“Main-lining” es una técnica de formación que se ha vuelto muy popular en los últimos años. A veces se conoce como “manifolding” o incluso “fluxing”. El objetivo, así como el de otras técnicas, es formar a la planta de manera que haga un uso más eficiente del espacio, influenciándola para que produzca mayores cosechas.

Aplicada de manera adecuada, la técnica “main-lining” te permitirá cultivar en interior con un efecto similar a la instalación de una malla ScrOG, pero sin la malla. Esto es una gran ventaja en espacios de cultivo reducidos.

En términos prácticos, “main-lining” es una mezcla entre las técnicas LST, “topping” y la malla ScrOG.

La idea en la que se basa esta técnica es bastante ingeniosa, y ofrece múltiples beneficios al patrón de crecimiento y al vigor de tus plantas. El proceso comienza formando a las plántulas para que produzcan un tallo que parezca un conector (como una tubería que se bifurca en varias aperturas), con una apertura principal en forma de Y. Posteriormente, durante el periodo vegetativo se repetirá este proceso en las partes de nuevo crecimiento de la planta. El resultado de esto será multiplicar el número de colas o cogollos apicales. Teóricamente, puedes continuar multiplicando estas colas el tiempo que quieras, llegando a producir hasta 4, 8, 16, 32...

main-lining cultivo cannabis

LA SIMETRÍA ES LA REINA

Otro beneficio de la técnica “main-lining” es el control de la dominancia apical. Esta dominancia significa que las plantas tienden a favorecer al punto más cercano a la fuente de luz, haciendo que esa rama crezca más. Esto conlleva un gran equilibrio hormonal en la fisiología de la planta, que puedes manipular fácilmente con un poco de cuerda o alambre.

Si observas que una rama crece más rápido que las demás, en lugar de podar la punta (“topping”) para ralentizar su crecimiento, puedes atarla por debajo de la altura de la siguiente mejor rama, con lo cual la planta redirigirá su energía a la principal rama secundaria. Continúa haciéndolo mientras sea necesario para crear un follaje equilibrado.

De esta manera, se puede engañar a la planta para que distribuya su energía de manera equilibrada entre las ramas, produciendo un arbusto precioso y robusto.

Nuestra sugerencia es que se empiece de semilla. Uno de los factores claves para que la técnica “main-lining” sea un éxito es que el crecimiento entre los nudos de las ramas sea simétrico y opuesto. A medida que las plantas alcancen su madurez sexual, es posible que empiecen a alternar los nudos de las ramas. En el caso de los esquejes, es muy común que los nudos se empiecen a alternar poco después de que la planta eche raíces. Si tu objetivo es conseguir un gran resultado con la técnica “main-lining”, definitivamente deberías partir de semillas.

Main-Lining Técnica Cultivo Cannabis

CREANDO LAS RAMIFICACIONES

El “main-lining” se basa en la simetría. Empezando de semilla, deberías podar la punta de tu plantita después del tercer entrenudo. Esto hará que se cree un tallo en forma de Y. Dale unos días para que se recupere, y luego, delicadamente, quítale todas las hojas inferiores.

Ahora tendrás dos tallos principales. Átalos para abajo, con cuidado. Recuerda que es muy fácil romper una rama, así que hazlo delicadamente: masajea ligeramente el tallo para que sea más flexible, y ve despacio. Intenta bajar los tallos de manera que crezcan horizontalmente.

Tras un corto período de crecimiento, puedes repetir el proceso, con lo que obtendrás 4 tallos principales. Si lo deseas, podrías continuar repitiendo el proceso hasta conseguir ¡16, 32 o 64 colas principales! Pero esto no resulta muy práctico, y no hará más que incrementar el periodo vegetativo hasta un punto que no vale la pena. Lo ideal sería dejar de podar las puntas de las ramas alrededor de la tercera semana.

A partir de aquí, ya no hay mucho que hacer, a parte de los cuidados normales de la planta. Pero inmediatamente notarás que habrá mucho menos trabajo de mantenimiento.

main-line cannabis cultivo

¡ESTO ES TODO AMIGOS!

Realmente, no tiene más secretos. Pasa tus plantas al periodo de floración y prepárate para quedarte impresionado.

La principal ventaja de esta técnica es que el estrés se concentra en las fases más tempranas del crecimiento de la planta. A partir de ahí, puedes relajarte. Cuando la planta florezca, ya no será necesario estresarla más (como doblándolas, o con el “topping” o “super-cropping”). Aunque estas técnicas tengan sus ventajas, pueden incrementar considerablemente el tiempo de madurez y de cosecha, ya que fuerzan a la planta a reprogramarse y redirigir la energía a otras ramas.

Con la técnica “main-lining” observarás que habrá un uso más eficiente de la luz, ya que el follaje estará más equilibrado. También se reducirán las probabilidades de que aparezcan problemas fúngicos como botritis (moho gris), ya que este método promueve que haya una mejor circulación del aire.

La formación de esos pequeños cogollos esponjosos también se ve reducida. En las primeras fases del período de floración, no hay ramas inferiores que busquen la luz desesperadamente. Esto significa que ya no habrá más de esas largas ramas que parece que prometen unos gramos extra, pero que al final sólo son una pérdida de agua, abono y luz. Toda esa energía se concentrará en las estrellas del espectáculo, las gruesas colas y los cogollos grandes y densos que las rodean.

SIN NECESIDAD DE MALLAS

Como se ha mencionado anteriormente, con el “main-lining” no es necesaria una malla ScrOG. Con esta técnica de formación, las plantas padecen el estrés en la etapa inicial, y tienden a compensarlo engordando mucho sus tallos principales. Los tallos más gruesos, así como la técnica de atar las plantas hacia abajo, hará que tus plantas parezcan campeonas de pesos pesados. Una malla ScrOG se usa para abrir el follaje y actuar como apoyo, pero con esta técnica es común que los brotes principales se doblen para abajo.

Con el “main-lining” esto no suele pasar. Las ramas no se doblan para abrir la planta, sino que tienen un crecimiento más vertical y equilibrado. Esto resulta una ventaja en la zona de cultivo. Ahora podrás moverte libremente entre las macetas mientras cuides tus plantas, sin necesidad de ir a gatas o sin sufrir dolores de espalda más tarde.

Red principal ScrOG main-lining

LA COSECHA

Finalmente, aunque no menos importante, llega el placer de la cosecha. Las plantas que han crecido con la técnica “main-lining” resultan muy fáciles de manicurar. Las grandes colas y cogollos serán tan densos que con un corte rápido por los lados ya obtendrás una manicura digna de escaparate. Se acabó la frustración cortando hojas para poder aprovechar todo al máximo. Con el “main-lining”, algunos cultivadores afirman haber reducido el tiempo de manicura en un 75% en algunas variedades.

Si todo esto te suena a fantasía, es porque aún no lo has probado. El “main-lining” probablemente sea una de las técnicas más fáciles para el cultivo de cannabis, y uno de los viejos secretos de algunos cultivadores. Simplemente, recuerda los dos factores principales: usa semillas de buena calidad y mantén la simetría. Los resultados te sorprenderán.

 

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar