¿QUÉ ES LA FOTOSÍNTESIS?

La fotosíntesis es la manera que tienen las algas, cianobacterias y plantas de transformar la luz en energía química. Hay dos tipos de fotosíntesis: la oxigénica y la anoxigénica. Esta última no produce oxígeno y se limita fundamentalmente a las bacterias, así que en este artículo solo vamos a hablar de la fotosíntesis oxigénica.

Durante la fotosíntesis oxigénica, las plantas de cannabis absorben dióxido de carbono y luz. Actuando como fábricas biológicas, las plantas transforman luego estas materias primas en energía o carbohidratos para su desarrollo. Y como consecuencia de este proceso, liberan oxígeno.

Las plantas de cannabis, como el resto de plantas, contienen clorofila, una sustancia que les aporta su color verde. Esta pigmentación es muy importante, ya que es clave para que las hojas de las plantas funcionen como paneles solares. La clorofila absorbe longitudes de onda rojas y azules.

¿QUÉ SIGNIFICAN LAS SIGLAS PAR Y PPFD?

La Radiación Fotosintéticamente Activa (o PAR, por sus siglas en inglés) es una medida de la cantidad de luz disponible que realmente puede ser utilizada por las plantas. La luz visible se halla dentro de la banda espectral de 400-700nm. La Densidad de Flujo de Fotones Fotosintéticos (o PPFD, por sus siglas en inglés) es una medida en micromoles por segundo (μmol/s) que cuantifica los fotones que inciden sobre la planta. Pero ya está bien de ciencia. Lo importante es entender que el PAR y el PPFD son medidas precisas de las longitudes de onda y espectros de luz aprovechables por las plantas. Muchos sistemas de iluminación LED se comercializan basándose en sus datos de PAR y PPFD.

Visible Spectrum

¿QUÉ ES UN LUMEN?

A diferencia de los sistemas LED, la mayoría de luces de cultivo HID, ya sean MH o HPS, se venden según su luminosidad. Los lúmenes son una medida que expresa la cantidad de luz que puede generar una bombilla. No es una medida muy específica y por tanto no aporta toda la información necesaria, pero es útil a la hora de escoger entre las lámparas de cultivo especializadas disponibles hoy en día. Desafortunadamente, con las lámparas amarillas de la vieja escuela las plantas de cannabis no pueden fotosintetizar tan eficientemente como con las luces LED de espectro completo. Este es el motivo por el que una LED de 300-400W es comparable a una HPS de 600W.

¿CUÁNTAS HORAS DE LUZ AL DÍA?

La duración del ciclo de luz es otro factor a tener en cuenta. La cantidad de horas de luz diarias afecta al crecimiento de las plantas, y dicta cuándo y cuánto cosechará el cultivador de marihuana. La calidad de la luz no es el único factor importante; para poder alcanzar su máximo potencial, la marihuana necesita un período de tiempo constante cada día para tomar el sol. Si se interrumpe el ciclo de luz, las plantas de marihuana fotodependientes se estresarán.

Ciclo De Luz Cannabis

CRECIMIENTO VEGETATIVO

Las variedades de marihuana fotoperiódicas pueden permanecer en estado vegetativo de forma indefinida, siempre y cuando reciban más de 15 horas de luz diarias. En los cultivos de interior, se suele usar un ciclo 18-6 (18h de luz y 6h de oscuridad) o un ciclo de 24h de luz continua. Es preferible usar luces más blancas que imitan la luz del sol en primavera (que emite un espectro de luz azul). La mayoría de cultivadores usan luces MH, bombillas de luz fría CFL, o LEDs de espectro completo.

FLORACIÓN

El ciclo de luz 12-12 se ha convertido en el procedimiento estándar para la floración de cultivos de marihuana en interior. La reducción de la cantidad de horas de luz diarias activa la floración del cannabis. En los cultivos de exterior este proceso sucede de forma más lenta y gradual, a medida que los días se van acortando después del solsticio de verano. El espectro de luz que más necesita la marihuana para producir cogollos es el rojo. Las lámparas HPS amarillas o naranjas son el sustituto de la vieja escuela para la luz del sol de otoño. Quienes usen LEDs de espectro completo simplemente tendrán que ajustar el temporizador.

Luces Led Rojas Espectro Cannabis

¿CUÁLES SON LAS CONDICIONES IDEALES PARA LA FOTOSÍNTESIS?

Tal vez el mejor estudio realizado sobre marihuana y fotosíntesis sea el trabajo de investigación de la Universidad de Mississippi en 2008: “Respuesta fotosintética del Cannabis sativa L. a las variaciones en las condiciones de la densidad de flujo de fotones fotosintéticos, la temperatura y el CO₂”. Aunque esto suene a trabalenguas, es una lectura interesante para el cultivador casero corriente.

Este estudio se basaba en un cultivo de interior con 20 esquejes de 4 meses de edad sacados de la misma planta madre, una cepa mejicana muy productiva. Al exponer a estas plantas a unos rangos determinados de temperatura, intensidades de PPFD y concentraciones de CO₂, en un medio con unos niveles de humedad muy controlados, descubrieron las condiciones ideales en las cuales las plantas de marihuana podían fotosintetizar de manera más eficiente. También demostraron que el cannabis se desarrolla mejor en un ambiente rico en CO₂.

En conclusión, estos científicos nos han proporcionado la fórmula exacta para las condiciones ideales para un cuarto de cultivo. Si cultivas en interior, toma nota de este fragmento del estudio: “El C. sativa puede aprovechar un nivel bastante elevado de PPFD y temperatura, para sus procesos de intercambio de gases y agua, y puede ofrecer mejores resultados si se cultiva a una PPFD aproximada de 1500μmol m-2 s-1 y unas condiciones de temperatura entre 25 y 30°C”.

LA MARIHUANA FOTODEPENDIENTE RESPECTO A LA AUTOFLORECIENTE

Las cepas ruderalis son una subespecie rebelde de marihuana que ha desarrollado la cualidad autofloreciente. Estas plantas no necesitan que disminuya la cantidad de horas de luz diarias para entrar en la fase de floración. En cambio, estas variedades tienen un ciclo de vida reducido de unos 100 días o menos, desde la germinación hasta la cosecha. Desafortunadamente, no disponemos de ningún estudio fiable y comparable al estudio mencionado anteriormente para poder sacar conclusiones definitivas sobre los híbridos ruderalis.

Sin embargo las pruebas anecdóticas, procedentes principalmente de la comunidad de microcultivadores, sugieren que las autoflorecientes responden mejor a los días más largos. Una auto puede sobrevivir con tan solo 8 horas de luz al día, pero en cultivos de interior, las cosechas más abundantes y con flores más potentes se consiguen con un ciclo de luz 20-4 desde la siembra hasta la cosecha. De forma similar, las plantas autoflorecientes de exterior cosechadas en julio o agosto suelen ofrecer las cosechas más abundantes y de mejor calidad.

Todavía no está clara la cantidad de luz de espectro azul que necesitan las autoflorecientes. La floración comienza tan temprano que muchos cultivadores usan una lámpara HPS para todo el ciclo de vida de las plantas. La buena noticia es que solo es cuestión de tiempo que se empiece a investigar seriamente la fotosíntesis de la marihuana autofloreciente de forma específica.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar