El cultivo al aire libre puede ser todo un reto, ya que la fauna silvestre también está interesada en nuestras plantas. Sigue leyendo para obtener más información sobre las orugas y cómo deshacerse de ellas.

La mayoría de cultivadores de exterior y guerrilla experimentan esa horrible sensación de arrancar plantas infectadas. Es casi tan descorazonador como perder cogollos debido al moho. Es muy triste sacrificar plantas infectadas para poder cosechar algo. Pero no tiene por qué ser así. Hay distintos métodos para mantener alejadas a las viles orugas.

Conoce a Tu Enemigo

Es muy importante saber qué especies amenazan tu cultivo. Las estrategias individuales especialmente adaptadas a ciertas plagas, son las más eficaces. Si se tienen problemas con las orugas, el análisis puede ser muy difícil, ya que hay más de 21.000 especies diferentes. Todas son larvas de mariposas o polillas. Y tienen algo en común: Les encanta la marihuana, como a nosotros.

Los heteróceros y los tortrícidos son los que más daños causan a las plantas de cannabis y, por consiguiente, los vamos a examinar con más detalle.

El ataque de los tortrícidos del cáñamo son muy problemáticos porque se alimentan de la médula de los tallos de nuestras plantas. Lo que conduce al debilitamiento de todo el organismo. Unas pocas larvas pueden destruir la planta entera en muy poco tiempo. Los heteróceros son igual de perjudiciales porque perforan agujeros en los tallos, dando paso a todo tipo de insectos chupadores de la savia.

Cómo Detectar las Orugas

Saber cómo detectar las orugas que atacan los tallos, es importantísimo para poder deshacerse de ellas. Puede ser complicado, porque las orugas son verdaderas expertas en camuflarse, y sus huevos son muy difíciles de encontrar.

Cuando eches un vistazo a tu cultivo de exterior, observa de cerca todos los tallos y busca agujeros que tengan regueros marrones alrededor. Si los encuentras, es muy probable que tengas un grave problema entre manos. Lo único que puedes hacer llegado este punto, es eliminar esas partes de la planta, donde has encontrado los agujeros.

Lo mejor, si ya ha ocurrido en el pasado, es ir un paso por delante e impedir que los huevos eclosionen y que las larvas vean a tus plantas como posible alimento.

Las mariposas suelen depositar sus huevos en las hojas, por lo que las orugas recién nacidas pueden alimentarse nada mas eclosionar. A menudo, las mariposas prefieren depositar sus huevos en las partes más altas de la planta. Y ahí es donde tienes que buscarlas. Los huevos son diminutos, pero puedes usar una lupa, o un microscopio de bolsillo, que todo cultivador debería poseer. Los huevos se asemejan a un conjunto de puntos amarillos o blancos. De forma redonda u ovalada. Esto dependerá un poco de las diferentes especies de mariposas.

Orugas en las plantas de marihuana

Métodos de Tratamiento y Prevención: Guerra Biológica

Sobre todo en el exterior, el cultivo orgánico puede ser un buen enfoque para producir cannabis de alta calidad sin perjudicar el medio ambiente. La naturaleza nos brinda de forma generosa todo lo que necesitamos: Agua y aire limpios, alimentos, textiles, y lo que es más importante, hermosas flores de cannabis. Por eso es tan importante preservarlo, para las generaciones futuras de habitantes y fumetas. Este artículo proporciona información sobre los métodos orgánicos y biológicos para enfrentarse a las orugas.

La naturaleza se regula a sí misma e intenta equilibrarlo todo. Es muy importante entender esto para combatir las plagas, porque, en parte, interferimos con esos mecanismos de regulación. A menudo, la naturaleza se encarga de problemas como este, pero los monocultivos grandes de la agricultura comercial, están destruyendo la biodiversidad a un trepidante ritmo. Esto nos afecta a nosotros, los cultivadores ecológicos de la marihuana.

Estas son algunas cosas que puedes hacer sin rociar las plantas con plaguicidas químicos:

1. Elimina todas las orugas que encuentres a mano. Déjalas en el jardín de alguien que te caiga mal, o mátalas. Tú eliges. Arrojarlas lejos no sirve para nada, porque regresarán.

2. Añade avispas parasíticas a tu cultivo de exterior. En la mayoría de países hay tiendas online que venden insectos beneficiosos para el hogar. Estas avispas ponen sus huevos en las larvas de las mariposas. Las avispas recién nacidas se alimentan de esos organismos.

3. Consigue unas pocas Mantis Religiosas. Esta es una buena opción si vives en un clima cálido, porque no prosperan muy bien en temperaturas frías. Estos elegantes depredadores no abandonarán la planta hasta que acaben con todas las orugas.

4. Pulverizar tus plantas con aceite de neem. No es muy efectivo si ya tienes una población grande de orugas en tus plantas, pero el aceite de neem es siempre una buena opción para impedir esto.

5. Aplica un producto biológico como Biothur (Trabe), Spruzit Concentrado (Neudorff) o Pireprto (Ecoprotec). Estos productos están diseñados para deshacerse de las larvas y suelen estar hechos del bacilo Gram-positivo que habita en suelos naturales.

Aunque todos estos productos son biológicos, ten en cuenta que algunas personas, incluido tú, podrían fumar o ingerirlos en los brotes de cannabis. No los uses durante los últimos 14 días de floración, si deseas cosechar un producto libre de todo rastro.

Palabras Finales sobre Plagas y Cultivo de Cannabis

Disfruta cultivando esta magnífica planta y considera tus opciones a la hora de lidiar con plagas de todo tipo. Es mejor perder parte de la cosecha que tener un producto contaminado por pesticidas.

La mayoría de la gente prefiere la marihuana porque es un producto natural, cultivada por la Madre Tierra. Respeta la naturaleza y los organismos que viven en este planeta. Serás recompensado. Es cuestión de tiempo. ¡Cultiva plantas sanas, brotes grandes y un producto de calidad superior!

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar