PROTEGER EL CANNABIS DEL VIENTO

El viento es tu amigo y tu enemigo. El aire en movimiento ofrece muchas ventajas para la marihuana, como contribuir al intercambio de gases continuo en los estomas de las hojas. Además, una brisa fuerte provoca que las plantas se balanceen y se doblen, causando unas micro-lesiones beneficiosas en ramas y tallos. Ante esto, las plantas responden con un crecimiento más vigoroso, fortaleciéndose al formar tejidos extra como refuerzo.

Sin embargo, cuando la marihuana se expone a vientos fuertes, tormentas y vendavales, puede sufrir daños graves. El viento puede arrancar las plantas, que pueden quedar totalmente tumbadas. Las ramas pueden romperse o partirse del todo. Las hojas pueden quedar destrozadas y los gruesos cogollos principales en floración pueden romperse irremediablemente.

Proteger y fortalecer las plantas ante estos sucesos tan devastadores es fácil y barato. Al cuidar tus deliciosas plantas de marihuana, es mejor planificar para lo peor y esperar lo mejor. Siguiendo esos simples consejos puedes garantizar que tu cultivo sea resistente al viento, excepto en las condiciones ciclónicas más feroces.

QUÉ PUEDES HACER

  • En general, no se recomienda atar rígidamente las plantas. Un poco de flexibilidad permite que las plantas tengan cierto movimiento natural. Esto evitará, por ejemplo, que el viento derribe las estacas o haga volar las jaulas junto con la marihuana.
  • Planta el cannabis cerca de una valla, pared o seto denso, que pueda actuar como cortavientos. Las filas de árboles o setos son la propia defensa de la naturaleza. Evita poner las plantas demasiado cerca las unas de las otras, ya que si las raíces compiten por nutrientes, el crecimiento de las plantas puede verse afectado.

Cortavientos

  • Haz tu propio cortavientos. Algunas soluciones viables son mallas de sombreo, esteras de bambú, o un enrejado sujeto a unas estacas clavadas en la tierra. Las lonas suelen producir un efecto vela, y si se sueltan del amarre pueden causar más daño que bien.
  • Evita sujetar las plantas con una sola estaca y atarlas firmemente. Si soplan vientos fuertes, las plantas podrían partirse en este punto. Clava 2-3 estacas alrededor de una planta, y ata algún material suave de estaca a estaca: evita usar alambre o cordel, ya que podrían formar un borde cortante y dañar a las plantas. Lo ideal es una cuerda gruesa o una cámara vieja de bicicleta. Esto permite que la planta tenga movimiento y pueda aprovechar las ventajas del viento.

Evita El Daño Del Viento Al Cultivar Cannabis

  • Aplica técnicas de poda y topping. Las plantas más frondosas tienen menos probabilidades de bambolearse y doblarse.
  • Haz una jaula con malla metálica de agujero grande (no uses malla de gallinero, ya que los agujeros son demasiado pequeños). Sujeta la jaula al suelo con estacas, o fija la base con piquetas. A medida que crecen las plantas, puedes podarlas apicalmente o abonar las hojas a través de los agujeros de la malla. Solo un viento muy intenso podría destruir esta estructura. Aplica la técnica del lollipopping para fomentar el crecimiento de la canopia en los márgenes de la jaula.

Evite El Daño Del Viento Al Cultivar Cannabis

  • Si usas asociaciones favorables de cultivos, plantar trébol o alfalfa bajo las plantas proporciona una alfombrilla tupida, que previene que el viento pueda arrancar las raíces. Plantar dos filas de maíz actúa como un gran cortavientos, además de ofrecer una comida sabrosa llegada la cosecha. Si te gusta el DMT, las gramíneas Phalaris crecen a una altura suficiente, pudiendo actuar como cortavientos para las especies más bajitas de marihuana. Además, su sistema de raíces no es invasivo.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar