Las quemaduras por luces son un problema que únicamente afecta a las plantas de interior. Si cultivas en exterior y piensas que tus plantas de marihuana están sufriendo este tipo de quemaduras, ¡olvídalo! Probablemente deberías pensar en otros problemas o enfermedades que muestren síntomas similares. El sol está demasiado lejos para dañar a las plantas. El cannabis ya existía mucho antes que la especie humana y las plantas están bien adaptadas al calor y la luz del sol.

Las quemaduras por luces solo afectan a una planta de exterior en una situación concreta. Podría darse al cultivar una planta en la sombra y de repente moverla a la luz. En un caso así, la planta no estará acostumbrada al calor y la luz, y finalmente morirá.

¿QUÉ SON Y CÓMO SE PUEDEN IDENTIFICAR?

• Cogollos blanqueados

Un síntoma inconfundible de la quemadura por luz es la decoloración de las flores. Este fenómeno se produce cuando las flores están demasiado cerca de lámparas de alta potencia. Puede que hayas visto imágenes de flores "albinas" en internet. Algo que podría parecer consecuencia natural de una genética poco frecuente, pero lo cierto es que, la mayoría de las veces, es simplemente una decoloración. Por suerte, no es fácil pasar por alto unas flores que se están volviendo blancas.

Aunque los cogollos blancos tienen un aspecto interesante, lo más probable es que sean inservibles. El calor degrada los cannabinoides de la resina, lo que hace que los cogollos pierdan potencia. El aroma y sabor de estos cogollos también serán inferiores. Los terpenos responsables de estos rasgos son hidrocarburos altamente volátiles, y el exceso de calor también los acaba degradando.

Cogollos blanqueados

• Hojas amarillas

Las hojas amarillas son otro signo de que la planta está sufriendo quemaduras por luz. Pero también puede significar que padece una deficiencia de nitrógeno. La diferencia es que el amarilleamiento de las hojas causado por esta deficiencia nutritiva empieza en la parte inferior de la planta, que tendrá aspecto marchitado, y las hojas se caerán por sí mismas o serán muy fáciles de arrancar. Por otro lado, la coloración como consecuencia de una quemadura por luz ocurre en la parte superior de la planta, y estas hojas son mucho más robustas y difíciles de eliminar.

Hojas amarillas

CÓMO SOLUCIONARLO

Lo primero que deberías hacer es alejar las plantas de las luces. Para esto, puedes mover las plantas o puedes alejar las luces, si tienes espacio. Al escoger una nueva ubicación para las macetas, ten en cuenta las zonas más afectadas de cada planta. También puedes quitar alguna luz. Si has montado bien el sistema de luces, retirar alguna bombilla no debería afectar a tus plantas.

Si no es posible mover las plantas o reducir la iluminación, siempre puedes aplicar la técnica de entrenamiento de bajo estrés a las plantas. Este es un método para aumentar la cosecha, que se basa en intentar mantener todas las ramas de la planta a la misma altura. Cuando el tallo va subiendo, debería doblarse lateralmente y atarse para que permanezca en esa posición.

También puedes intentar bajar la temperatura de la habitación. Esto debe hacerse muy lentamente y siempre manteniendo una temperatura consistente. Las plantas necesitan un tiempo para adaptarse. Cualquier cambio que necesites hacer en el entorno o el medio de las plantas, debería hacerse con paciencia y cuidado. No importa lo bien que riegues o fertilices tus plantas; si no cuidas del ambiente correctamente, las plantas morirán.

CÓMO PREVENIRLO

Los cultivadores pueden usar un luxómetro para medir cuánta luz reciben las distintas partes de sus plantas. Estos dispositivos se usan para medir lux, el nivel de iluminación, por metro cuadrado. Son muy prácticos porque ofrecen lecturas relativas a la intensidad de la luz en un área determinada. Los luxómetros son ideales para los cultivadores aficionados y a pequeña escala, ya que son mucho más baratos que otros dispositivos de medición de luz del mercado. Se pueden utilizar para saber si tus plantas no están recibiendo suficiente luz como para producir cosechas óptimas, o si reciben demasiada y corren el riesgo de quemarse.

Un rango saludable de lux para las plantas de marihuana es de entre 35.000 y 70.000 durante la etapa vegetativa y de entre 55.000 y 85.000 durante la floración. Si notas cualquiera de los síntomas anteriores y tu luxómetro produce lecturas por encima de estos valores, aleja la fuente de luz de tus plantas para reducir la intensidad.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.