Con las semillas listas para germinar, las macetas preparadas y el cuarto de cultivo listo para una temporada larga y productiva, podrías pensar que ya tienes todo preparado para cultivar un poco de marihuana. Pero te falta un elemento fundamental: ¡las luces!

Y aunque parezca que puedes usar cualquier tipo de luz para lograr buenas cosechas, esto dista mucho de la verdad. Las diferentes luces están calibradas para diferentes plantas y espacios de cultivo. Algunas podrían no proporcionar suficiente luz, causando marchitamiento y un mal desarrollo de las plantas, mientras que otras generan demasiado calor y provocan quemaduras. Otras pueden ser perfectas para promover el buen crecimiento de las plantas, pero no son rentables económicamente en cuanto a eficiencia energética.

Informarte sobre los tipos de luz más adecuados para plantar cannabis puede llevar cierto tiempo, especialmente si no tienes mucha experiencia de cultivo. Por suerte, hemos hecho todo el trabajo preliminar por ti, y estamos encantados de explicarte cuáles son las luces de cultivo perfectas para principiantes.

¿Por qué es importante la luz al cultivar marihuana?

La luz es imprescindible para la fotosíntesis y, por tanto, es esencial para el crecimiento de casi todas las plantas. Pero los detalles sobre cómo las plantas de cannabis reciben la luz son especialmente importantes.

Por ejemplo, la marihuana fotoperiódica (la que no es autofloreciente) crece mejor cuando recibe una cantidad determinada de horas de luz diarias durante la fase vegetativa, normalmente 16 horas o más. Cuando las plantas entran en fase de floración, sus necesidades lumínicas cambian, reduciéndose a unas 12 horas diarias. Esto, obviamente, se corresponde con el cambio de horas de luz solar que se produce de forma natural en primavera, verano y otoño.

Ante esta señal externa, las plantas de cannabis hembra (que no hayan sido polinizadas) saben que deben empezar a destinar su energía a producir cogollos cargados de resina. Pero, si no reciben esa señal, no sabrán cómo distribuir la energía que reciben del sol y sus cosechas acabarán siendo menores de lo podrían ser en condiciones normales.

Si cultivas marihuana en interior, las luces de cultivo no solo deben imitar la producción de energía del sol, sino que además deben seguir un horario similar al sol.

¿Por qué es importante la luz al cultivar marihuana?

¿Cuál es el mejor tipo de luz de cultivo para principiantes?

Teniendo en cuenta la importancia de la luz en el proceso de cultivo, los principiantes deben elegir una luz que les ayude a conseguir grandes cosechas, y que además les ahorre dinero. Al fin y al cabo, montar un cultivo interior casero puede suponer un gran coste, incluso a pequeña escala.

Entonces, ¿qué luces cumplen esos requisitos? Hay montones de luces que darán buenos resultados, y muchas otras que te ahorrarán dinero, pero las únicas que equilibran potencia y eficiencia energética son las lámparas equipadas con LED, o diodos emisores de luz.

Ventajas de las LED para los cultivadores principiantes

Como acabamos de mencionar, las luces LED ofrecen muchas ventajas para los cultivadores novatos. A continuación, las explicamos una a una.

  • Las LED no emiten mucho calor a pesar de su gran intensidad de luz

Con las LED, según el tipo que elijas, puedes conseguir una intensidad de luz comparable a las lámparas HID, ¡pero sin emitir tanto calor! Gracias a la eficiencia de las LED, que comentaremos más adelante, toda la energía que consumen se dirige a través de cientos de pequeñas luces, y por tanto se desperdicia mucha menos energía.

  • Menos calor da lugar a un menor consumo de agua

Al haber menos calor en el cuarto de cultivo, el agua que das a tus plantas durará más de lo que haría normalmente. Al evitar la evaporación rápida, no solo tendrás que regar con menos frecuencia, sino que además será un riego más eficiente.

En todo caso, tu única preocupación al cultivar con LED es el exceso de riego.

  • El menor consumo de agua conlleva un menor uso de abono

Dado que muchos cultivadores mezclan el fertilizante con el agua de riego, un menor consumo de agua también dará lugar a una disminución del uso de fertilizantes. Esto, de nuevo, es gracias a que las plantas son capaces de utilizar dicha agua y abono de forma más eficiente.

  • Las LED permiten una mayor intensidad lumínica

Al emitir menos calor, las LED permiten otra ventaja: la posibilidad de ofrecer una mayor intensidad de luz a las plantas. Verás, el principal culpable de las quemaduras de las plantas no es la intensidad lumínica, sino el calor intenso que emiten las luces. Si las plantas pueden disfrutar de una luz más intensa sin preocuparse por el calor, pueden captar mucha más energía.

  • Las LED son más eficientes energéticamente en general

Por último, dado que desperdician mucha menos energía en forma de calor, las lámparas LED son la opción más eficiente en cuanto a energía (en relación con su potencia) de todos los tipos de lámparas de cultivo. Además, con las LED no es necesario usar un sistema de ventilación o refrigeración tan potente para compensar el calor como ocurre con las lámparas HID, por lo que se reduce aún más el consumo eléctrico.

¿Cuál es el mejor tipo de luz de cultivo para principiantes?

¿Qué tamaño de luz de cultivo necesitas para el cannabis?

La siguiente duda que podrías tener es qué tamaño de luz necesitas. Esto dependerá de la producción de energía de tus LED (que puede variar) así como de la calidad de la lámpara, pero hay un esquema general que puedes usar como referencia.

Concretamente, suponiendo que tienes una lámpara de calidad decente, debes asegurarte de conseguir una luz con una superficie de cobertura de al menos 550W/m² del espacio de cultivo. Si cultivas en un cuarto que mide 1,5 x 1,5m, necesitarás un panel LED de unos 1200W. Pero esta no es una medida exacta, y de todos modos tendrás que verificar los detalles de tu lámpara y espacio de cultivo. Debes consultar la guía del fabricante para ver cómo describe el rendimiento de su producto.

¿Cuánto cuestan las luces de cultivo?

Hablando de elegir lámparas, ¿qué precio pueden tener las luces de cultivo? Bueno, si nos ceñimos a las LED, hay una gran variación en el precio.

En el mercado puedes encontrar algunas lámparas más baratas que la gran mayoría, por debajo de 100€, pero suelen ser de baja calidad y tienden a quemarse pronto. Sin embargo, también hay un montón de LED de alta calidad, algunas de las cuales pueden durar hasta una década. Pero las mejores opciones, y las más grandes, pueden ser bastante caras, con un precio entre 1000 y 2000€.

Por otro lado, también debes tener en cuenta el coste eléctrico de tener la luz encendida, una vez la hayas instalado. Las lámparas más baratas no consumen mucha energía, pero tampoco producen una luz especialmente potente; por tanto, en cierto modo acabarás pagando más al no poder conseguir cosechas óptimas.

Las luces de mayor calidad pueden tener un coste inicial más caro, pero sabrás que tus plantas obtendrán suficiente luz que podrán convertir en montones de cogollos. Tampoco tendrás que preocuparte por el aumento del coste energético de enchufar varias luces más débiles o de baja calidad.

Sin embargo, las luces más potentes consumirán más energía, y las lámparas especialmente potentes desprenderán bastante calor, por lo que requerirán un sistema de refrigeración y ventilación. Esto, evidentemente, provocará un aumento considerable en la factura de la luz.

Accesorios de luz adecuados para principiantes

Ahora que ya tienes una idea más clara del tipo de lámpara más adecuada, es el momento de pensar en los accesorios que necesitas para instalarla y ayudar a que funcione de forma eficiente.

