Plantar marihuana al aire libre tiene muchas ventajas: más espacio, mayores cosechas, sentir el sol sobre la piel, etc. Pero estas ventajas no vienen solas. Si cultivas en exterior, debes mantenerte alerta para evitar que la fauna local se dé un festín con tus plantas.

El pulgón y la mosca blanca son algunas de las plagas más conocidas del cannabis, pero las orugas también pueden causar bastantes daños. A continuación, aprende cómo evitarlas y eliminarlas.

¿QUÉ ES UNA ORUGA?

Las orugas representan el estado larvario de todas las especies de polillas y mariposas. Los investigadores calculan que hay más de 175.000 especies en todo el mundo.

Estos insectos de cuerpo blando pueden medir entre 1mm y 14cm de largo. La mayoría son estrictamente herbívoros, excepto una minoría carnívora y caníbal.

Las orugas se diferencian de otras especies de larvas por su anatomía. Estas son sus características principales:

• Un máximo de cinco pares de patas
• Doce stemmata (ojos simples)
• Tienen unos pequeños ganchos en las propatas (unas extremidades que les permiten trepar bien)
• Líneas en forma de "Y" o "V" en la parte delantera de la cabeza

El comportamiento de las orugas no suele verse a simple vista, pero si las observamos de cerca podemos ver el fascinante mundo de estas criaturas: desde sus defensas químicas hasta sus comportamientos sociales únicos, como la formación de alianzas con las hormigas.

¿PUEDEN LAS ORUGAS MATAR MIS PLANTAS DE MARIHUANA?

Como mínimo, las orugas causarán algunos daños a tus plantas de marihuana. Si es una infestación pequeña, harán algunos agujeros en las hojas de abanico. Pero si es una infestación más grande, pueden causar daños fatales que no podrán remediarse.

Aunque existen miles de especies de orugas, solo algunas de estas dan problemas en los cultivos de cannabis. Por ejemplo, la oruga de la col[1] disfruta comiéndose las hojas de abanico, arrancando trozos de tejido tierno.

Otras especies prefieren otras partes de la planta, como los tallos. El tallo es un componente estructural importante y, si queda dañado, la planta podría no recuperarse. Por estas razones, debes vigilar siempre tus plantas para detectar orugas y eliminarlas cuanto antes de tu espacio de cultivo.

¿PUEDEN LAS ORUGAS MATAR MIS PLANTAS DE MARIHUANA?

CÓMO DETECTAR UNA INFESTACIÓN DE ORUGAS

Una infestación de orugas puede ir desde unos pocos agujeros en las hojas, hasta la devastación total de una planta (y la consiguiente pérdida de productividad). Independientemente de la gravedad de la situación, estas criaturas hambrientas siempre provocan algunos de los siguientes síntomas:

Agujeros irregulares: las orugas se zamparán las hojas, pero lo harán de forma desordenada. Dejarán agujeros con formas extrañas en las hojas de abanico, con un diámetro que puede ir desde unos milímetros hasta varios centímetros.

Daños en el tallo: las especies como el barrenador del cáñamo euroasiático no se comen las hojas, sino que prefieren pegarse un banquete con el material más denso de los tallos y ramas. Hacen un agujero en la superficie del tejido y perforan el interior del tallo o rama.

Flores masticadas: las especies de barrenadores también devorarán las flores, un panorama desolador para cualquier cultivador. Excavarán en los cogollos y disfrutarán de la resina y los preciados fitoquímicos. Principalmente se dirigen a la base de los cogollos en desarrollo, provocando el marchitamiento y la muerte de la flor.

Hojas amarillentas: el daño causado a las plantas, concretamente en los tallos, puede afectar al transporte de agua y nutrientes. Las hojas situadas por encima de la zona dañada probablemente empiecen a amarillearse, debido a la falta de estos elementos vitales.

Crecimiento atrofiado: es posible que hayas detectado la infestación porque has notado que tus plantas no están creciendo debidamente. El daño causado por las orugas puede estresar a las plantas, reduciendo su tamaño y productividad.

