. Por ejemplo, si plantas dos esquejes de la misma planta a distintas distancias de una fuente de luz, afectará a su altura.

Diccionario de genética de la marihuana: genética y terminología de cría

Ahora que tienes un buen conocimiento sobre los principios básicos de la genética de la marihuana, aquí tienes una descripción general de algunos términos que se utilizan para describir diferentes variedades de marihuana.

  • Quimiovar/quimiotipo, cultivar/cepa

Posiblemente hayas notado que la gente del mundo cannábico intercambia los términos quimiovar, quimiotipo, cultivar y cepa.

Aunque todos están relacionados, hay algunas distinciones importantes a tener en cuenta.

Quimiovar y quimiotipo

Estos términos suelen utilizarse de forma indistinta y hacen referencia a un método para clasificar las cepas en función de sus cannabinoides dominantes y, más recientemente, sus cannabinoides secundarios, terpenos y flavonoides. Los tres quimiotipos principales son las variedades ricas en THC, ricas en CBD y con una proporción equilibrada de CBD y THC.

Si hicieses una prueba de la composición química de cada una de tus plantas en tu próxima cosecha, te sorprenderías al ver que cada una contiene una concentración ligeramente (o significativamente) diferente de cannabinoides, terpenos y flavonoides (incluso compartiendo el mismo genotipo). Estas variaciones químicas son las que diferencian a los quimiotipos y quimiovares entre sí.

Quimiovar/quimiotipo, cultivar/cepa

Cultivar y cepa

El término cultivar se refiere a un tipo de planta cultivada. Básicamente, se refiere a plantas cultivadas y manipuladas por el ser humano para "mejorarlas" con un determinado propósito. La mayoría de las verduras y frutas que compramos en el supermercado proceden de cultivares específicos que se han creado para producir grandes cosechas, por ejemplo.

Por otro lado, “cepa” es más utilizado en virología y microbiología para referirse a la variación genética de microorganismos como virus y bacterias. Aunque también se utiliza mucho para referirse a la variación genética de la marihuana, el término correcto sería "cultivar", dado que la marihuana ha sido cultivada y criada durante mucho tiempo por el ser humano con una serie de propósitos.

A medida que vamos entendiendo cada vez más la marihuana, es importante utilizar la terminología adecuada para describir los diferentes tipos. En RQS, creemos que es vital desmitificar la jerga de la marihuana y comenzar a adoptar términos como quimiovar y cultivar para referirnos a las variedades de marihuana que estamos cultivando y criando, en lugar de utilizar únicamente términos obsoletos como sativa, índica o cepa.

Artículo relacionado
¡Empecemos!

  • Estabilización

La genética es el estudio de los genes (que están formados por tramos de ADN que esencialmente sientan las bases de las características que una planta puede desarrollar). Las plantas de marihuana, como muchos otros organismos, pueden expresar versiones alternativas de un gen específico (conocidos como alelos). La expresión de diferentes alelos es lo que hace que las plantas desarrollen diferentes características y se desarrollen como fenotipos diferentes.

El acto de estabilizar los genes de la marihuana implica el uso de técnicas de cría para crear cultivares que tengan menos alelos (o versiones) de sus genes y, por lo tanto, se conviertan en plantas con características más estables (o menos variadas).

  • Genéticas puras y autóctonas

Hoy en día, llamar "pura" a una variedad de marihuana es bastante engañoso. La verdad es que la marihuana ha experimentado gran cantidad de cruces durante (al menos) los últimos 40 años en manos del ser humano, y probablemente durante miles de años antes por la propia naturaleza (en la naturaleza, una sola planta de marihuana macho es capaz de polinizar hembras a muchos kilómetros de distancia). Por lo tanto, que un cultivador o criador se refiera a un determinado cultivar como una "raza pura" es bastante desacertado.

El término autóctono también es bastante polémico. Los cultivadores y criadores lo utilizan para referirse a las variedades de marihuana que crecieron en su entorno natural y nunca se cruzaron con ninguna otra variedad. Aunque las variedades autóctonas de marihuana existieron en el pasado, es discutible que sigan existiendo en la actualidad. Para ver una muestra impresionante de la complejidad de la gama genética de la marihuana y de cómo las variedades se han cruzado meticulosamente durante décadas e incluso siglos, es muy recomendable echar un vistazo a Phylos Galaxy[1].

Genéticas puras y autóctonas

  • Variedades heirloom

Heirloom es un término hortícola que se utiliza para referirse a una variedad de planta cultivada en una zona geográfica diferente a la zona originaria de la planta. Por lo general, las variedades heirloom tampoco han sido manipuladas genéticamente ni intervenidas de ninguna otra manera.

Si tuvieras que volar al Himalaya, rastrear una variedad de marihuana autóctona que crece de forma natural en la zona, coger un esqueje de la planta y continuar cultivando esa misma planta en tu casa en Barcelona, por ejemplo, esa planta se consideraría un cultivar de marihuana heirloom.

  • Cruces

El cruce se refiere al acto de coger un cultivar de marihuana y cruzarlo con otro. La forma más sencilla de hacerlo sería cogiendo polen de una planta de marihuana macho y usarlo para polinizar las flores de una planta femenina. Estas plantas se considerarían la "ascendencia" del cruce resultante.

  • Cruces puros (variedades IBL e híbridos estabilizados)

El término "true-bred" describe las cepas de marihuana derivadas de padres con características predecibles. Esto resulta en un alto grado de homocigosidad, un estado en el que las plantas presentan dos alelos idénticos para un gen en particular, uno de cada padre. Los criadores consiguen esto mediante la endogamia, cruzando la planta consigo misma, o dos plantas con el mismo genotipo. La autofertilización es una técnica con la que los criadores obligan a una planta a convertirse en hermafrodita y a reproducirse consigo misma. Estas genéticas altamente estables se suelen encontrar en las variedades puras de cannabis que se reproducen de forma aislada durante largos períodos de tiempo. 

  • Híbrido F1

El término F1 significa "filial 1", y hace referencia a la primera generación de vástagos producidos mediante el cruce de dos plantas "true-bred". Por ejemplo, si has utilizado una Royal Gorilla true-bred macho para polinizar una Sherbet Queen hembra auténtica, las plantas resultantes serán consideradas híbridos F1. Debido a la estabilidad genética de los padres, la descendencia también ofrecerá una consistencia y uniformidad relativas. 

  • Polihíbridos

Los polihíbridos son variedades obtenidas a partir del cruce de dos híbridos F1. Los polihíbridos ofrecen una mayor variación genética que los híbridos F1, ya que están compuestos por cuatro IBL. En general, los polihíbridos se utilizan cuando escasea la producción de semillas híbridas en las líneas consanguíneas. Cuando se cruzan dos híbridos F1, la producción de semillas aumenta como consecuencia del vigor del híbrido.

  • BX (retrocruce)

Los criadores de marihuana utilizan el retrocruzamiento para fortalecer una característica concreta, como por ejemplo, la resistencia a una determinada plaga. Esto implica cruzar la descendencia híbrida de primera generación con un esqueje de uno de los padres. En esencia, los retrocruces son una forma de endogamia que ayuda a reducir los alelos de uno de los padres y estabiliza ciertas características del otro.

El retrocruzamiento ayuda a erradicar los rasgos negativos y garantiza los positivos. Al cruzar una planta con uno de sus padres, su descendencia ofrecerá la base genética de uno de los padres y el gen o los genes interesantes del otro. Esto refuerza las cualidades buscadas por los criadores, y aumenta las probabilidades de que se den con más abundancia en generaciones futuras.

Los retrocruces suelen designarse como BX1, 2, 3, etc., donde el número indica la generación del cruce.

  • S1

S1 es un término utilizado para describir la primera generación de semillas de marihuana creadas al cruzar un cultivar de marihuana consigo mismo. Aunque hay diferentes formas de hacerlo, la mayoría de los criadores utilizan el estrés para obligar a una planta hembra a producir polen y polinizarse a sí misma, un proceso conocido como "autofecundación".

Desmitificación de la genética de la marihuana

El mundo de la genética de la marihuana es tan amplio que puede ser difícil de entender. Si quieres empezar a crear tus propios cultivares o simplemente comprender mejor la marihuana y lo que implica la creación de tus variedades favoritas, asegúrate de tener esta lista a mano.

Fuentes Externas
  1. The Phylos Galaxy https://phylos.bio
Descargo de responsabilidad:
Este contenido está destinado únicamente a fines educativos. La información ofrecida procede de investigaciones recopiladas por fuentes externas.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.