  • Perchas de cuerda ajustables

Antes de empezar a cultivar, tienes que colgar las luces. Para ello, puedes usar perchas de cuerda ajustables, para colocar las luces en la parte superior del cuarto de cultivo.

Las perchas ajustables son especialmente útiles, ya que puedes ajustar la intensidad de la luz que reciben tus plantas según su fase y desarrollo. Si las plantas necesitan un poco más de luz, puedes bajar las luces hacia ellas y luego volver a subirlas cuando la cosa se ponga demasiado caliente.

Perchas de cuerda ajustables
  • Temporizador Wi-Fi

Otra gran responsabilidad asociada a las luces de cultivo es tener que seguir un horario preciso para encenderlas y apagarlas, y no siempre puedes confiar en ti mismo/a para hacerlo en el momento adecuado. Cuando el resto del proceso de cultivo se vuelva demasiado abrumador, tienes la opción de usar un temporizador conectado al Wi-Fi para encender y apagar las luces a intervalos concretos.

Como veremos más abajo, este tipo de temporizador es especialmente útil cuando necesitas cambiar las horas de luz entre la fase vegetativa y la floración. No tendrás que preocuparte por si te olvidas de cambiar las luces, ¡ya que el temporizador lo hará por ti!

Temporizador Wi-Fi

¿Cuánta luz necesitan las plantas de marihuana de interior?

Las plantas de cannabis tienen diferentes necesidades lumínicas dependiendo de si son cepas fotoperiódicas feminizadas o autoflorecientes, como veremos a continuación.

Cepas feminizadas

Si cultivas variedades fotoperiódicas feminizadas, tendrás que cambiar el ciclo de luz según la fase de cultivo de las plantas.

Durante la fase vegetativa, necesitarán entre 16 y 20 horas de luz por día. Las noches más cortas anuncian a la planta que necesita destinar su energía a crecer y formar sus hojas, lo que le permitirá acumular energía de forma eficiente más adelante.

Luego, cuando sea el momento de empezar a florecer, debes cambiar el ciclo de luz para que solo reciban 12 horas de luz por día. Al notar que la noche es más larga (lo que imita el cambio de estaciones), la planta deja de dirigir su energía al desarrollo de las hojas, para centrarlo en la producción de cogollos.

Cepas autoflorecientes

En cambio, con las variedades autoflorecientes, los ciclos de luz son otra historia (mucho más simple).

Verás, el nombre "autofloreciente" significa que estas plantas no dependen de cambios en el ciclo de luz para empezar a florecer (a diferencia de las variedades fotoperiódicas). En lugar de ello, ¡las plantas florecen automáticamente tras pasar unas pocas semanas en fase vegetativa! En vista de esto, muchos cultivadores dejan sus autoflorecientes con las luces encendidas las 24 horas del día, sin apagar nunca las lámparas.

Pero otros cultivadores afirman que esto es demasiado para las plantas, y prefieren darles entre 18 y 22 horas de luz diaria. Hacen esto porque las plantas pueden realizar parte de su desarrollo cuando dejan de absorber energía. Obviamente, apagar las luces detiene el proceso de absorción, indicándoles que se centren en crecer. De este modo, las plantas recibirán suficiente luz para producir resultados impresionantes, sin que tu factura eléctrica se dispare por el uso constante.

No te olvides de ajustar las luces de cultivo

Antes de acabar, queremos enfatizar de nuevo que las plantas fotoperiódicas solo producirán buenos resultados si están bajo un ciclo de luz adecuado para la fase vegetativa y la fase de floración. Para facilitarte esta tarea, muchos fabricantes de LED incluyen un dial o interruptor en las luces, que te permitirá cambiar entre cada fase.

Además de hacer este cambio, también debes asegurarte de elevar las luces de forma proporcional a la altura de tus plantas. Puede que tus lámparas no generen mucho calor, pero aun así tendrás que evitar el riesgo de quemar las plantas.

Aparte de esto, ¡solo tienes que asegurarte de pasártelo bien!

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.