CÓMO ELIMINAR LAS ORUGAS DE LAS PLANTAS DE CANNABIS

Aunque las orugas pueden causar grandes daños, es relativamente fácil eliminarlas. Muchos jardineros o agricultores convencionales optan por usar pesticidas, pero la mayoría de cultivadores de marihuana no quieren rociar sus plantas y la tierra (llena de microorganismos) con productos químicos nocivos.

Por suerte, hay muchas formas naturales o ecológicas para acabar con la horda de orugas en tu cultivo. Estas son las más fáciles:

Eliminarlas físicamente: las orugas son perfectamente visibles a simple vista. A diferencia de los pulgones, son fáciles de detectar. Si tus plantas solo tienen un puñado de orugas, puedes simplemente quitarlas a mano, ponerlas en un frasco y llevarlas a algún lugar natural cercano. Muchas especies son nocturnas, así que prepárate para cazarlas de noche.

Avispas parasitarias: ¿por qué pasar horas quitando las orugas de tus plantas cuando un ejército de insectos beneficiosos puede hacer todo el trabajo por ti? Las avispas parasitarias se alimentan de esta plaga y ponen sus huevos en los cuerpos de las orugas. Aunque este método pueda parecer horroroso, la naturaleza ha creado esta especie para acabar con las orugas.

Mantis religiosa: las mantis son las maestras del sigilo. Estas asesinas a sangre fría esperan pacientemente debajo de las hojas, escondidas en las flores o detrás de los tallos, hasta que su presa hace el primer movimiento. Son unos depredadores brutales y veloces, que hacen un gran trabajo reduciendo las poblaciones de orugas.

Pulverizaciones a base de bacterias: estos pesticidas naturales contienen especies de bacterias que dañan las orugas, y no suponen ningún riesgo para las plantas de cannabis o los humanos. Evita aplicar estas pulverizaciones demasiado cerca de la cosecha. Las fórmulas que contienen la bacteria Bacillus thuringiensis (Bt) son muy eficaces.

CÓMO ELIMINAR LAS ORUGAS DE LAS PLANTAS DE CANNABIS

CÓMO EVITAR LAS ORUGAS EN LAS PLANTAS DE CANNABIS

Como dice el viejo refrán: más vale prevenir que curar. Hay ciertas medidas que puedes tomar para evitar que se produzcan infestaciones, ahorrándote tiempo, esfuerzo y daños en el cultivo.

Insectos beneficiosos: introducir insectos como medida preventiva minimizará el riesgo de infestación. Introduce estos insectos depredadores antes de trasplantar tus plantas al exterior, para que puedan desarrollar una población sustancial.

Mallas protectoras o de barrera: puede que no sean muy bonitas, pero son efectivas. Monta un marco de madera con la malla protectora alrededor de tu cultivo, evitando así que las orugas lleguen físicamente a las plantas para devorarlas y poner sus huevos.

Aceite de neem: el aceite de neem es un pesticida natural que se obtiene de un árbol del sur de Asia. Contiene fitoquímicos que disuaden a los insectos, y puede aplicarse sobre la tierra o como pulverización foliar.

Neemazal - Neem Oil

El aceite de neem ofrece una forma completamente natural de proteger tus plantas de marihuana contra las plagas.

Comprar Neem Oil

ORUGAS Y MARIHUANA: CONCLUSIÓN FINAL

Las orugas son unas criaturas preciosas que contribuyen a la biodiversidad de cualquier jardín. Recuerda que se convertirán en mariposas, que a la larga polinizarán tu huerto. Sin embargo, la agricultura sigue siendo un "tira y afloja" entre nuestra ambición de cultivar hierbas y alimentos, y el deseo de muchas criaturas de comérselos.

La mejor estrategia es la prevención. Si sabes que tu jardín es una zona crítica, utiliza mallas protectoras e insectos beneficiosos al principio de la temporada de cultivo. Si estás cultivando por primera vez o nunca antes habías tenido problemas con las orugas, puedes usar los métodos mencionados anteriormente para proteger tus plantas y asegurarte una buena cosecha.

LISTA DE PLAGAS Y PROBLEMAS COMUNES

Fuentes Externas
Descargo de responsabilidad:
Este contenido está destinado únicamente a fines educativos. La información ofrecida procede de investigaciones recopiladas por fuentes externas.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.