RESACA DEL BLACK FRIDAY - HASTA UN 60% DE DESCUENTO EN CEPAS SELECCIONADAS COMPRAR AHORA


Los tallos rotos, doblados o desprendidos son problemas comunes durante el cultivo, sobre todo para los cultivadores novatos. Pueden llegar a poner tu cultivo en serio peligro y limitar tu cosecha final. Sin embargo, con atención y cuidado, estos problemas pueden arreglarse con bastante facilidad. Incluso pueden salvarse las ramas que se hayan separado totalmente de la planta, mediante algunos métodos sencillos.

¿Qué provoca los tallos rotos o doblados?

Los tallos pueden doblarse con algo tan simple como mover las plantas descuidadamente. Esto puede causar problemas, especialmente con las plantas más rígidas y erguidas. Por otro lado, el viento o la ventilación excesiva también pueden causar daños similares en tallos y ramas.

Los tallos y ramas también pueden romperse o doblarse al usar ciertas técnicas de cultivo, como los métodos de entrenamiento de bajo estrés y alto estrés. Las técnicas que doblan o estresan las ramas conllevan riesgo de producir complicaciones en los tallos. Aunque las ramas no se partan o rompan del todo, el daño causado al doblarlas demasiado puede perjudicar el vigor y la producción de la planta.

Es importante tratar las ramas rotas o dañadas rápidamente. Las heridas abiertas pueden provocar infecciones en la planta, de modo similar a los humanos. Este tipo de roturas y heridas abiertas no solo reducirán la cosecha, sino que podrían llegar a matar completamente a la planta.

¿Qué provoca los tallos rotos o doblados?

Un tallo roto no solo significa un daño a un elemento estructural de la planta. Estos órganos también albergan el sistema vascular que transporta agua y nutrientes de un lugar a otro. Esta red está formada por tejidos complejos, llamados xilema y floema, que distribuyen estas sustancias esenciales mediante una combinación de presión radical y transpiración.

¿Se puede sanar un tallo de planta roto? ¡Sí! Si el tallo de una planta está doblado o roto, es importante repararlo lo más rápido posible para permitir que los nutrientes y el agua sigan fluyendo. Si se retrasa la reparación, se eliminará el sustento del extremo roto y se reducirán las posibilidades de que se produzca la curación.

¿Qué tipo de daños suelen producirse en los tallos?

Los tres tipos de daños más habituales son los tallos rotos o partidos, doblados o desprendidos.

  • Tallos rotos

Al aplicar técnicas de entrenamiento a plantas rígidas, o al entrenarlas durante la fase de floración, existe un mayor riesgo de que las plantas sufran roturas en los tallos. Si no se tratan, las ramas de estos tallos dejarán de crecer. Estos tallos pueden arreglarse fácilmente con el método de la cinta, o una estructura de soporte. Las plantas tienen un mecanismo de curación natural que les permite repararse a sí mismas. Si actúas con suficiente rapidez, puede que ni siquiera notes una bajada en la producción de estas ramas.

¿Qué tipo de daños suelen producirse en los tallos?
  • Tallos doblados

Este es el tipo de daño más común de los tallos. Cuando las ramas se doblan, o se estresan demasiado mediante técnicas de entrenamiento, pueden producirse daños permanentes. Los tallos doblados no son capaces de sostenerse a sí mismos. Los pliegues o dobleces pueden dificultar el acceso del agua y nutrientes desde la planta hacia la rama. Estos tallos seguirán creciendo, pero a un ritmo más lento que el resto de la planta. Esto no solo se debe a que están doblados, sino a que su doblez provoca que cuelguen a menor altura, probablemente tapándoles la luz.

¿Qué tipo de daños suelen producirse en los tallos?
  • Tallos desprendidos

Las ramas completamente separadas o desprendidas de la planta pueden ser uno de los problemas más estresantes de resolver. Por suerte, las ramas desprendidas pueden curarse y repararse con las mismas técnicas usadas en los otros tipos de daños en los tallos. Simplemente requieren más atención y cuidado que los tallos rotos o doblados. Sin embargo, si el tallo desprendido es pequeño, o está situado en la parte inferior de la planta, podría ser mejor simplemente desecharlo y reducir tus pérdidas.

¿Qué tipo de daños suelen producirse en los tallos?

¿Cómo puedes reparar los tallos rotos o desprendidos?

El método más común para arreglar los tallos rotos es el método de la cinta. Para ayudar a sanar a las plantas, puedes usar cinta americana o cinta adhesiva. El tipo de cinta utilizada depende del alcance de los daños y del peso de la rama a reparar.

Sigue estos pasos para arreglar los tallos rotos:

  1. Prepara un trozo de cinta de unos 10cm de longitud (puede que necesites más para los tallos/ramas más grandes)
  2. Envuelve la cinta alrededor del tallo, cubriendo totalmente la base original.
  3. Asegura que el tallo y su base estén bien apretados entre sí, para permitir la reparación.
  4. Deja la cinta puesta durante 2-4 semanas.
  5. Echa un vistazo a diario al proceso de curación.

Consejo: en lugar de usar solamente cinta adhesiva, utiliza una férula para compensar la carga de la rama lesionada. Pega un trocito de madera o un lápiz paralelo a la rotura. Asegúrate de envolver la cinta alrededor de la zona lesionada con la tensión adecuada. Si lo envuelves demasiado flojo, los extremos rotos se saldrán de la unión. Si lo aprietas mucho, dañarás aún más el tejido vegetativo. Cuando retires la cinta, hazlo con sumo cuidado para evitar daños mayores. Si el tejido aún no se ha curado y lo haces de forma drástica, podrías desgarrarlo fácilmente.

¿Cómo puedes reparar los tallos rotos o desprendidos?

Cómo arreglar los tallos doblados

También puedes usar soportes externos para que la parte lesionada no ceda a la fuerza de la gravedad. Después de atar el tallo roto, sigue estos pasos para quitar peso a la rama rota.

  1. Seleccione una estructura: hay muchas entre las que elegir, incluida una pequeña celosía de plástico o metal o simples estacas de bambú clavadas en el suelo.
  2. Ata la planta: utiliza bridas de jardín suaves para unir delicadamente la rama rota a la estructura de soporte. Haz una atadura justo antes de la parte rota y otra después de la ruptura para apoyar la lesión de ambos lados.
  3. Aplica un poco de estrés: quita las ataduras unos días antes de lo que tienes previsto quitar la cinta. Al dar a la planta un poco de tiempo para adaptarse a la fuerza de la gravedad, ayudas a los tejidos rotos a prepararse para el impacto inicial.
Cómo arreglar los tallos doblados

¿Por qué no aprovechas esta oportunidad para entrenar y moldear tu planta mientras se cura? Con los clips de entrenamiento de Royal Queen Seeds no solo reforzarás la rotura, sino que te ayudará a darle la forma que quieras. Eso sí, no recomendamos doblar los tallos de las plantas que están floreciendo. Puedes hacerlo durante las dos primeras semanas de floración, pero después de ese momento, es mejor no interrumpir más el proceso.

  1. Aplica el clip de entrenamiento y dobla la planta en la dirección deseada.
  2. Refuerza el clip de entrenamiento con cinta para mantenerlo seguro y dar soporte a la rotura.
  3. Retira la cinta a las 2-4 semanas y deja el clip en su lugar.

Sigue fertilizando

Ahora, tus plantas necesitan nutrientes más que nunca. La mayoría de los minerales del fertilizante que utilizas juegan un papel importante en la fotosíntesis, las reacciones enzimáticas y la formación de proteínas. Sé constante con tu programa regular de fertilización durante este periodo. También recomendamos tratar la planta con un fertilizante natural, ya que se descompondrá lentamente durante el período de curación. Añade humus de lombriz o guano de murciélago, o empapa las raíces con té de compost rico en microbios.

¿Cómo puedes proteger a tus plantas de los daños en los tallos?

La principal forma de proteger a tus plantas de estos daños es siendo cuidadoso al manipularlas, especialmente al mover las plantas o al aplicar técnicas de entrenamiento que estresen a los tallos y las ramas. Al entrenar a tus plantas o doblar las ramas, procura no pasarte. Las plantas con tallos y estructuras rígidas son especialmente susceptibles de sufrir daños. Y aunque tengan fácil arreglo, es mejor ser cuidadoso desde un principio para evitar problemas.

Es recomendable tomar las precauciones adecuadas para proteger a tus plantas de los daños causados por los vientos fuertes, o la ventilación excesiva. La circulación de aire ofrece muchas ventajas para las plantas de marihuana, incluyendo el fortalecimiento de los tallos. Pero un exceso de ventilación puede causar daños estructurales considerables, afectando la salud de la planta, así como las cosechas. Los vientos demasiado fuertes pueden tumbar las plantas, o arrancarlas completamente de raíz.

Reforzar y proteger las plantas contra el viento es simple y económico. Generalmente es desaconsejable atar las plantas de forma rígida, ya que esto evitará completamente el movimiento. Es mejor situar las plantas cerca de algún tipo de cortavientos. Los setos o las filas de árboles pueden actuar como defensas naturales. Del mismo modo, las vallas o paredes pueden ejercer de barreras artificiales. Las esterillas de bambú, las telas de sombra o el film de plástico también pueden servir como cortavientos. Algunos cultivadores prefieren usar vallas de malla alrededor de las plantas. Estas vallas pueden cubrirse con tela o plástico, para asegurar que actúen como una barrera efectiva.

El enrejado protegerá tus plantas contra las inclemencias del tiempo y los golpes ocasionales que suelen romper las ramas de la marihuana. Los enrejados cilíndricos, como las jaulas para tomates, funcionan muy bien tanto en contenedores como en parterres, ya que ofrecen un soporte lateral resistente.

La técnica del ScrOG emplea un enrejado horizontal. Aunque el objetivo principal de esta técnica es dar forma a las plantas, la pantalla también ofrece un soporte estructural. Además de ayudar a prevenir roturas, el enrejado permite un flujo de aire adecuado, lo que ayuda a defenderse de los patógenos fúngicos.

Entrenamiento de alto estrés (HST): dañar el tallo de forma intencionada

Las técnicas de entrenamiento de alto estrés (HST) en realidad consisten en dañar de forma intencionada los tallos de la planta de marihuana. Aunque el concepto puede parecer algo horrible, estas técnicas son efectivas para aumentar las cosechas. Echa un vistazo a continuación:

Super cropping Esta técnica implica pellizcar los tallos, romper su vasculatura interna y aprovechar su flacidez posterior a la lesión para cambiar su dirección de crecimiento. Parece brutal, pero permite dar forma a las copas como mejor te parezca.
División del tallo Acercar un cuchillo afilado a las ramas de una planta de marihuana parece una idea terrible, pero muchos cultivadores consiguen mejores resultados cuando cortan verticalmente el tallo principal.
Topping/
fimming
Ambas técnicas implican cortar (en parte o en su totalidad) la punta de crecimiento principal con el fin de producir una copa más uniforme y aumentar las zonas de crecimiento de cogollos.
  • ¿Y si se trata de LST?

El entrenamiento de bajo estrés tiene un enfoque más suave. En lugar de recortar, pellizcar y cortar, el LST implica desviar suavemente el crecimiento de las ramas a través de cuerdas suaves y clips para plantas. ¿El resultado final? Más crecimiento lateral, copa con estructura uniforme y distribución de la luz más repartida.

Tallos de marihuana: ignorados pero vitales a nivel anatómico

Mientras veneramos los grandes cogollos y las deliciosas hojas de abanico, no prestamos demasiada atención a los tallos de marihuana. ¡Hasta que se rompen! Estos resistentes órganos verdes proporcionan estructura a nuestras plantas, pero también albergan los complejos tejidos vasculares que transportan nutrientes y agua alrededor de nuestros cultivos. Tomando el control de los tallos a través del uso de innumerables técnicas de entrenamiento, podemos moldearlos según nuestras preferencias y disfrutar de cosechas más abundantes.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.