QUÉ ES UN CÁLIZ

El cáliz es la primera parte de la flor que se forma cuando una planta joven entra en su fase de floración, si es que se trata de una planta con capacidad de floración, obviamente. En una sucesión de Fibonacci perfecta, la planta forma una estructura protectora rápidamente y de la forma más eficaz, consistente en pequeñas hojas que se denominan sépalos. Esta estructura protectora para la flor en su conjunto se llama cáliz.

El cáliz está pensado para proteger los órganos reproductores de las plantas entre los sépalos y proporcionar a la flor una base estable. Aunque todas las plantas con flor macho y hembra tengan cálices, cuando nos referimos en concreto a las plantas de marihuana, al cultivador novato sólo le interesarán los de las plantas femeninas.

Al cultivar cannabis, el objetivo es cosechar unas grandes colas de las que los cálices forman parte. Y no se trata de cualquier parte, sino de la más importante, porque en los cálices es donde encontramos los órganos reproductores de la planta, denominados pistilos, y los tricomas.

Los pistilos son la zona desde donde esos pelos alargados salen, pelos que llamamos estigmas. Los estigmas empezarán a crecer blanquecinos cuando la planta esté aún en los inicios de su floración, pero se volverán ámbar o amarillentos, y finalmente marrones, a medida que la planta avance en su fase de floración. Los tricomas son las glándulas productoras de la resina donde se producen los cannabinoides, entre ellos el THC, psicoactivo y el más conocido.

Planta de cannabis planta de caliciformes órganos reproductores de la planta

QUÉ PUEDE SABER UN CULTIVADOR EXPERIMENTADO A TRAVÉS DE LOS CÁLICES

Los pistilos proporcionan también la mejor herramienta para que un cultivador pueda distinguir entre plantas macho y hembra. Es importante identificar las plantas masculinas pronto para retirarlas y poder minimizar o incluso eliminar el riesgo de polinización. Las plantas femeninas se pueden reconocer por sus largos pelos blancos, que se empezarán a desarrollar en los comienzos de la fase de floración cuando los cogollos hacen su aparición. Las plantas macho formarán sacos polínicos, que comenzarán a colgar hacia abajo y finalmente se abrirán para fecundar los cálices femeninos.

Los estigmas pueden ayudar al cultivador a decidir cuando una planta está lista para la cosecha. En las primeras semanas en las que las flores o cogollos de marihuana se forman, tendrán pelos largos y blanquecinos saliendo de ellos. Tras unas 4 o 5 semanas los estigmas empezarán a volverse amarillentos. Cuando entre un 50 y un 80 por ciento de los cogollos de tus plantas tienen estigmas que se han tornado amarillos o ámbar, estarán listas para ser recogidas. Si las cosechas más tarde los estigmas se volverán marrones y se secarán. No esperes tanto para cosechar tus plantas de cannabis, porque sus cogollos habrán perdido parte de su potencia y sabor.

De hecho, muchos de los cannabinoides se producen en los pistilos y los cálices de una planta de marihuana. Se trata de la flor de la planta, que finalmente será cortada, secada y curada para prepararla para su consumo.

Precisamente en el momento de consumirla, es cuando apreciarás que tu marihuana no haya sido polinizada. En caso contrario empezaría a crear las semillas, que son muy complicadas de eliminar y dejan un sabor horroroso y un sonido de estallido al fumarlas. Además, gran parte de la energía de las plantas femeninas se habrá dedicado a producir las semillas, en lugar de engordar los cogollos y generar cannabinoides.

Si estás intentando crear tu propia variedad de marihuana intencionadamente, cruzando dos razas o cepas distintas, vigila los cálices de tus plantas en desarrollo para identificar los machos y las hembras que escogerás para tu experimento.

pistilos tricomas cannabis planta

QUÉ ES LA PROPORCIÓN CÁLICE/HOJA

Al cosechar tus plantas de marihuana, tendrás que manicurar las hojas para llegar al cogollo, que luego podrá secarse y curarse de la forma apropiada.

Las hojas grandes, que crecen en las partes inferiores de la planta y entre las áreas de floración, pero no en los propios cogollos o colas, se llaman hojas de abanico, que son básicamente los paneles solares de la planta. Estas hojas proporcionan a la planta la energía que necesita para crecer y formar sus cogollos. Las pocas hojas de abanico que sobrevivirán a las podas durante la fase de floración se pueden cortar fácilmente en la cosecha cuando se cultiva en interior. Si se cultiva en exterior, la mayor parte de las hojas de abanico todavía estarán sujetas a la planta al final de la fase de floración pero también se podrán retirar sin problemas cuando llegue la hora de la cosecha.

En los propios cogollos también sobresalen algunas hojas, que se conocen como "hojas de azúcar", porque están cubiertas de tricomas que tienen la apariencia blanquecina del azúcar y son mucho más difíciles de recortar, porque su gran cantidad de resina las hace muy pegajosas. Estas hojas pegajosas te obligarán a limpiar tus herramientas más menudo y serán más complicadas de manejar porque las partes móviles se quedarán adheridas unas a otras.

La cantidad de hojas de azúcar es básicamente lo que determina la proporción de cálices respecto a hojas. Te indica el grado de dificultad para podarlas cuando llegue la cosecha. Las plantas con una proporción cáliz/hoja elevado tendrán menos hojas de azúcar, por lo que los cogollos serán más fáciles de manicurar.

Sin embargo, las hojas de las flores no son malas en absoluto, se les puede dar muy buen uso en comestibles o mantequilla de marihuana, tinturas, extractos, tópicos o incluso hachís. Hasta se pueden fumar, pero el sabor se podría ver alterado por la mayor temperatura de combustión de las hojas.

Azúcar, hojas, brote, cannabis, planta, resina, colas

El top 5 de variedades con la mayor proporción de cálices frente a hojas es:

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar